Se­xo con pre­cau­ción

Ten cui­da­do y evita las in­fec­cio­nes

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Ol­ga Fer­nán­dez Castro

CON MÁS FRE­CUEN­CIA Se es­ti­ma que un 75% de la po­bla­ción se­xual­men­te ac­ti­va ha es­ta­do in­fec­ta­da en al­gún mo­men­to de su vi­da por el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano

Las in­fec­cio­nes que se trans­mi­ten por con­tac­to se­xual es­tán cre­cien­do, pe­ro se pue­den pre­ve­nir. Es­te ve­rano dis­fru­ta de tus re­la­cio­nes se­xua­les to­man­do me­di­das pa­ra es­qui­var­las. Que la li­bi­do y el de­seo son pa­ra apro­ve­char­los –so­lo hay que leer nues­tro ar­tícu­lo de la pá­gi­na 84– sin que la sa­lud se re­sien­ta. Por ello ha­ce­mos un re­pa­so ex­prés so­bre aque­llo que de­be­re­mos te­ner en cuen­ta.

LA MÁS HA­BI­TUAL Y CON UN VI­RUS LA­TEN­TE

El vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (VPH) es la enfermedad de trans­mi­sión se­xual más fre­cuen­te: se es­ti­ma que apro­xi­ma­da­men­te un 75% de la po­bla­ción se­xual­men­te ac­ti­va ha es­ta­do in­fec­ta­da en al­gún mo­men­to. Su per­sis­ten­cia se ha aso­cia­do con cán­cer, tan­to en mu­je­res co­mo en hom­bres, de ahí la im­por­tan­cia de con­tro­lar­la. “En al­gu­nas mu­je­res, cier­tos ti­pos del VPH (exis­ten más de 150) pue­den dar lu­gar a cam­bios anor­ma­les en el cue­llo ute­ri­no que pue­den evo­lu­cio­nar con el tiem­po y desa­rro­llar cán­cer. Tam­bién es­tá aso­cia­do con cán­cer de ano, vul­va, va­gi­na, pe­ne, ca­be­za y cue­llo. Lo más im­por­tan­te es di­fe­ren­ciar en­tre in­fec­ción y enfermedad por VPH, ya que so­lo un pe­que­ño por­cen­ta­je de los in­fec­ta­dos pre­sen­ta sín­to­mas”, de­ta­lla el doc­tor Ro­mán Ba­ra­bash Nei­la, der­ma­tó­lo­go del Hospital Vir­gen del Ro­cío de Se­vi­lla y miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía.

SÍN­TO­MAS: La se­ñal prin­ci­pal son las ve­rru­gas ge­ni­ta­les. “En las mu­je­res, pue­den apa­re­cer en la vul­va, la va­gi­na, el cue­llo ute­ri­no y el ano. En los hom­bres, apa­re­cen en el pe­ne, el es­cro­to, el ano o en cual­quier lu­gar del área ge­ni­tal”, in­di­ca el der­ma­tó­lo­go. Pe­ro la apa­ri­ción de las le­sio­nes no sue­le ir li­ga­da a un con­ta­gio re­cien­te: “El tiem­po que pue­de per­ma­ne­cer la­ten­te el vi­rus es ex­tre­ma­da­men­te pro­lon­ga­do, pu­dien­do apa­re­cer co­mo con­se­cuen­cia de un con­ta­gio de años atrás. Siem­pre es di­fí­cil saber la ca­de­na de trans­mi­sión y hay que acla­rar es­te pun­to pa­ra evi­tar du­das y pro­ble­mas so­bre la fi­de­li­dad de la pa­re­ja ac­tual”, ad­vier­te Est­her de la Viu­da, gi­ne­có­lo­ga en el Hospital Uni­ver­si­ta­rio de Guadalajara.

TRA­TA­MIEN­TO: “Aun­que se ha­yan cu­ra­do las ve­rru­gas, es po­si­ble que el vi­rus es­té pre­sen­te, ya que pue­de per­ma­ne­cer en el cuer­po du­ran­te se­ma­nas o años sin pro­du­cir sín­to­mas. Da­do que no exis­te tra­ta­mien­to que lo erra­di­que, lo más im­por­tan­te es la pre­ven­ción me­dian­te va­cu­nas, uso de pre­ser­va­ti­vo y con­tro­les gi­ne­co­ló­gi­cos”, acon­se­ja el doc­tor Ro­mán Ba­ra­bash.

ASIN­TO­MÁ­TI­CAS, EN SU MA­YO­RÍA

La go­no­rrea y la chlamy­dia son dos in­fec­cio­nes pro­du­ci­das por bac­te­rias y que a me­nu­do ocu­rren a la vez. “Pue­den ser asin­to­má­ti­cas en el 70–80% de las mu­je­res y en el 50% de los hom­bres. Su im­por­tan­cia ra­di­ca en que la in­fec­ción pue­de as­cen­der a tra­vés del trac­to ge­ni­tal y dar lu­gar a una enfermedad in­fla­ma­to­ria pél­vi­ca que pue­de de­jar co­mo se­cue­la una in­fer­ti­li­dad”, aler­ta la gi­ne­có­lo­ga Est­her de la Viu­da.

SÍN­TO­MAS: Pue­den ma­ni­fes­tar­se de dos a tres se­ma­nas des­pués del con­tac­to con una per­so­na in­fec­ta­da. Se­gún de­ta­lla el doc­tor Ba­ra­bash, exis­te una sin­to­ma­to­lo­gía va­ria­da: se­cre­ción de la va­gi­na de la mujer o el pe­ne del hom­bre, do­lor al ori­nar o ne­ce­si­dad fre­cuen­te de ori­nar, do­lor en la pel­vis o el ab­do­men, ar­dor o pi­cor en el área de la va­gi­na, en­ro­je­ci­mien­to o hin­cha­zón de la vul­va y san­gra­do en­tre pe­río­dos mens­trua­les.

TRA­TA­MIEN­TO: Am­bas pa­to­lo­gías se tra­tan con an­ti­bió­ti­cos que sue­len to­mar­se du­ran­te sie­te días. Los con­tac­tos se­xua­les de los pa­cien­tes con es­te ti­po de in­fec­cio­nes de­ben ser exa­mi­na­dos y tra­ta­dos, aun­que no pre­sen­ten sín­to­mas, y es im­pres­cin­di­ble el uso del pre­ser­va­ti­vo has­ta fi­na­li­zar el tra­ta­mien­to, se­gún se re­co­mien­da en la Guía de Bue­na Prác­ti­ca Clí­ni­ca en In­fec­cio­nes de Trans­mi­sión Se­xual del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.