En­tre­nar con la re­gla

¡Sí! Tie­ne más be­ne­fi­cios de los que pien­sas

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Sa­lo­mé Gar­cía

No es­ta­mos des­qui­cia­das. Ni so­mos blan­das. El ci­clo mens­trual pro­vo­ca al­te­ra­cio­nes reales en el organismo fe­me­nino, tan­to a ni­vel fi­sio­ló­gi­co co­mo emo­cio­nal. Hin­cha­zón, ba­ja­das en los ni­ve­les de hie­rro o di­fe­ren­te to­le­ran­cia a la fa­ti­ga mus­cu­lar son al­gu­nos de los es­co­llos con los que se en­cuen­tran ca­da mes las mu­je­res de­por­tis­tas. Pa­ra que lue­go di­gan que no so­mos unas campeonas.

Por qué hay días en los que te sien­tes la rei­na del gim­na­sio, dio­sa del spin­ning y cam­peo­na de cross­fit, y otras en las que la so­la idea de co­ger la bol­sa de de­por­te se te ha­ce cues­ta arri­ba? Muy sim­ple: si es­tás en edad fér­til, tu cuer­po va­ría dia­ria­men­te se­gún la par­te del ci­clo mens­trual en la que te en­cuen­tres. Esos cam­bios hormonales al­te­ran el fun­cio­na­mien­to co­ti­diano de tu cuer­po, ha­cién­do­te sen­tir más fuer­te, más can­sa­da, hin­cha­da, do­lo­ri­da o ple­tó­ri­ca. Y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca tam­bién se ve afec­ta­da por ese bai­le hor­mo­nal de ca­da mes.

LA CIEN­CIA SE ATA LOS COR­DO­NES

Pe­se a la in­cor­po­ra­ción ma­si­va de la mujer al de­por­te de al­to ni­vel, ape­nas hay es­tu­dios con­clu­yen­tes so­bre có­mo afec­ta la mens­trua­ción al ren­di­mien­to de­por­ti­vo fe­me­nino. Y es­te es el hue­co que pre­ten­de lle­nar Iro­nFem­me, un pro­yec­to de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid, en co­la­bo­ra­ción con el Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes y la Agen­cia Es­pa­ño­la de Pro­tec­ción de la Sa­lud en el De­por­te (AEPSAD). Di­ri­gi­do por Ana B. Pei­na­do Lo­zano y Ro­cío Cu­pei­ro Co­to, am­bas doc­to­ras en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y del De­por­te, cuen­ta con una mues­tra de 75 vo­lun­ta­rias, de­por­tis­tas a un ni­vel me­dio-al­to tan­to en re­sis­ten­cia co­mo en fuer­za. A tra­vés de di­ver­sas ana­lí­ti­cas se bus­ca am­pliar el co­no­ci­mien­to so­bre las res­pues­tas de la mujer al ejer­ci­cio fí­si­co, de ca­ra a di­se­ñar pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to ade­cua­dos a un organismo que fluc­túa ca­da 28 días.

EL HIE­RRO, A EXA­MEN

Los hu­ma­nos ne­ce­si­ta­mos hie­rro pa­ra fa­bri­car la he­mo­glo­bi­na que trans­por­ta oxí­geno a las cé­lu­las. Y más los de­por­tis­tas, ya que su con­su­mo de oxí­geno es ma­yor. Ade­más, si hay im­pac­to, por ejem­plo, al co­rrer, se des­tru­yen gló­bu­los ro­jos (los por­ta­do­res de la he­mo­glo­bi­na y del oxí­geno). Es­to im­pli­ca una pér­di­da de la ca­pa­ci­dad de trans­por­te de oxí­geno a las cé­lu­las. De ahí que al­gu­nos de­por­tis­tas pue­dan desa­rro­llar anemia. En el ca­so de la mens­trua­ción, la pér­di­da de san­gre agra­va es­te

cua­dro clí­ni­co y ha­ce a las mu­je­res de­por­tis­tas más pro­cli­ves a pa­de­cer anemia. “En Iro­nFem­me desa­rro­lla­mos dos lí­neas de tra­ba­jo. La pri­me­ra es va­lo­rar si el me­ta­bo­lis­mo del hie­rro tras una se­sión de ejer­ci­cio ae­ró­bi­co va­ría en fun­ción de los ni­ve­les hormonales de la de­por­tis­ta”, ex­pli­ca Nu­ria Ro­me­ro, doc­to­ran­da en la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y el De­por­te-INEF en la UPM y miem­bro de Iro­nFem­me. “Has­ta aho­ra cuan­do una mujer se sien­te can­sa­da, o las ana­lí­ti­cas evi­den­cian ni­ve­les ba­jos de he­mo­glo­bi­na, el mé­di­co pau­ta su­ple­men­tos de hie­rro pa­ra con­su­mo dia­rio. Pe­ro, ¿y si ese ba­jón se de­be a que es de­por­tis­ta y la mues­tra se ex­tra­jo en un de­ter­mi­na­do mo­men­to del ci­clo? ¿Hay otros mo­men­tos en los que no es ne­ce­sa­ria tal su­ple­men­ta­ción? O, si lo es, ¿a qué do­sis?”, aña­de Ro­me­ro.

