AL­TA RU­TA GUADARRAMA

Un re­co­rri­do por eta­pas que te tras­la­da­rá a otras la­ti­tu­des en el en­torno gla­ciar del Cir­co y La­gu­nas de Pe­ña­la­ra. Geo­lo­gía des­lum­bran­te y sin­gu­lar en la Cuen­ca Al­ta del Man­za­na­res. As­cen­der cum­bres y ba­jar va­lles, pa­ra mos­trar su na­tu­ra­le­za, cos­tum­bres,

Oxigeno - - SUMARIO - Tex­to: Nuria Hi­jano, guía de mon­ta­ña, ju­ris­ta es­pe­cia­li­za­da en me­dio am­bien­te y tu­ris­mo ac­ti­vo y crea­do­ra de la Al­ta Ru­ta del Guadarrama Fo­tos: Mi­kael Hel­sing

Pa­ra to­dos los es­pí­ri­tus aman­tes de la na­tu­ra­le­za y de la vi­da al ai­re li­bre, os presentamos la Al­ta Ru­ta Guadarrama: un via­je por eta­pas por la co­lum­na ver­te­bral de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, en un re­co­rri­do por los rin­co­nes más fas­ci­nan­tes del Par­que Na­cio­nal de Guadarrama.

CA­MI­NOS QUE CUEN­TAN LA HIS­TO­RIA. La con­di­ción del Sis­te­ma Cen­tral co­mo mu­ra­lla di­vi­so­ria de la Pe­nín­su­la re­fle­ja la en­cru­ci­ja­da de cul­tu­ras que han tran­si­ta­do sus sie­rras a tra­vés su am­plia red de sen­de­ros y ca­mi­nos. Los pri­mi­ti­vos po­bla­do­res Car­pe­ta­nos y Aré­va­cos, con su ac­ti­vi­dad agro-pas­to­ril mar­ca­ron las pri­me­ras sen­das. Los ro­ma­nos unie­ron Se­go­vri­da con To­le­tum a tra­vés de la Fuen­fría y los re­yes me­die­va­les ubi­ca­ron en es­tos pa­ra­jes su lu­gar de ca­ce­ría y des­can­so, ha­cien­do uso con­ti­nua­do de los pa­sos de mon­ta­ña por los que dis­cu­rre la Al­ta Ru­ta del Guadarrama. El tra­sie­go de­ve­nir pas­to­ril tras­hu­man­te, des­de tiem­pos del Hon­ra­do Con­ce­jo de la Mes­ta, di­se­ñó el ma­pa de ca­ña­das, cor­da­les y ve­re­das. Los ca­mi­nos de la nie­ve pa­ra las ne­ve­ras de Ma­drid en el si­glo XIX y las pio­ne­ras ac­ti­vi­da­des na­tu­ra­lis­tas de la Ins­ti­tu­ción Li­bre de En­se­ñan­za de la mano de D. Fran­cis­co Gi­ner de los Ríos, se­cun­da­dos por los clu­bes de­por­ti­vos y mon­ta­ñe­ros in­de­pen­dien­tes ac­tua­les, han ori­gi­na­do otras ru­tas y ac­ti­vi­da­des. De la unión de es­tos sen­de­ros, ca­mi­nos, co­lla­dos, va­lles y cum­bres sur­ge la Al­ta Ru­ta del Guadarrama.

UN GRAN RE­TO DE­POR­TI­VO. 6 jor­na­das, 127 km, 13.200 m de des­ni­vel acu­mu­la­do. Cum­bres co­mo Pe­ña­la­ra, Ma­li­cio­sa o Ca­be­zas de Hie­rro, tra­ve­sías clá­si­cas co­mo La Cuer­da Lar­ga, puer­tos his­tó­ri­cos, co­mo El Re­ven­tón, pa­ra­jes úni­cos de La Pe­dri­za o los Reales Si­tios de La Gran­ja y Val­saín, son los hi­tos fun­da­men­ta­les, ne­xo de unión en­tre las dos me­se­tas; que com­pen­san el es­fuer­zo con su be­lle­za.

PAI­SA­JES ÚNI­COS. El re­co­rri­do que for­ma la Al­ta Ru­ta es­tá den­tro del Par­que Na­cio­nal “Sie­rra de Guadarrama” Es­pa­cio Pro­te­gi­do den­tro de la RED NA­TU­RA 2000. La ri­que­za bio­ló­gi­ca y el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y cien­tí­fi­co ge­ne­ra­do en su te­rri­to­rio son ex­tra­or­di­na­rios. Hay más de 1.280 es­pe­cies ani­ma­les y más de 1.500 plan­tas au­tóc­to­nas. Su gran va­lor co­mo eco­sis­te­ma representativo de la al­ta mon­ta­ña, oa­sis en el co­ra­zón del país, le ha va­li­do su re­co­no­ci­mien­to co­mo Zo­na de Es­pe­cial Pro­tec­ción pa­ra las Aves. (ZE­PA), Lu­gar de Im­por­tan­cia Co­mu­ni­ta­ria (LIC) y Reserva de la Bios­fe­ra .

VA­LLES DE MON­TA­ÑA. Pa­so a pa­so, se co­no­cen zo­nas mo­nu­men­ta­les co­mo la El Real Si­tio de La Gran­ja de San Il­de­fon­so, el Cas­ti­llo de los Men­do­za de Man­za­na­res el Real o la pri­me­ra Car­tu­ja de Cas­ti­lla, hoy Mo­nas­te­rio de El Pau­lar. Los ote­ros de la Sie­rra des­cu­bren el pai­sa­je vi­tal de los po­bla­do­res lo­ca­les: tie­rra de ne­ve­ros, ga­ba­rre­ros, ma­de­re­ros, ga­na­de­ros y pas­to­res. Re­cu­pe­ran­do las hue­llas de usos y for­mas de vi­da tra­di­cio­na­les, acer­can­do al par­ti­ci­pan­te a la iden­ti­dad se­rra­na ubi­ca­dos en sus pue­blos.

UN PRO­YEC­TO PA­RA LA CON­SER­VA­CIÓN Y EL DESA­RRO­LLO. La Al­ta Ru­ta del Guadarrama su­po­ne un via­je res­pon­sa­ble por los te­rri­to­rios del Par­que Na­cio­nal. Se ha desa­rro­lla­do bajo cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad y co­mo centro di­fu­sor de va­lo­res me­dioam­bien­ta­les y cul­tu­ra­les. Se pre­sen­ta co­mo he­rra­mien­ta ca­na­li­za­do­ra del uso pú­bli­co den­tro de un es­pa­cio pro­te­gi­do ya que dis­cu­rre por ca­mi­nos tran­si­ta­dos de for­ma his­tó­ri­ca. Pa­ra no mo­di­fi­car las ca­rac­te­rís­ti­cas ge­nui­nas del pai­sa­je el re­co­rri­do no tie­ne mar­cas es­pe­cí­fi­cas. En cru­ces con­fu­sos, se han pues­to hi­tos tra­di­cio­na­les. La Al­ta Ru­ta del Guadarrama es­tá di­ri­gi­da a mon­ta­ñe­ros. Al­gu­nas par­tes del re­co­rri­do dis­cu­rren por sen­de­ros ho­mo­lo­ga­dos co­mo PR o GR pe­ro es im­pres­cin­di­ble te­ner co­no­ci­mien­tos de orien­ta­ción. En los Va­lles se dis­po­ne de la me­jor lo­gís­ti­ca de re­fu­gios y es­ta­ble­ci­mien­tos, ve­lan­do por la ex­ce­len­cia de pro­duc­tos y ser­vi­cios. Par­ti­ci­pan­do en la Al­ta Ru­ta del Guadarrama se con­tri­bu­ye al man­te­ni­mien­to so­cio­eco­nó­mi­co de la zo­na, bajo cri­te­rios de pro­xi­mi­dad y fi­ja­ción sos­te­ni­ble de la po­bla­ción lo­cal. Ga­nan­do sa­lud, sen­si­bi­li­dad y so­bre to­do fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.