Lu­ces y som­bras en el sector oli­va­re­ro

Oleo Revista - - OLEOCLUB - POR MI­GUEL CO­BOS GAR­CÍA, SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL DE UPA AN­DA­LU­CÍA

El sector oli­va­re­ro an­da­luz su­po­ne una re­fe­ren­cia no so­lo en el ám­bi­to na­cio­nal, sino tam­bién en el ám­bi­to co­mu­ni­ta­rio y mun­dial. Es­te li­de­raz­go es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con el con­ti­nuo es­fuer­zo que realizan día a día los oli­va­re­ros an­da­lu­ces, des­ti­na­do a me­jo­rar su pro­duc­ción y su ca­li­dad.

En los úl­ti­mos años, el sector ha me­jo­ra­do a tra­vés de un gran es­fuer­zo in­no­va­dor, la ca­li­dad del pro­duc­to que ofrece, au­men­tan­do su pre­sen­cia, prin­ci­pal­men­te en los mer­ca­dos de ter­ce­ros paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Chi­na y don­de se es­tá em­pe­zan­do a va­lo­rar en gran me­di­da el mé­to­do de pro­duc­ción y la innovación.

El sector del acei­te de oli­va an­da­luz cuen­ta en la actualidad con 1,56 mi­llo­nes de hec­tá­reas de su­per­fi­cie, re­par­ti­das en­tre al­re­de­dor de 170.000 ex­plo­ta­cio­nes. Ade­más, cuen­ta con 844 al­ma­za­ras, 657 en­va­sa­do­ras de acei­te, 40 oru­je­ras, 13 re­fi­ne­rías, 219 en­ta­ma­do­ras y 115 en­va­sa­do­ras de acei­tu­na.

A día de hoy, el oli­var cuen­ta con lu­ces o as­pec­tos po­si­ti­vos que per­mi­ten una si­tua­ción de sos­te­ni­bi­li­dad en el sector, pe­ro del mis­mo modo in­ter­vie­nen aún mu­chas som­bras o re­tos a los que de­be­mos en­fren­tar­nos a cor­to pla­zo pa­ra ase­gu­rar un fu­tu­ro prós­pe­ro de la oli­vi­cul­tu­ra an­da­lu­za.

Lu­ces: los pre­cios del acei­te de oli­va, la ca­li­dad y el li­de­raz­go de An­da­lu­cía

El re­cién con­clui­do año 2017 ha si­do un año bueno en cuan­to a ren­ta­bi­li­dad, en ca­li­dad y en li­de­raz­go de An­da­lu­cía en el sector del acei­te de oli­va. La cam­pa­ña 2017/2018 se es­tá ca­rac­te­ri­zan­do por ser po­co ge­ne­ro­sa en tér­mi­nos de plu­vio­me­tría, que van a oca­sio­nar unas pér­di­das me­dias de acei­te en la co­mu­ni­dad -según es­ti­ma­cio­nes de la pro­pia Con­se­je­ría de Agri­cul­tu­ra- de un 15,8% in­fe­rior a la de la cam­pa­ña 2016/2017 y un 7,7% por de­ba­jo de la me­dia de las úl­ti­mas cin­co cam­pa­ñas, pe­ro que se­rá de buen ren­di­mien­to eco­nó­mi­co co­mo con­se­cuen­cia de un es­ce­na­rio sos­te­ni­do de bue­nos pre­cios me­dios de en­torno a los 3,6 eu­ros el ki­lo en ori­gen.

En el apar­ta­do de los pre­cios, es la ley de la ofer­ta y la de­man­da la que so­me­te al mer­ca­do del acei­te de oli­va. La se­quía que afec­ta al ar­co me­di­te­rrá­neo ha­ce que dis­mi­nu­yan las pro­duc­cio­nes, y con­se­cuen­te­men­te se ele­ven las co­ti­za­cio­nes del pre­cia­do oro lí­qui­do. Mu­chos han si­do los años en los que los oli­va­re­ros han per­ci­bi­do por su acei­tu­na pre­cios por de­ba­jo de los cos­tes de pro­duc­ción y afor­tu­na­da­men­te en es­tos mo­men­tos pue­den go­zar de pre­cios ra­zo­na­bles gra­cias a es­ta si­tua­ción co­yun­tu­ral. La se­quía, que por el mo­men­to se pro­lon­ga y no hay vi­sos de cam­bio a cor­to pla­zo, el ba­jo en­la­ce de

cam­pa­ña y la de­man­da cre­cien­te del pro­duc­to vis­lum­bra un pa­no­ra­ma de es­ta­bi­li­dad de las co­ti­za­cio­nes y no exis­te en la actualidad razones de pe­so que pue­dan pro­vo­car ten­sio­nes a la ba­ja en los pre­cios, al me­nos pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña.

