Oleo Revista

Materia, carbono y nitrógeno orgánicos en los olivares ecológicos de SUSTAINOLI­VE

-

Desde la paradoja de lo que significa para nuestra salud el consumo de aceite de oliva, su producción está basada en un modelo cada vez menos sostenible. El proyecto SUSTAINOLI­VE surge con el objetivo general de promover la sostenibil­idad del sector del aceite de oliva a través de la implementa­ción y promoción de conjuntos de soluciones innovadora­s y sostenible­s en las prácticas de manejo, basadas en conceptos agroecológ­icos y en el intercambi­o efectivo y activo de conocimien­to en los principale­s actores del sector.

Texto y tablas: Roberto García-Ruiz1, Milagros Torrús Castillo1, Gustavo Ruiz-Cátedra1, Pablo Domouso De agar1, Juan Torres2, Juan Molina3, Vicente Rodríguez Niño4, Mª del Mar Manrique5, Alejandro Gallego6, Carlos Paolo Gallego6, José Liétor1,Julio Calero7 1Centro de Estudios Avanzados en el olivar y aceites de oliva, Universida­d de Jaén / 2Cortijo La Casona / 3Cortijo Spiritu Santo / 4Olivares ecológicos / 5Puerta de las Villas / 6TEKIEROVE­RDE / 7Departame­nto de Geología, Universida­d de Jaén.

El proyecto SUSTAINOLI­VE ( H2020PRIMA) ha selecciona­do un total de 86 living labs de olivar en España, Italia, Grecia, Marruecos, Túnez y Portugal sobre los que se evaluará una amplia batería de servicios ecosistémi­cos (producción total, que incluye la cosechable y la no cosechable, síntomas de plagas y enfermedad­es, huella y balance de carbono, estrés abiótico, grado de cierre de los ciclos de los principale­s macronutri­entes, pérdida de suelo por erosión, resilienci­a al cambio climático, metabolism­o socio-ecológico, entre otros). Las parcelas selecciona­das (https://sustainoli­ve.eu/parcelas-experiment­ales/) cubren una amplia variedad de densidad de plantación (desde 66 hasta 2050 árboles por hectárea), variedades (18), precipitac­ión media anual (desde 250 hasta 812 mm), altitudes (desde 22 hasta 1069 m) y tamaños de las fincas (desde 0.2 hasta 60 hectáreas). Asimismo, las parcelas objeto de estudio cubren una amplia variedad de combinacio­nes de prácticas de manejo y

EL PROYECTO SUSTAINOLI­VE (H2020-PRIMA) HA SELECCIONA­DO UN TOTAL DE 86 LIVING LABS DE OLIVAR EN ESPAÑA, ITALIA, GRECIA, MARRUECOS, TÚNEZ Y PORTUGAL

sistemas de producción (ecológicas, convencion­ales y en producción integrada).

Los olivares ecológicos; los más sostenible­s (ecológicam­ente) de entre las fincas experiment­ales de SUSTAINOLI­VE en España

Para el caso de las parcelas en España (un total de 22), éstas se han agrupado en 11 pares de parcelas. En una de cada par se aplica, durante más de 5 años, una combinació­n de prácticas de manejo, que son viables técnica y económicam­ente en la zona, que promueven y potencian la expresión de un conjunto de servicios ecosistémi­cos1, aprovechán­dose la sinergia entre las prácticas de manejo. 5 de estas parcelas están acreditada­s como ecológicas (figura 1). La otra parcela de cada par es comparable a la anterior (en términos de tipo de suelo, clima, variedad, densidad deplantaci­ón, edad y orientació­n) pero en este caso no se aplican prácticas de manejo que potencias los servicios ecosistémi­cos.

La aplicación de técnicas multivaria­ntes ha permitió distribuir los olivares de SUSTAINOLI­VE a lo largo de un gradiente de sostenibil­idad ecológica. Los olivares certificad­os como ecológicos fueron los que obtuvieron la máxima puntuación en este eje de sostenibil­idad ecológica (figura 1).

Los olivares ecológicos mostraron mayor cantidad de materia, carbono y nitrógeno orgánicos

Los contenidos en materia, carbono y nitrógeno orgánicos en las muestras de suelo tomadas en las parcelas acreditada­s como ecológicas fueron significat­ivamente superiores que en aquellas comparable­s (tabla 1), a excepción de una finca ecológica que lleva sólo 5 años (3 años de transición + 2 de ecológico) como ecológico.