AGU­JE­TAS Y OTROS MA­LES

Al ha­cer ejer­ci­cio a un ni­vel de fuer­za in­ten­so se pro­du­cen las te­mi­das agu­je­tas. Pe­ro no es alar­man­te. Es el pro­ce­so na­tu­ral de fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma lo­co­mo­tor y exis­ten me­ca­nis­mos in­ter­nos de re­pa­ra­ción que per­mi­ten que vol­va­mos a es­tar a pun­to en po­co tiem­po. “Te­ne­mos una se­gun­da lí­nea de tra­ba­jo que es­tu­dia si esa fa­ti­ga y la re­cu­pe­ra­ción tras un en­tre­na­mien­to de fuer­za in­ten­so di­fie­ren se­gún los ni­ve­les hormonales de la mujer de­por­tis­ta. Me­di­mos al­gu­nos mar­ca­do­res san­guí­neos de da­ño mus­cu­lar, co­mo la mio­glo­bi­na o la crea­ti­na qui­na­sa. Tam­bién la fle­xi­bi­li­dad, el ran­go de mo­vi­mien­to…”, co­men­ta la ex­per­ta de Iro­nFem­me. El pun­to de par­ti­da es la creen­cia de que los es­tró­ge­nos tie­nen un pa­pel pro­tec­tor de las ar­ti­cu­la­cio­nes. “Los ni­ve­les de es­ta hor­mo­na fe­me­ni­na al­can­zan su ni­vel más al­to en los días pre­vios a la ovu­la­ción. Así que has­ta la fe­cha se creía que en esos días el ren­di­mien­to mus­cu­lar sería ma­yor por­que la re­cu­pe­ra­ción de­be­ría ser más rá­pi­da. De he­cho, en la fa­se fo­li­cu­lar (las dos se­ma­nas pos­te­rio­res a la re­gla) nos des­hin­cha­mos y ten­de­mos a sen­tir­nos ple­tó­ri­cas. De ahí que mu­chos en­tre­na­do­res de atle­tas pro­fe­sio­na­les sue­lan si­tuar los ejer­ci­cios con ma­yor car­ga o las se­sio­nes más in­ten­sas en es­tos días”, co­men­ta Ro­me­ro. Sin em­bar­go, en las mu­je­res que han es­tu­dia­do has­ta la fe­cha los re­sul­ta­dos no son tan con­tun­den­tes. “Sí es cier­to que en la fa­se lú­tea (cuan­do los es­tró­ge­nos em­pie­zan a ba­jar y su­be la pro­ges­te­ro­na) ellas tie­nen la per­cep­ción de que van a ren­dir me­nos. In­clu­so, cuan­do les ba­ja el pe­río­do y hay do­lor o se sien­ten más in­có­mo­das, sien­ten que no van a ren­dir igual. Al­gu­nas gran­des de­por­tis­tas así lo han se­ña­la­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes. Pe­ro los re­sul­ta­dos que es­ta­mos vien­do no ratifican del to­do esa hi­pó­te­sis”, ex­pli­ca.

AVI­SO A EN­TRE­NA­DO­RES

Una co­sa es en­tre­nar por un ob­je­ti­vo con­cre­to y vi­tal y otra ha­cer­lo por di­ver­sión. En el pri­mer ca­so, la ne­ce­si­dad se im­po­ne. Aun así, los en­tre­na­do­res sue­len lle­var la cuen­ta de los pe­río­dos de sus pu­pi­las pa­ra si­tuar las ru­ti­nas más o me­nos du­ras se­gún su mo­men­to mens­trual. A ni­vel po­pu­lar, las mu­je­res he­re­da­mos pla­nes de en­tre­na­mien­to con­fi­gu­ra­dos pa­ra hom­bres. No se con­tem­pla que un día es­tés tan ago­ta­da que no te ape­tez­ca ni le­van­tar­te del si­llón. Así que las emo­cio­nes tam­bién cuen­tan. “To­das las mu­je­res su­fren subidas y ba­ja­das de es­tró­ge­nos, pro­ges­te­ro­na y tes­tos­te­ro­na, pe­ro no afectan a to­das por igual. Es más, una mis­ma mujer, a lo lar­go de to­dos los ci­clos de su vi­da fér­til, pue­de te­ner me­ses muy tranquilos y me­ses com­pli­ca­dos. En­ten­der es­to es du­ro pa­ra mu­chos hom­bres y pa­ra las mu­je­res con ci­clos sin sobresaltos”, re­la­ta el gi­ne­có­lo­go Car­los Cer­dán Dar­der, je­fe del Ser­vi­cio de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia del Hospital Qui­rón de Pal­ma­pla­nas de Pal­ma de Ma­llor­ca. No ge­ne­ra­li­zar y po­ner­se en el lu­gar de la mujer es un buen pri­mer pa­so pa­ra avan­zar en el de­por­te. “Al­go tan sim­ple co­mo la hin­cha­zón pre­mens­trual pue­de re­traer a al­gu­nas mu­je­res de ir al gim­na­sio en esos días. Un con­se­jo prác­ti­co pue­de ser te­ner al­gu­na pren­da más hol­ga­da pa­ra esos días”, apun­ta An­na Váz­quez, di­rec­to­ra de­por­ti­va del gim­na­sio Ar­se­nal Fe­me­nino Ami­gó. La mo­da en fit­ness juega a nues­tro fa­vor. Mu­chas ca­mi­se­tas pa­ra bai­le se di­se­ñan pre­ci­sa­men­te pa­ra ir hol­ga­das. Si es tu ca­so, sú­ma­te a la ten­den­cia pa­ra ca­mu­flar esa ba­rri­gui­ta pre­mens­trual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.