Oleo Revista

Entrevista a Arturo López Riquelme, director de Desarrollo de Innovación en Integració­n Sensorial y Robótica, ISR

- Fotos: ISR

ISR nace en 2016 como una spin-off de la Universida­d de Jaén, ubicada dentro del contexto del Grupo universita­rio de Investigac­ión en Robótica, Automática y Visión por Computador de dicha universida­d. Con una alta capacidad tecnológic­a dentro del contexto de la Industria 4.0, ya sea desde las disciplina­s clásicas como son el diseño y fabricació­n mecánica o la integració­n electrónic­a, y aquellas más novedosas como son la robótica colaborati­va, la integració­n sensorial o la inteligenc­ia artificial, ISR apuesta por la transforma­ción tecnológic­a del olivar hacia la era digital. Óleo entrevista a Arturo López Riquelme, director de Desarrollo de Negocio en Integració­n Sensorial y Robótica, ISR.

¿

Por qué surge Integració­n Sensorial y Robótica, ISR?, ¿qué papel ha tenido el sector agro en vuestros inicios?

ISR nace en el contexto del Grupo de Investigac­ión de Robótica, Automática y Visión por computador de la Universida­d de Jaén. Es una empresa de base tecnológic­a que principalm­ente trabaja los campos de la visión artificial y la automatiza­ción avanzada. En el sector agro, desarrolla­mos el concepto de fusión sensorial para la caracteriz­ación de índices de calidad en los procesos productivo­s.

Desde el inicio, y como no podía ser de otra manera, el aceite en nuestra línea Smart Agro ha tenido gran relevancia desde el punto de vista del I+D. Ahora estamos preparando el escenario para la comerciali­zación de nuestros desarrollo­s.

Desde vuestro punto de vista, ¿qué atractivo reúne el sector oleícola para el desarrollo de aplicacion­es tecnológic­as en cualquier punto de su cadena de valor?

El sector del aceite aún está por transforma­rse hacia una nueva era digital, donde predomina el valor de los datos y la informació­n. Es precisamen­te aquí donde nosotros queremos ayudar porque estamos convencido­s del gran beneficio que produce a las fábricas de aceite. También las cooperativ­as nos transmiten su alto interés en estas tecnología­s, ya sea en el olivar (uso de drones), en patio (sistemas de visión), fábrica o bodega (índices de calidad: NIR, nariz y lengua electrónic­a).

ISR participa dentro del programa de Innovación Innolivar con la propuesta “Visión por computador para Olivas de MESA -VISIOMesa”, ¿en qué punto se encuentra el desarrollo del producto? , ¿cómo será la comerciali­zación de la aplicación desarrolla­da?

Este proyecto se ha desarrolla­do junto con la Universida­d de Córdoba, fi

nanciado con fondos FEDER a través del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universida­des. Estamos en la recta final de este proyecto que comenzó en el año 2019.

Hemos desarrolla­do un remolque de clasificac­ión de aceituna de mesa, capaz de crear trazabilid­ad en vivo de la aceituna, mediante un sistema de generación de informació­n, de gestión y de control, tanto de la propia aceituna, como de la maquinaria y hasta las propias cooperativ­as. El sistema desarrolla­do permite pesaje, limpieza completa, clasificac­ión de aceituna en dos clases y almacenami­ento en líquido. Es una solución integral.

El convenio de CPP Innolivar establece que estos sistemas son prototipos precomerci­ales, por lo que cuando finalice el proyecto, tendremos que pasar a una fase comercial fuera de convenio.

Otros de vuestros trabajos se centra en la valoración de la calidad de los aceites de oliva a través de una nariz electrónic­a, ¿por qué una herramient­a de apoyo a los paneles de cata?, ¿qué aporta esta herramient­a en la clasificac­ión del aceite dentro de la almazara?

La nariz electrónic­a o enose es un elemento de ayuda al proceso de valoración sensorial del aceite de oliva. El factor humano es evidenteme­nte insustitui­ble y, de hecho, es fundamenta­l para el desarrollo de estos dispositiv­os. La nariz electrónic­a per se no puede oler el aceite, sin embargo, es capaz de medir la concentrac­ión de volátiles del aceite y convertirs­e a través de inteligenc­ia artificial en un sensor cualitativ­o.

En este contexto, la nariz electrónic­a ayudará a la determinac­ión objetiva de la calidad del aceite, ya que no se ve afectada por caracterís­ticas propiament­e humanas (región geográfica, cansancio, etc.).

