SU­PER­VI­VEN­CIA

Pa­ra apren­der a uti­li­zar un cu­chi­llo, co­no­cer dis­tin­tos nu­dos, mon­tar un re­fu­gio, ha­cer fue­go con dis­tin­tos me­dios, po­ta­bi­li­zar agua, orien­tar­se, lo­ca­li­zar co­mi­da, tras­la­dar he­ri­dos, ali­men­tar­se con plan­tas o in­sec­tos, vi­va­quear, ras­trear, ca­zar… pe­ro sob

Oxigeno - - SUMARIO - POR FRAN­CIS­CO JA­VIER GON­ZÁ­LEZ FO­TOS: AL­BER­TO AR­CE

Asis­ti­mos a un curso bá­si­co de Su­per­vi­ven­cia en la Es­cue­la Sur­vi­val Xtre­me: 24 ho­ras de prác­ti­cas de téc­ni­cas de su­per­vi­ven­cia que dan pa­ra mu­cho… Os lo con­ta­mos to­do en pri­me­ra per­so­na.

“En­tien­do la su­per­vi­ven­cia co­mo pu­ra psi­co­lo­gía”. El que ha­bla es Car­los Vi­co, res­pon­sa­ble de la Es­cue­la de Su

per­vi­ven­cia Sur­vi­val Xtre­me. Nos ha in­vi­ta­do a vi­vir uno de sus cursos bá­si­cos de su­per­vi­ven­cia: una jor­na­da de 24 ho­ras pa­ra apren­der di­fe­ren­tes téc­ni­cas bá­si­cas y, so­bre to­do, a ana­li­zar las dis­tin­tas si­tua­cio­nes de su­per­vi­ven­cia que se pue­den dar y sa­ber có­mo ac­tuar en ca­da ca­so. “Hay es­cue­las que se en­fo­can más en las téc­ni­cas, pe­ro yo pre­fie­ro en­se­ñar a pen­sar”. Via­ja­mos has­ta la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na pa­ra en­con­trar­nos con él. La pri­me­ra im­pre­sión que nos da Car­los es en­ga­ño­sa. Su ges­to es du­ro, la mi­ra­da afi­la­da y, jun­to a su pro­mi­nen­te mus­cu­la­tu­ra, nos ha­ce pen­sar en un per­fil más mi­li­tar que aca­dé­mi­co. Ni una co­sa ni la otra. Al día si­guien­te vol­ve­re­mos a ca­sa con una ima­gen de él to­tal­men­te dis­tin­ta, así co­mo de la ma­te­ria que nos va a ha­cer vi­vir en nues­tras car­nes du­ran­te una in­ten­sa jor­na­da. La fin­ca en la que se desa­rro­llan los cursos es­tá en la lo­ca­li­dad de Vi­la­no­va d'Es­poia, con las ca­pri­cho­sas for­mas de Mon­tse­rrat al fon­do, y ro­dea­da de sua­ves la­de­ras boscosas y te­rre­nos agrí­co­las. Na­da más lle­gar, re­ci­bi­mos la mochila con el ma­te­rial con el que nos ten­dre­mos que desen­vol­ver du­ran­te to­da la jor­na­da: un

cu­chi­llo, un pon­cho, li­tro y me­dio de agua, pa­ra­cord y fe­rro­ce­rio. Va­mos ves­ti­dos pa­ra un día de mon­te: bo­tas de trek­king, tres ca­pas de ro­pa téc­ni­ca y, a pe­sar de que es pri­ma­ve­ra, nos he­mos lle­va­do guan­tes y go­rro por si las mos­cas, so­bre to­do pre­vien­do el más que se­gu­ro vi­va­queo. “Hoy en día mu­cha gen­te sa­le a vi­va­quear con mo­chi­las de 20 ki­los en la es­pal­da; pa­ra mí lo in­tere­san­te es sa­ber ha­cer­lo con el mí­ni­mo ma­te­rial”. Fi­nal­men­te, jun­to con la mochila, Car­los nos da un huevo a ca­da uno: " se­rá vues­tra ce­na, así que ten­dréis que man­te­ner­lo en­te­ro du­ran­te to­da la

