No po­drás al­can­zar tus sue­ños si tie­nes mie­do al ri­dícu­lo. ¡Piér­de­lo!

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Ri­ta Abun­dan­cia

El mie­do a me­ter la pa­ta, al qué di­rán o a pro­vo­car las ri­sas es un te­mor va­cío y cul­tu­ral que cre­ce me­jor en de­ter­mi­na­das la­ti­tu­des. Los paí­ses la­ti­nos, en los que los la­zos per­so­na­les pe­san so­bre los lo­gros, son un buen cal­do de cul­ti­vo pa­ra es­te sín­dro­me con no po­cas con­se­cuen­cias. La vi­da la­bo­ral, la bús­que­da de pa­re­ja, la pro­yec­ción per­so­nal y has­ta la ca­pa­ci­dad de dis­fru­te pue­den ver­se mer­ma­das con­si­de­ra­ble­men­te cuan­do el mie­do al ri­dícu­lo le ga­na la ba­ta­lla a la es­pon­ta­nei­dad.

Ne­ce­si­ta­mos per­te­ne­cer a un gru­po y, al mis­mo tiem­po, sen­tir­nos úni­cos. Con­cep­tos a ve­ces di­fí­ci­les de com­pa­gi­nar y que nos man­tie­nen en el frá­gil equi­li­brio en­tre in­di­vi­dua­lis­mo y co­lec­ti­vi­dad. ¿Qué por­cen­ta­je hay que sa­cri­fi­car del he­cho de ser fiel a la propia per­so­na­li­dad sin que es­to con­lle­ve la ex­pul­sión del gru­po? Una di­fí­cil ecua­ción que de­pen­de­rá no so­lo del ca­rác­ter de la per­so­na, sino tam­bién de la cul­tu­ra en la que es­té in­mer­so. Los la­ti­nos, por ejem­plo, dan prio­ri­dad a la acep­ta­ción so­cial, mien­tras que los an­glo­sa­jo­nes pre­mian más los lo­gros.

A me­nu­do los triunfos tie­nen mu­cho que ver con sa­lir­se de la nor­ma, con ser di­fe­ren­te, crea­ti­vo, con ver el mun­do des­de otras pers­pec­ti­vas. Ser un ex­cén­tri­co es una cua­li­dad po­si­ti­va en­tre los in­gle­ses, pe­ro no tan­to en paí­ses co­mo Ita­lia, Es­pa­ña o Por­tu­gal, que uti­li­zan otros tér­mi­nos co­mo “ra­ro”, “ex­tra­ño” o “di­fe­ren­te”, con esa con­no­ta­ción de pe­li­gro in­he­ren­te a ellos. “El mie­do a ha­cer el ri­dícu­lo no es sino la ex­ten­sión del mie­do al re­cha­zo”, afir­ma Ma­ri­sol Del­ga­do, psi­có­lo­ga y es­pe­cia­lis­ta en psi­co­te­ra­pia por la Eu­ro­pean Fe­de­ra­tion of Psy­cho­lo­gists As­so­cia­tions (EFPA), con con­sul­ta en Avilés. “Des­de pe­que­ños cre­ce­mos es­cu­chan­do men­sa­jes ti­po: “¡qué van a pen­sar de ti!”, “¡qué va a de­cir la gen­te!” Ideas que po­nen nues­tra va­lía en fun­ción de la opi­nión de los de­más”, con­ti­núa Del­ga­do, “y el úni­co an­tí­do­to pa­ra es­to es una bue­na au­to­es­ti­ma. Ese con­jun­to de va­ria­bles que nos pro­te­ge de tan­tas co­sas y que en­glo­ba as­pec­tos co­mo la se­gu­ri­dad o el res­pe­to por uno mis­mo. Un ex­ce­si­vo mie­do al ri­dícu­lo no es co­sa ba­la­dí; pue­de res­tar­nos opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, de pro­yec­ción per­so­nal, ha­cer­nos muy di­fí­cil la ta­rea de bus­car pa­re­ja y re­du­cir nues­tra es­pon­ta­nei­dad de ma­ne­ra alar­man­te. Pe­ro ade­más, a di­fe­ren­cia de otros mie­dos, que pue­den te­ner una ba­se bio­ló­gi­ca, el mie­do a ha­cer el ri­dícu­lo es una emo­ción to­tal­men­te cul­tu­ral y va­cía, sin nin­gu­na uti­li­dad pro­tec­to­ra”, afir­ma es­ta psi­có­lo­ga.

