UN MUN­DO SIN­GU­LAR

EN LA CA­SA BA­RRO­CA Y COS­MO­PO­LI­TA DEL PIN­TOR IGNACIO GOI­TIA Y EL EM­PRE­SA­RIO ALE­JAN­DRO MU­GUER­ZA, LOS CUA­DROS ABREN VEN­TA­NAS A ES­TAN­CIAS PALACIEGAS Y JAR­DI­NES IN­GLE­SES, CON­VIR­TIEN­DO AL VI­SI­TAN­TE EN UN PER­SO­NA­JE INES­PE­RA­DO.

Nuevo Estilo - - SUMARIO / JUNIO 2018 - Rea­li­za­ción: Mer­ce­des Díaz de Rá­ba­go. Tex­to: It­ziar Ochoa. Fo­tos: Ama­dor To­ril

El pin­tor Ignacio Goi­tia y el em­pre­sa­rio Ale­jan­dro Mu­guer­za nos cuen­tan cuán­to de sor­pre­sa y emo­ción hay en su pi­so bil­baíno.

Ro­dea­da de co­li­nas ver­des y muy cer­ca de la cos­ta, Bil­bao equi­li­bra sus edi­fi­cios históricos con gran­des obras de au­tor, co­mo el mu­seo Gug­gen­heim, de Frank Gehry; el me­tro, de Nor­man Foster; o la Al­hón­di­ga, de Phi­lip­pe Starck. En una de las már­ge­nes del Ner­vión se alza la “mi­lla de oro”, el En­san­che, don­de vi­ve una pa­re­ja muy es­pe­cial: Ignacio Goi­tia, pres­ti­gio­so pin­tor bil­baíno, con­si­de­ra­do uno de los cin­cuen­ta hom­bres más ele­gan­tes de Es­pa­ña, y Ale­jan­dro Mu­guer­za, pre­si­den­te y di­rec­tor crea­ti­vo de Le Bas­que, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en ca­te­ri­ng y pla­ni­fi­ca­ción de even­tos des­de 1992, con se­de en Mia­mi. Con una car­te­ra de clien­tes que in­clu­ye a nu­me­ro­sas ca­sas reales, la al­ta so­cie­dad in­ter­na­cio­nal y per­so­na­li­da­des co­mo Ba­rack Oba­ma, Bush o el Da­lai La­ma,Ale­jan­dro ha si­do nom­bra­do uno de los cien hom­bres más in­flu­yen­tes del es­ta­do de Flo­ri­da.

¿Có­mo es vi­vir en Bil­bao?

IGNACIO: Es una ciu­dad có­mo­da, hos­pi­ta­la­ria, ama­ble, pe­que­ña pe­ro con aires de gran­de. Ca­lle­jear es un pla­cer. Hay mu­cha gas­tro­no­mía, y na­da de vi­da noc­tur­na.

¿Cuá­les fue­ron las prio­ri­da­des pa­ra es­co­ger es­ta ca­sa?

ALE­JAN­DRO: Vi­mos otras más bo­ni­tas por den­tro, pe­ro es­ta fue un fle­cha­zo con sus vis­tas al par­que y al Mu­seo de Be­llas Ar­tes. Nos mi­ra­mos y nos la que­da­mos. En tres días la ha­bía­mos pues­to en­te­ra, readap­tan­do los mue­bles y po­ten­cian­do los cua­dros de Ignacio.

«Ca­si to­dos mis li­bros son de ar­te, ar­qui­tec­tu­ra, pai­sa­jis­mo... mis pa­sio­nes». Ignacio Goi­tia

¿Cuál con­si­de­ráis que es vues­tro ma­yor acier­to de­co­ra­ti­vo?

IGNACIO: Cla­ra­men­te, el sa­lón. Es­tá he­cho pa­ra re­ci­bir de no­che; al ilu­mi­nar­lo, pa­re­ce un es­ce­na­rio. Es­tá con­ce­bi­do pa­ra ha­cer dos reunio­nes, con el es­que­le­to de pez sie­rra di­vi­dien­do los am­bien­tes.

Un des­cu­bri­mien­to en el ba­rrio. ALE­JAN­DRO: Una tien­da de de­co­ra­ción que po­dría es­tar en Pa­rís, Lon­dres o Nue­vaYork. Se lla­ma Ar­be y es ecléc­ti­ca, mo­der­na, con un re­fi­na­mien­to que re­sul­ta un es­pec­tácu­lo.

¿Qué mú­si­ca sue­na aquí?

IGNACIO: Soy me­ló­mano. Me gus­ta el jazz de los años 20, 30, 40, ame­ri­cano y ale­mán. Tam­bién dis­fru­to de la mú­si­ca ba­rro­ca.A Beet­ho­ven lo uso has­ta cuan­do jue­go al par­chís: si lo pon­go, gano.

En vues­tra ma­le­ta no pue­den fal­tar... IGNACIO: Cha­le­cos de tweed, es­co­ce­ses... Los com­pro to­dos.Y pa­ñue­los, aho­ra es­toy di­se­ñan­do una se­rie de se­da con mis di­bu­jos. Es un cam­po que me gus­ta. Pa­ra mis dos úl­ti­mas ex­po­si­cio­nes, en Mia­mi y Palm Beach, ideé unos pa­pe­les pin­ta­dos a me­di­da y me encantaría tam­bién pro­bar con manteles.

Soy ma­niá­ti­co con...

ALE­JAN­DRO: El des­or­den.Yo ha­go mu­cho lo que se lla­ma ta­bles­ca­pes –tér­mino in­ven­ta­do por el de­co­ra­dor Da­vid Hicks y que es un jue­go de pa­la­bras en­tre ta­ble (me­sa) y lands­ca­pe (pai­sa­je)–, don­de ob­je­tos de di­fe­ren­tes orí­ge­nes co­bran un nue­vo sen­ti­do al co­lo­car­los jun­tos.Ten­go mu­chas co­lec­cio­nes y ca­da una tie­ne un or­den con­cre­to, así que sa­co fo­tos de có­mo de­ben ir co­lo­ca­das las co­sas pa­ra que las per­so­nas que se ocu­pan de la lim­pie­za lo de­jen en su si­tio exac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.