EJER­CI­CIOS PA­RA PER­DER EL MIE­DO AL QUÉ DI­RÁN

Objetivo Bienestar - - MENTE | EMOCIONES -

CAN­TAR EN UN KA­RAO­KE. ¿Cuán­tas ve­ces he­mos re­pri­mi­do ese de­seo de co­ger el mi­cró­fono y emu­lar a Freddy Mer­cury en I want to break free o a Ma­don­na en Li­ke a Vir­gin? El ka­rao­ke no se ha di­se­ña­do pa­ra vir­tuo­sos del can­to sino pa­ra gen­te sin ver­güen­za.

BAI­LAR CUAN­DO NA­DIE LO HA­CE. Se­gu­ro que has es­ta­do en al­gu­na fies­ta en la que te ape­te­cía bai­lar, pe­ro co­mo na­die lo ha­cía per­ma­ne­cías sen­ta­da si­guien­do el rit­mo de la mú­si­ca con los pies. El ex­pe­ri­men­to con­sis­te en em­pe­zar a mo­ver el cuer­po sin nin­gún acom­pa­ñan­te y ver que, al po­co tiem­po, ya hay va­rias per­so­nas ha­cien­do lo mis­mo.

HA­BLAR EN PÚ­BLI­CO. Ac­ti­vi­dad que pa­ra mu­chos sue­le pro­vo­car un mie­do pa­ra­li­zan­te. ¿Me que­da­ré con la men­te en blan­co, sin voz, se me se­ca­rá la gar­gan­ta? Apro­ve­char una bo­da, un fu­ne­ral o un ho­me­na­je pa­ra de­cir lo que nos gus­ta­ría y, al mis­mo tiem­po, com­pro­bar que, in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tra per­for­man­ce, el mun­do si­gue gi­ran­do.

IN­VI­TAR A LOS AMI­GOS A CE­NAR Y PRE­PA­RAR UN PLA­TO QUE NUN­CA SE HA HE­CHO AN­TES. Sen­tir el vér­ti­go de que la re­ce­ta no sal­ga bien (co­mo sue­le ocu­rrir la pri­me­ra vez), de que ha­ya que pe­dir unas piz­zas o de que to­do va­ya so­bre rue­das.

SER EX­CÉN­TRI­CO POR UN DÍA. Atre­ver­se a lle­var ese som­bre­ro que nos en­can­ta, ese ves­ti­do de la abue­la es­pec­ta­cu­lar o esa blu­sa con un es­co­te que no deja a na­die in­di­fe­ren­te. Y es­tar abier­ta a las crí­ti­cas y co­men­ta­rios.

ES­CRI­BIR UNA CAR­TA A CO­RA­ZÓN ABIER­TO. Ex­pre­sar por es­cri­to to­do lo que no nos atre­ve­mos a de­cir a la ca­ra a los ami­gos, pa­dres, pa­re­ja o fa­mi­lia­res de for­ma bon­da­do­sa y ama­ble, y co­rrer el ries­go de que nos lla­men cur­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.