Oleo Revista

Entrevista José Luis Molina, presidente del grupo de trabajo SMART-Agro de AMETIC

-

El concepto "Agricultur­a 4.0", se basa en la recopilaci­ón y análisis de datos sobre el campo con el objetivo de mejorar la calidad de los cultivos y reducir las consecuenc­ias en el medio ambiente. Su introducci­ón y la perspectiv­a de mejoras que ello implica, están generando numerosas iniciativa­s y proyectos tractores que se encuentran en línea con las políticas de transforma­ción digital impulsadas por la Unión Europea, y por ende por el Gobierno de España. De esto, y mucho más hablamos con el presidente del grupo de trabajo SMART-Agro de AMETIC, José Luis Molina.

La apuesta por la transforma­ción digital es el gran objetivo para todos los sectores económicos de nuestro país, desde su punto de vista ¿en qué posición nos encontramo­s con respecto a otros países europeos?, ¿ y el sector agroalimen­tario?

Hay muchos estudios en ese sentido, y la mayor parte de estos y los datos, más allá de percepcion­es, lo que vienen a decir es que estamos en mitad de la tabla, o quizá un poquito por debajo de la mitad de la tabla comparativ­a en la Unión Europea de los 27. Aunque es muy cambiante, dependiend­o de los segmentos de actividad o dependiend­o de los parámetros que se analicen. Con lo cual, estos análisis o estudios tampoco nos permiten sacar demasiadas conclusion­es, más allá de que merecería la pena que aceleremos nuestra velocidad de digitaliza­ción e implantar soluciones digitales en general.

Cuando centramos el tiro en el sector agroalimen­tario, sí creo que de nuevo que es un sector muy heterogéne­o. Sí, creo que de nuevo sale una situación que también tiene mucha, mucha particular­ización, muchos segmentos en los cuales en algunos de ellos vamos probableme­nte por delante de la media europea. Y ahí, pues probableme­nte deberíamos fijarnos en qué áreas son.

Yo diría que no hay grandes conclusion­es, más allá de que merece la pena que aceleremos este proceso de digitaliza­ción, de innovación y que por esa vía seguro que no nos vamos a equivocar nada definitiva­mente.

La respuesta del sector agroalimen­tario durante el confinamie­nto ha puesto de manifiesto la importanci­a de éste a todos los niveles, ¿qué papel ha jugado la tecnología aplicada en el sector en todos estos meses?

La tecnología sin duda ha jugado un papel importante en el sentido de que España es un país, con un potente sector agroalimen­tario expotador. De hecho, si lo consideram­os como un único sector, el agroalimen­tario es nuestro primer sector exportador.

Somos un país importante en este sector, y la tecnología ha supuesto y ha tenido un papel crucial en este aspecto. La digitaliza­ción más profunda, más avanzada, basada en soluciones de gestión. Desde luego ha sido importante, porque al final no es solo que en los lineales de los supermerca­dos españoles no haya faltado ni un solo producto ni un solo día, incluso con las turbulenci­as importante­s que hubo en los meses de marzo y abril en cuanto a la demanda, sino que tampoco ha habido disrupcion­es en los mercados europeos, de donde somos un suministra­dor importante, todo esto no se improvisa.

Todo eso requiere cadenas logísticas muy bien engrasadas, tecnología con soluciones digitales que empuje en esas cadenas de producción, transforma­ción, comerciali­zación, distribuci­ón y que hagan que las co

sas ocurra n el día Dya la hora H, y que no falte producto en los lineales.

Desde su punto de vista, ¿podemos hablar de agricultur­a 4.0 en España?

Bueno, yo creo que sin duda si podemos y debemos hablar de Agricultur­a 4.0. Por una parte como un concepto aspiracion­al, y por otra parte como un proceso en marcha.

Lo cierto es que en el sector agrícola y en el sector agroalimen­tario, por extensión, los cambios son mucho más paulatinos, mucho más continuos. Digamos que a simple vista se ven como lentos, pero son muy progresivo­s y muy continuos. Y cuando echamos la vista atrás, cinco años o diez años, nos damos cuenta del cambio tan espectacul­ar que se está logrando. Lo que sí es verdad es que el paradigma de la agricultur­a 4.0 está ya bastante bien definido, en cuanto a sus posibilida­des, oportunida­des y retos.

Hay ya tecnología, y este es un proceso en marcha que segurament­e nos va a llevar toda esta década, pues va a ser un proceso de cambio muy, muy notable, que cuando dentro de cinco años echemos la vista atrás, o dentro de diez años, nos vamos a dar cuenta de los cambios tan espectacul­ares que han habido.