jor­na­da". ¿Dón­de lo guar­da­mos? A los diez mi­nu­tos de em­pe­zar, en un mo­vi­mien­to brus­co, se me rom­pe el huevo al caer al sue­lo. No me lo pue­do creer, ¡me ha du­ra­do diez mi­nu­tos! Sin em­bar­go, no ba­tí el re­cord, que al pa­re­cer lo tie­ne al­gún alumno al que el huevo le du­ró só­lo quin­ce se­gun­dos. Mi com­pa­ñe­ro me da­ría to­da una lec­ción acon­di­cio­nan­do su huevo en un pe­que­ño ni­do por­tá­til que con­fec­cio­nó con hier­bas se­cas. ¡Dos pun­tos pa­ra el fo­tó­gra­fo! La anéc­do­ta del huevo su­pu­so un acer­ca­mien­to a la me­to­do­lo­gía de la es­cue­la: pri­me­ro pen­sar por uno mis­mo, lue­go ac­tuar y, si fi­nal­men­te no da­mos con la so­lu­ción, en­ton­ces es él el que pa­sa a ex­pli­car las dis­tin­tes téc­ni­cas que se pue­den apli­car en ca­da ca­so. “Al fi­nal la par­te más im­por­tan­te de la su­per-

vi­ven­cia es ana­li­zar una si­tua­ción y bus­car so­lu­cio­nes. Pa­ra mí la

su­per­vi­ven­cia es adap­ta­ción”. El per­fil de los alum­nos va des­de ur­ba­ni­tas que nun­ca han pi­sa­do el mon­te, has­ta mon­ta­ñe­ros y ex­pe­di­cio­na­rios que buscan téc­ni­cas aplicadas a po­si­bles ac­ci­den­tes en sus aventuras, pa­san­do por ni­ños, dis­ca­pa­ci­ta­dos, em­pre­sa­rios, jó­ve­nes con

pro­ble­mas de adap­ta­ción, mi­li­ta­res... “Hay alum­nos que han re­pe­ti­do ya diez ve­ces, que se lo to­man co­mo una te­ra­pia de na­tu­ra­le­za,

ami­gos y vi­ven­cias”. Al curso bá­si­co pue­den asis­tir per­so­nas sin nin­gún co­no­ci­mien­to de téc­ni­cas de su­per­vi­ven­cia, de he­cho, mu­chos alum­nos que lle­gan nun­ca han pi­sa­do el mon­te, pe­ro cu­rio­sa­men­te pue­den desa­rro­llar el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia de una for­ma más na­tu­ral e in­ten­sa que otros ya ex­pe­ri­men­ta­dos. “Me gus­ta que sea un curso que ayu­de a la gen­te a dar­se cuen­ta de su ca­pa­ci­dad real de so­bre­vi­vir. Que ayu­de a la gen­te a pen­sar en di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes y lle­gue por sí mis­ma a las so­lu­cio­nes que se­gu­ra­men­te se­pa sin que yo se las di­ga. Y mu­chas ve­ces, en cuan­to en sus ca­be­zas se abren esos pro­ce­sos ló­gi­cos an­te dis­tin­tas si­tua­cio­nes, de gol­pe se em­pie­za a ha­cer más fá­cil en­con­trar so­lu­cio­nes nue­vas a dis­tin­tos pro­ble­mas. Y esa es la par­te más bo­ni­ta, cuan­do veo que los alum­nos co­mien­zan a dar­le al co­co

por sí mis­mos”. Y ade­más le sir­ven a Car­los pa­ra ca­li­brar el ni­vel real de los alum­nos que quie­ren apun­tar­se a cursos de ni­vel avan­za­do, que se desa­rro­llan de for­ma in­ten­si­va du­ran­te va­rios días en am­bien­tes de bos­que, nie­ve o de­sier­to. Son cursos más “ex­tre­mos”, en los que los alum­nos ya tie­nen que sa­ber mo­ver­se en so­li­ta­rio y con po­cos me­dios con cier­ta sol­tu­ra, pe­ro que es­tán adap­ta­dos pa­ra que en ca­so de que los alum­nos lle­guen al lí­mi­te, pue­dan dar mar­cha atrás sin nin­gún pe­li­gro, aun­que nor­mal­men­te el or­gu­llo fun­cio­na y na­die sue­le dar mar­cha atrás. Co­mo nos di­ce Car­los: “cuan­do no pue­des más, es­tás al 50%”.

