Cri­sis y opor­tu­ni­da­des pa­ra la acei­tu­na de me­sa

Oleo Revista - - SUMARIO - Por An­to­nio Ro­drí­guez, res­pon­sa­ble del sec­tor de acei­tu­na de me­sa de COAG An­da­lu­cía

El sec­tor de la acei­tu­na de me­sa ha su­fri­do un fuer­te va­ra­pa­lo con los aran­ce­les an­ti­sub­ven­ción y an­ti­dum­ping im­pues­tos por el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra, fal­ta que la Co­mi­sión de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal con­clu­ya su in­ves­ti­ga­ción so­bre el su­pues­to da­ño al sec­tor acei­tu­ne­ro ca­li­for­niano, pe­ro las pers­pec­ti­vas no son muy ha­la­güe­ñas, vis­tos los pre­ce­den­tes.

Ya se han registrado im­por­tan­tes re­cor­tes en em­pleo (fun­da­men­tal­men­te en la in­dus­tria, por­que la re­co­lec­ción de es­tas va­rie­da­des es­tá 100% me­ca­ni­za­da) por el brus­co des­cen­so de las ex­por­ta­cio­nes. Pe­ro el ma­za­zo pue­de ex­ten­der­se a más sec­to­res pro­duc­ti­vos si la in­ten­ción fi­nal de Do­nald Trump es cues­tio­nar la Po­lí­ti­ca Agrí­co­la Co­mún y sus ayu­das, a pe­sar de que es­tán ple­na­men­te re­co­no­ci­das y le­gi­ti­ma­das por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio (OMC).

Por eso, la Unión Eu­ro­pea de­be to­mar car­tas en el asun­to y de­fen­der a sus sec­to­res pro­duc­ti­vos con la con­tun­den­cia ne­ce­sa­ria. En ésas es­tán el Con­se­je­ro y el Mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, con el res­pal­do de to­do el sec­tor.

Des­de COAG, de­fen­de­mos la acei­tu­na de Es­pa­ña y re­cha­za­mos fron­tal­men­te los aran­ce­les abu­si­vos. No obs­tan­te, cree­mos que lo que ha ocu­rri­do tam­bién de­be ser­vir­nos pa­ra ha­cer au­to­crí­ti­ca y ana­li­zar si po­de­mos me­jo­rar, pa­ra que ni Trump ni na­die pue­da en­con­trar el me­nor res­qui­cio pa­ra lle­var a ca­bo sus tro­pe­lías.

En ese sen­ti­do, es­ta or­ga­ni­za­ción agra­ria con­si­de­ra que el sec­tor de la acei­tu­na de me­sa tie­ne que me­jo­rar en trans­pa­ren­cia. Pa­ra ello, ne­ce­si­ta­mos ins­tru­men­tos de ve­ri­fi­ca­ción co­mo pue­den ser los con­tra­tos ti­po en­tre agri­cul­to­res e in­dus­tria­les, unos con­tra­tos que re­fle­jen por es­cri­to los cos­tes de pro­duc­ción y los pre­cios de com­pra. Por cier­to, en Es­ta­dos Uni­dos los hay. COAG An­da­lu­cía los ha pro­pues­to en múl­ti­ples oca­sio­nes en la In­ter­pro­fe­sio­nal de acei­tu­na de me­sa, In­te­ra­cei­tu­na, y ha plan­tea­do que sean un ob­je­ti­vo en la ex­ten­sión de

nor­ma ac­tual. Sin em­bar­go, es­ta he­rra­mien­ta no se ha pues­to en mar­cha has­ta aho­ra por el ve­to de la in­dus­tria. Sin esos con­tra­tos, la Ley de Ca­de­na Ali­men­ta­ria, que ha su­pues­to un avan­ce pa­ra el sec­tor agra­rio, que­da en pa­pel mo­ja­do.

El sec­tor tie­ne otros pro­ble­mas im­por­tan­tes, con cri­sis que afec­tan a al­gu­nas va­rie­da­des em­ble­má­ti­cas. Por ejem­plo la acei­tu­na gordal de Sevilla se ha pa­ga­do en ori­gen a 0,65 eu­ros, lo que sig­ni­fi­ca la mi­tad del cos­te de pro­duc­ción, que se si­túa en torno a los 1,05 eu­ros, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra. Es­to tie­ne con­se­cuen­cias ne­fas­tas pa­ra los agri­cul­to­res, que en al­gu­nos ca­sos in­clu­so es­tán arran­can­do oli­vos.

¿Por qué pa­sa es­to?

Por las im­por­ta­cio­nes ma­si­vas de una va­rie­dad de as­pec­to si­mi­lar a la gordal, pro­ce­den­te de Egip­to. Se­gún la Agen­cia de In­for­ma­ción y Con­trol Ali­men­ta­rios, la AICA, te­ne­mos unas exis­ten­cias de 90 mi­llo­nes de ki­los de gordal, cuan­do las ven­tas por cam­pa­ña se si­túan en torno a los 50 mi­llo­nes, y es­ta­mos a tres me­ses de la nue­va re­co­lec­ción. An­te un ex­ce­so de ofer­ta, los pre­cios al pro­duc­tor ba­jan y la ca­li­dad de nues­tra gordal no se ve remunerada.