UN COM­PLE­JO QUE NOS IM­PI­DE APREN­DER

El fra­ca­so, la equi­vo­ca­ción y has­ta el ri­dícu­lo son par­tes in­he­ren­tes del pro­ce­so de apren­di­za­je e in­ves­ti­ga­ción, ba­sa­do ca­si siem­pre en el prin­ci­pio en­sa­yo-error. “Exis­ten cul­tu­ras que acep­tan me­jor es­te he­cho y otras, más ba­sa­das en un mé­to­do con­duc­tis­ta y me­ri­to­crá­ti­co, que pe­nan los fa­llos”, co­men­ta Es­te­la d’An­ge­lo, psi­có­lo­ga, pe­da­go­ga y pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios de En­se­ñan­za, de la Fa­cul­tad de Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. “En Es­pa­ña se tien­de más a es­te se­gun­do mo­de­lo y las con­se­cuen­cias de es­to en los ni­ños es que son po­co au­tó­no­mos emo­cio­nal­men­te. Les cues­ta mu­cho vol­ver a in­ten­tar al­go si no han te­ni­do éxi­to a la pri­me­ra, pe­dir ayu­da o to­mar de­ci­sio­nes. Pe­ro ade­más, es­ta ideo­lo­gía ha­ce que ha­ya al­tos ín­di­ces de fra­ca­so es­co­lar. La gen­te se re­ti­ra pron­to del apren­di­za­je por no po­der en­ca­jar que el fra­ca­so o

el error son par­te del pro­ce­so de apren­der”. Pe­ro es­te sis­te­ma edu­ca­ti­vo afec­ta tam­bién en la edad adul­ta. Se­gún D’An­ge­lo, “por­que for­ma in­di­vi­duos po­co da­dos a aven­tu­rar­se en sus pro­pias em­pre­sas por mie­do al fra­ca­so, ya que ven es­to co­mo al­go muy ne­ga­ti­vo; mien­tras que so­cie­da­des co­mo la nor­te­ame­ri­ca­na lo en­tien­den co­mo una lec­ción al­ta­men­te va­lio­sa”. Las re­des so­cia­les han su­bra­ya­do el te­mor al ri­dícu­lo y al fallo, en opi­nión de es­ta pe­da­go­ga. “Pue­de pa­re­cer que la gen­te se atre­ve a más co­sas, al­gu­nas de ellas apa­ren­te­men­te ton­tas, pe­ro en el fon­do si­guen unos có­di­gos, acen­tua­dos to­da­vía más con la po­si­bi­li­dad de que te vea el mun­do en­te­ro”, aña­de.

CUAN­DO EL MIE­DO EMPIEZA EN NUES­TRO AS­PEC­TO

Nues­tro as­pec­to es nues­tra tar­je­ta de pre­sen­ta­ción, el hall de nues­tra per­so­na­li­dad. Por eso, los aque­ja­dos con el sín­dro­me del mie­do al ri­dícu­lo hu­yen de la ori­gi­na­li­dad en cual­quie­ra de sus for­mas y op­tan por lo con­ven­cio­nal, aun­que eso oculte su per­so­na­li­dad. Ama­lia Des­cal­zo, pro­fe­so­ra de cul­tu­ra y mo­da del ISEM, Fas­hion Bu­si­ness School. Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, se in­cli­na por la idea de que nues­tros es­ti­lis­mos son el re­sul­ta­do de una “lu­cha in­ter­na en­tre el estilo per­so­nal y los con­ven­cio­na­lis­mos so­cia­les. La pri­me­ra apro­ba­ción que de­ben re­ci­bir nues­tras ro­pas es la nues­tra pe­ro, pa­ra un gran nú­me­ro de per­so­nas, los dos ba­re­mos an­te­rio­res se ase­me­jan. Úl­ti­ma­men­te veo po­ca crea­ti­vi­dad”.