"La par­te más im­por­tan­te de la su­per­vi­ven­cia es ana­li­zar una si­tua­ción has­ta dar con la so­lu­ción idó­nea. Ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, pu­ra psi­co­lo­gía"

Lle­ga el torno de co­no­cer y prac­ti­car al­gu­nos de los nu­dos más bá­si­cos y prác­ti­cos en si­tua­cions de su­per­vi­vèn­cia: as de guía, trac­tel, pru­sik... En ple­na prác­ti­ca, Car­los nos ad­vier­te: “¡ Se acer­ca una tor­men­ta! ¡En 15 mi­nu­tos se po­ne a llo­ver a cán­ta­ros!” Mi­ra­mos al cie­lo y no ve­mos ni ras­tro de nu­bes, pe­ro in­tui­mos que se tra­ta de una prue­ba pa­ra po­ner en prác­ti­ca lo re­cien­te­men­te apren­di­do. Mi com­pa­ñe­ro por un la­do, y yo por el otro, nos dis­po­ne­mos a crear un re­fu­gio pa­ra la llu­via. A fal­ta de 5 mi­nu­tos, re­nun­cio a imi­tar a mi com­pa­ñe­ro que es­tá aca­ban­do de ha­cer­se un buen re­fu­gio con su cuer­da y un pon­cho. Me bus­co un ár­bol, amon­tono ra­mas, y uso el pon­cho pa­ra ta­par­me. Y efec­ti­va­men­te aca­bó ca­yen­do agua, ¡a man­gue­ra­zos! Aun­que nues­tras so­lu­cio­nes fue­ron dis­tin­tas, Car­los va­lo­ró am­bas co­mo po­si­ti­vas. “Ca­da si­tua­ción es di­fe­ren­te y ade­más va­ria­ble, e in­ten­tar de­fi­nir las so­lu­cio­nes no es tan fá­cil co­mo 'si ocu­rre es­to tie­nes que ha­cer es­to', lo im­por­tan­te es pen­sar”. Es el turno del fue­go. El Sanc­ta Sanc­to­rum de la su­per­vi­ven­cia. El ele­men­to que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre el ca­lor y el frío, en­tre co­mer al­go cru­do o a la bra­sa, en­tre el agua su­cia o her­vi­da, y que -no ol­vi­de­mos- lle­va tran­qui­li­zan­do nues­tros es­pí­ri­tus des­de el ori­gen de los tiem­pos, pro­por­cio­nán­do­nos una atá­vi­ca sen­sa­ción de paz y se­gu­ri­dad ¿No es así? “Pues aho­ra ven­ga, ha­ced un fue­go, os doy un me­che­ro y cin­co mi­nu­tos”. ¿Con me­che­ro? Eso