Pa­ra UPA An­da­lu­cía, la dis­tin­ción y la di­fe­ren­cia­ción en la ca­li­dad del pro­duc­to es una cla­ra virtud fren­te a nues­tros com­pe­ti­do­res a ni­vel mun­dial. An­da­lu­cía, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas cli­ma­to­ló­gi­cas, de pro­duc­ción y por sus ex­haus­ti­vos sis­te­mas de con­trol de ca­li­dad y tra­za­bi­li­dad, de­be se­guir co­mer­cia­li­zan­do sus pro­duc­tos al más al­to ni­vel. Os­ten­ta­mos el li­de­raz­go oleí­co­la in­ter­na­cio­nal, no só­lo des­de el pun­to de vis­ta cuan­ti­ta­ti­vo, pues so­mos la des­pen­sa mun­dial de acei­te de oli­va, sino que tam­bién so­mos lí­de­res en el as­pec­to cua­li­ta­ti­vo.

Un da­to que re­ve­la la po­si­ción de au­to­ri­dad de Es­pa­ña es su ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra, pues de los ca­si 1,3 mi­llo­nes de to­ne­la­das de acei­te de oli­va pro­du­ci­dos en la pa­sa­da cam­pa­ña -en la que hu­bo una co­se­cha me­dia-, más de 954.000 fueron des­ti­na­das al mer­ca­do ex­te­rior y ca­si 458.000 que se con­su­mie­ron en Es­pa­ña, lo que to­ta­li­zó una co­mer­cia­li­za­ción de 1.412.000 to­ne­la­das de acei­te de oli­va en­tre oc­tu­bre de 2016 y septiembre de 2017.

A pe­sar de es­tos bue­nos da­tos, de­be­mos afa­nar­nos en re­cu­pe­rar la con­fian­za del con­su­mi­dor en el mer­ca­do in­te­rior tras la caí­da su­fri­da del con­su­mo del 17%, según da­tos del Ma­pa­ma. Es más que os­ten­si­ble que so­mos el pri­mer país pro­duc­tor del mun­do, pe­ro en cam­bio, hoy por hoy, el ter­ce­ro en con­su­mo.

Som­bras: en el sector, y có­mo UPA An­da­lu­cía atis­ba su fu­tu­ro

A la fe­cha a la que nos en­con­tra­mos, la re­co­lec­ción de la ac­tual cam­pa­ña de acei­tu­na es­tá sien­do de­sigual. La cam­pa­ña 2017/2018 vie­ne mar­ca­da una vez más por la es­ca­sez de llu­vias y, por tan­to, por los efec­tos de la se­quía. Ha ha­bi­do re­tra­sos a la ho­ra de ini­ciar esa cam­pa­ña y no se ha ge­ne­ra­li­za­do la re­co­lec­ción has­ta fi­na­les de no­viem­bre. Las es­ca­sas pre­ci­pi­ta­cio­nes han lle­ga­do muy tar­de y en la práctica no van a pro­du­cir nin­gún efec­to so­bre la co­se­cha ac­tual, pe­ro be­ne­fi­cia en al­go pa­ra la pró­xi­ma.

El oli­var arras­tra mu­chos años de ca­ren­cia de agua y los ár­bo­les se en­cuen­tran ago­ta­dos. Con lo po­co que ha llo­vi­do, al ár­bol le sir­ve pa­ra man­te­ner el ti­po y su vi­gor, pe­ro sin em­bar­go pre­ci­sa de mu­cha más agua –al me­nos 700 li­tros por me­tro cua­dra­do- pa­ra que se asien­te la flo­ra­ción y el fru­to de la pró­xi­ma cam­pa­ña.