La in­dus­tria di­ce que es­tas acei­tu­nas im­por­ta­das son más ver­sá­ti­les, “no son más ba­ra­tas”. Pe­ro to­dos sa­be­mos có­mo son los suel­dos de un tra­ba­ja­dor en el ter­cer mun­do y la du­do­sa tra­za­bi­li­dad de es­tas im­por­ta­cio­nes en cuan­to a la for­ma de pro­duc­ción (uso de fi­to­sa­ni­ta­rios no au­to­ri­za­dos en la UE, res­pe­to al me­dio am­bien­te, etc.). Es­to lo ha­ce po­si­ble una ne­fas­ta ley de ca­li­dad, que apro­bó el an­te­rior go­bierno pe­se a la opo­si­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes agra­rias y las coo­pe­ra­ti­vas. Una ley que no de­fien­de la ca­li­dad ni la trans­pa­ren­cia, al no exi­gir que se men­cio­ne en los en­va­ses la va­rie­dad y el ori­gen.

Des­de COAG he­mos pe­di­do al Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra que se mo­di­fi­que pa­ra que sea obli­ga­to­rio in­cluir la iden­ti­fi­ca­ción va­rie­tal en to­dos los en­va­ses. Si el con­su­mi­dor quie­re com­prar acei­tu­na de Egip­to, po­drá ha­cer­lo, se­rá su elec­ción, pe­ro sa­bien­do exac­ta­men­te qué es lo que com­pra, no mo­vi­do por la con­fu­sión.

De ese mo­do, con trans­pa­ren­cia e in­for­ma­ción ri­gu­ro­sa, se res­pal­da el tra­ba­jo por la ca­li­dad, que es la que ha con­ver­ti­do a nues­tra acei­tu­na de me­sa en un pro­duc­to va­lo­ra­do y de­man­da­do en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

La va­rie­dad man­za­ni­lla, con una pro­duc­ción de 155,57 to­ne­la­das (un 27,8% me­nos que la an­te­rior cam­pa­ña), es­tá en una si­tua­ción al­go me­jor, se ha pa­ga­do a 0,75 eu­ros, pe­ro si­gue sin lle­gar a cu­brir los cos­tes de pro­duc­ción. La se­quía y el buen pre­cio del acei­te ha pro­vo­ca­do que al­gu­nos agri­cul­to­res des­via­sen par­te de su co­se­cha a mo­lino, y así pu­die­ron me­jo­rar la ren­ta­bi­li­dad de su co­se­cha. En años an­te­rio­res, la man­za­ni­lla tam­bién ha su­fri­do la com­pe­ten­cia des­leal de acei­tu­na si­mi­lar pro­ce­den­te de paí­ses ter­ce­ros.

Y es que des­de COAG es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el fu­tu­ro del sec­tor pa­sa por se­guir me­jo­ran­do en ca­li­dad. Por eso, por­que cree­mos que la ca­li­dad es el ca­mino, he­mos res­pal­da­do en los tri­bu­na­les la IGP man­za­ni­lla y gordal de Sevilla, fren­te al re­cha­zo de la in­dus­tria. Y por eso apo­ya­mos los pro­yec­tos de IGP o de cual­quier otra fi­gu­ra de ca­li­dad en va­rie­da­des co­mo la ho­ji­blan­ca, en el eje cen­tral de An­da­lu­cía.

Por úl­ti­mo, es­ta or­ga­ni­za­ción agra­ria pro­po­ne que el sec­tor de la acei­tu­na de me­sa pue­da ser po­ten­cial­men­te be­ne­fi­cia­rio de una ayu­da aso­cia­da si cum­ple unas ca­rac­te­rís­ti­cas con­cre­tas en cuan­to a con­di­cio­nes de la plan­ta­ción y re­co­lec­ción, y así lo ha tras­la­da­do a la Con­se­je­ría de Agri­cul­tu­ra a tra­vés del do­cu­men­to de Po­si­ción de An­da­lu­cía an­te la fu­tu­ra PAC post 2020.

Nos ju­ga­mos mu­cho. El sec­tor de la acei­tu­na de me­sa apor­ta más de 1.300 mi­llo­nes de eu­ros a la pro­duc­ción fi­nal agra­ria. Ge­ne­ra más de dos mi­llo­nes de jor­na­les y 8.000 pues­tos de tra­ba­jo. Cuen­ta con 16.000 ex­plo­ta­cio­nes, que abar­can 95.000 hec­tá­reas, y 300 em­pre­sas. Se con­cen­tra prin­ci­pal­men­te en la pro­vin­cia de Sevilla, don­de cuen­ta con más de 80.000 hec­tá­reas, pe­ro es­tá pre­sen­te tam­bién en ca­si to­das las pro­vin­cias an­da­lu­zas.

AN­TE UN EX­CE­SO DE OFER­TA, LOS PRE­CIOS AL PRO­DUC­TOR BA­JAN Y LA CA­LI­DAD DE NUES­TRA GORDAL NO SE VE REMUNERADA

Fo­tos: COAG An­da­lu­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.