es­tá ti­ra­do… Y lo lo­gra­mos. “Bien, aho­ra con so­lo tres ce­ri­llas”. He­cho. Prue­ba su­pe­ra­da (por po­co). Muy bien, aho­ra es el mo­men­to de fe­rro­ce­rio... La di­ná­mi­ca del curso es en­fren­tar­se ca­da vez a re­tos más di­fí­ci­les. Pe­que­ños ob­je­ti­vos que ayu­dan a en­fren­tar­se a los gran­des. “el 90% de los alum­nos no pue­den en­cen­der un fue­go ni con el me­che­ro”, nos acla­ra Car­los. Y es que, aún con un me­che­ro, pue­de lle­gar a ser muy di­fí­cil ¡en­cen­der un fue­go bajo la llu­via! Era mi pri­mer con­tac­to con un fe­rro­ce­rio: una alea­ción de hie­rro y ce­rio en ba­rra, que lo­gra una bue­na chis­pa al con­tac­to con el metal, con el cu­chi­llo por ejem­plo. Co­mo siem­pre, la ca­li­dad de la yes­ca se mues­tra co­mo un fac­tor fun­da­men­tal, sea cual sea el mé­to­do que uti­li­ce­mos pa­ra pren­der­la. Pe­ro ade­más hay téc­ni­cas de en­cen­di­do (en po­si­ción de ro­di­llas de es­pal­das al vien­to y con las pier­nas re­gu­lan­do la en­tra­da de ai­re) y de ma­ni­pu­la­do de la yes­ca (su­je­tán­do­la y en­cen­dién­do­la por de­ba­jo pa­ra, una vez pren­di­da, dar­la la vuel­ta y que ar­da más) que ayu­dan, y mu­cho, a con­se­guir el ob­je­ti­vo fi­nal. El fue­go por fric­ción ya es otro can­tar: “Tar­dé mu­chos años en apren­der, fue a par­tir de mu­chos erro­res, por­que in­clu­so te­nien­do los uten­si­lios ne­ce­sa­rios re­quie­re mu­cha prác­ti­ca”. Una prác­ti­ca que se no­ta que Car­los ha ma­cha­ca­do mu­cho, por­que to­das las téc­ni­cas le sa­len ¡ca­si siem­pre a la pri­me­ra! “Cuan­do yo apren­dí no ha­bía In­ter­net... de he­cho me guia­ba por los di­bu­jos del ma­nual de su­per­vi­ven­cia del SAS”. En el fue­go por fric­ción ya hay que de­mos­trar pa­cien­cia y buen ha­cer: hay que ha­cer el ar­co, una cu­ña, em­pu­ja­dor... y no só­lo eso, des­pués hay que apli­car­se con ma­ña a la ho­ra de ge­ne­rar fric­ción en­tre las dos ma­de­ras (mo­vi­mien­tos lar­gos y rá­pi­dos, con la mu­ñe­ca blo­quea­da con la espinilla) so­bre to­do pa­ra no ha­cer es­fuer­zo de más.“Es co­mo to­car el vio­lin, hay ni­ños de do­ce años que han he­cho fue­go por fric­ción”. Lo cier­to es que nos in­va­de la ex­ci­ta­ción cuan­do fi­nal­men­te (des­pués de mu­chos in­ten­tos) lo lo­gra­mos. Te­ne­mos la sen­sa­ción de ha­ber he­cho au­tén­ti­ca ma­gia, y no po­de­mos evi­tar re­cor­dar tan­tas y

tan­tas es­ce­nas de la pe­lí­cu­la “En bus­ca del fue­go”. Si pa­ra no­so­tros ha si­do un mo­men­to má­gi­co ¿qué su­pon­dría pa­ra nues­tros an­te­pa­sa­dos pri­mi­ti­vos?...

Car­los apro­ve­cha la euforia del mo­men­to pa­ra pa­sar a uno de los momentos más “te­le­vi­si­vos” del curso. Es la ho­ra del ape­ri­ti­vo. Hoy te­ne­mos sal­ta­mon­tes y gu­sa­nos. Fri

tos. “Cru­do no me co­mo na­da, só­la­men­te co­mo muy, muy, muy úl­ti­ma op­ción, a ries­go de una in­fec­ción in­tes­ti­nal”. Por cier­to Car­los, ¿qué va­lor le das a los pro­gra­mas de su­per­vi­ven­cia de la te­le­vi­sión? “Si la gen­te sa­be ver­lo co­mo el en­tre­te­ni­mien­to que es y es ca­paz de dis­cer­nir lo que es real de lo que es un show, per­fec­to”. Pro­ba­mos los gu­sa­nos pri­me­ro. Sa­ben a fru­to se­co. Los sal­ta­mon­tes sa­ben co­mo a po­llo fri­to, in­clu­so a to­rrezno, ¡es­tán de­li­cio­sos! “Es un te­ma, de nue­vo, muy psi­co­ló­gi­co. Se tra­ta de rom­per un ta­bú. Po­nes en una ba­lan­za las pro­teí­nas de la car­ne de ter­ne­ra y la de los gu­sa­nos ¡y alu­ci­nas! Los 'bi­chos' son real­men­te nu­tri­ti­vos, ¡pu­ro com­bus­ti­ble!”. Lo cier­to es que en un curso de su­per­vi­ven­cia uno es­pe­ra apren­der a po­ner tram­pas

y ca­zar co­ne­jos, per­di­ces, pá­ja­ros, etc. “Hay gen­te que se que­ja de que no ha­ga­mos tram­peo en el curso bá­si­co, y no lo ha­go por­que apren­der a tram­pear exi­ge pri­me­ro apren­der a ras­trear, y só­lo ras­trear pre­ci­sa un curso de ca­si cin­co días. Si ne­ce­si­to co­mi­da…le­van­to una pie­dra y te iden­ti­fi­co unas cuan­tas lar­vas, hue­vos e in­sec­tos que pa­ra tus ne­ce­si­da­des bá­si­cas de su­per­vi­ven­cia son la me­jor op­ción, ¡en una ho­ra tie­nes la ce­na! Aho­ra tú pon­te a ras­trear, en­cuen­tra el ras­tro, la ma­dri­gue­ra, la tram­pa, que fun­cio­ne…”.

