Fal­ta de sue­ño

To­do lo que de­bes saber si pa­de­ces in­som­nio

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

¿Te cues­ta dor­mir­te? ¿Ya ni te acuer­das de la úl­ti­ma vez que dor­mis­te de un ti­rón? ¿Te des­pier­tas mu­cho an­tes de que sue­ne el des­per­ta­dor? Si has res­pon­di­do que sí a una de es­tas pre­gun­tas po­drías pa­de­cer in­som­nio. No es­tás so­la: en­tre el 20 y el 48% de la po­bla­ción adul­ta su­fre, en al­gún mo­men­to de su vi­da, di­fi­cul­tad pa­ra ini­ciar o man­te­ner el sue­ño.

¿Qué es el in­som­nio?

Te me­tes en la ca­ma y no hay ma­ne­ra de pe­gar ojo o te des­pier­tas y ya no pue­des vol­ver a dor­mir­te. Cuan­do es­ta es­tre­san­te si­tua­ción se re­pi­te a me­nu­do se ha­bla de in­som­nio: la fal­ta de ca­pa­ci­dad pa­ra con­ci­liar el sue­ño, dor­mir sin des­per­tar­se va­rias ve­ces en una mis­ma no­che o bien des­per­tar­se mu­cho an­tes de la ho­ra desea­da. “Cuan­do se da co­mo mí­ni­mo una de es­tas tres si­tua­cio­nes al me­nos tres ve­ces por se­ma­na, re­per­cu­tien­do ne­ga­ti­va­men­te en el día a día del in­di­vi­duo, se ha­bla de in­som­nio”, ex­pli­ca la Dra. Odi­le Ro­me­ro, coor­di­na­do­ra de la Uni­dad del Sue­ño del Hospital Qui­rón­sa­lud Bar­ce­lo­na.

En­tre el 20 y el 48% de la po­bla­ción adul­ta su­fre, en al­gún mo­men­to de su vi­da, di­fi­cul­tad pa­ra ini­ciar o man­te­ner el sue­ño, se­gún es­ti­ma­cio­nes de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía (SEN). El in­som­nio es el más fre­cuen­te de los tras­tor­nos del sue­ño. “No de­be ser vis­to co­mo una enfermedad, sino co­mo un sín­to­ma”, in­di­ca el Dr. Car­les Gaig, coor­di­na­dor del Gru­po de Estudio de Sue­ño de la SEN. “Son va­rias las po­si­bles cau­sas, mu­chas ve­ces es sim­ple­men­te un pro­ble­ma de ma­los há­bi­tos en la hi­gie­ne del sue­ño y en la ma­yo­ría de los ca­sos la so­lu­ción pa­sa por apren­der a re­la­jar­se an­tes de acos­tar­se”, aña­de el experto.

¿Qué ti­po de in­som­nio pa­de­ces?

El in­som­nio pue­de ma­ni­fes­tar­se de di­ver­sas for­mas, que dan lu­gar a di­fe­ren­tes ti­pos de in­som­nio:

De con­ci­lia­ción o de ini­cio: Se pro­du­ce cuan­do nos cues­ta dor­mir­nos. El Dr. Gaig es­ti­ma que lo ha­bi­tual es tar­dar unos 20 mi­nu­tos en ini­ciar el sue­ño.

De frag­men­ta­ción o man­te­ni­mien­to: “La per­so­na afec­ta­da se des­pier­ta va­rias ve­ces en mi­tad de la no­che y le cues­ta vol­ver a dor­mir”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta de la SEN.

Despertar pre­coz: “Cuan­do te des­pier­tas mu­cho an­tes de lo desea­do, sin ha­ber des­can­sa­do lo su­fi­cien­te”, aña­de el experto.

“Si una o más de es­tas si­tua­cio­nes se dan du­ran­te me­nos de tres me­ses se con­si­de­ra in­som­nio agudo y cuan­do se lle­ga a superar los tres me­ses de du­ra­ción ya pa­sa a ser cró­ni­co”, ad­vier­te la Dra. Ro­me­ro.

