La ca­li­dad co­mo pun­to de par­ti­da del pro­ce­so de en­va­sa­do

Oleo Revista - - SUMARIO - Fo­tos:123rf

EL ENVASADOR TRA­TA­RÁ DE EVI­TAR, POR TO­DOS LOS ME­DIOS, LA RUP­TU­RA DE LA CA­DE­NA DE CA­LI­DAD

El olivo es la fuen­te de ca­li­dad del aceite, pe­ro en es­te fac­tor in­flu­yen un im­por­tan­te nú­me­ro de fac­to­res tan­to am­bien­ta­les, ge­né­ti­cos y agro­nó­mi­cos o pro­duc­ti­vos que con­fi­gu­ran las pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas y ca­li­dad de la acei­tu­na. Pe­ro es en el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción, du­ran­te el al­ma­ce­na­mien­to y el en­va­sa­do, don­de han de man­te­ner­se las ca­rac­te­rís­ti­cas del aceite pro­du­ci­do, sin mer­ma en sus pro­pie­da­des. Al­gu­nos de es­tos ca­sos , es­tos pro­ce­sos vie­nen de­ter­mi­na­dos por la de­man­da, lo cúal de­ter­mi­na que el aceite de oli­va per­ma­nez­ca al­ma­ce­na­do en de­pó­si­tos pa­ra que no pier­da ca­li­dad.

De acuer­do con las nor­mas del Con­se­jo Oleí­co­la In­ter­na­cio­nal, los acei­tes de oli­va que se des­ti­nen al co­mer­cio, de­ben en­va­sar­se en con­te­ne­do­res que ga­ran­ti­cen las nor­mas de hi­gie­ne ali­men­ta­ria. Asi mis­mo, el envasador tra­ta­rá de evi­tar, por to­dos los me­dios, la rup­tu­ra de la ca­de­na de ca­li­dad, un tra­ba­jo que se ini­cia en el cam­po y que de­be aca­bar en el mo­men­to en el que el pro­duc­to es­tá en ma­nos del con­su­mi­dor pa­ra su con­su­mo. An­tes de pro­ce­der al en­va­sa­do, los de­pó­si­tos en la zo­na de la en­va­sa­do­ra son los en­car­ga­dos de re­ci­bir el aceite que va a ser ob­je­to de en­va­sa­do. En mu­chos ca­sos, so­bre to­do en las in­dus­trias es­pe­cia­li­za­das y, en ge­ne­ral, en aque­llas que desean ofre­cer un pro­duc­to ca­rac­te­rís­ti­co de la mar­ca (co­lor, sa­bor), se pro­ce­de a for­mar un com­pues­to de di­ver­sos acei­tes que res­pon­da al ti­po pro­pues­to. Con­se­gui­do és­te y com­pro­ba­da la ana­lí­ti­ca, se ini­cia el pro­ce­so con el fil­tra­do.

La me­jor elec­ción

Cuan­do se pro­ce­de a ele­gir un en­va­se ade­cua­do pa­ra es­te pro­duc­to, se de­ben te­ner en cuen­ta una se­rie de ele­men­tos: la im­per­mea­bi­li­dad a la gra­sa, a los ga­ses y la pro­tec­ción con­tra la luz. Co­mo ci­ta­mos an­te­rior­men­te el COI de­fi­ne co­mo se de­ben en­va­sar los acei­tes, ga­ran­ti­zan­do hi­gie­ne pa­ra que pue­da lle­gar al con­su­mi­dor con to­da la ca­li­dad ali­men­ta­ria. Di­chos con­te­ne­do­res pue­den ser de­pó­si­tos, con­te­ne­do­res o cu­bas que per­mi­tan el trans­por­te a gra­nel del aceite de oli­va. Tam­bién, ba­rri­les me­tá­li­cos en bue­nas con­di­cio­nes, her­mé­ti­ca­men­te ce­rra­dos y re­cu­bier­tos in­te­rior­men­te por un bar­niz pro­tec­tor; bo­tes li­to­gra­fia­dos, nue­vos, her­mé­ti­ca­men­te ce­rra­dos y re­cu­bier­tos in­te­rior­men­te por un bar­niz ade­cua­do y ga­rra­fas y bo­te­llas de cris­tal he­chas con ma­te­ria­les ma­cro­mo­le­cu­la­res.

