Cui­da­dos del oli­var co­mo ga­ran­tía de ca­li­dad

Los ele­men­tos que te­ne­mos que te­ner en cuen­ta en la pro­duc­ción del oli­var son la luz y el agua, am­bos ne­ce­sa­rios pa­ra po­der lle­var a ca­bo una pla­ta­ción de oli­vos que te per­mi­tan apos­tar por un apro­ve­cha­mien­to al má­xi­mo del me­dio, así co­mo po­der in­tro­du­cir

Oleo Revista - - SUMARIO -

DE­BE­MOS CO­NO­CER LA CA­PA­CI­DAD DE RE­TEN­CIÓN DE AGUA QUE TIE­NE EL TE­RRENO

El oli­vo no pre­ci­sa de­ma­sia­das ta­reas y cui­da­dos ex­ce­si­vos, com­pa­ra­do con otro ti­po de cul­ti­vos, pe­ro sí que es ne­ce­sa­rio pres­tar aten­ción a de­ter­mi­na­das fa­ses que re­sul­tan cru­cia­les a la ho­ra de de­ter­mi­nar el fu­tu­ro y la ca­li­dad de la pró­xi­ma co­se­cha. Al­gu­nos de es­tos cui­da­dos es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­dos en­tre sí, y no se pue­den con­si­de­rar co­mo pro­ce­sos aislados del res­to. Igual­men­te, es­tos cui­da­dos va­rían se­gún la zo­na, de­bi­do a la oro­gra­fía, tem­pe­ra­tu­ras, pre­ci­pi­ta­cio­nes… És­tas son la po­da, el rie­go, la fer­ti­li­za­ción y cui­da­dos fi­to­sa­ni­ta­rios.

La po­da

La po­da del oli­var, cu­ya pro­duc­ción se des­ti­na al acei­te de oliva, se de­be rea­li­zar des­pués de la re­co­lec­ción y an­tes de que em­pie­ce a flo­re­cer, nor­mal­men­te en los me­ses de invierno, hay quien la si­túa en­tre enero y fe­bre­ro y quien apun­ta a que es en los me­ses de fe­bre­ro y mar­zo cuan­do ha de rea­li­zar­se, pe­ro es­to de­pen­de­rá del cli­ma de ca­da zo­na. En es­ta épo­ca se­ña­la­da te­ne­mos las ye­mas de invierno to­tal­men­te ce­rra­das, e in­clu­so pue­den per­ma­ne­cer inal­te­ra­das has­ta bien en­tra­do fe­bre­ro, aun­que to­do de­pen­de­rá del cli­ma y la zo­na. Con ello se con­si­gue con­fi­gu­rar la es­truc­tu­ra ade­cua­da de la si­guien­te pro­duc­ción de acei­tu­na.

Los ob­je­ti­vos que se per­si­guen con la po­da son va­rios, por una par­te, dis­mi­nuir las fa­ses que no son pro­duc­ti­vas; man­te­ner una co­rrec­ta re­la­ción ho­ja/ma­de­ra bus­can­do que la ma­sa fo­liar sea ade­cua­da pa­ra que la ma­yor par­te del oli­vo re­ci­ba luz so­lar y bue­na ai­rea­ción, es­ta­bi­li­zan­do así la ve­ge­ta­ción con pro­duc­ción de frutos; au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad; re­tra­sar la muer­te del ár­bol y aho­rrar agua del sue­lo. Es­to fa­vo­re­ce­rá la pro­duc­ción de frutos sa­nos con ren­di­mien­to gra­so ade­cua­do.