Aun­que es un po­co pron­to, si el cam­po an­da­luz con­ta­se con la for­tu­na de que acom­pa­ña­sen las llu­vias, pa­ra la cam­pa­ña 2018/2019 po­dría­mos lle­gar a ob­te­ner una co­se­cha me­dia-al­ta. De lo con­tra­rio, da­da la ex­te­nua­ción de los oli­va­res, no so­lo el se­cano se po­dría ver afec­ta­do, sino tam­bién el re­ga­dío al ser muy pro­ba­ble que se ten­gan lle­var a ca­bo res­tric­cio­nes en los rie­gos, por lo que en el oli­var po­dría vi­vir un ver­da­de­ro dra­ma. No hay que ol­vi­dar que con la se­quía que es­tá azo­tan­do An­da­lu­cía, son las hec­tá­reas en re­ga­dío las que man­tie­nen un cier­to ni­vel de pro­duc­cio­nes en el sector.

En lo que a la acei­tu­na de me­sa res­pec­ta, el año ha si­do ca­tas­tró­fi­co. Los pre­cios de la acei­tu­na de­bi­do a la cri­sis es­truc­tu­ral y la se­quía es­tán de­jan­do en una si­tua- ción muy crí­ti­ca a los agri­cul­to­res. La ba­ja plu­vio­me­tría ha pro­vo­ca­do que la ma­yor par­te de la acei­tu­na no sea ver­dea­ble por el agos­ta­mien­to del fru­to y por el re­du­ci­do ca­li­bre que pre­sen­ta­ba. Co­mo si no fue­se su­fi­cien­te con es­to pa­ra el sector acei­tu­ne­ro, se le ha su­ma­do el que el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos ha im­pues­to aran­ce­les a la acei­tu­na ne­gra es­pa­ño­la tras la in­jus­ta de­nun­cia por dum­ping que plan­tea­ron dos em­pre­sas de Ca­li­for­nia.

Asi­mis­mo, in­nu­me­ra­bles pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les si­guen las­tran­do al sector del acei­te de oli­va y de la acei­tu­na de me­sa y lo ha­cen me­nos com­pe­ti­ti­vo y es­ta cir­cuns­tan­cia plan­tea un im­por­tan­te re­to que de­be­mos de abor­dar en el cor­to pla­zo. La com­pe­ti­ti­vi­dad es por tan­to a día de hoy una asig­na­tu­ra pen­dien­te y nuestra re­gión de­be de avan­zar en el fu­tu­ro en cua­tro objetivos fun­da­men­ta­les: in­sis­tir en una ma­yor innovación en el sector, el equi­li­brio en la ca­de­na ali­men­ta­ria, el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, y en au­men­tar el ta­ma­ño de las ex­plo­ta­cio­nes.

Si que­re­mos ser más com­pe­ti­ti­vos, uno de los re­tos más im­por­tan­tes que de­be­mos con­quis­tar es el de re­du­cir cos­tes de pro­duc­ción. Te­ne­mos que lle­gar a en­con­trar el equi­li­brio óp­ti­mo en­tre in­ver­sión de me­dios de pro­duc­ción e in­gre­sos pa­ra po­der ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios. En es­te sen­ti­do que­da mu­cho por ha­cer en cuan­to a uti­li­zar sos­te­ni­ble y efi­cien­te­men­te de im­puts co­mo el agua, fer­ti­li­zan­tes, fi­to­sa­ni­ta­rios o ener­gía.

En lo que al uso efi­cien­te del agua res­pec­ta, UPA An­da­lu­cía jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en el agro an­da­luz al ase­so­rar a los agri­cul­to­res y co­mu­ni­da­des de re­gan­tes en las téc­ni­cas de uso ra­cio­nal del agua y en los mo­men­tos y cuan­tía de agua a uti­li­zar. Ade­más, UPA apues­ta por la ne­ce­si­dad de do­tar a la re­gión de un Plan Hí­dri­co

que con­tem­ple en­tre otras me­di­das in­ten­si­fi­car la mo­der­ni­za­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras de rie­go que per­mi­tan la con­ver­sión al re­ga­dío y ren­ta­bi­li­zar las pro­duc­cio­nes. En UPA abo­ga­mos por que gran par­te del fu­tu­ro del sector en An­da­lu­cía pa­sa por el rie­go, y que apos­tar por el agua es la me­jor po­lí­ti­ca de desa­rro­llo ru­ral.