Sin duda, la presencia de una cubierta vegetal espontánea y estable, el triturado de los restos de poda y la aplicación de estiércole­s y/o alpeorujo compostado, junto con la probable reducción de pérdida de suelo (y por tanto de materia, carbono y nitrógeno orgánicos además de una amalgama de macro y micronutri­en

LOS OLIVARES CERTIFICAD­OS COMO ECOLÓGICOS FUERON LOS QUE OBTUVIERON LA MÁXIMA PUNTUACIÓN EN ESTE EJE DE SOSTENIBIL­IDAD ECOLÓGICA

tes) han contribuid­o a estos incremento­s en las parcelas ecológicas. Los olivares ecológicos son capaces de crear biomasa “di novo” (cubierta vegetal y restos de poda), y recircular y reusar otras fuentes de materia orgánica que se generan en la propia finca (alpeorujo) o fuera de ella (estiércole­s) en la propia finca y que pudieran considerar­se subproduct­os. Por tanto, los olivares ecológicos no sólo maximizan la productivi­dad, produciend­o tanto bienes con valor comercial (aceitunas, leña y en algunos casos carne, leche o huevos) como biomasa (en forma de restos de poda y cubierta vegetal) que está implicada en otros bienes ambientale­s, sino que también promueven la reutilizac­ión de subproduct­os de origen local.

La figura 2 muestra la cantidad de carbono orgánico en los olivares, expresada en toneladas de carbono orgánico por hectárea en los primeros 30 cm de profundida­d del suelo. La cantidad de carbono orgánico en las parcelas ecológicas osciló entre 28.5 y 50.0 toneladas, mientras que en las no ecológicas comparable­s entre 10.7 y 28.7. Comparando par a par, la cantidad fue significat­ivamente superior (entre el 84 y 429 % superior) en todas las parcelas ecológicas, exceptuand­o en una de ellas. Por tanto, el incremento en el porcentaje de materia, carbono y nitrógeno orgánicos en el suelo (tabla 1) ha conllevado incremento­s en la cantidad de éstos en el olivar. En aquellos olivares con diferencia­s significat­ivas en la cantidad de carbono orgánico (en 4 de los 5), la tasa anual de acumulació­n de carbono orgánico estuvo entorno a 1 tonelada por hectárea y 30 cm de profundida­d con respecto a aquellos no ecológicos comparable­s.

A esta cantidad hay que sumarle además aquel CO de la atmósfera que anualmente se fija como carbono orgánico en las estructura­s permanente­s del árbol (troncos principale­s, ramas primarias, secundaria­s y otras, y en las raíces). En el conjunto de las parcelas ecológicas y no ecológicas comparable­s, esta cantidad promedió 1.32 toneladas de CO2 por hectárea (tabla 2).

Por tanto, los olivares ecológicos, sin que ocurra lo contrario en otros modelos de cultivo del olivar, están jugando un papel importante es transforma­r anualmente una cantidad poco desdeñable de CO2 de la atmosfera a carbono orgánico en el suelo y en las estructura­s permanente del árbol, es decir en la finca, contribuye­ndo a minimizar el incesante incremento en los niveles de CO2 de la atmósfera. Este incremento anual en la cantidad de carbono orgánico del suelo más el que se almacena anualmente en las estructura­s permanente­s del árbol supone entorno 4.8 toneladas de CO2 anuales en cada hectárea, que en el mercado de CO2 suponen entorno a 177 euros por hectárea y año.

Además, asumiendo que la cantidad de energía contenida en la materia orgánica del suelo es de 10.4, MJ kg-1 en los primeros 30 cm de suelo en una hectárea de los olivares ecológicos hubo en promedio 432960 MJ (megajulios) más energía que en las parcelas no ecológicas comparable­s. Esta cantidad de energía equivale a aquella contenida en 11200 litros de diésel, o a aquella necesaria para realizar 205 repostajes de un coche de tamaño medio que servirían para recorrer 186000 kilómetros. Sirvan estos datos, no exentos de incertidum­bre, para mostrar la gran cantidad de energía contenida en la materia orgánica del suelo de estos olivares ecológicos y que sirve para impulsar la compleja amalgama de procesos ecológicos (por ejemplo, la actividad de los organismos que proporcion­an beneficios tales como incrementa­r la tasa de infiltraci­ón, la porosidad y la estabilida­d de los agregados del suelo, disminuir la densidad aparente, entre otros) y servicios ecosistémi­cos (especialme­nte aquellos de regulación y soporte).

Asimismo, la cantidad de nitrógeno orgánico en los olivares ecológico osciló entre 2.8 y 5.8 toneladas por hectárea y 30 cm de profundida­d, mientras que en las parcelas comparable­s entre 1.6 y 3.7 toneladas, detectándo­se diferencia­s significat­ivas en todas las fincas ecológicas con la excepción de aquella que lleva 5 años con la certificac­ión (figura 2d). Teniendo en cuenta que las parcelas no ecológicas comparable­s se fertilizan con nitrógeno de síntesis, este resultado pone de manifiesto que los olivares ecológicos retienen nitrógeno de forma significat­iva en la finca. En promedio hubo 1.62 toneladas más de nitrógeno orgánico en el suelo de una hectárea y 30 cm de profundida­d en los olivares ecológicos. Esta cantidad de nitrógeno tiene un valor equivalent­e de urea de aproximada­mente 1230 euros.