Den­tro de la po­da, po­de­mos dis­tin­guir en­tre po­da de for­ma­ción, de pro­duc­ción y de re­no­va­ción. La po­da de for­ma­ción se rea­li­za en los pri­me­ros años de vi­da del oli­vo pa­ra fa­ci­li­tar su cre­ci­mien­to y ayu­dar al de­sa­rro­llo de su sis­te­ma re­di­cu­lar; la po­da de pro­duc­ción se rea­li­za ca­da dos años, la po­da de pro­duc­ción se lle­va a ca­bo cda dos años, con el fin de man­te­ner una co­rrec­ta re­la­ción ho­ja/ma­de­ra que nos per­mi­ta man­te­ner una co­rrec­ta ma­sa fo­liar, y que la ma­yor par­te del oli­vo re­ci­ba luz so­lar y man­ten­ga una bue­na ai­rea­ción in­ter­na. Se eli­mi­nan ra­mas se­cas, bro­tes cor­tos y den­sos, y ra­ma cru­za­das. No se de­be­rán afec­tar ra­mas es­truc­tu­ra­les. En zo­nas con ba­ja plu­vio­me­tría y sue­los se­cos o in­fér­ti­les, la po­da de­be­rá ser más se­ve­ra, con el fin de aho­rrar agua y nu­trien­tes., la po­da re­no­va­ción se rea­li­za­rá cuan­do apa­rez­can ra­mas en el oli­vo con una pro­duc­ti­vi­dad es­ca­sa o que pue­dan es­tar en­fer­mas. En es­te ca­so, se man­ten­drán los nue­vos bro­tes que sus­ti­tu­yan a los eli­mi­na­dos, y que en po­co tiem­po re­no­va­rán el vi­gor pro­duc­ti­vo del ár­bol. Y fi­nal­men­te, la po­da de re­no­va­ción, Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del oli­vo (Olea eu­ro­paea) es su ex­tra­or­di­na­ria lon­ge­vi­dad, por la ca­pa­ci­dad que tie­ne de pro­du­cir nue­vos bro­tes. Así pues, cuan­do se de­tec­ten ra­mas es­truc­tu­ra­les del oli­vo con ba­ja pro­duc­ti­vi­dad, o en­fer­mas, se pro­ce­de­rá a su po­da, man­te­nien­do nue­vos bro­tes que sus­ti­tu­yan a los eli­mi­na­dos, y que en po­co tiem­po re­no­va­rán el vi­gor pro­duc­ti­vo del ár­bol. En otras oca­sio­nes se­rá ne­ce­sa­rio lle­var a ca­bo una re­no­va­ción to­tal, cor­tan­do a po­ca al­tu­ra o por el pun­to de ra­mi­fi­ca­cio­nes prin­ci­pa­les. Es­te mé­to­do con­lle­va­rá más tiem­po pa­ra la re­no­va­ción del ár­bol y su re­ju­ve­ne­ci­mien­to.

Rie­go

El 95% del oli­var en Es­pa­ña es de se­cano, aun­que es cier­to que su pro­duc­ción au­men­ta con el uso del rie­go. La can­ti­dad de agua que ne­ce­si­ta el oli­vo pa­ra dar una bue­na pro­duc­ción de acei­tu­na de­pen­de prin­ci­pal­men­te del ta­ma­ño de la co­pa del oli­vo, y del ré­gi­men de pre­ci­pi­ta­cio­nes de la zo­na en que nos en­con­tre­mos. De­be­mos co­no­cer la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de agua que tie­ne el te­rreno, y te­ner en cuen­ta que el oli­vo es un ár­bol que por

lo ge­ne­ral so­por­ta mu­cho mejor la es­ca­sez de agua, que el ex­ce­so, por lo que no es bueno que de­je­mos la tie­rra ex­ce­si­va­men­te hú­me­da.Se­gún apun­tan los ex­per­tos, el rie­go de­be apli­car­se cuan­do las pre­ci­pi­ta­cio­nes es­tén por de­ba­jo de los 800 mm, cuan­do só­lo llue­va en invierno y co­mo con­se­cuen­cia ten­ga fal­ta de hu­me­dad en los pe­rio­dos de pri­ma­ve­ra y oto­ño, y cuan­do el te­rreno sea are­no­so o ten­ga gra­vi­lla, que per­mi­ta una es­ca­sa re­ten­ción de agua. Asi­mis­mo, el ti­po de rie­go más apro­pia­do pa­ra el oli­var es el rie­go por go­teo, me­dian­te el cual se apor­ta al oli­vo en­tre 1800 y 1900 li­tros de agua al año, re­par­ti­dos en­tre los me­ses de abril y sep­tiem­bre.

Con él se lo­gra el ma­yor aho­rro de agua, ya que se re­du­cen las pér­di­das por eva­po­ra­ción y por es­co­rren­tía. Tam­bién dis­mi­nu­yen los da­ños por ero­sión en sue­los con pen­dien­te, y se lo­gra una bue­na ho­mo­ge­nei­dad en la apli­ca­ción del agua a los ár­bo­les, siem­pre que el sis­te­ma se lim­pie con re­gu­la­ri­dad y se cui­de ade­cua­da­men­te.