En cual­quier ca­so, és­te ha de ser un ma­te­rial iner­te que no reac­cio­ne con el aceite ni le co­mu­ni­que olo­res o sa­bo­res ex­tra­ños; tam­bién de­be ser lo más im­permea­ble po­si­ble a la hu­me­dad y al oxí­geno at­mos­fé­ri­cos; de­be pro­te­ger al aceite de la luz y de los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra; no de­be de ser po­ro­so pa­ra no re­te­ner ni trans­pi­rar el aceite; de­be de te­ner con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra la fa­bri­ca­ción de en­va­ses con formación de pa­re­des li­sas y fá­cil­men­te la­va­bles que no

COI DE­FI­NE CO­MO SE DE­BEN EN­VA­SAR LOS ACEI­TES, GA­RAN­TI­ZAN­DO HI­GIE­NE PA­RA QUE PUE­DA LLE­GAR AL CON­SU­MI­DOR CON TO­DA LA CA­LI­DAD ALI­MEN­TA­RIA

re­ten­gan aceite en el ex­te­rior; ha de apor­tar fa­ci­li­dad pa­ra el eti­que­ta­do, em­ba­la­je, pre­cin­ta­do y des­pre­cin­ta­do; una bue­na pre­sen­ta­ción y fa­ci­li­dad de aper­tu­ra, cie­rre y ma­ne­jo por el con­su­mi­dor.

Una vez for­ma­do el en­va­se, és­te de­be de ofre­cer re­sis­ten­cia a las pre­sio­nes y a los gol­pes, tam­bién de­be de ser de fá­cil ma­ne­jo y es­tar pro­vis­to de un es­pa­cio de ca­be­za mí­ni­mo pa­ra el con­tac­to con el ai­re, de­be­ría lle­var cie­rre her­mé­ti­co pa­ra evi­tar en­tra­da de oxí­geno, que no pro­duz­ca go­teos y que sea fá­cil de abrir.

Los en­va­ses más uti­li­za­dos pa­ra el aceite de oli­va son los fa­bri­ca­dos de plás­ti­co, en­tre los más co­mu­nes se en­cuen­tran: PET. Es el más usa­do pa­ra los acei­tes de oli­va y los vír­ge­nes y PP es un plás­ti­co du­ro, es­ta­ble y re­sis­ten­te que ad­mi­te adi­ti­vos que le pro­por­cio­nan di­ver­sas ca­rac­te­rís­ti­cas, es opa­co, se ablan­da a 150 °C y su uso más co­mún es pa­ra ta­po­nes. El vi­drio se em­plea en el en­va­sa­do de los acei­tes de más ca­li­dad y de ma­yor pres­ti­gio, y tam­bién es­tá la ho­ja­la­ta, que se em­plea pa­ra los for­ma­tos de ma­yor ta­ma­ño.

Ope­ra­cio­nes del en­va­sa­do

En el pro­ce­so de en­va­sa­do hay dos ope­ra­cio­nes bá­si­cas que se desa­rro­llan si­mul­tá­nea­men­te: el lle­na­do y el do­si­fi­ca­do de en­va­ses, y es ne­ce­sa­rio efec­tuar­las con ma­qui­na­ria que ga­ran­ti­ce pre­ci­sión y lim­pie­za. En ge­ne­ral, una lí­nea de en­va­sa­do cons­ta de los si­guien­tes ele­men­tos, que va­mos a des­cri­bir a con­ti­nua­ción.

El po­si­cio­na­dor de en­va­ses, se des­car­gan en una tol­va, pro­ce­den­tes de la lí­nea de fa­bri­ca­ción, en su ca­so, o de los pa­lets o con­te­ne­do­res en que se re­ci­ben. El po­si­cio­na­dor los si­túa co­rrec­ta­men­te so­bre la ca­de­na trans­por­ta­do­ra de en­va­ses. El so­pla­dor, lim­pia los en­va­ses de im­pu­re­zas con ai­re a pre­sión. Ca­be se­ña­lar que tan­to es­te ele­men­to co­mo el an­te­rior no exis­te en las lí­neas más ele­men­ta­les.

