MA­RIA CA­LLAS

Objetivo Bienestar - - LA OPINIÓN IMPORTA - Es­pi­do Frei­re es­cri­to­ra www.es­pi­do­frei­re.com

Es­pe­ra­ba con cu­rio­si­dad el documental Ma­ria by Ca­llas del fran­cés Tom Volf. Sa­bía que el di­rec­tor tra­ba­jó cin­co años con do­cu­men­tos pri­va­dos, so­bre to­do co­rres­pon­den­cia, que lee la ac­triz Fanny Ar­dant, y pro­me­tía mos­trar una Ca­llas iné­di­ta. Sin em­bar­go, se­gún la pe­lí­cu­la avan­za­ba la pro­pues­ta de Volf no so­la­men­te no lo­gra­ba lo pro­me­ti­do, sino que in­sis­tía en dos tó­pi­cos ha­bi­tua­les so­bre las vi­das de mu­je­res co­no­ci­das: y sub­ra­yo “mu­je­res”, por­que el in­te­rés por reivin­di­car fi­gu­ras fe­me­ni­nas es­tá de­mos­tran­do que no sa­be­mos có­mo li­diar con ellas. El pri­mer tó­pi­co arranca des­de la fra­se que abre el documental: el au­tor in­sis­te en que la gran can­tan­te se en­cuen­tra ge­mi­na­da: la mujer se­cre­ta, Ma­ria, y la di­va, la Ca­llas. La propia pro­ta­go­nis­ta ha­bla de esas dos di­men­sio­nes con mu­cha na­tu­ra­li­dad: “Yo soy Ma­ria, y den­tro es­tá la Ca­llas, y li­dio con las dos co­mo pue­do”. El esfuerzo del di­rec­tor se cen­tra des­de en­ton­ces en con­ven­cer­nos de lo in­tere­san­te y des­co­no­ci­da que es su fa­ce­ta de mujer sen­ci­lla y ho­ga­re­ña, que desea hi­jos y un es­po­so; la mujer real fren­te a la im­pos­tu­ra de la fa­ma y el éxi­to. Una pro­pues­ta an­ti­cua­da y fa­lli­da, por­que tan real co­mo la pri­va­da es la in­dig­na­ción de la ar­tis­ta a la que obli­gan a tra­ba­jar en con­di­cio­nes que no acep­ta, la que sa­lu­da al pú­bli­co tras una Nor­ma o la que atien­de a la (pe­sa­dí­si­ma) pren­sa. Lo irri­tan­te de esa mi­ra­da que se em­pe­ña en se­pa­rar fa­ce­tas es que siem­pre se cen­tra en que lo au­tén­ti­ca­men­te in­tere­san­te de una mujer que ro­zó la ge­nia­li­dad es su vi­da pri­va­da. Esa ma­ne­ra su­til de se­ña­lar que na­da de lo lo­gra­do pro­fe­sio­nal­men­te im­por­ta fren­te a lo ín­ti­mo se da so­lo cuan­do ha­bla­mos de mu­je­res. Pe­ro lo que real­men­te me en­fa­dó fue el se­gun­do tó­pi­co. Ya que lo real­men­te tras­cen­den­tal es la vi­da pri­va­da de la ar­tis­ta, el di­rec­tor nos va a mos­trar có­mo és­ta la lle­vó a su­frir de ma­ne­ra cons­tan­te y a mo­rir so­la. Os­cu­re­ci­da por la re­la­ción con Onas­sis, la aten­ción se apar­ta de la mujer ori­gi­nal, úni­ca, pa­ra caer en la vul­ga­ri­dad de lo ya vis­to y re­pe­ti­do mil ve­ces. Volf no ha­ce el me­nor esfuerzo por mos­trar otra fa­ce­ta de la que de­bió ser una re­la­ción com­ple­ja y apa­sio­na­da, pe­ro que du­ró úni­ca­men­te unos años de su vi­da, y que ella ha­bía per­do­na­do y su­pe­ra­do mu­cho an­tes de lo que cree­mos. Una mujer fa­mo­sa y exi­to­sa ha de ser, ne­ce­sa­ria­men­te, una so­li­ta­ria des­gra­cia­da que re­nun­cia a lo úni­co real­men­te va­lio­so: su vi­da fa­mi­liar. Y eso se nos ha ma­cha­ca­do du­ran­te si­glos cuan­do se ha­bla­ba de las Bron­të, de Ja­ne Aus­ten, de Ma­rie Cu­rie, de Fri­da Kah­lo, de Si­mo­ne de Beau­voir... Qui­zás fue­ran bue­nas en al­go, pe­ro po­bres, tan so­las, con el co­ra­zón tan ro­to. Creo que lo he­mos oí­do ya bas­tan­te.

Ma­ria con­tes­tó siem­pre con una cla­ri­dad y una sin­ce­ri­dad abru­ma­do­ra a las res­pues­tas so­bre fa­ce­tas pri­va­das y fa­ce­tas pú­bli­cas: no ha­cer­lo hu­bie­ra si­do fa­tal, ya que sa­bía de las es­pe­cu­la­cio­nes y ru­mo­res. Ha­bló de las re­nun­cias que con­lle­va su pro­fe­sión sin sen­ti­men­ta­lis­mos, y tam­bién de los pri­vi­le­gios. Pe­ro eso rom­pe tan­tas creen­cias asen­ta­das que ha­rá fal­ta más tiem­po y más va­lor pa­ra con­tar­lo.

Y re­co­mien­do…

1. Un li­bro: La mujer sin­gu­lar y la ciu­dad, de Vi­vian Gor­nick (Sex­to Pi­so). La es­cri­to­ra ame­ri­ca­na es­cri­be so­bre la amis­tad, la so­le­dad y sus di­fi­cul­ta­des.

2. Otro li­bro: uno mío, pa­ra lec­to­res muy jó­ve­nes, y re­cién publicado, la adap­ta­ción de El con­de Lu­ca­nor que he edi­ta­do y ac­tua­li­za­do pa­ra Ana­ya. Pa­ra que los clá­si­cos no de­jen de leer­se.

3. Una la­ca de uñas: Ba­llet Slip­pers, de Es­sie. Un es­mal­te ro­sa que usa Meg­han Mar­kle, ya que las mu­je­res de la fa­mi­lia real no pue­den usar es­mal­tes lla­ma­ti­vos.

Una mujer exi­to­sa ha de ser, ne­ce­sa­ria­men­te, una

so­li­ta­ria des­gra­cia­da que re­nun­cia a lo úni­co va­lio­so: su vi­da fa­mi­liar

FO­TO: NIKA JIMÉNEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.