YO­GA

Objetivo Bienestar - - CUERPO | DEPORTE -

¿En qué con­sis­te?

A di­fe­ren­cia de otros ejer­ci­cios fí­si­cos, es­ta dis­ci­pli­na mi­le­na­ria de ori­gen hin­dú bus­ca cul­ti­var el cuer­po y la men­te. Yo­ga sig­ni­fi­ca “unión” en sáns­cri­to (unión de la men­te y el cuer­po) y una cla­se de es­ta prác­ti­ca sue­le du­rar en­tre 45 y 60 mi­nu­tos, si­guien­do unas pau­tas: la fa­se inicial de me­di­ta­ción, la fle­xi­bi­li­dad a tra­vés de las pos­tu­ras -lla­ma­das asa­nas- con un es­pe­cial én­fa­sis en la res­pi­ra­ción y, fi­nal­men­te, una úl­ti­ma fa­se de re­la­ja­ción y cie­rre.

¿Pa­ra qué sir­ve?

Me­jo­ra la fle­xi­bi­li­dad, la cir­cu­la­ción y la to­ni­fi­ca­ción de los múscu­los. Ade­más, su prác­ti­ca ha­bi­tual da co­mo re­sul­ta­do un es­ta­do de paz y au­to­co­no­ci­mien­to que brin­da mu­chos be­ne­fi­cios. So­bre to­do, equi­li­brio men­tal y emo­cio­nal. En un sen­ti­do fí­si­co, es una prác­ti­ca que sir­ve tam­bién pa­ra aliviar ten­sio­nes y con­trac­tu­ras, ya que es un mé­to­do na­tu­ral pa­ra li­brar­se de la ten­sión acu­mu­la­da. Se­gún la Es­cue­la Mé­di­ca de Har­vard, ayu­da a re­gu­lar la pre­sión ar­te­rial y a re­du­cir los ni­ve­les de co­les­te­rol.

¿De­bo te­ner pa­cien­cia?

Sí, por­que el yo­ga no se apren­de a cor­to pla­zo, sino que re­quie­re tiem­po, pa­cien­cia y prác­ti­ca ca­si dia­ria. Siem­pre es re­co­men­da­ble pe­dir orien­ta­ción e ir a una cla­se de tu ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.