Que no so­lo te preo­cu­pe te­ner un cuer­po 10.

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Sa­lo­mé Gar­cía

Cuan­do ha­gas foo­ting, cui­da es­pe­cial­men­te de tus pies y evita pa­to­lo­gías gra­ves.

Co­rrer es un ges­to na­tu­ral que apren­de­mos de niñas. Pe­ro su re­pe­ti­ción mi­les de ve­ces po­ne a prue­ba la ca­pa­ci­dad de amor­ti­gua­ción y la es­ta­bi­li­dad del pie. El me­nor fallo pue­de tra­du­cir­se en pa­to­lo­gías gra­ves en el pie, las ro­di­llas o la es­pal­da. Pre­ve­nir­las es fá­cil.

Cum­ples con los 10.000 pa­sos dia­rios que re­co­mien­dan las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias? De ser así, a lo lar­go de tu vi­da da­rás en­tre 100 y 200 mi­llo­nes de zan­ca­das y aca­ba­rás re­co­rrien­do una dis­tan­cia equi­va­len­te a cua­tro vuel­tas al mun­do. Bas­tan­te más si eres runner. En el pro­ce­so de ca­rre­ra in­ter­vie­nen mu­chas par­tes del cuer­po (el ce­re­bro co­mo ca­pa­taz, los bra­zos pa­ra im­pul­sar, el ab­do­men pa­ra es­ta­bi­li­zar, las ro­di­llas, los mus­los y los ge­me­los pa­ra ge­ne­rar el mo­vi­mien­to… ), pe­ro el apo­yo re­cae úni­ca­men­te so­bre un pie a ca­da pa­so. Y a to­pe de ve­lo­ci­dad, el im­pac­to se mul­ti­pli­ca por cua­tro. Si pe­sas 60 ki­los, ca­da vez que im­pac­tas con­tra el sue­lo, tu pie de apo­yo so­por­ta 240 ki­los. En un ma­ra­tón, por ejem­plo, se lle­gan a dar una me­dia de 27.000 zan­ca­das. El to­tal de los im­pac­tos su­ma­rá to­ne­la­das. Así que el me­nor fallo pue­de ser fa­tal. “El pie es una estructura ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te com­ple­ja. Tie­ne 88 hue­sos, 33 ar­ti­cu­la­cio­nes y más de 100 ten­do­nes. No so­lo es­tá ahí pa­ra sos­te­ner­nos er­gui­das. Aguan­ta nues­tro pe­so y re­par­te el im­pac­to de ca­da pa­so so­bre el cuer­po co­mo ha­ría un amor­ti­gua­dor. Una ma­la pi­sa­da se­rá un mo­vi­mien­to que re­pe­ti­re­mos mi­llo­nes de ve­ces y que, a la lar­ga, pue­de aca­bar en le­sión. No so­lo del pro­pio pie, sino de es­truc­tu­ras su­pe­rio­res co­mo las ro­di­llas, la ca­de­ra o la co­lum­na”, ex­pli­ca el po­dó­lo­go Víctor Al­fa­ro. Es­te pro­fe­sio­nal del pie y co­fun­da­dor de Po­doac­ti­va es uno de los ex­per­tos en po­do­lo­gía de­por­ti­va más repu­tados a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Cui­da de los pies de los fut­bo­lis­tas del Real Ma­drid, de los atle­tas de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Atle­tis­mo y de mu­chos fa­mo­sos obli­ga­dos a pa­sar de­ma­sia­das ho­ras sin sen­tar­se. Una enor­me ex­pe­rien­cia que vier­te en el li­bro To­do co­mien­za por

un pa­so (Alien­ta), con­ver­ti­do ya en re­fe­ren­cia pa­ra run­ners y de­por­tis­tas en ge­ne­ral.

DE LOS TA­CO­NES A LAS ZA­PA­TI­LLAS

Uno de los pro­ble­mas ha­bi­tua­les de las co­rre­do­ras po­pu­la­res es que pa­san mu­chas ho­ras en­ca­ra­ma­das a unos ta­co­nes. Al fi­nal de la jor­na­da, con la mus­cu­la­tu­ra ago­ta­da, des­cien­den de gol­pe de una al­tu­ra de 10, 8 ó 6 cen­tí­me­tros pa­ra cal­zar­se las za­pa­ti­llas de

run­ning. Es­te ges­to, apa­ren­te­men­te sim­ple, su­po­ne to­da una agre­sión a la mus­cu­la­tu­ra de la pierna. “Con los ta­co­nes elevamos mu­cho el talón con res­pec­to a la pun­ta. Es lo que en el ar­got se lla­ma “te­ner mu­cho drop”, di­ce Al­fa­ro. En esa pos­tu­ra for­za­da, el ten­dón de Aqui­les, los is­quio­ti­bia­les, los so­leos y los ge­me­los se acor­tan. Al po­ner­nos la za­pa­ti­lla des­apa­re­ce ese des­ni­vel, pe­ro la mus­cu­la­tu­ra no cre­ce de re­pen­te. Al con­tra­rio, va a trac­cio­nar más por­que le es­tás obli­gan­do a una pos­tu­ra que demanda más lon­gi­tud.