Ros Álvarez ( ro­sal­va­rez.com), ase­so­ra de ima­gen y es­ti­lis­ta, con for­ma­ción en Lon­dres, cree que la li­ber­tad es­té­ti­ca to­da­vía no ha lle­ga­do a los ar­ma­rios es­pa­ño­les. “Hay mu­cho mie­do a ha­cer el ri­dícu­lo, al qué di­rán, a ser cri­ti­ca­do por lo que lle­vas. Por otro la­do, la ma­yor par­te de mis clien­tes quie­ren po­ten­ciar su ima­gen en aras de una pro­yec­ción pro­fe­sio­nal, lo que les ha­ce ser to­da­vía más cau­tos, ya que lo que es­tá en jue­go es su ca­rre­ra. Muy po­cos se atre­ven a rein­ven­tar tér­mi­nos co­mo “co­rrec­to”, “buen gus­to” o “apro­pia­do” en es­te cam­po, aun­que to­do de­pen­de del lu­gar don­de se vi­va. Ma­drid y Bar­ce­lo­na ad­mi­ten más li­cen­cias que cual­quier ca­pi­tal de pro­vin­cia”, ex­pli­ca. ¿Qué ocu­rre cuan­do al­guien sa­cri­fi­ca sus gus­tos es­té­ti­cos a fa­vor del qué di­rán? “Pues que pa­sa su vi­da es­con­di­do”, apun­ta Álvarez. “Ten­go mu­chas clien­tas que di­cen: “¡Oja­lá me atre­vie­ra a lle­var es­te som­bre­ro!, ese ves­ti­do o aquel pei­na­do”, pe­ro nun­ca lo ha­cen. Yo creo que el estilo es ves­tir­te co­mo tú eres, pe­ro muy po­ca gen­te se atre­ve a ha­cer­lo. En Es­pa­ña, ade­más, los gus­tos es­tán muy re­la­cio­na­dos con la cla­se so­cial y has­ta con la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca. Por ejem­plo, los ha­bi­tan­tes del ma­dri­le­ño ba­rrio de Sa­la­man­ca van to­dos igual. Ca­si no han evo­lu­cio­na­do es­té­ti­ca­men­te y vi­ven al mar­gen de las ten­den­cias. Al­go que no ocu­rre en otros paí­ses, co­mo Fran­cia o Reino Uni­do, don­de la gen­te se per­mi­te más li­ber­ta­des”, re­mar­ca la ex­per­ta.

UN COM­PLE­JO MUY PA­TRIO

Es cu­rio­so có­mo el tér­mino “cur­si” es una pa­la­bra sin equi­va­len­cia en otras len­guas, aun­que al­gu­nos apun­tan kitsch, naff o corny co­mo si­nó­ni­mos. ¿No se­rá que los es­pa­ño­les te­ne­mos un exa­ge­ra­do sen­ti­do del ri­dícu­lo, que nos ha he­cho in­ven­tar es­te ca­li­fi­ca­ti­vo? Al­go en lo que coin­ci­de Mi­guel Sal­me­rón, pro­fe­sor de es­té­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, “apa­ren­tar lo que no se es es al­go tris­te­men­te muy es­pa­ñol, de eso tra­ta El Qui­jo­te. En cuan­to al sen­ti­do del ri­dícu­lo es, sin du­da, otro mal na­cio­nal. Una ri­gi­dez que nos po­ne mu­chos más lí­mi­tes de los que, ob­je­ti­va­men­te, de­bie­ran exis­tir pa­ra sen­tir­nos a gus­to. Yo lo ex­pli­ca­ría así: la his­to­ria de Es­pa­ña se ha ca­rac­te­ri­za­do por asi­mi­la­cio­nes cul­tu­ra­les y re­li­gio­sas, en las que los opri­mi­dos te­nían que di­si­mu­lar su pro­ce­den­cia, lo que ha con­du­ci­do a un há­bi­to de la dis­cre­ción mal en-

ten­di­da. En otros paí­ses de Eu­ro­pa, más que asi­mi­la­cio­nes, han te­ni­do lu­gar gue­rras de re­li­gión, por las que los ban­dos in­ten­ta­ban de­mos­trar que se sen­tían or­gu­llo­sos de sus co­lo­res. Creo que eso y tam­bién cier­ta vo­lun­tad de atem­pe­rar la gri­su­ra de sus cie­los es lo que ha­ce que los in­gle­ses sean más ca­pa­ces de des­in­hi­bir­se”, sen­ten­cia Sal­me­rón.

