Más allá de la ali­men­ta­ción

Oleo Revista - - SUMARIO - Fotos:123rf

La Die­ta Me­di­te­rrá­nea es una fi­lo­so­fía de vi­da ba­sa­da en una for­ma de ali­men­ta­ción, de co­ci­nar ali­men­tos, com­par­tir­los, dis­fru­tar de nues­tro en­torno y nues­tro pai­sa­je, vi­vir y re­la­cio­nar­nos con el me­dio, así co­mo ge­ne­rar ar­te y cul­tu­ra, his­to­ria y tra­di­cio­nes, vin­cu­la­dos a nues­tros ali­men­tos em­ble­má­ti­cos y a su ori­gen. Se­gún se­ña­la la UNES­CO, “La die­ta me­di­te­rrá­nea no com­pren­de so­la­men­te la ali­men­ta­ción, ya que es un ele­men­to cul­tu­ral que pro­pi­cia la in­ter­ac­ción so­cial.”, de­cla­rán­do­la en no­viem­bre de 2010 Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad en Nai­ro­bi (Ke­nia). Re­cien­te­men­te, in­ves­ti­ga­do­res es­pa­ño­les han en­con­tra­do que aque­llas per­so­nas con una ma­yor ad­he­ren­cia a la die­ta me­di­te­rrá­nea pre­sen­tan ma­yo­res ni­ve­les de bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co.

Ls un pa­tri­mo­nio que une los há­bi­tos ali­men­ta­rios de los pue­blos de la cuen­ca del mar Mediterráneo (Ita­lia, Es­pa­ña, Gre­cia, Ma­rrue­cos, Por­tu­gal, Croa­cia y Chi­pre), con­so­li­da­do a tra­vés de los si­glos, man­te­nién­do­se prác­ti­ca­men­te in­mu­ta­ble has­ta los años cin­cuen­ta, y que va mu­cho más allá de un sim­ple lis­ta de ali­men­tos pa­ra re­fe­rir­se a la cul­tu­ra de la vi­da, a las prác­ti­cas so­cia­les y tra­di­cio­na­les agrí­co­las.

Eti­mo­lo­gía

La Die­ta me­di­te­rrá­nea es, co­mo su­gie­re la eti­mo­lo­gía de la pa­la­bra (del grie­go diai­ta), un es­ti­lo de vi­da, un mo­dus vi­ven­di, un ele­men­to re­la­cio­nal y cul­tu­ral que for­ta­le­ce el sen­ti­do de per­te­nen­cia y de in­ter­cam­bio en­tre los pue­blos que vi­ven en la cuen­ca del Mediterráneo. Por­que el “co­mer jun­tos”, tí­pi­co de la Die­ta me­di­te­rrá­nea, no quie­re de­cir sim­ple­men­te dis­fru­tar de una co­mi­da sino que sig­ni­fi­ca for­ta­le­cer la ba­se de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, pro­mo­ver el diá­lo­go y la crea­ti­vi­dad, trans­mi­tir la iden­ti­dad y los va­lo­res de las co­mu­ni­da­des.

Pi­rá­mi­de ali­men­ta­ria

Pan, pas­ta, ver­du­ras, le­gum­bres, fru­ta fres­ca y frutos se­cos, pe­ro tam­bién car­ne blan­ca, pes­ca­dos, lác­teos, hue­vos, acei­te de oliva y vino son los ali­men­tos en que se ba­sa la Die­ta me­di­te­rrá­nea. Un mo­de­lo ali­men­ta­rio sano y equi­li­bra­do ba­sa­do prin­ci­pal­men­te en ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal y en su con­su­mo va­ria­do y equi­li­bra­do, que se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción en sie­te paí­ses di­fe­ren­tes que mi­ran al “Ma­re

2.397 PAR­TI­CI­PAN­TES DE TO­DO EL TE­RRI­TO­RIO ES­PA­ÑOL FUE­RON EN­TRE­VIS­TA­DOS EN EL MAR­CO DEL PRO­YEC­TO EDAD CON SA­LUD

Nos­trum”. Nu­me­ro­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do, ade­más, que la Die­ta me­di­te­rrá­nea es una die­ta sa­lu­da­ble que ayu­da a pre­ve­nir las prin­ci­pa­les en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res, la dia­be­tes, la obe­si­dad y la bu­li­mia, y, gra­cias al po­der an­ti­oxi­dan­te del acei­te de oliva com­bi­na­do con el con­su­mo de ver­du­ras, una im­por­tan­te he­rra­mien­ta en la pre­ven­ción de tu­mo­res.