Es una si­tua­ción de enor­me ten­sión que au­men­ta ex­po­nen­cial­men­te las po­si­bi­li­da­des de so­bre­car­ga o ro­tu­ras”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta. Cuan­do por mo­ti­vos la­bo­ra­les no que­da otra que usar za­pa­to de ta­cón, Al­fa­ro re­co­mien­da ha­cer pe­que­ños pa­ro­nes pa­ra es­ti­rar los múscu­los. “Des­cal­zar­se y dar unos pa­sos sin los za­pa­tos va a evi­tar ese acor­ta­mien­to de la ca­de­na mus­cu­lar pos­te­rior de la pierna”, aña­de. La idea pue­de pa­re­cer al­go alo­ca­da, pe­ro no es sino el con­se­jo que reite­ran los mé­di­cos: ha­cer mo­vi­li­za­cio­nes mus­cu­la­res y es­ti­ra­mien­tos a lo lar­go de la jor­na­da, no so­lo du­ran­te la ho­ra que es­ta­mos en el gim­na­sio.

A las mu­je­res, des­de niñas, nos en­se­ñan a ser co­que­tas. Y a amar los za­pa­tos de ta­cón por en­ci­ma de otro cal­za­do. Tie­nes los del tra­ba­jo, los de las bo­das, las san­da­lias pa­ra ir a la te­rra­za, esos tan atre­vi­dos pa­ra la no­che… En cam­bio, cree­mos que unas za­pa­ti­llas va­len pa­ra to­do. “Un mal cal­za­do –de­por­ti­vo o de ca­lle– es le­tal pa­ra la sa­lud: des­de ro­za­du­ras do­lo­ro­sas a des­equi­li­brios en otras ar­ti­cu­la­cio­nes. Es pre­fe­ri­ble te­ner po­co cal­za­do, pe­ro de ca­li­dad. Y más, cuan­do se tra­ta de la za­pa­ti­lla pa­ra ha­cer un de­por­te de im­pac­to, co­mo es el ca­so del run­ning”, apos­ti­lla el po­dó­lo­go.

MA­LAS DE­CI­SIO­NES QUE SA­LEN CA­RAS

Por su ex­pe­rien­cia, Al­fa­ro es­tá acos­tum­bra­do a ver en su con­sul­ta a run­ners con pro­ble­mas en los pies, las ro­di­llas o la es­pal­da cu­yo ori­gen es­tá en una de­ci­sión equi­vo­ca­da con la za­pa­ti­lla de co­rrer. La propia de prin­ci­pian­tes es la de com­prar la más ba­ra­ta del mer­ca­do, aun­que sus pres­ta­cio­nes sean li­mi­ta­das, con la idea de cam­biar a una su­pe­rior si lo de co­rrer no les engancha. Otro error es echar­se a co­rrer con esas

