Al­ma­za­ra Pa­go las Mon­jas

Al­ma­za­ra Pa­go las Mon­jas lu­cha por ge­ne­rar y en­ri­que­cer la cul­tu­ra del oli­var y del aceite de oli­va vir­gen ex­tra, pa­ra ello y a tra­vés del Oleo­Tu­ris­mo co­men­zó a desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des que per­mi­ten co­no­cer y com­pren­der las di­fe­ren­cias en­tre los pro­duc­tos

Oleo Revista - - SUMARIO -

Pa­go las Mon­jas na­ce de la ilu­sión y pues­ta en valor del Pa­tri­mo­nio fa­mi­liar. Des­cen­dien­tes de una fa­mi­lia tra­di­cio­nal mo­li­ne­ra des­de ha­ce mu­chos si­glos. Su abue­la ma­ter­na te­nía un mo­lino que es­tu­vo fun­cio­nan­do has­ta me­dia­dos de los años 80, mo­lino don­de se cria­ron y don­de apren­die­ron a va­lo­rar la im­por­tan­cia que tie­ne el aceite de oli­va co­mo eje ver­te­bra­dor de la Sie­rra de Mon­to­ro, tan­to eco­nó­mi­ca co­mo so­cial­men­te.

Jo­sé Ma­nuel y Ja­vier Prie­to, pro­pie­ta­rios de la al­ma­za­ra al ca­bo de los años, y con la ines­ti­ma­ble ayu­da de sus pa­dres, so­bre to­do de su ma­dre, de­ci­die­ron em­pren­der su ca­mino en el mun­do de los Vir­ge­nes Ex­tra. Su vi­sión, la au­sen­cia de AOVEs de pri­me­ra ca­li­dad, e ini­cia­ron el sue­ño de aper­tu­ra de abrir un nue­vo mo­lino, anexo al mo­lino his­tó­ri­co de 1754, don­de usan­do las nue­vas tec­no­lo­gías ex­traer y co­mer­cia­li­zar los mag­ní­fi­cos acei­tes de nues­tra Sie­rra de Mon­to­ro. En el años 2015, inau­gu­ra­ron la Al­ma­za­ra Pa­go las Mon­jas.

Ne­ce­si­dad de co­no­ci­mien­to

Des­de el pri­mer día pu­die­ron ob­ser­var co­mo sus clien­tes de­man­da­ban co­no­ci­mien­to, tan­to de la his­to­ria y tra­di­ción del aceite de nues­tra sie­rra co­mo de las nue­vas téc­ni­cas de re­co­lec­ción y ex­trac­ción y fue así

co­mo po­co a po­co co­men­za­ron a or­ga­ni­zar vi­si­tas guia­das al cam­po y a las ins­ta­la­cio­nes, ter­mi­nan­do las vi­si­tas en el an­ti­guo mo­lino, don­de la gen­te se pue­de trans­por­tar al 1754.

El ob­je­ti­vo de sus vi­si­tas es la in­tro­duc­ción al mun­do de los AOVEs, dan­do a co­no­cer to­dos los pro­ce­sos pa­ra la ob­ten­ción del aceite de oli­va vir­gen ex­tra des­de el oli­var a la bo­te­lla, ha­cien­do un re­co­rri­do por los oli­vos, la fá­bri­ca y su en­torno his­tó­ri­co. En el tra­tan te­mas muy di­fe­ren­tes que van des­de las ca­li­da­des, las cos­tum­bres de es­ta tie­rra, his­to­ria de la em­pre­sa fa­mi­liar…. y de to­das aque­llas du­das que sur­gen en un en­torno tan es­pe­cial y con tan­to arrai­go.

El valor de la tra­di­ción

Pa­ra po­der va­lo­rar un pro­duc­to, hay que co­no­cer­lo y el oleo­tu­ris­mo da la opor­tu­ni­dad de mos­trar los pro­ce­sos tal y co­mo son, ver sus di­fi­cul­ta­des y nos fa­ci­li­ta la ven­ta de los AOVES una vez ca­ta­dos. No es lo mis­mo la re­co­lec­ción en un oli­var tra­di­cio­nal de al­ta mon­ta­ña que en un oli­var su­per­in­ten­si­vo de cam­pi­ña. Con una re­co­lec­ción más tra­di­cio­nal, y un cui­da­di­si­mo ma­ne­jo del fru­to ela­bo­ran un pro­duc­to que nos ofre­ce­rá unas ca­li­da­des don­de la im­pron­ta de es­tos cui­da­dos que­dan re­fle­ja­dos.