Pe­ro el va­lor de la Die­ta me­di­te­rrá­nea, es­que­ma­ti­za­da por los nu­tri­cio­nis­tas a tra­vés de la pi­rá­mi­de ali­men­ta­ria, no re­si­de só­lo en cues­tio­nes nu­tri­cio­na­les, so­cia­les y cul­tu­ra­les. Gra­cias al uso de re­cur­sos na­tu­ra­les y de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro de ba­ja in­ten­si­dad (pues­to que se ba­sa prin­ci­pal­men­te en ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal), al res­pe­to de la es­ta­cio­na­li­dad de los pro­duc­tos, de la tie­rra y de la bio­di­ver­si­dad (a tra­vés de di­fe­ren­tes siem­bras y de la rotación de cul­ti­vos), la Die­ta me­di­te­rrá­nea pre­ser­va el equi­li­brio en­tre la na­tu­ra­le­za y el hom­bre y la re­no­va­ción de los re­cur­sos. Es, en de­fi­ni­ti­va, un mo­de­lo de die­ta sa­lu­da­ble sos­te­ni­ble, uno de los pa­tro­nes ali­men­ta­rios más sos­te­ni­bles tan­to pa­ra el me­dio am­bien­te co­mo pa­ra la sa­lud.

Nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes

En los úl­ti­mos años, múl­ti­ples in­ves­ti­ga­cio­nes han re­la­cio­na­do un mejor fun­cio­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar con la die­ta me­di­te­rrá­nea, que se ca­rac­te­ri­za por un al­to con­su­mo de fru­tas, ver­du­ras, le­gum­bres, ce­rea­les y frutos se­cos, un con­su­mo mo­de­ra­do de lác­teos, pes­ca­do, po­llo y hue­vos, y un ba­jo con­su­mo de car­nes ro­jas y pro­ce­sa­das. Aho­ra, un tra­ba­jo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Psy­cho­logy and Health ha mos­tra­do que la ad­he­ren­cia a es­te pa­trón ali­men­ta­rio tam­bién tie­ne una re­la­ción po­si­ti­va con el bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co.

2.397 par­ti­ci­pan­tes en el es­tu­dio

El es­tu­dio fue rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid (UAM), en co­la­bo­ra­ción con el Parc Sa­ni­ta­ri Sant Joan de Déu (PSSJD) de Bar­ce­lo­na, per­te­ne­cien­tes al Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca en Red de Sa­lud Men­tal (CIBERSAM), e in­clu­yó a 2.397 par­ti­ci­pan­tes de to­do el te­rri­to­rio es­pa­ñol en­tre­vis­ta­dos en el mar­co del pro­yec­to Edad con Sa­lud.

Los re­sul­ta­dos evi­den­cian que aque­llas per­so­nas con una ma­yor ad­he­ren­cia a la die­ta me­di­te­rrá­nea tam­bién pre­sen­tan una ma­yor sa­tis­fac­ción con la vi­da, y ex­pe­ri­men­tan me­nos emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, am­bos com­po­nen­tes del de­no­mi­na­do bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co o sub­je­ti­vo.

Ais­lar va­ria­bles

Pa­ra lle­gar a es­ta con­clu­sión ais­la­mos el efec­to de mu­chas va­ria­bles que po­drían ser res­pon­sa­bles de es­tas re­la­cio­nes, co­mo edad, se­xo, fac­to­res so­cio­eco­nó­mi­cos, es­ta­do de sa­lud, ni­vel de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, con­su­mo de ta­ba­co o in­clu­so pre­sen­cia de de­pre­sión a lo lar­go de la vi­da”, ase­gu­ra Darío Mo­reno-Agostino, psi­có­lo­go de la UAM y pri­mer fir­man­te del tra­ba­jo.

“Aun así, nues­tros ha­llaz­gos no nos per­mi­ten afir­mar que la ad­he­ren­cia a la die­ta me­di­te­rrá­nea sea la que cau­se efec­tos be­ne­fi­cio­sos en el bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co. Puede que ha­ya otros fac­to­res im­pli­ca­dos en es­ta re­la­ción, y fu­tu­ros es­tu­dios po­drán ahon­dar en ella”, con­clu­ye el in­ves­ti­ga­dor. Más in­for­ma­ción: Mo­reno-Agostino, D., Ca­ba­lle­ro, F.F., Mar­tín-Ma­ría, N., Ty­ro­vo­las, S., Ló­pez- Gar­cía, P., Ro­drí­guez-Ar­ta­le­jo, F., Ha­ro, J.M., Ayuso-Ma­teos, J.L., & Mi­ret, M. (2018). Me­di­te­rra­nean Diet and Well­being: Evi­den­ce from a Na­tion­wi­de Sur­vey. Psy­cho­logy and Health.

La Die­ta me­di­te­rrá­nea es, co­mo su­gie­re la eti­mo­lo­gía de la pa­la­bra (del grie­go diai­ta), un es­ti­lo de vi­da, un mo­dus vi­ven­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.