za­pa­ti­llas vie­jas que hay por ca­sa. “Y hay otra muy fre­cuen­te: creer que una za­pa­ti­lla de­por­ti­va tie­ne uso uni­ver­sal, que lo mis­mo te va­le pa­ra zum­ba que pa­ra co­rrer. No es así”, afir­ma. “Las de bai­le se di­se­ñan blan­das pa­ra que el pie pue­da mo­ver­se con li­ber­tad, pa­ra que pue­da ha­cer gi­ros y tor­sio­nes sin lí­mi­tes. Pe­ro pa­ra co­rrer ne­ce­si­ta­mos jus­to to­do lo con­tra­rio. Una za­pa­ti­lla con po­ca amor­ti­gua­ción, ma­la es­ta­bi­li­dad y has­ta que no trans­pi­re va a au­men­tar el ries­go de am­po­llas, es­guin­ces y otros pro­ble­mas del sis­te­ma lo­co­mo­tor. Cuan­do es­to su­ce­de, la res­pues­ta sue­le ser creer que co­rrer es ma­lo, que no es pa­ra no­so­tros y co­ger­le aver­sión. El run­ning no es un de­por­te ca­ro. Co­rrer por la ca­lle es gra­tis. La ro­pa pue­de ser me­jor o peor, pe­ro las za­pa­ti­llas son cru­cia­les”, ase­gu­ra. La elec­ción de la za­pa­ti­lla no de­be ha­cer­se de ma­ne­ra apre­su­ra­da. Hay que to­mar­se tiem­po, pro­bar va­rias y con­tar con el ase­so­ra­mien­to de un pro­fe­sio­nal. “Mi re­co­men­da­ción es ir a una tien­da es­pe­cia­li­za­da don­de un de­pen­dien­te que sa­be de run­ning te va a orien­tar so­bre al­gu­nos de los mo­de­los que me­jor en­ca­jan con tus ne­ce­si­da­des. Ir sin pri­sas, ol­vi­dar­se del pu­dor y pro­bar mu­chas. Sin mie­do: atar­se los cor­do­nes y dar al­gu­nas zan­ca­das por la tien­da pa­ra ver si aprie­tan en al­gún pun­to, si no­ta­mos al­go ra­ro en la plan­ta… Lo que no es éti­co, y es­tá pa­san­do, es ti­rar­se me­dia ho­ra en un es­ta­ble­ci­mien­to pro­ban­do za­pa­ti­llas, ano­tar la re­fe­ren­cia y lue­go com­prar­la on­li­ne pa­ra aho­rrar­se 15 eu­ros. Eso que te aho­rras es lo que cues­ta el ase­so­ra­mien­to. Así que tu par­te del tra­to de­be­ría ser com­prar­la en el es­ta­ble­ci­mien­to don­de te han orien­ta­do pa­ra la compra”. Aho­ra bien: la za­pa­ti­lla no lo re­suel­ve ni lo evita to­do. Hay pe­cu­lia­ri­da­des de la pi­sa­da que so­lo se solventan con una plan­ti­lla in­di­vi­dua­li­za­da. “Nos va a aho­rrar mu­chas ho­ras de do­lo­res, se­sio­nes de fi­sio­te­ra­peu­ta y desa­zón al ver que los re­sul­ta­dos en ca­rre­ra no son to­do lo bue­nos que es­pe­rá­ba­mos por no te­ner una pi­sa­da efi­cien­te”.

MÁS VA­LE PRE­VE­NIR

Una co­sa es echar­se una ca­rre­ra pa­ra co­ger el au­to­bús y otra muy di­fe­ren­te co­rrer va­rios días a la se­ma­na. “An­tes de lan­zar­se a en­tre­nar con cier­to ni­vel de exi­gen­cia hay que che­quear dos ór­ga­nos fun­da­men­ta­les: el co­ra­zón y el pie. Pa­ra lo pri­me­ro es­tá la prue­ba de esfuerzo. Pa­ra lo se­gun­do, un estudio bio­me­cá­ni­co de la mar­cha”. Es­ta es la gran he­rra­mien­ta de la po­do­lo­gía ac­tual. Fren­te a los an­ti­guos mé­to­dos en los que so­lo se ana­li­za­ba el pie en re­po­so so­bre una su­per­fi­cie con es­pe­jos, las nue­vas tec­no­lo­gías con cá­ma­ras de al­ta ve­lo­ci­dad per­mi­ten es­tu­diar to­do el ran­go de mo­vi­mien­tos del pie en ca­rre­ra, des­de que apo­ya en el sue­lo has­ta que des­pe­ga. “Cual­quier fallo, por pe­que­ño que sea, pue­de de­tec­tar­se. Y po­ner­le re- me­dio”. Con los re­sul­ta­dos, los in­ge­nie­ros cons­tru­yen una plan­ti­lla es­pe­cí­fi­ca pa­ra co­rrer. “Pue­de pen­sar­se que es un lu­jo, que es so­lo pa­ra pro­fe­sio­na­les. No es así. El estudio bio­me­cá­ni­co son so­lo 50 eu­ros. Y una plan­ti­lla os­ci­la en­tre 120 y 210 eu­ros. Con ga­ran­tía in­clui­da. Si el clien­te no se sien­te a gus­to, se mo­di­fi­ca cuan­tas ve­ces sean ne­ce­sa­rias y a la ma­yor ra­pi­dez. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar con fut­bo­lis­tas y atle­tas de éli­te. Su ca­pa­ci­dad de pa­cien­cia con al­go que no les fun­cio­na es cer­ca­na a ce­ro. Y ese mis­mo ni­vel de exi­gen­cia se lo apli­ca­mos al clien­te de la ca­lle. Es nues­tra mar­ca de di­fe­ren­cia”, con­clu­ye Al­fa­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.