Ro­sa Mon­te­ro apun­ta­ba tam­bién en un ar­tícu­lo de El País Se­ma­nal ti­tu­la­do Las ven­ta­jas de ha­cer el ri­dícu­lo, lo si­guien­te:

“A los es­pa­ño­les nos ho­rro­ri­za ha­cer el ri­dícu­lo. Te­ne­mos el or­gu­llo en car­ne vi­va, y una con­cien­cia tan agu­da y en­fer­mi­za de nues­tra apa­rien­cia, de lo que los otros pen­sa­rán so­bre no­so­tros y del qué di­rán, que pre­fe­ri­mos pe­car de mu­dos, pa­ra­lí­ti­cos y so­sos de so­lem­ni­dad. Es de­cir, pre­fe­ri­mos la pa­si­vi­dad to­tal an­tes que ha­cer na­da que pue­da ter­mi­nar sien­do ri­si­ble” (…) La his­to­ria se mueve con el im­pul­so lo­co de los so­ña­do­res, de los ilu­mi­na­dos, de los ex­tra­va­gan­tes que no te­men po­ner­se el mun­do por mon­te­ra”.

¿QUIÉN QUIE­RE SER PER­FEC­TO?

Ge­ne­ral­men­te las per­so­nas son ad­mi­ra­das por cier­tas cua­li­da­des po­si­ti­vas, pe­ro la gen­te se sien­te más có­mo­da con in­di­vi­duos que dan mues­tras de hu­ma­ni­dad, que tie­nen sus li­mi­ta­cio­nes, que no son per­fec­tos. Nos enamo­ra­mos tan­to de las vir­tu­des co­mo de los de­fec­tos del otro. Pe­ro ade­más, cuan­do al­guien mues­tra su la­do más hu­mano, es­tá dan­do per­mi­so im­plí­ci­to pa­ra que los otros ha­gan lo mis­mo, se re­la­jen, y de­jen de me­ter ba­rri­ga; por­que cuan­do acep­tas tus de­fec­tos es más fá­cil acep­tar los de los de­más. Se­gún la psi­có­lo­ga Ma­ri­sol Del­ga­do, “to­dos te­ne­mos una atrac­ción ha­cia las per­so­nas más na­tu­ra­les y es­pon­tá­neas. Ge­ne­ral­men­te, las me­te­du­ras de pa­ta de los de­más nos las to­ma­mos con hu­mor, aun­que con no­so­tros mis­mos so­mos jue­ces muy se­ve­ros. Vi­vir es arries­gar­se y eso en­tra­ña equi­vo­car­se. Las per­so­nas, con­for­me van ha­cién­do­se ma­yo­res y ga­nan­do en sa­bi­du­ría, pier­den es­te sen­ti­do tan cul­tu­ral. Se re­la­jan, ya no dan tan­ta im­por­tan­cia a es­tas co­sas. Y mu­chos re­cuer­dan esos mo­men­tos, en los que pro­vo­ca­ron las ri­sas de los de­más, co­mo los más en­tra­ña­bles y di­ver­ti­dos de sus vi­das”. ¿Qué hay que ha­cer, pues, pa­ra re­con­ci­liar­se con el ri­dícu­lo sin ne­ce­si­dad de te­ner que lle­gar a la ter­ce­ra edad? “En con­sul­ta acon­se­ja­mos que la gen­te se va­ya ex­po­nien­do, po­co a po­co, a si­tua­cio­nes de error y a tra­ba­jar los fa­llos des­de una pers­pec­ti­va to­tal­men­te dis­tin­ta. Cam­biar la con­cep­tua­li­za­ción de las me­te­du­ras de pa­ta, re­con­ci­liar­se con ellas y has­ta ce­le­brar­las”, acon­se­ja Del­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.