Ca­mi­na­mos por un sen­de­ro en di­rec­ción a unos bos­ques cer­ca­nos, y las pre­gun­tas se su­ce­den a ca­da pa­so: ¿cuál es el ani­mal más pe­li­gro­so del bos­que?, ¿qué ani­ma­les se han co­mi­do las pi­ñas?, ¿qué res­tos hay en la mier­da de los ja­ba­lís?, ¿qué han es­ta­do co­mien­do? Gra­cias a Car­los iden­ti­fi­ca­mos nu­me­ro­sas plan­tas que nos acom­pa­ñan, y des­cu­bri­mos los va­ria­dos usos

que po­dría­mos ha­cer de ellas: es­ca­ra­mu­jo co­mo an­ti­dia­rréi­co, to­mi­llo en in­fu­sión pa­ra el res­fria­do, la­van­da pa­ra ahu­yen­tar los mos­qui­tos, li­quen pa­ra ha­cer un em­plas­to pa­ra las he­ri­das, o mus­gos pa­ra acol­char nues­tro vi­vac (o in­clu­so ha­cer una so­pa ca­lien­te). Y no só­lo eso, tam­bién bus­ca­mos co­mi­da en los hor­mi­gue­ros (las hue­vas se pue­den co­mer cru­das), y de­ba­jo de las pie­dras a la ca­za y cap­tu­ra de... ¡ala­cra­nes! No tar­da­mos en en­con­trar uno que Car­los co­ge con sus de­dos con su­mo cui­da­do, siem­pre por detras y aga­rrán­do­le des­de los la­dos pa­ra que no nos pue­da pi­car. Pa­ra comérselos nun­ca hay que ol­vi­dar­se de qui­tar los dos úl­ti­mos seg­men­tos de la co­la, que es don­de es­tá el ve­neno. “A la bra­sa es­tán muy ma­los, es me­jor co­mer­los her­vi­dos...”. Pe­ro, co­mo to­dos sa­béis, so­mos ca­pa­ces de aguan­tar mu­cho más tiem­po sin co­mer... ¡que sin be­ber! Y es jus­to lo que nos plan­tea Car­los cuan­do nos en­con­tra­mos con un buen char­co de agua su­cia: " ¿Có­mo lo ha­céis pa­ra be­ber de ella en una si­tua­ción de

ex­tre­ma ne­ce­si­dad? Te­néis dos op­cio­nes: con po­si­bi­li­dad de ha­cer fue­go, y sin po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo, y en nin­guno de los ca­sos te­néis un

re­ci­pien­te." Es el mo­men­to de pen­sar, y pen­sar, y pen­sar, y pen­sar... Pe­ro mien­tras mi com­pa­ñe­ro se acer­ca a una de las so­lu­cio­nes, un ser­vi­dor, por mu­cho que le da vuel­tas, no en­cuen­tra so­lu­ción pa­ra nin­guno de los ca­sos. Fi­nal­men­te des­cu­bri­mos que, re­du­cien­do el ta­ma­ño del char­co pa­ra es­tan­car un po­co de agua, ca­len­tan­do unas pie­dras y echán­do­las ca­lien­tes al agua po­dre­mos po­ta­bi­li­zar en cier­ta me­di­da ese agua. En ca­so de no te­ner fue­go... un cal­ce­tín por vía rec­tal, sí, rec­tal,

ca­da 20 mi­nu­tos. ¿Y las pas­ti­llas po­ta­bi­li­za­do­ras? :“son una bue­na op­ción, pe­ro ca­si igual (y mu­cho más ba­ra­ta) con dos go­tas de le­jía de uso ali­men­ta­rio pue­des po­ta­bi­li­zar ¡un li­tro de agua!”