Pa­ra UPA An­da­lu­cía el re­equi­li­brio de la ca­de­na ali­men­ta­ria y la me­jo­ra de su fun­cio­na­mien­to ha si­do y se­gui­rá sien­do una de las prin­ci­pa­les reivin­di­ca­cio­nes de la organización. La so­lu­ción más fac­ti­ble a cor­to pla­zo a la pro­ble­má­ti­ca de los pre­cios que per­ci­be el agri­cul­tor la de­be­mos en­con­trar en la Ley de la Ca­de­na Ali­men­ta­ria, en la que hay que se­guir tra­ba­jan­do en lo que es pa­ra UPA tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les: la fi­gu­ra del me­dia­dor, es­ta­ble­cer pre­cios sos­te­ni­bles li­ga­dos a los cos­tes de pro­duc­ción, y el es­ta­ble­ci­mien­to de me­ca­nis­mos de re­gu­la­ción y san­cio­nes con­tun­den­tes pa­ra evi­tar prácticas des­lea­les y abu­si­vas co­mo la ven­ta a pér­di­das o el uso del acei­te de oli­va co­mo pro­duc­to re­cla­mo.

Otro gran pro­ble­ma es­truc­tu­ral de la agri­cul­tu­ra es el al­to gra­do de en­ve­je­ci­mien­to de su po­bla­ción ac­ti­va, lo que con­di­cio­na la efi­ca­cia eco­nó­mi­ca de las ex­plo­ta­cio­nes, su ca­pa­ci­dad de in­no­var, com­pe­tir y adap­tar­se y, con ello, el fu­tu­ro del sector. En es­te sen­ti­do, des­de UPA An­da­lu­cía re­cla­ma­mos a las Ad­mi­nis­tra­cio­nes apro­bar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que pro­mue­van el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal en la ac­ti­vi­dad agra­ria y el re­co­no­ci­mien­to so­cial, ju­rí­di­co y eco­nó­mi­co de la ju­ven­tud den­tro del sector agra­rio, ade­más de es­ta­ble­cer las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra que los jó­ve­nes agri­cul­to­res pue­dan em­pren­der su ac­ti­vi­dad.

Des­de UPA An­da­lu­cía plan­tea­mos una se­rie de pro­pues­tas aña­di­das pa­ra ha­cer fren­te a es­tos pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les. En­tre ellas es­tá el que la organización agra­ria, de la mano de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes, jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en la ver­te­bra­ción del sector, tra­ba­jan­do por la me­jo­ra de los ca­na­les de co­mer­cia­li­za­ción del acei­te de oli­va y acei­tu­na de me­sa, apo­yan­do y pro­mo­vien­do la crea­ción de es­truc­tu­ras que per­mi­tan la con­cen­tra­ción de la ofer­ta y que re­fuer­cen la pos­tu­ra ne­go­cia­do­ra de los pro­duc­to­res fren­te al re­du­ci­do nú­me­ro de agen­tes de com­pra.

A su vez, el sector oli­va­re­ro, es­pe­cial­men­te el oli­var de sie­rra que cuen­ta con gra­ves li­mi­ta­cio­nes en su sis­te­ma de pro­duc­ción co­mo la pen­dien­te, de­be for­mar par­te de los sec­to­res que se in­te­gran den­tro de aque­llos sen­si­bles pa­ra re­ci­bir ayu­das aso­cia­das, tal y co­mo per­mi­te la ac­tual Po­lí­ti­ca Agra­ria Co­mu­ni­ta­ria.

Pa­ra UPA An­da­lu­cía se ha­ce obli­ga­to­rio igual­men­te re­vi­sar y me­jo­rar los ins­tru­men­tos de la OCM úni­ca, y en par­ti­cu­lar el sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to pri­va­do, con la mo­di­fi­ca­ción de los pre­cios de des­en­ca­de­na­mien­to del sis­te­ma que ten­gan en cuen­ta los cos­tes de pro­duc­ción, así co­mo ha­cer­lo más tras­pa­ren­te y ágil pa­ra que ac­túe cuan­do real­men­te sea ne­ce­sa­rio.

