CUI­DA­DO CON LA DE­PI­LA­CIÓN IN­TE­GRAL

Objetivo Bienestar - - CUERPO | SALUD -

La ten­den­cia ac­tual de de­pi­lar­se las zo­nas ín­ti­mas en su to­ta­li­dad au­men­ta el ries­go de con­traer en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual. “El ve­llo pú­bi­co tie­ne una fun­ción pro­tec­to­ra con­tra el ro­ce inevi­ta­ble du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les. Si los dos su­je­tos pre­sen­tan un pu­bis sin pe­lo, cual­quier in­fec­ción que se en­cuen­tre en­ci­ma de la piel de uno de ellos pa­sa­rá al com­pa­ñe­ro se­xual”, ad­vier­te el doc­tor Ra­món Gri­malt, pro­fe­sor de Der­ma­to­lo­gía en la Uni­ver­si­tat In­ter­na­cio­nal de Bar­ce­lo­na, en la pá­gi­na web de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV). La enfermedad de trans­mi­sión se­xual que más ha au­men­ta­do a cau­sa de la de­pi­la­ción in­te­gral, son los con­di­lo­mas o ve­rru­gas ge­ni­ta­les cau­sa­das por el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (VPH). “Des­de la úl­ti­ma mo­da de de­pi­la­ción pú­bi­ca en am­bos se­xos, los der­ma­tó­lo­gos asis­ti­mos im­po­ten­tes a un au­men­to alar­man­te de las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual en­tre los jó­ve­nes. Si se usa de for­ma ade­cua­da el pre­ser­va­ti­vo y se man­tie­ne el pe­lo pú­bi­co sin ra­su­rar, el ries­go de con­ta­gio es ca­si ce­ro”, di­ce es­te der­ma­tó­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.