Otra ven­ta­ja im­por­tan­te del rie­go por go­teo, se­gún un es­tu­dio del Cen­tro Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, CSIC, es que per­mi­te la apli­ca­ción de los fer­ti­li­zan­tes di­lui­dos en el agua de rie­go, prác­ti­ca que se co­no­ce co­mo fer­ti­rri­ga­ción. De he­cho, és­ta es una prác­ti­ca ca­si obli­ga­da si se dis­po­ne de un sis­te­ma de rie­go por go­teo, por las ven­ta­jas que pre­sen­ta. El ma­ne­jo de la fer­ti­rri­ga­ción puede ha­cer­se de for­ma au­to­má­ti­ca, me­dian­te con­tro­la­do­res del rie­go. Se tra­ta de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos que se pro­gra­man fá­cil­men­te y que con­tro­lan el rie­go y la apli­ca­ción de fer­ti­li­zan­tes de for­ma au­to­má­ti­ca.

El rie­go por mi­cro­as­per­sión tam­bién pre­sen­ta es­tas ven­ta­jas, pe­ro su ma­ne­jo es al­go más en­go­rro­so y las pér­di­das de agua por eva­po­ra­ción son ma­yo­res. No hay que ol­vi­dar, sin em­bar­go, un ries­go que se co­rre al re­gar por go­teo, es­pe­cial­men­te en zo­nas en las que es fre­cuen­te que­dar­se sin agua du­ran­te el pe­río­do de rie­go. Con es­te sis­te­ma se mo­ja un vo­lu­men re­du­ci o de sue­lo, co­no­ci­do co­mo bul­bo de rie­go, que es don­de se desa­rro­llan la ma­yor par­te de las raíces. Si por al­gu­na ra­zón se in­te­rrum­pe el rie­go du­ran­te va­rios días, las raíces pue­den ago­tar el agua de los bul­bos de rie­go, de for­ma que el ár­bol puede su­frir un es­trés im­por­tan­te. Es­te ries­go es me­nor con otros sis­te­mas de rie­go en los que el agua apli­ca­da afec­ta a vo­lú­me­nes ma­yo­res de sue­lo.

LA PO­DA SE DE­BE REA­LI­ZAR DES­PUÉS DE LA RE­CO­LEC­CIÓN Y AN­TES DE QUE EM­PIE­CE A FLO­RE­CER

Fer­ti­li­za­ción

Es ape­nas ne­ce­sa­ria en los pri­me­ros cua­tro años de cul­ti­vo en sue­los más o me­nos fér­ti­les, pe­ro sin es im­por­tan­te rea­li­zar­la de for­ma con­tro­la­da, con­tri­bu­ye a ob­te­ner del oli­vo una má­xi­ma pro­duc­ti­vi­dad del fru­to. Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de plan de abo­na­do en fun­ción del ti­po de oli­var, si es de se­cano o de re­ga­dío. Así, en los oli­va­res de se­cano, en fun­ción de la di­ver­si­dad de la pro­duc­ción y de las va­ria­bles que pue­den afec­tar, se de­be­rá ele­gir úni­ca­men­te abo­nos ni­tro­ge­na­dos (áreas po­co pro­duc­ti­vas) o bien usar com­ple­jos abo­nos dis­po­ni­bles en

só­li­do o lí­qui­do. La can­ti­dad de ni­tró­geno a apli­car va­ría se­gún las pre­ci­pi­ta­cio­nes y la hu­me­dad del sue­lo. Si las pre­ci­pi­ta­cio­nes anua­les no lle­gan a los 400mm., se de­be apli­car 100 gr. por oli­vo, por ca­da 100 mm. de llu­via. Si las pre­ci­pi­ta­cio­nes os­ci­lan en­tre 400 y 700 mm., se de­be in­cre­men­tar de una for­ma pro­por­cio­nal has­ta 1.500 gr. por ár­bol. Y si las pre­ci­pi­ta­cio­nes anua­les so­bre­pa­san los 700 mm. (en cul­ti­vos de oli­vo de re­ga­dío) el ni­tró­geno a aña­dir de­pen­de­rá de la fer­ti­li­dad del sue­lo, lle­gan­do a al­can­zar has­ta los 1.500 gr. por ár­bol. .

Mi­ne­ra­les co­mo el po­ta­sio y el fós­fo­ro se apli­can a lo lar­go de oto­ño, en el ca­so de apli­car­se por se­pa­ra­do, o bien tras la re­co­lec­ción, si se aña­den jun­to al ni­tró­geno. És­tos se apli­can di­rec­ta­men­te a las raíces de los cul­ti­vos pa­ra su óp­ti­ma ab­sor­ción, o bien con ma­qui­na­ria es­pe­cí­fi­ca si se uti­li­zan pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios lí­qui­dos.