To­da es­ta for­ma de ha­cer, y el co­no­ci­mien­to co­mo agri­cul­tor, mo­li­ne­ro y envasador ofre­cen al vi­si­tan­te una vi­sión del ci­clo com­ple­to den­tro de la mis­ma fin­ca sin ne­ce­si­dad de mo­ver­se. ¡To­do un pri­vi­le­gio!.

Oleo­tu­ris­mo

En la ac­tua­li­dad , cuen­tan con vi­si­tas du­ran­te to­do el año de en­tre 8 y 10 gru­pos, en­tre los que se en­cuen­tran to­do ti­po de vi­si­tan­tes con per­fi­les bien di­fe­ren­cia­dos. Des­de co­le­gios, aso­cia­cio­nes y par­ti­cu­la­res. Con gran éxi­to e in­te­rés, los ob­je­ti­vos que se han de­fi­ni­do pa­ra es­te año en con­so­li­dad su ofer­ta y du­pli­car el nú­me­ro de vi­si­tas pa­ra la cam­pa­ña 2018/2019.

Los re­co­rri­dos rea­li­za­dos co­mien­zan con la re­co­lec­ción del fru­to, en la zo­na don­de los jor­na­le­ros se en­cuen­tran re­co­lec­tan­do la acei­tu­na de los oli­vos. El vi­si­tan­te que se ani­me, pue­de po­ner­se en la piel de un jor­na­le­ro, y vi­vir la ex­pe­rien­cia de rea­li­zar una la­bor que en es­ta mis­ma tie­rra se lle­va ha­cien­do cien­tos de años. Se rea­li­za­rá una ex­pli­ca­ción so­bre los di­fe­ren­tes mé­to­dos de re­co­lec­ción. Pos­te­rior­men­te, la vi­si­ta con­ti­nua en la al­ma­za­ra a la zo­na de en­tra­da de acei­tu­na, allí se mues­tra có­mo se re­cep­cio­na el fru­to del cam­po. Se ex­pli­ca la lim­pie­za y el tra­to del fru­to an­tes de su trans­for­ma­ción.

Pos­te­rior­men­te , se da pa­so a la fá­bri­ca don­de se ve co­mo se trans­for­ma el fru­to en Aceite de Oli­va Vir­gen Ex­tra, con la ex­pli­ca­ción del pro­ce­so. La Bo­de­ga y zo­na de en­va­sa­do, don­de se co­no­cen los mé­to­dos de conservación y el pro­ce­so de en­va­sa­do, ca­si ar­te­sa­nal, ofre­cien­do siem­pre la par­ti­cii­pa­ción del vi­si­tan­te en to­dos es­tos pro­ce­sos.

La vi­si­ta fi­na­li­za con una Ca­ta de ini­cia­ción, en el en­torno de nues­tro mo­lino his­tó­ri­co. Se ex­pli­can los di­fe­ren­tes ti­pos de Acei­tes de Oli­va , se ca­tan y, se apren­den dis­tin­guir aro­mas y sa­bo­res.

Los ni­ños co­mo fu­tu­ros con­su­mi­do­res

Al­ma­za­ra Pa­go las Mon­jas lu­cha por fo­men­tar la cul­tu­ra del oli­var y del aceite de oli­va vir­gen ex­tra. Es por eso que con­si­de­ran que las ac­ti­vi­da­des di­dác­ti­cas, orien­ta­das a ni­ños has­ta 9 años les ayu­da­rá a te­ner con­cien­cia y valor del pro­duc­to. Es­ta a cti­vi­dad se de­no­mi­na “Oleo­pe­que­tu­ris­mo”, y es­tán pen­sa­das pa­ra rea­li­zar­las bien en fa­mi­lia o con otros ni­ños a lo lar­go de to­do el año y jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der el pro­duc­to ba­se de nues­tra me­di­te­rrá­nea.

PA­GO LAS MON­JAS NA­CE DE LA ILU­SIÓN Y PUES­TA EN VALOR DEL PA­TRI­MO­NIO FA­MI­LIAR

Fo­tos: Al­ma­za­ra Pa­go las Mon­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.