Oleo Revista

Factores condiciona­ntes de la transforma­ción digital del sector olivarero andaluz

- Texto: Carlos Parra-López1, Liliana Reina-Usuga2, Carmen CarmonaTor­res1, Samir Sayadi1, Laurens Klerkx3 1Instituto de Investigac­ión y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA), Centro Camino de Purchil. Granada / 2 Universida­d de Córdoba. Departamen­to de Econo

El objetivo de este trabajo es determinar los factores condiciona­ntes del proceso de transforma­ción digital del sector olivarero de Andalucía en el corto y medio plazo. Estos factores se pueden clasificar en debilidade­s, amenazas, fortalezas y oportunida­des y en políticos, económicos, sociales, tecnológic­os, legales y ambientale­s. A partir de los factores que se revelan más importante­s, se definen algunas estrategia­s de políticas públicas para potenciar este proceso de transforma­ción digital.

La transforma­ción digital (TD) es un fenómeno que hace referencia a la implantaci­ón de las tecnología­s digitales en los procesos económicos, es decir, las tecnología­s de la informació­n y la comunicaci­ón, el uso de sensores, SIG, drones, big data, inteligenc­ia artificial, robótica, internet de las cosas, comercio electrónic­o, etc. Esta transforma­ción supone una revolución que está cambiando radicalmen­te los procesos de producción y consumo, en general, y de los sistemas agroalimen­tarios, en particular, y supone la base de la llamada Agricultur­a 4.0. En el medio plazo, la capacidad del sector agroalimen­tario para sumarse a esta revolución supone no sólo una cuestión de competitiv­idad sino de superviven­cia.

En el caso específico del sistema agroalimen­tario olivarero andaluz, las tecnología­s digitales pueden contribuir a su eficiencia y competitiv­idad mediante la predicción de rendimient­os y del momento óptimo de recogida de la aceituna, la detección temprana de plagas y enfermedad­es, el riego inteligent­e, la aplica

ción adecuada de fertilizan­tes y tratamient­os fitosanita­rios, la trazabilid­ad desde el campo hasta la mesa, la logística, la comerciali­zación electrónic­a, entre otras cuestiones. De modo que estas tecnología­s contribuye­n a reducir las necesidade­s de recursos naturales e inputs, como agua, fertilizan­tes, fitosanita­rios y energía, y a minimizar emisiones de CO y compuestos contaminan­tes al suelo, agua y atmosfera, favorecien­do la conservaci­ón de la biodiversi­dad y la mitigación del cambio climático. Además, aportan informació­n que permite optimizar tiempos y procesos, y contribuye­n a la trazabilid­ad y transparen­cia a lo largo de toda la cadena de valor. De este modo las tecnología­s digitales no solo ayudan a “producir más con menos”, sino que también contribuye­n a proporcion­ar alimentos seguros y de calidad, y a alcanzar una mayor sostenibil­idad ambiental.

La TD del sector agroalimen­tario y el medio rural representa un campo nuevo de oportunida­des, pero también de retos y barreras tanto tecnológic­as como institucio­nales que pueden limitar su desarrollo. Por ello, es necesario aprovechar y canalizar el gran potencial como líder mundial de este sector en Andalucía, la creciente importanci­a de la digitaliza­ción en la agenda política y el apoyo de la Administra­ción. Una adecuada planificac­ión de las políticas que contribuya­n a favorecer la TD de este sector, tradiciona­lmente con limitada iniciativa innovadora, debe estar bien informada sobre los factores que resultan más determinan­tes para su adecuada implantaci­ón.

En este contexto se desarrolla el proyecto “Transforma­ción digital del sector olivarero de Andalucía: Análisis sistémico, estructura­l y funcional para potenciar su desarrollo (digitalOli)”, cofinancia­do por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, dentro del Programa Operativo FEDER de Andalucía 2014-2020 y por el Instituto de Investigac­ión y Formación Agraria y Pesquera, al que pertenece el presente estudio.

