¿POR QUÉ CO­ME­MOS TAN PO­CA? NU­TRI­CIÓN

Objetivo Bienestar - - CUERPO | NUTRICIÓN -

Pa­ra Ma­nuel Moñino, res­pon­sa­ble del co­mi­té cien­tí­fi­co de la aso­cia­ción “5 al día” e in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca en Red (CIBEROBN), par­te de la cul­pa de que co­ma­mos tan po­ca fru­ta la tie­nen las die­tas mi­la­gro, que han pro­pa­ga­do ru­mo­res co­mo que to­mar fru­ta de pos­tre en­gor­da. Pe­se a que ca­da fru­ta apor­ta una can­ti­dad de ca­lo­rías dis­tin­ta, la fru­ta “en­gor­da” lo mis­mo (es de­cir, muy po­co, ya que su in­gre­dien­te ma­yo­ri­ta­rio es el agua), con in­de­pen­den­cia de que se con­su­ma an­tes, du­ran­te o des­pués de las co­mi­das.

En cuan­to al po­si­ble mo­ti­vo por el que la fru­ta es­tá ro­dea­da de mi­tos (que si fer­men­ta, que si sien­ta mal por la no­che, que si pro­vo­ca fla­tu­len­cia...), bien po­dría tra­tar­se de la ex­cu­sa au­to-

CUER­PO com­pla­cien­te que uti­li­za­mos pa­ra aca­bar co­mien­do pos­tres mu­chí­si­mo más ca­ló­ri­cos co­mo las na­ti­llas, los fla­nes, los pas­te­les y los he­la­dos.

El pro­ble­ma es que una in­ges­ta in­su­fi­cien­te de fru­ta re­du­ce años de vi­da sa­lu­da­ble y re­ser­va de­ma­sia­dos nú­me­ros en el bom­bo don­de se sor­tean las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la die­ta (so­bre­pe­so, hi­per­ten­sión, cán­cer, etc.). Por es­te mo­ti­vo, “es muy im­por­tan­te ofre­cer fru­ta a los ni­ños des­de muy pe­que­ños pa­ra que apren­dan a que­rer­la y se­pan apre­ciar los di­fe­ren­tes sa­bo­res. Y es­to se con­si­gue, so­bre to­do, co­mien­do fru­ta en fa­mi­lia”, apre­cia Car­men Gó­mez Can­de­la, je­fa de la Uni­dad de Die­té­ti­ca y Nu­tri­ción del Hospital La Paz de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.