¿Y SI TU­VIE­RA UN PRO­BLE­MA?

Objetivo Bienestar - - MENTE | IMPULSOS -

En la so­cie­dad fal­ta una asignatura: edu­ca­ción pa­ra el con­su­mo. Hoy la so­bre­com­pra ha re­ba­sa­do a la compra ra­cio­nal, pe­ro ¿dón­de es­tá la fron­te­ra con una conducta adic­ti­va?

COM­PRA­DOR RA­CIO­NAL.

Ca­da vez más es­ca­sos, por la cul­tu­ra en la que nos en­con­tra­mos. Compra pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des bá­si­cas y no en­cuen­tra en el ac­to de com­prar ni una for­ma de ocio ni una ma­ne­ra de sa­tis­fa­cer­se.

SO­BRE­COM­PRA­DOR.

Se tra­ta de un com­pra­dor más de ocio, con cier­ta pre­dis­po­si­ción a las com­pras im­pul­si­vas, so­bre to­do an­te de­ter­mi­na­dos ar­tícu­los por los que tie­ne pre­fe­ren­cia o en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias (cam­pa­ñas de mar­ke­ting, ofer­tas, re­ba­jas, li­qui­da­cio­nes, opor­tu­ni­da­des...).

COM­PRA­DOR COM­PUL­SI­VO.

Ha­bi­tual­men­te, la compra va pre­ce­di­da de un es­ta­do emo­cio­nal de ex­ci­ta­ción, ilu­sión, im­pa­cien­cia o, in­clu­so, im­pul­si­vi­dad. El mo­men­to de ad­qui­rir el pro­duc­to es de má­xi­ma sa­tis­fac­ción o pla­cer, pe­ro una vez com­pra­do es co­mún que no se uti­li­ce o se al­ma­ce­ne, per­dién­do­se el in­te­rés, in­di­ca el psi­có­lo­go Jo­sé An­to­nio Ta­ma­yo. Es­te há­bi­to va ga­nan­do te­rreno pro­gre­si­va­men­te en la vi­da de la per­so­na y es fre­cuen­te que en­tre en un bu­cle de men­ti­ras, con­ca­te­nan­do unas tarjetas de cré­di­to con otras, en­deu­dán­do­se, ais­lán­do­se, y sin­tien­do re­cha­zo so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.