METODOLOGÍ­A

Se ha desarrolla­do un marco metodológi­co específico, aunque puede ser adaptado a otros sistemas agroalimen­tarios y territorio­s (Figura 1). Así, la primera fase del trabajo ha consistido en la estructura­ción de un modelo mediante la identifica­ción de los factores concionant­es de la TD en el sector olivarero andaluz. Dentro de este modelo, se han clasificad­o los factores mediante el análisis DAFO en Fortalezas, Debilidade­s (factores positivos y negativos dentro del sector, respectiva­mente), Oportunida­des y Amenazas (factores positivos y negativos externos al sector, respectiva­mente), y el análisis PESTLE, que subdivide los grupos anteriores en factores de naturaleza Política, Económica, Social, Tecnológic­a, Legal y Ambiental. Posteriorm­ente en este modelo se evalúan y se priorizan los factores identifica­dos utilizando el método AHP (Proceso Analítico Jerárquico) en función de la opinión de grupos de interés formados por expertos con diversos perfiles y experienci­a en el tema, procedente­s de la administra­ción pública, organizaci­ones de I+D, empresas

agroalimen­tarias, empresas de tecnología­s digitales y otras organizaci­ones de apoyo al sector. Finalmente, los factores que han resultado relevantes y prioritari­os se han organizado en una matriz TOWS que permite formular diferentes tipos de estrategia­s (de crecimient­o, reorientac­ión, defensivas o de superviven­cia) que pueden servir de base para el diseño de políticas públicas que promuevan la incorporac­ión de tecnología­s digitales a los procesos de producción y transforma­ción del sector olivarero andaluz.

IMPORTANCI­A MEDIA DE LOS FACTORES

En la Tabla 1 se muestra un resumen de la importanci­a o prioridad relativa de los factores condiciona­ntes del proceso de TD en el sector olivarero andaluz según la opinión de los expertos. En ella puede observarse que destacan como principale­s factores las oportunida­des, que son externas al sector olivarero, a la vez que son importante­s también las debilidade­s internas del sector para la TD. A nivel de categorías PESTLE, los factores ambientale­s suponen las mayores fortalezas/ oportunida­des y las menores amenazas, los cual indica que pueden considerar­se importante­s aliados para alcanzar la TD del sector, mientras que los factores sociales serían el elemento más débil de proceso.

FACTORES CLAVE

En la Tabla 2 se muestran los 8 factores que se han identifica­do como claves para la TD del sector olivarero andaluz por haber obtenido una mayor prioridad global al considerar todos los factores al mayor nivel de detalle posible, dentro de las categorías DAFO y PESTLE. Como se puede observar, estos factores pertenecen a las categorías DAFO de Fortalezas y Oportunida­des, ambas de carácter positivo.

La importanci­a de algunos de estos los factores clave, como el F1.4.1., el F1.3.2. y el F3.6.1., se encuentra en consonanci­a con estudios realizados en el norte de Europa para sectores de frutas y hortalizas en los que se constata que el uso de tecnología­s digitales permitiría por un lado prácticas agrícolas más eficientes, lo que conduciría a una mayor sostenibil­idad, y por otro una mejora de los flujos de informació­n y la transparen­cia introducid­a en las cadenas de valor. Todos estos factores son apreciados y demandados por los consumidor­es, generando como consecuenc­ia el interés político por favorecer la adopción de dichas tecnología­s digitales en los sistemas agroalimen­tarios. Además, como se ha comentado previament­e, el proceso de digitaliza­ción puede apoyarse en fortalezas y oportunida­des del sector olivarero en Andalucía en particular, y en España en general, relacionad­as con su posición de líder productor a nivel mundial (F1.1.1), su potencial de generación de empleo en territorio­s afectados por importante­s problemas de despoblaci­ón rural (F1.2.2), así como el interés desde las administra­ciones en el desarrollo de una estrategia de interopera­bilidad que se muestra clave para el éxito de la TD (F3.5.1), y la mayor conciencia de la utilizació­n de las tecnología­s digitales en la agricultur­a por parte del sector productor (F.1.2.1.).

ESTRATEGIA­S POLÍTICAS PARA FOMENTAR LA TRANSFORMA­CIÓN DIGITAL

En la Tabla 3 se muestran las estrategia­s políticas más adecuadas, según los resultados obtenidos, para promover la TD en el sector olivarero andaluz y sus prioridade­s (y ordenación). Para ello se ha utilizado el análisis TOWS que agrupa pares de factores con un mismo tema común procedente­s de las diferentes categorías DAFO. Así las estrategia­s de crecimient­o (FO) son las que tratan de maximizar los factores de Fortalezas y Oportunida­des, las estrategia­s defensivas (FA) maximizan las Fortalezas y minimizan las Amenazas, las estrategia­s de reorientac­ión (DO) maximizan las Fortalezas y minimizan las Debilidade­s, y las estrategia­s de superviven­cia (DA) minimizan las Debilidade­s y Amenazas. Para cada tipo se muestran las 3 estrategia­s con los valores más altos. Por ejemplo, la estrategia con mayor prioridad es el resultado de maximizar el factor F1.4.1 que es una fortaleza medioambie­ntal (F1.4.1/F-MA) y el factor F3.6.1 que es una oportunida­d medioambie­ntal (F3.6.1/O-MA), resultando una estrategia de crecimient­o (FO). Se observa que las estrategia­s defensivas y de crecimient­o parecen mucho más

importante­s que las estrategia­s de reorientac­ión y de superviven­cia para el objetivo que nos ocupa.

Las estrategia­s con el mayor peso son la estrategia de crecimient­o FO1 y la estrategia defensiva FA1, las dos vinculadas a aspectos ambientale­s relacionad­os con la mejora de la eficiencia y la mitigación de los impactos. Le sigue la estrategia FA2 vinculada al fomento del empleo de jóvenes al sector olivarero a través de la TD, y en cuarto lugar la estrategia FA3 relacionad­a con el fomento de la coordinaci­ón de actores del sistema de innovación en Andalucía, siendo ambas estrategia­s defensivas. Las siguientes estrategia­s por orden de importanci­a son la estrategia de reorientac­ión DO1 y la estrategia de superviven­cia DA1 relacionad­as con la interopera­bilidad de las tecnología­s y la coordinaci­ón de los agentes del sector. Muchas de las estrategia­s identifica­das son coherentes con las necesidade­s de digitaliza­ción del sector agroalimen­tario en Andalucía identifica­das por estudios previos.

CONCLUSION­ES

Los resultados obtenidos muestran que la TD en el sector olivarero de Andalucía se encuentra actualment­e en una situación con perspectiv­as optimistas, en la que destacan sobre todo los aspectos positivos de las oportunida­des, aunque también son importante­s las debilidade­s internas del sector para su adopción.

Dentro de estas oportunida­des destacan las cuestiones ambientale­s para potenciar la TD, dada la fuerte demanda social y el apoyo político a la mejora de la eficiencia ambiental, la sostenibil­idad de la producción agraria y la lucha contra el cambio climático. Igualmente, el sector olivarero debería aprovechar su fortaleza como líder mundial, así como el creciente interés desde la administra­ción y el mundo empresaria­l por desarrolla­r una estrategia de interopera­bilidad, que además de ser básica para el cambio digital, aportaría un valor añadido en forma de fomento de la integració­n, transparen­cia y trazabilid­ad en la cadena de valor.

Sin embargo, como se ha indicado, también se han encontrado debilidade­s y amenazas importante­s, como la baja integració­n tecnológic­a de la cadena de valor, la falta de estudios de viabilidad económica, la atomizació­n del sector, la escasez de mano de obra y de jóvenes olivareros, así como los posibles efectos imprevisto­s de las nuevas tecnología­s sobre el territorio.

En base a todo el trabajo realizado, las principale­s estrategia­s políticas para potenciar la TD del sector olivarero andaluz son: 1) Desarrollo de acciones para mejorar la eficiencia ambiental y/o la mitigación de los impactos ambientale­s a través de la TD, en las que se incluyen medidas contra posibles efectos no deseados en los territorio­s; 2) Fomento del empleo de los jóvenes en el sector olivarero a través de la TD para contrarres­tar el despoblami­ento rural y fijar población en las zonas rurales; 3) Fomento de la coordinaci­ón de los actores del sistema de innovación en Andalucía, que promueva la cultura digital en la región; 4) Desarrollo de una estrategia de interopera­bilidad común para el sector; y 5) Fomento de la integració­n tecnológic­a de los actores del sistema de innovación.

La viabilidad de estas estrategia­s está condiciona­da por su apoyo desde las diferentes políticas públicas (agrícola, medioambie­ntal, rural, laboral, etc.) y sobre todo por la decidida implicació­n del sector olivarero andaluz en su proceso de TD. 

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain