CUA­TRO CO­SAS PA­RA ATRE­VER­SE, QUE ES VE­RANO

Objetivo Bienestar - - MENTE | RELACIONES -

SÁ­CA­LE PAR­TI­DO A LA SIES­TA: En pa­re­jas con rit­mos cir­ca­dia­nos di­fe­ren­tes no es fá­cil en­con­trar el mo­men­to óp­ti­mo pa­ra las re­la­cio­nes se­xua­les –el miem­bro más diurno pre­fie­re el se­xo al ini­ciar la ma­ña­na y, en cam­bio, el más noc­turno al aca­bar la jor­na­da–. Pe­ro en la épo­ca vacacional se pue­de apro­ve­char pa­ra prac­ti­car la sies­ta, un re­cur­so muy me­di­te­rrá­neo que aú­na rit­mos y deseos con la pa­re­ja. Ha­cer hue­co al jue­go y a la es­ti­mu­la­ción du­ran­te o des­pués de ese re­la­jan­te ra­ti­to de re­po­so pue­de ser una bue­na idea pa­ra dar el to­que ex­ci­tan­te a los días de ocio.

APRO­VE­CHA PA­RA LEER LI­TE­RA­TU­RA ERÓ­TI­CA: En mi con­sul­ta he com­pro­ba­do que “re­ce­tar li­te­ra­tu­ra eró­ti­ca” au­men­ta el de­seo se­xual en mu­chas mu­je­res. Leer so­bre en­cuen­tros se­xua­les ex­plí­ci­tos y di­fe­ren­tes ofre­ce la opor­tu­ni­dad de vi­vir ex­pe­rien­cias sin ries­go al­guno, ayu­da a es­ti­mu­lar la ima­gi­na­ción y a com­po­ner nue­vas es­ce­nas ín­ti­mas y ex­ci­tan­tes a la car­ta. JUEGA EN EL AGUA: El ca­lor y su­mer­gir­se en el agua re­la­jan los múscu­los y se in­ten­si­fi­can las sen­sa­cio­nes per­cep­ti­vas. In­clu­so se pue­den prac­ti­car al­gu­nas pos­tu­ras se­xua­les im­po­si­bles en tie­rra fir­me por­que pe­sa­mos me­nos den­tro del agua. Qui­zás ne­ce­si­ta­rás lu­bri­can­te por­que el me­dio acuá­ti­co ha­ce que la lu­bri­ca­ción na­tu­ral se di­lu­ya, y sería me­jor el que tie­ne ba­se de si­li­co­na por­que du­ra­rá más. Pe­ro cui­da­do con el pre­ser­va­ti­vo, por­que es más fá­cil que se sal­ga, así que lo me­jor sería ju­gar den­tro de la pis­ci­na o el mar y de­jar la pe­ne­tra­ción so­lo pa­ra la zo­na se­ca.

ME­TE EN LA MA­LE­TA UN JUGUETE ERÓ­TI­CO, O DOS: Du­ran­te el res­to del año, mu­chas per­so­nas se que­jan de que la ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des, in­clu­so las de ocio y las se­xua­les, es­tán muy pau­ta­das y so­bre pre­sión. Las va­ca­cio­nes pro­por­cio­nan un plus de na­tu­ra­li­dad que po­ten­cia­rá la cer­ca­nía se­xual y la po­si­bi­li­dad de ju­gar con un nue­vo vi­bra­dor pa­ra ti, un gel de ma­sa­je pa­ra los dos o un mas­tur­ba­dor pa­ra él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.