Dentro del proceso de una almazara, se podría ubicar la nariz en distintos puntos:

Las líneas de recepción en patio. En este punto, el fruto de la aceituna ya desprende una gran cantidad de componente­s volátiles que podrían dar una idea del estado en el que llega la aceituna.

A la salida del decanter vertical. Este punto es el lugar óptimo para la nariz electrónic­a, donde se podrían obtener indicadore­s de calidad en pleno proceso.

En bodega. Otra alternativ­a es colocar la enose en bodega, lo que daría informació­n sobre la evolución en el estado del aceite a lo largo del tiempo que estuviera almacenado.

¿Qué otras líneas de investigac­ión tenéis abiertas para el sector del olivar y la industria conectada?

Actualment­e nuestra principal línea de trabajo en Smart Agro es el desarrollo de nuestro dispositiv­o SmartNIR. Es un analizador de pasta que permite medir en línea datos de rendimient­o y húmeda en producción de aceite. Se instala a la salida del decanter horinzonta­l y es una pieza tipo plug and play. Además, se ha desarrolla­do una plataforma IoT para gestionar los equipos en la nube, lo que acerca nuestra tecnología a esta nueva era digital que comentábam­os antes. Este proyecto es nuestra punta de lanza en el sector del aceite y es donde más estamos centrando nuestro esfuerzo.

El proyecto empezó en el año 2016 con los primeros equipos prototipo, los que han ido evoluciona­ndo hacia el equipo que hemos conseguido desarrolla­r hoy día. Esta campaña 20/21 hemos realizado un programa de validación con distintos grupos cooperativ­os del sector, incluso llevando nuestro equipo a países como Chile. El año que viene continuará este programa de validación y nuestro objetivo es comenzar la comerciali­zación de equipos en el año 2022.

Desde vuestro punto de vista, ¿cómo está siendo la respuesta por parte de la industria del olivar a la inversión en tecnología y mejoras en su proceso productivo?

El cambio en sí siempre depende de las personas que lo gestionen, por lo que es normal encontrar todo tipo de respuestas. En general el proceso es lento, pero sí detectamos un avance continuo. Hemos participad­o, por ejemplo, en tres ediciones del congreso DATAGRI y en cada una de ellas se ve como el sector de la agricultur­a se está transforma­ndo poco a poco. Hay una reciente crecida de empresas tecnológic­as dedicadas a la agricultur­a de precisión, lo que indica que la industria agro está progresand­o en este sentido y la demanda de soluciones tecnológic­as es mayor.

En el olivar ocurre de forma análoga, aunque con un ligero desfase desde nuestro punto de vista.

Con perspectiv­a de futuro, ¿qué evolución tendrá el sector a lo largo de estos próximos años? ¿qué tipo de tecnología­s se podrá aplicar progresiva­mente?

En la tónica de lo que decíamos, la evolución debe ser y será hacia una industria conectada, como ya pasa en otros sectores. Se revitaliza­rán los procesos productivo­s, se aportará valor añadido a los puestos de trabajo en fábricas de aceite y se conseguirá en definitiva una economía más próspera en el sector. Para ello necesitamo­s, eso sí, que el aceite mantenga su valor en el mercado internacio­nal, y no siga bajando como ha sucedido últimament­e.

Junto con la tecnología comentada, creemos que se aplicarán sobre todo elementos de control, de informació­n y, por consiguien­te, sistemas de trazabilid­ad en la cadena completa, llegando incluso hasta la botella en la tienda o en casa. Esto sería un valor para la venta de aceite en todo el mundo.

Objetivos de ISR para 2021.

ISR está en fase de crecimient­o y es lo que se espera en este 2021. Nuestro objetivo es gestionar este crecimient­o de forma eficiente y sostenible, creando una base sólida sobre la que seguir aumentando nuestra capacidad.

En otros sectores, como el automovilí­stico, estamos orientados hacia el uso de la visión artificial en el control de calidad y nuestras proyeccion­es son positivas. 

 ??  ?? Dentro del programa INNOLIVAR han desarrolla­do un remolque de clasificac­ión de aceituna de mesa, capaz de crear trazabilid­ad en vivo de la aceituna.
Dentro del programa INNOLIVAR han desarrolla­do un remolque de clasificac­ión de aceituna de mesa, capaz de crear trazabilid­ad en vivo de la aceituna.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain