Tra­ba­jar du­ro con una son­ri­sa

Oleo Revista - - SUMARIO - RO­SA VA­ÑO, DI­REC­TO­RA CO­MER­CIAL CAS­TI­LLO DE CA­NE­NA

Fe­cha má­gi­ca y que re­cor­da­re­mos con ca­ri­ño y emo­ción en Cas­ti­llo de Ca­ne­na: el pa­sa­do 27 de sep­tiem­bre. No son mu­chas las ve­ces que una pro­vin­cia en­te­ra se su­ma a ho­me­na­jear y re­co­no­cer la la­bor que tan­tas mu­je­res he­mos he­cho, ha­ce­mos y ha­re­mos en pro de los acei­tes de oliva vír­ge­nes ex­tra de Jaén y, por ex­ten­sión, de nues­tros oli­va­res. Fue la Dipu­tación la que li­de­ró un mo­men­to tan má­gi­co, pe­ro, en reali­dad, fue un gri­to de ale­gría de to­da una pro­vin­cia.

Le­ja­nos que­dan los días en los que es­te mun­do apa­sio­nan­te y no­ble era “co­sa de hom­bre”, co­mo de­cía un co­no­ci­do slo­gan de un brandy je­re­zano. Hoy en to­dos los pro­ce­sos, en to­dos los ám­bi­tos y en to­dos los en­tor­nos no se con­ci­be no te­ner pre­sen­cia de la mu­jer; en nues­tro ca­so, en to­dos.

He­mos vi­vi­do con in­ten­si­dad la co­se­cha 2017/2018 y, aho­ra, car­ga­das de adre­na­li­na, pa­sión e ilu­sión es­ta­mos es­pe­ra­mos la que es­tá a pun­to de em­pe­zar. Ma­ría en el cam­po, Ma­rie­la en la al­ma­za­ra, Rocío y las chi­cas que es­tán en la ofi­ci­na de Bae­za; Isabel, Ma­ría, Ele­na, Aran­cha, Pa­me­la y yo mis­ma, con las ma­le­tas pre­pa­ra­das y lis­tas pa­ra com­par­tir, en­se­ñar y dis­fru­tar lo mejor de nues­tra ca­sa con el mun­do. ¿No te­ne­mos chi­cos, hom­bres acei­te­ros de los que sen­tir­nos or­gu­llo­sas y con los cua­les, co­do con co­do, ha­ce­mos Cas­ti­llo de Ca­ne­na? Sí los te­ne­mos, los que­re­mos y re­co­no­ce­mos, pe­ro el 27 de sep­tiem­bre era nues­tro.

HOY EN TO­DOS LOS PRO­CE­SOS, EN TO­DOS LOS ÁM­BI­TOS Y EN TO­DOS LOS EN­TOR­NOS NO SE CON­CI­BE NO TE­NER PRE­SEN­CIA DE LA MU­JER; EN NUES­TRO CA­SO, EN TO­DOS

LAS PERS­PEC­TI­VAS DE UN AÑO TAN LLENO DE LLU­VIAS Y TAN “PRI­MA­VE­RAL” NOS HA­CEN A TO­DAS TE­NER CU­RIO­SI­DAD POR ES­TOS ACEI­TES. SE NOS AN­TO­JAN DIS­TIN­TOS A LOS QUE VI­VI­MOS Y DIS­FRU­TA­MOS EN LA CAM­PA­ÑA AN­TE­RIOR; EN REALI­DAD, A LOS QUE VI­VI­MOS EN CA­DA CAM­PA­ÑA

Las pers­pec­ti­vas de un año tan lleno de llu­vias y tan “pri­ma­ve­ral” nos ha­cen a to­das te­ner cu­rio­si­dad por es­tos acei­tes. Se nos an­to­jan dis­tin­tos a los que vi­vi­mos y dis­fru­ta­mos en la cam­pa­ña an­te­rior; en reali­dad, a los que vi­vi­mos en ca­da cam­pa­ña. Los ner­vios y la ilu­sión se man­tie­nen in­tac­tos, re­no­va­dos y ple­nos; co­mo se tie­ne la mis­ma ilu­sión ca­da Na­vi­dad cuan­do uno es pe­que­ño o no tan pe­que­ño. Las lla­ma­das y men­sa­jes no pa­ran. La im­pa­cien­cia del co­mer­cial y de sus clien­tes no puede con el tem­ple, el so­sie­go y la sa­bi­du­ría del cam­po. La acei­tu­na es­ta­rá cuan­do ten­ga que es­tar. Re­co­ge­re­mos cuan­do el cam­po di­ga, cuan­do ha­ble el ár­bol. La ex­ce­len­cia con­ju­ga el fru­to con el tiem­po; no hay otra for­ma.

Se­gui­re­mos con los re­tos en nues­tros pe­ri­plos por el mun­do; lu­chan­do por el co­no­ci­mien­to y re­co­no­ci­mien­to del va­lor de nues­tros zu­mos de acei­tu­na; de­mos­tran­do que Es­pa­ña, An­da­lu­cía y Jaén son el re­fe­ren­te de una ca­te­go­ría que so­lo ha des­per­ta­do y que es la ver­da­de­ra re­vo­lu­ción gas­tro­nó­mi­ca del si­glo XXI. Con el es­fuer­zo, la ilu­sión y la lu­cha de mu­chos hom­bres -pe­ro tam­bién de mu­chas mu­je­res- lo­gra­re­mos, sin du­da, que nues­tros sue­ños se ha­gan reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.