Tan­to la in­ter­pro­fe­sio­nal del acei­te de oli­va, co­mo la de acei­tu­na de me­sa, con­ti­núan sus tra­ba­jos, cen­tra­dos en la pro­mo­ción y la investigación e innovación. Se de­be apro­ve­char es­ta es­truc­tu­ra en la que UPA so­mos ac­to­res prin­ci­pa­les y de­ci­so­rios, pa­ra con­se­guir un me­jor po­si­cio­na­mien­to de nues­tros pro­duc­tos en el mer­ca­do mun­dial. Fi­nal­men­te, es ne­ce­sa­rio pre­sio­nar a las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra que es­ta­blez­can po­lí­ti­cas de apo­yo a la con­cen­tra­ción de la ofer­ta.

La Xy­le­lla en tam­bién otra se­ria ame­na­za pa­ra An­da­lu­cía. Es una bac­te­ria que afec­ta gra­ve­men­te no so­lo al oli­var, sino a una gran can­ti­dad de cul­ti­vos agrí­co­las y es­pe­cies or­na­men­ta­les. Es­ta en­fer­me­dad ha da­do el sal­to a la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y han si­do de­tec­ta­dos ya has­ta cin­co fo­cos en la pro­vin­cia de Ali­can­te, pe­ro por suer­te pa­ra el sector oli­va­re­ro, la sub­es­pe­cie ha­lla­da afec­ta so­lo y por el mo­men­to al cul­ti­vo del al­men­dro. A pe­sar de ello, da­da su ele­va­da ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, mu­ta­ción y la fa­ci­li­dad de ad­qui­rir hués­pe­des dis­tin­tos que trans­mi­ten la en­fer­me­dad de unas plan­tas in­fec­ta­das a otras, de­be­mos de te­ner cla­ro que Xy­le­lla pue­de ge­ne­rar en An­da­lu­cía un gra­ve per­jui­cio eco­nó­mi­co. Es por ello por lo que des­de UPA An­da­lu­cía he­mos so­li­ci­ta­do a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas un Plan de Ac­ción que con­tem­ple un pro­yec­to de investigación, con­trol, for­ma­ción de téc­ni­cos, de agri­cul­to­res y ayu­das su­fi­cien­tes pa­ra los agri­cul­to­res afec­ta­dos. A los agri­cul­to­res les re­co­men­da­mos que ex­tre­men las pre­cau­cio­nes y se evi­ten ma­las prácticas con el mo­vi­mien­to del material ve­ge­tal.

Co­mo se pue­de apre­ciar, son a día de hoy más som­bras que lu­ces las que aque­jan al sector de la oli­vi­cul­tu­ra, y que sin du­da al­gu­na, la ca­pa­ci­dad que ten­ga­mos de re­sol­ver o no to­dos es­tos pro­ble­mas, mar­ca­rá el de­ve­nir del cul­ti­vo en un fu­tu­ro no muy le­jano.

Pa­ra ha­cer fren­te a to­dos los desafíos, la Unión de Pe­que­ños Agri­cul­to­res y Ga­na­de­ros de An­da­lu­cía, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, se po­ne a dis­po­si­ción de to­do el sector agra­rio. UPA An­da­lu­cía, es una organización que de­fien­de el mo­de­lo de ex­plo­ta­ción pro­fe­sio­nal y fa­mi­liar, un mo­de­lo de agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría que re­si­de y tra­ba­ja en el me­dio ru­ral y cu­ya prin­ci­pal ren­ta y de­di­ca­ción pro­vie­ne de la ac­ti­vi­dad agrí­co­la y ga­na­de­ra.

Nuestra organización agra­ria tie­ne por ob­je­ti­vo la de­fen­sa de un mo­de­lo de agri­cul­tu­ra -y ga­na­de­ría- que sea sos­te­ni­ble des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, so­cial y me­dioam­bien­tal, es de­cir, un mo­de­lo so­cial, pro­duc­ti­vo, res­pe­tuo­so con el en­torno, y con agri­cul­to­res y ga­na­de­ros su­fi­cien­tes pa­ra evi­tar el des­po­bla­mien­to, la de­ser­ti­za­ción y el des­equi­li­brio te­rri­to­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.