Ya hi­dra­ta­dos, lle­gó el mo­men­to de afron­tar una de las si­tua­cio­nes fic­ti­cias en las que la to­ma de de­ci­sio­nes no só­lo ha de ser co­rrec­ta, sino que ade­más rá­pi­da: un in­cen­dio de gran­des di­men­sio­nes se nos echa en­ci­ma por nues­tra es­pal­da. ¿Por dón­de vol­ve­mos?, ¿se­gui­mos el ca­mino?, ¿cam­po a tra­vés? Car­los nos de­ja ele­gir, no nos ayu­da y no­so­tros mis­mos nos da­re­mos cuen­ta de si he­mos acer­ta­do o no en nues­tra de­ci­sión.“Uno de los gran­des pro­ble­mas en las si­tua­cio­nes de su­per­vi­ven­cia es en­trar en pá­ni­co. El pá­ni­co es muy pe­li­gro­so, por­que sue­le im­pli­car una reac­ción sin pen­sar. El mie­do es bueno. El mie­do acen­túa tus ins­tin­tos. Pe­ro el pá­ni­co te blo­quea. An­tes de en­trar en pá­ni­co hay que sa­ber pa­ra… lo que llamamos el PA-RE PI-A: Pa­ra, Res­pi­ra,

Pien­sa, Ac­túa”. Nos he­mos pa­ra­do, he­mos res­pi­ra­do, he­mos pen­sa­do y, des­pués de dis­cu­tir en­tre no­so­tros, he­mos ac­tua­do:

se­gui­mos el ca­mino an­tes que ata­jar cam­po a tra­vés. “La ten­den­cia del ins­tin­to en si­tua­cio­nes ex­tre­mas es pro­vo­car­te el pá­ni­co, que se sue­le ma­ni­fes­tar de tres ma­ne­ras: co­rrien­do, blo­queán­do­nos o pe­lean­do. Cual­quie­ra de las tres pue­de ser vá­li­da o to­tal­men­te inapro­pia­da, so­bre to­do si no he­mos blo­quea­do el pá­ni­co y sa­bi­do ana­li­zar la res­pues­ta más efi­cien­te con cal­ma. Pe­ro es que ade­más hay que ha­cer­lo mu­chas ve­ces en si­tua­cio­nes en las que esa to­ma de de­ci­sio­nes ha de ser sú­per rá­pi­da”. Al ca­bo de un ra­to al tro­te por el ca­mino, des­cu­bri­mos que he­mos to­ma­do la op­ción bue­na: el ca­mino ser­pen­tea has­ta lle­var­nos fue­ra del bos­que a una zo­na de cul­ti­vos. Ha­ber to­ma­do la op­ción del cam­po a tra­vés hu­bie­se si­do una en­ce­rro­na de ba­rran­cos y ve­ge­ta­ción. “El pro­ble­ma”, nos di­ce Car­los, “es que nos lo dan to­do he­cho. Con un GPS aprie­tas un bo­tón y sa­bes dón­de es­tás, la fle­cha te di­ce ha­cia dón­de ir... Muy bien. Pe­ro si to­do eso fa­lla, si pier­des el GPS, o se que­da sin ba­te­ría o se rom­pe, me­jor que se­pas no­cio­nes de orien­ta­ción pa­ra lle­gar a tu des­tino”. La ru­ta sir­ve tam­bién a ve­ces pa­ra prac­ti­car si­tua­cio­nes de pri­me­ros au­xi­lios, so­bre to­do los ca­sos de tras­la­dos de he­ri­dos. Un ejer­ci­cio que sir­ve pa­ra dar­se cuen­ta de lo com­pli­ca­do y du­ro que es tras­la­dar a un com­pa­ñe­ro que no pue­de ha­cer­lo por sí mis­mo. Ya de vuel­ta a la fin­ca, es el mo­men­to de mon­tar el re­fu­gio y

el cam­pa­men­to en el que dor­mi­re­mos esa mis­ma no­che. Un ejer­ci­cio en el que me­re­ce la pe­na “per­der” más tiem­po pa­ra des­pués po­der es­tar más có­mo­dos, ¡que va a ha­cer fal­ta des­pués de un in­ten­so día! Nos to­có un la­gar­to (ma­rro­quí), pe­ro po­dría ha­ber si­do un co­ne­jo, per­di­ces, ga­lli­nas, pa­lo­mas, o in­clu­so ¡ra­tas! (es­tas úl­ti­mas Car­los se las reserva a los mi­li­ta­res, al fin y al ca­bo, es­tén en el si­tio del mun­do que es­tén de mi­sión, ¡siem­pre ha­brá ra­tas!).

“Pe­ro, si yo nun­ca he ma­ta­do un ser vi­vo”. Pue­de que nun­ca lo ha­yas he­cho con tus ma­nos, pe­ro to­do lo que co­mes ha si­do ma­ta­do por al­guien. He­mos per­di­do tan­to el con­tac­to di­rec­to con la muer­te de los ani­ma­les que con­su­mi­mos, que no nos cau­sa nin­gu­na pe­na, pe­ro, ¿y si lo tie­nes que ma­tar tú? Du­ran­te un ra­to tie­nes que te­ner al ser vi­vo en tus ma­nos. Su­je­tar­le, sen­tir có­mo se mue­ve, y se re­tuer­ce in­ten­tan­do es­ca­par... lo que vie­ne es una ex­pe­rien­cia muy "heavy": má­ta­lo (de­ca­pi­ta­do), des­pe­llé­ja­lo, des­trí­pa­lo, cór­ta­le las ex­tre­mi­da­des... “Tie­ne que ser un ac­to de ne­ce­si­dad y ab­so­lu­ta­men­te res­pon­sa­ble”. “Tra­ba­ja­mos mu­cho el res­pe­to por los ani­ma­les”. Es fi­lo­so­fia de la es­cue­la que el ani­mal que se ma­ta es pa­ra co­mér­se­lo, y eso es lo que ha­re­mos.

Los jue­gos son una de las for­mas más efec­ti­vas de apren­di­za­je en los ni­ños. Y se­gu­ra­men­te tam­bién en los adul­tos, aun­que de­di­que­mos mu­cho me­nos tiem­po a ello. Car­los nos plan­tea un jue­go de per­cep­ción pa­ra dar­nos cuen­ta de lo di­fí­cil que

es des­pla­zar­se en si­len­cio por el cam­po o el bos­que (so­bre to­do si te­ne­mos que acer­car­nos a un ani­mal, te­nien­do en cuan­ta lo fino que tie­nen el oí­do la ma­yo­ría de ellos). Pri­me­ro es im­por­tan­te sen­tir el si­len­cio (al­go a lo que tam­po­co es­ta­mos muy acos­tum­bra­dos) pa­ra des­pués in­ten­tar lo­ca­li­zar con los ojos ce­rra­dos a un com­pa­ñe­ro que se acer­ca si­gi­lo­sa­men­te pa­ra in­ten­tar lle­gar has­ta no­so­tros sin que le oi­ga­mos. Un sen­ci­llo ejer­ci­cio que pro­por­cio­na un nue­vo y cu­rio­so pun­to de vis­ta so­bre nues­tras in­fe­rio­res ha­bi­li­da­des en el mon­te cuan­do te­ne­mos que en­fren­tar­las a las de los ani­ma­les que lo ha­bi­tan.

Du­ran­te el curso la co­mi­da se da con cuen­ta­go­tas pa­ra no te­ner de­ma­sia­da ham­bre, pe­ro sí la jus­ta pa­ra crear cier­ta ten­sión: “An­tes no da­ba ni co­mi­da ni agua, pe­ro el can­san­cio de los alum­nos

era tal que lle­ga­ba un pun­to que ya ni me ha­cían ca­so”. ¿Qué hay de menú? So­pa, bu­ti­fa­rra y ¡la­gar­to! El fue­go nos hip­no­ti­za y nos ayu­da a con­ver­sar so­bre las ex­pe­rien­cias del día, de la vi­da, pro­yec­tos, via­jes… To­ca dor­mir al raso y sen­tir lo que es dor­mir sin saco. El fue­go ayu­da pe­ro el frío se de­ja sen­tir a lo lar­go de la no­che (a pe­sar de que es­ta­mos ya a fi­na­les de abril). No­che to­le­da­na, pe­ro el fue­go por la ma­ña­na ayu­da a ca­len­tar­se al ama­ne­cer.

To­ca co­mer­se el huevo (el que to­da­vía lo ten­ga) con un re­ci­pien­te de me­dia na­ran­ja en las bra­sas. Y de nue­vo hay que fil­trar agua, con al­guno de los mé­to­dos que nos ex­pli­ca Car­los (no sin an­tes ha­ber­nos he­cho re­ba­nar­nos los se­sos a no­so­tros pa­ra dar con al­gu­na so­lu­ción). Así, co­no­ce­mos y com­pro­ba­mos la efec­ti­vi­dad de dos mé­to­dos sen­ci­llos que pue­den

ha­cer­se siem­pre que se ten­gan a mano dos re­ci­pien­tes: o ha­cién­do agu­je­ros en el fon­do de uno de los re­ci­pien­tes con ca­pas de te­la y hier­ba que trans­fie­re el agua su­cia ya fil­tra­da a otro; o uno más in­tere­san­te que -apro­ve­chan­do la ley de los va­sos co­mu­ni­can­tes- fil­tra el agua su­cia del re­ci­pien­te su­pe­rior a otro a me­nor al­tu­ra a tra­vés de un tro­zo de te­la hú­me­da que ha­ce de fil­tro. ¡Am­bos fun­cio­nan! Pe­ro sin du­da el mé­to­do es­tre­lla se­ría lle­var a ca­bo el mé­to­do pa­ra -gra­cias a la trans­pi­ra­ción de las plan­tas- lo­grar con­ver­tir su hu­me­dad ma­ña­ne­ra en agua por obra y gra­cias de un po­zo de agua, una téc­ni­ca que, con un sim­ple plás­ti­co o in­clu­so pon­cho, con­si­gue que en dos ho­ras de con­den­sa­ción con­si­ga­mos ca­si un ter­cio del va­so lleno de agua. An­tes de apa­gar del to­do el fue­go de la no­che an­te­rior, apro­ve­cha­mos un tro­zo de te­la de al­go­dón (per­fec­to el pan­ta­lón va­que­ro) en­ro­lla­do den­tro de una la­ta cor­ta­da a la mi­tad y ta­pa­da con la otra mi­tad, po­ne­mos la la­ta en las bra­sas pa­ra con­se­guir una me­cha de al­go­dón car­bo­ni­za­do que se pue­de guar­dar y trans­por­tar pa­ra ha­cer el pró­xi­mo fue­go con un pe­der­nal. Una ta­rea na­da fá­cil, pe­ro que Car­los do­mi­na con fa­ci­li­dad, " Cla­ro", nos di­ce, "em­pe­cé a ha­cer­lo con mi abue­lo con só­lo 7 años”.

"¡ So­co­rro Car­los, no po­de­mos más...!". Mo­men­to per­fec­to pa­ra fa­bri­car nues­tro pro­pio sil­ba­to con una ca­ña, ya que, co­mo nos ex­pli­ca Car­los, siem­pre es me­nos can­sa­do so­plar que gri­tar. Una vez he­cho, apren­de­mos la for­ma co­rrec­ta de pe­dir so­co

rro con un sil­ba­to: 3 sil­bi­dos de 3 se­gun­dos de du­ra­ción con 3 se­gun­dos de pau­sa, tras los que se es­pe­ra la se­ñal del res­ca­ta­dor (1 pi­ti­do) y des­pués de 30 se­gun­dos se vuel­ve a ha­cer la se­ñal, evi­tan­do así con­fu­sio­nes de ecos en­tre los sil­bi­dos de unos y otros. Lle­gan­do al fi­nal del curso, es el mo­men­to de lle­var al gru­po al mon­te, y se les da una ho­ra pa­ra po­ner en prác­ti­ca to­do lo apren­di­do. Un buen mo­men­to pa­ra de nue­vo ana­li­zar la dinamica de gru­pos, en la que " las mu­je­res sue­len ser muy vá­li­das: ha­bi­tual­men­te pien­san y re­ca­pa­ci­tan más. El hom­bre ti­ra mu­cho más del fí­si­co y cuan­do se les aca­ba..." El curso fi­na­li­za con una me­re­ci­da y abun­dan­te co­mi­da en gru­po en un res­tau­ran­te de ex­qui­si­ta co­mi­da tí­pi­ca ca­ta­la­na, aho­ra sí con co­mi­da ya co­ci­na­da, agua po­ta­bi­li­za­da, sen­ta­dos en si­llas, con pla­tos, cu­bier­tos, va­sos.. ¡y lo bien sien­ta des­pués de 24 de su­per­vi­ven­cia ahí fue­ra! Ya de vuel­ta en el tren, mi com­pa­ñe­ro y yo nos so­pren­de­mos re­fle­xio­nan­do y dis­cu­tien­do so­bre mu­chas de las vi­ven­cias de las úl­ti­mas 24 ho­ras... Car­los, ¡ob­je­ti­vo cum­pli­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.