¿A quién afec­ta más?

“Las mu­je­res son quie­nes más pa­de­cen de in­som­nio”, in­di­ca el Dr. Gaig. El es­trés y la an­sie­dad de com­bi­nar el tra­ba­jo con la ma­ter­ni­dad y los queha­ce­res del ho­gar, ta­reas que si­guen re­ca­yen­do en ma­yor me­di­da so­bre el gé­ne­ro fe­me­nino, es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes. Los vai­ve­nes de las hor­mo­nas, el ma­les­tar del em­ba­ra­zo, la lac­tan­cia y los so­fo­cos pro­pios de la me­no­pau­sia tam­po­co juegan a fa­vor de un sue­ño lar­go y re­pa­ra­dor. En el ca­so de los so­fo­cos, el 81% de las mu­je­res que los su­fren tie­nen pro­ble­mas de in­som­nio. La ca­pa­ci­dad de dor­mir de un ti­rón tam­bién tie­ne mu­cho que ver con la edad. “A me­di­da que se su­man años el sue­ño se frag­men­ta y se duer­men me­nos ho­ras”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta de la SEN. Es­ta si­tua­ción se da por igual en mu­je­res que en hom­bres.

¿Cuál es el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co más efi­caz?

“Los hip­nó­ti­cos son los me­di­ca­men­tos más uti­li­za­dos, aun­que tam­bién se pue­den usar an­ti­de­pre­si­vos”, ex­pli­ca la Dra. Ro­me­ro. Am­bos fár­ma­cos pre­ci­san de re­ce­ta mé­di­ca y “so­lo son re­co­men­da­bles muy pun­tual­men­te y en ca­sos muy con­cre­tos”, ad­vier­te la doc­to­ra. Su uso se li­mi­ta a pa­cien­tes a quie­nes no les fun­cio­nan ni la re­la­ja­ción ni las me­di­das de hi­gie­ne del sue­ño o a quie­nes su­fren in­som­nio tem­po­ral­men­te de­bi­do a un he­cho con­cre­to, co­mo la muer­te de un ser que­ri­do. Los hip­nó­ti­cos de­ben ser to­ma­dos so­la­men­te el tiem­po es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, por sus efec­tos se­cun­da­rios. “El pa­cien­te aca­ba ad­qui­rien­do una pe­que­ña adic­ción, ca­da vez ne­ce­si­ta una do­sis ma­yor pa­ra con­se­guir el mis­mo efec­to, y cuan­do deja de to­mar­los no con­si­gue dor­mir­se sin ellos”, aler­ta la doc­to­ra de la Uni­dad del Sue­ño del Hospital Bar­ce­lo­na.

¿Cuán­do de­bo acu­dir al mé­di­co?

Si las di­fi­cul­ta­des en el sue­ño se dan más de tres ve­ces por se­ma­na y per­ju­di­can ya no­ta­ble­men­te tu día a día, es ho­ra de acu­dir al mé­di­co. No de­jes alar­gar es­ta si­tua­ción más allá de los tres me­ses, cuan­do el in­som­nio pa­sa a con­si­de­rar­se cró­ni­co. Es lo me­jor que pue­des ha­cer. Acu­de en pri­mer lu­gar al mé­di­co de ca­be­ce­ra. Es­tu­dia­rá tu ca­so de ma­ne­ra in­di­vi­dua­li­za­da y si lo cree ne­ce­sa­rio te de­ri­va­rá a la con­sul­ta de un psi­quia­tra, un psi­có­lo­go e in­clu­so a una Uni­dad del Sue­ño.

¿Có­mo pue­do re­la­jar­me?

“Es ha­bi­tual que­rer remediar el in­som­nio con pas­ti­llas, y no es ne­ce­sa­rio, es bá­si­ca­men­te una cues­tión de re­la­ja­ción y pau­tas de hi­gie­ne del sue­ño”, ase­gu­ra el Dr. Gaig. “Si nos me­te­mos en la ca­ma y pre­ten­de­mos con­ci­liar el sue­ño en un minuto, al se­gun­do minuto ya nos em­pe­za­re­mos a preo­cu­par por no po­der dor­mir­nos y, a me­di­da que nos preo­cu­pa­mos, más di­fí­cil nos se­rá re­la­jar­nos y con­se­guir nues­tro ob­je­ti­vo”, destaca el experto de la SEN. Saber con­tro­lar nues­tro cuer­po y nues­tra men­te y te­ner unas ex­pec­ta­ti­vas rea­lis­tas es, pues, muy im­por­tan­te.

Las es­tra­te­gias de re­la­ja­ción, ta­les co­mo la me­di­ta­ción, las téc­ni­cas de res­pi­ra­ción o la re­la­ja­ción pro­gre­si­va pue­den ser muy efec­ti­vas. Tam­bién pue­de ayu­dar lle­var a ca­bo al­gu­na ac­ti­vi­dad re­la­jan­te co­mo es­cu­char mú­si­ca o leer has­ta que co­men­ce­mos a sen­tir cier­ta som­no­len­cia. La Aso­cia­ción Es­pa­ño­la del Sue­ño (ASENARCO) re­co­mien­da dis­ci­pli­nas co­mo el yo­ga, el tai­chí o el chi­kung. Las Uni­da­des del Sue­ño dis­po­nen de es­pe­cia­lis­tas que rea­li­zan se­sio­nes de terapia cog­ni­ti­va con­duc­tual en las que se ex­pli­can téc­ni­cas de re­la­ja­ción y se dan con­se­jos pa­ra me­jo­rar los há­bi­tos del sue­ño.

¿Fun­cio­na la va­le­ria­na?

El ex­trac­to de es­ta plan­ta re­du­ce la an­sie­dad y dis­mi­nu­ye el tiem­po que los in­di­vi­duos tar­dan en dor­mir­se, in­clu­so pue­de ha­cer que el sue­ño sea más apa­ci­ble, con me­nos des­per­ta­res du­ran­te la no­che. Así que sí que fun­cio­na. Ade­más, a di­fe­ren­cia de los fár­ma­cos hip­nó­ti­cos “no crea adic­ción ni de­pen­den­cia”, aña­de la Dra. Ro­me­ro. Su efec­to, sin em­bar­go, es li­mi­ta­do. Re­sul­ta un re­me­dio exi­to­so pa­ra las per­so­nas que pa­de­cen in­som­nios oca­sio­na­les o ligeros, no pa­ra in­som­nes cró­ni­cos, ya que “su efec­to es tran­si­to­rio”, ad­vier­te el Dr. Gaig.

¿Sien­tes la ne­ce­si­dad de mo­ver las pier­nas?

Si al es­tar sen­ta­da o acos­ta­da sien­tes una ne­ce­si­dad irresistible de mo­ver las pier­nas, nor­mal­men­te acom­pa­ña­da de una sen­sa­ción mo­les­ta en ellas, co­mo de cos­qui­lleo, que­ma­zón o ti­ran­tez, po­drías su­frir el que se co­no­ce co­mo sín­dro­me de las pier­nas in­quie­tas o enfermedad de Wi­llis-Ek­bom. Las per­so­nas que lo su­fren tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra que­dar­se dor­mi­das o se despiertan por la no­che si se pre­sen­ta un bro­te, pro­vo­cán­do­les in­som­nio. Lo pa­de­cen tan­to hom­bres co­mo mu­je­res y sue­le apa­re­cer a par­tir de los 45 años. Es un pro­ble­ma neu­ro­ló­gi­co y es ne­ce­sa­rio acu­dir al mé­di­co pa­ra que nos in­di­que el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co a se­guir.

La SEN cree que el

90% de las per­so­nas con el sín­dro­me de las pier­nas in­quie­tas es­tá sin diag­nos­ti­car.

38 - ob­je­ti­vo­bie­nes­tar.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.