El equi­po pa­ra el des­oxi­ge­na­do del aceite, don­de el oxí­geno di­suel­to en el aceite y el que se acu­mu­la en el es­pa­cio de ca­be­za, es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de de­te­rio­ro del aceite en­va­sa­do. Es­te me­ca­nis­mo de des­oxi­ge­na­do in­yec­ta al aceite, an­tes de lle­gar a la lle­na­do­ra, un gas iner­te, el ni­tró­geno ge­ne­ral­men­te, que sus­ti­tu­ye al ai­re o lo en­ri­que­ce en de­tri­men­to del oxí­geno. La lle­na­do­ra- do­si­fi­ca­do­ra que en pri­mer lu­gar una es­tre­lla po­si­cio­na­do­ra re­co­ge los en­va­ses del trans­por­ta­dor y los si­túan so­bre una pla­ta­for­ma mó­vil que fa­ci­li­ta la en­tra­da del ele­men­to de lle­na­do que in­tro­du­ce el aceite ha­cia las pa­re­des. El do­si­fi­ca­dor pue­de ser vo­lu­mé­tri­co, por pe­so, o por ni­vel fi­ja­do por me­dios elec­tró­ni­cos. En mu­chos ca­sos cuen­tan con un pequeño or­de­na­dor que per­mi­te fi­jar las do­sis con co­mo­di­dad. Las lle­na­do­ras pue­den ser en lí­nea o ro­ta­ti­vas, pa­ra en­va­ses de ho­ja­la­ta, cris­tal, plás­ti­co, etc. Cuen­tan con un de­pó­si­to cen­tral pa­ra el aceite y con ali­men­ta­dor, cons­trui­do en ace­ro inoxi­da­ble co­mo to­dos los ele­men­tos en con­tac­to con el aceite.

Pos­te­rior­men­te los en­va­ses pa­san a la ce­rra­do­ra, don­de con­ti­núan por la ca­de­na trans­por­ta­do­ra has­ta la má­qui­na ce­rra­do­ra pre­pa­ra­da pa­ra ta­po­nes o cáp­su­las a pre­sión, o con cie­rre a ros­ca me­dian­te ca­be­za­les ros­ca­do­res re­gu­la­bles pa­ra ta­po­nes ti­po pil­fer­proof. Co­mo ele­men­to au­xi­liar pue­de lle­var una tol­va pa­ra ta­po­nes, dis­co dis­tri­bui­dor y ram­pa de ba­ja­da de ta­po­nes. Las ins­ta­la­cio­nes más sen­ci­llas ca­re­cen de es­te ele­men­to y el ta­po­na­do se ha­ce de for­ma manual. En otras ins­ta­la­cio­nes más com­ple­jas la ma­qui­na lle­na­do­ra y la ce­rra­do­ra for­man un con­jun­to.

Y fi­nal­men­te, se pro­ce­de al pa­so a la eti­que­ta­do­ra don­de exis­te una ga­ma de ma­yor o me­nor com­ple­ji­dad, in­clu­so en las en­va­sa­do­ras más sim­ples las eti­que­tas autoadhesivas se co­lo­can ma­nual­men­te en el en­va­se. Las má­qui­nas más sen­ci­llas lle­van un dis­pen­sa­dor de eti­que­tas autoadhesivas de las que se­pa­ra el pa­pel so­por­te y las si­túa so­bre el en­va­se. Otras es­tán pre­pa­ra­das pa­ra en­co­lar la eti­que­ta. Los ca­be­za­les pue­den ir mon­ta­dos a dos ca­ras, pa­ra co­lo­car eti­que­ta y con­tra­eti­que­ta, con ele­men­tos po­si­cio­na­do­res. Tam­bién pue­den es­tar pro­vis­tas de ca­be­za­les eti­que­ta­do­res au­to­má­ti­cos que per­mi­ten im­pri­mir da­tos com­ple­men­ta­rios so­bre la eti­que­ta.

Tras es­ta fa­se, el en­va­se que­da pre­pa­ra­do pa­ra su ex­pe­di­ción a los di­fe­ren­te cen­tros de dis­tri­bu­ción y con­su­mo, acu­mu­la­do en ban­de­jas si­tua­das al fi­nal del trans­por­ta­dor de en­va­ses pa­ra so­me­ter­se a otras ope­ra­cio­nes com­ple­men­ta­rias que en las en­va­sa­do­ras más sen­ci­llas se ha­cen de for­ma manual.

El pro­ce­so fi­na­li­za con el pro­ce­so de em­ba­la­je don­de se en­cuen­tran las for­ma­do­ras- en­ca­ja­do­ras, don­de los en­va­ses lle­gan a las ca­jas de car­tón, ya des­ple­ga­das, y se in­tro­du­cen agru­pa­das has­ta com­ple­tar la ca­pa­ci­dad pre­vis­ta. Por el trans­por­ta­dor de ca­jas son con­du­ci­das has­ta el ce­rra­dor de ca­jas, que con­clu­ye la ope­ra­ción pre­via a la ex­pe­di­ción, ce­rran­do y pre­cin­tan­do las ca­jas, sa­lien­do has­ta el ope­ra­rio que las si­túa so­bre los pa­lets o las en­tre­ga a la pa­le­ti­za­do­ra au­to­má­ti­ca, lis­to pa­ra su dis­tri­bu­ción.

En otras ins­ta­la­cio­nes más com­ple­jas la ma­qui­na lle­na­do­ra y la ce­rra­do­ra for­man un con­jun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.