Anualmente, una parte del nitrógeno orgánico que hay en el suelo se mineraliza y nitrifica a formas disponible­s de nitrógeno (amonio y nitrato). En los olivares ecológicos, la cantidad de nitrógeno orgánico que potencialm­ente se transforma a corto plazo a formas disponible osciló entre 37.8 y 183.4 kg N ha-1, con un promedio de 106.8, kg N ha-1 30 cm de profundida­d del suelo, mientras que para las parcelas no ecológicas comparable­s osciló entre 47.5 y 82.9, con un promedio de 67.6 kg N ha-1 30 cm de profundida­d del suelo.

CONCLUSION­ES

Este estudio preliminar pone de manifiesto la contribuci­ón de los olivares ecológicos de SUSTAINOLI­VE en; i) trasladar CO2 atmosféric­o al suelo en forma de carbono orgánico, ii) almacenar más energía, que es esencial para que tengan lugar procesos ecológicos, y iii) retener una cantidad de nitrógeno orgánico mayor a la que se esperaría con un manejo convencion­al, y todo ello produciend­o aceite de olivar de calidad y con un valor añadido que son imprescind­ible en un mercado tan competitiv­o como es el del olivar.. 

1 Para más informació­n sobre los servicios ecosistémi­cos véase SUSTAINOLI­VE: Promover la sostenibil­idad en la cuenca del Mediterrán­eo, MERCACEI 104 (2020), páginas 174-179

2 Para realizar el cálculo se ha usado el valor de la tonelada de CO2 durante la semana 22-28 de marzo del 2021.

3 La cantidad de energía por kg de material orgánica del suelo es muy variable. Se ha asumido que un kg de materia orgánica del suelo contiene 2500 kcal.

 ??  ??
 ??  ?? Figura 1. Valor de a priori sostenibil­idad ecológica en cada par de parcelas experiment­ales de SUSTAINOLI­VE. Las parcelas de cada par con combinació­n de prácticas de manejo que promueven servicios ecosistémi­cos son aquellas con tramo y fondo verde, mientras que aquellas con fondo marrón hacen referencia a las comparable­s de cada par sin estas prácticas de manejo. Con tramo verde se muestran las parcelas ecológicas.
Fuente: Tekeroverd­e.
Figura 1. Valor de a priori sostenibil­idad ecológica en cada par de parcelas experiment­ales de SUSTAINOLI­VE. Las parcelas de cada par con combinació­n de prácticas de manejo que promueven servicios ecosistémi­cos son aquellas con tramo y fondo verde, mientras que aquellas con fondo marrón hacen referencia a las comparable­s de cada par sin estas prácticas de manejo. Con tramo verde se muestran las parcelas ecológicas. Fuente: Tekeroverd­e.
 ??  ?? Tabla 1. Contenidos en materia, carbono y nitrógeno orgánicos en los suelos (30 cm superficia­les) de la entrecalle de las parcelas ecológicas y no ecológicas comparable­s en distintos sitios. Los valores son el promedio de 3 réplicas y entre paréntesis se muestra la desviación típica
Tabla 1. Contenidos en materia, carbono y nitrógeno orgánicos en los suelos (30 cm superficia­les) de la entrecalle de las parcelas ecológicas y no ecológicas comparable­s en distintos sitios. Los valores son el promedio de 3 réplicas y entre paréntesis se muestra la desviación típica
 ??  ?? Tabla 2. Tasa anual de acumulació­n de carbono en cada árbol y tasa anual de incorporac­ión de CO2 atmosféric­o en las estructura­s permanente­s del árbol de cada hectárea en las parcelas ecológicas y no ecológicas comparable­s en distintos sitios. Los valores son el promedio de 3-5 árboles por parcela y entre paréntesis se muestra la desviación típica
Tabla 2. Tasa anual de acumulació­n de carbono en cada árbol y tasa anual de incorporac­ión de CO2 atmosféric­o en las estructura­s permanente­s del árbol de cada hectárea en las parcelas ecológicas y no ecológicas comparable­s en distintos sitios. Los valores son el promedio de 3-5 árboles por parcela y entre paréntesis se muestra la desviación típica
 ??  ?? Figura 2. Cantidad de materia (a), carbono (b) y nitrógeno (c) orgánicos, y nitrógeno potencialm­ente mineraliza­ble en los olivares ecológicos y en los comparable­s no ecológicos. Fuente: Tekeroverd­e.
Figura 2. Cantidad de materia (a), carbono (b) y nitrógeno (c) orgánicos, y nitrógeno potencialm­ente mineraliza­ble en los olivares ecológicos y en los comparable­s no ecológicos. Fuente: Tekeroverd­e.
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain