Me­lo­días en­tre flo­res en In­gla­te­rra, La Al­ca­rria y el Ti­rol del Sur ¿No sue­na apa­sio­nan­te pa­ra una es­ca­pa­da?

Nuevo Estilo - - LIFESTYLE -

El Fes­ti­val de la La­van­da, en Brihue­ga (Guadalajara), es, sin du­da, el que me­jor hue­le de Es­pa­ña. El cam­po se tiñe de mo­ra­do y el ai­re se lle­na del olor de es­ta aro­má­ti­ca (días des­pués empieza su re­co­lec­ción pa­ra per­fu­me­ría). En ju­lio, el ini­cio de la co­se­cha es el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de es­te cer­ta­men, que em­pe­zó co­mo una fies­ta en­tre ami­gos y ya se ha in­cor­po­ra­do al pa­no­ra­ma fes­ti­vo pa­ra aman­tes de la mú­si­ca, la gas­tro­no­mía y la na­tu­ra­le­za. Los con­cier­tos son al atar­de­cer; es­te año, Pi­tin­go con su co­ro de gós­pel, y Ca­fé Qui­jano son los pro­ta­go­nis­tas.Y des­pués, el chef Da­ni Gar­cía (dos es­tre­llas Mi­che­lin) des­plie­ga su ma­gia a los fo­go­nes.Al día si­guien­te hay una ca­rre­ra cam­po a tra­vés pa­ra los más de­por­tis­tas. Im­pres­cin­di­ble ves­tir de blan­co: el co­lor ya lo po­nen la la­van­da y la pues­ta de sol.

Me­ló­ma­nos sin des­tino de­fi­ni­do en agos­to y sep­tiem­bre, aten­tos a es­te pro­gra­ma. La ita­lia­na Me­rano, o Me­ran, es una ciu­dad bal­nea­rio en la fron­te­ra con Alemania bien co­no­ci­da por Sis­si Em­pe­ra­triz. En su fes­ti­val, el dón­de (los es­ce­na­rios) tie­nen tan­to que de­cir co­mo el qué (la mú­si­ca). Cas­ti­llos, igle­sias, for­ta­le­zas y palacios, con una cui­da­da ilu­mi­na­ción di­se­ña­da ad hoc, aco­gen con­cier­tos a ca­pe­la, ba­rro­co, gós­pel, clá­si­ca...

Arri­ba, la Kur­haus, el bal­nea­rio de Me­rano, es el edi­fi­cio icono de la ciu­dad. Con vistas so­bre los Al­pes, aco­ge los prin­ci­pa­les con­cier­tos. Im­pres­cin­di­ble: los juegos de lu­ces so­bre la fa­cha­da. Aba­jo, Brihue­ga se vis­te de blan­co y mo­ra­do pa­ra el Fes­ti­val de la La­van­da. Si no quie­res con­du­cir, des­de Ma­drid hay ser­vi­cio de chó­fer pri­va­do con vehícu­los pre­mium.

En la otra pá­gi­na, una man­sión fa­mi­liar del s.XVII, Glyn­de­bour­ne, tí­pi­ca de la cam­pi­ña in­gle­sa, con ven­ta­na­les em­plo­ma­dos, hie­dra en los mu­ros y un tea­tro pa­ra 1.200 per­so­nas de una acús­ti­ca in­me­jo­ra­ble. En sus jar­di­nes, el es­pec­tácu­lo es el pic­nic. FO­TO: DAMIAN PERTOLL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.