En el ca­so del oli­var de rie­go ha­brá que de­fi­nir un plan anual de abo­na­do y la pro­por­ción de nu­trien­tes que se ne­ce­si­ta con­si­de­ran­do la es­ti­ma­ción de la pro­duc­ción y los nu­trien­tes que el agua tam­bién apor­ta­rá. Así, el ni­tró­geno se apli­ca­rá so­bre to­do en la pri­ma­ve­ra y el ve­rano, el fós­fo­ro se irá su­mi­nis­tran­do de for­ma gra­dual a lo lar­go de to­da la cam­pa­ña agrí­co­la y el po­ta­sio se apor­ta­rá so­bre to­do ha­cia fi­na­les del ve­rano y du­ran­te el oto­ño, épo­ca en la que el hue­so va en­du­re­cien­do.

En es­te ca­so, al dis­po­ner de un sis­te­ma de rie­go lo­ca­li­za­do, lo más ade­cua­do se­ría apli­car los abo­nos di­suel­tos en el agua de rie­go, es de­cir, prac­ti­car la fer­ti­rri­ga­ción que he­mos men­cio­na­do an­te­rior­men­te. De es­ta ma­ne­ra la apli­ca­ción de los abo­nos se ha­ce có­mo­da­men­te, en cual­quier mo­men­to del pe­río­do de rie­go y va­rian­do la do­sis cuan­do sea ne­ce­sa­rio.

La can­ti­dad de fer­ti­li­zan­te a usar de­pen­de del es­ta­do en el que se en­cuen­tre el cul­ti­vo. Hay fin­cas en las que lo ade­cua­do se­rá no abo­nar en un año con­cre­to, por dis­po­ner de re­ser­vas de nu­trien­tes su­fi­cien­tes pa­ra un buen de­sa­rro­llo de los ár­bo­les. En cam­bio, otras ve­ces ha­brá que ha­cer apor­ta­cio­nes es­pe­cia­les de fer­ti­li­zan­tes y de ma­te­ria or­gá­ni­ca pa­ra co­rre­gir de­fi­cien­cias que exis­tan.

Cui­da­dos fi­to­sa­ni­ta­rios

El oli­vo co­mo cual­quier otro ve­ge­tal, puede te­ner pla­gas y en­fer­me­da­des que le ata­quen a eda­des tem­pra­nas pue­den las­trar su de­sa­rro­llo, y has­ta cau­sar­le la muer­te (or lo que de­be­mos ver si el oli­vo puede te­ner al­gu­na en­fer­me­dad, que ti­po de en­fer­me­dad es, y sus po­si­bles so­lu­cio­nes. Ac­tual­men­te, a par­te de las po­si­bles pla­gas más co­mu­nes en el oli­var, nos en­con­tra­mos con la pre­sen­cia de la Xy­le­lla Fas­ti­dio­sa, bac­te­ria que vi­ve en el xi­le­ma ve­ge­tal y nor­mal­men­te se pro­pa­ga me­dian­te in­sec­tos de la su­per­fa­mi­lia Cer­co­poi­dea (es­pu­ma­do­ras), de la fa­mi­lia Ci­ca­di­dae (ci­ga­rras) y de la tri­bu Pro­co­nii­ni, que se ali­men­tan del xi­le­ma. Los sig­nos aso­cia­dos con la pre­sen­cia de Xy­le­lla fas­ti­dio­sa en plan­tas va­rían con­si­de­ra­ble­men­te y pue­den pro­vo­car la muer­te de la plan­ta en un nú­me­ro li­mi­ta­do de años, en fun­ción de la es­pe­cie de la plan­ta hos­pe­da­do­ra, de la gra­ve­dad de la in­fec­ción y de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas.

Co­mo he­mos po­di­do ver, el oli­vo no ne­ce­si­ta de ex­ce­si­vos cui­da­dos, pe­ro es ne­ce­sa­rio su man­te­ni­mien­to y la rea­li­za­ción de de­ter­mi­na­dos tra­ba­jos que ga­ran­ti­cen su buen es­ta­do de sa­lud año tras año, pa­ra que pue­da apor­tar un fru­to con las me­jo­res ga­ran­tías de can­ti­dad y de ca­li­dad.

LA FER­TI­LI­ZA­CIÓN APE­NAS ES NE­CE­SA­RIA EN LOS PRI­ME­ROS CUA­TRO AÑOS DE CUL­TI­VO EN SUE­LOS MÁS O ME­NOS FÉR­TI­LES

Fotos : 123RF

Den­tro de la po­da, po­de­mos dis­tin­guir en­tre po­da de for­ma­ción, de pro­duc­ción y de re­no­va­ción

El 95% del oli­var en Es­pa­ña es de se­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.