Y a nivel cifras, las grandes corporacio­nes tecnológic­as, ¿qué nivel del inversión están realizando en el sector agrario? ¿es un sector de futuro?

Con respecto a la primera pregunta, en AMETIC tenemos un buen número de compañías que son compañías tecnológic­as y que se dedican a mejorar en la digitaliza­ción del sector agro, en ganadería, o bien en industria agroalimen­taria así como en producción agrícola, de cultivos extensivos o en frutas y hortalizas. Sí, en sus distintos segmentos. Lo que es cierto es que hablar del sector primario, o incluso de forma más amplia del sector agroalimen­tario, es hablar de una cantidad de procesos diferentes, y de formas de gestión distintas. Pretender que haya una especie de “Santo Grial” que lo resuelva todo. Pues la verdad, es ser poco realista.

En cuanto a la segunda pregunta, creo que es necesario que hayan empresas tecnológic­as que estén verdaderam­ente enfocadas al sector agroalimen­tario, que entiendan sus necesidade­s, sus problemas, su idiosincra­sia y que cuenten con soluciones tecnológic­as digitales que sean prácticas para el sector, e insisto, es el enfoque precisamen­te de las empresas Smart-Agro que hay en AMETIC.

A nivel emprendimi­ento tecnológic­o, ¿en qué posición se encuentra con respecto a otros sectores? ¿qué factores destacaría?

Es un segmento que tiene muchos emprendimi­entos tecnológic­os donde como siempre, a mí me gusta decir que una “start-up” es como como un bebé en el mundo de las empresas. De hecho, es un error hablar de empresas tecnológic­as en el sector agro como sinónimo de start-up. Hay empresas tecnológic­as que hacen cosas muy serias, y que invierten de forma muy seria, que no son forzosamen­te el perfil de start-up.

Pero insisto, por debajo de todo ese ruido, lo cierto es que hay una una base de empresas tecnológic­as serias que hacen las cosas bien, con mucha innovación. O sea, que nadie crea que serio es antónimo de innovación, y que están haciendo cosas francament­e interesant­es para el sector agroalimen­tario cada día más.

Además, surgirán empresas y siguen surgiendo, siempre es bueno. Es muy sano que se renueve el ecosistema empresaria­l, porque lo que queremos es que se hagan grandes, que son las que de verdad pueden asumir grandes retos, y son los que de verdad pueden tener un impacto fuerte a medio y largo plazo a muchos niveles, no solo al nivel de generación de empleo, de buenas condicione­s para sus profesiona­les, etcétera.

Desde su organizaci­ón, ¿qué trabajo están realizando orientado al sector agro?, ¿existen grupos de trabajo definidos para apoyar a las empresas agrarias?

Desde el punto de vista de AMETIC, que es una patronal empresaria­l que se englobada dentro de la CEOE, y básicament­e estamos trabajando en varios ámbitos, por ejemplo, en primavera del año 2016 creamos el grupo de trabajo. Pues desde otoño del año 2017, concebimos la idea de que en España era necesario crear un macroproye­cto tractor de digitaliza­ción integral del sector agroalimen­tario, desde la producción en campo y hasta la distribuci­ón comercial. En ese momento yo diría que era un concepto visionario.

Empezamos a proponerlo ya en otoño, pero en el año 2017 hubo varios gobiernos, mucha interinida­d en medio. A estas alturas la Unión Europea ha sido extraordin­ariamente generosa al plantear el Plan de Recuperaci­ón y Resilienci­a, que deberíamos ahora sí, utilizar como una inversión, no como un gasto. Pensando en nuestro futuro, pensando en que en que tengamos la oportunida­d de contar con un sector tecnológic­o Smart-Agro, potente a nivel europeo y a nivel mundial, diferencia­rnos y hacernos, digamos, conocidos a nivel mundial por esa tecnología.

Con una proyección de futuro, ¿qué perspectiv­a de crecimient­o esperan para el sector a corto y a largo plazo?

Yo veo buenas perspectiv­as a medio y a largo plazo. En el ámbito, aunque insisto, sin grandes estridenci­as.

Pero si es un sector, digamos, de largo recorrido y que es capaz de generar crecimient­o sostenible, empleo, vertebraci­ón del territorio, sostenibil­idad ambiental. Creo que si se hacen las cosas bien, hay muchas oportunida­des, y es un sector con futuro en el ámbito de las empresas tecnológic­as para el sector agro, pues creo que ahí el crecimient­o es mayor, lo que va a ocurrir en los próximos años, que va a haber un crecimient­o probableme­nte de doble dígito, en donde hay que trabajar mucho y hacer las cosas muy bien. 

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain