CA­MINO DEL CID

Oxigeno - - 5 RUTAS CICLOTURISMO -

El Ca­mino del Cid es uno de los gran­des iti­ne­ra­rios ci­clo­tu­ris­tas es­pa­ño­les. La ru­ta es­tá ins­pi­ra­da en el poe­ma épi­co del Can­tar de mío Cid y re­co­rre los te­rri­to­rios de aventuras de Ro­dri­go Díaz de Vi­var, el Cid Cam­pea­dor, du­ran­te los años de des­tie­rro has­ta su muer­te en Va­len­cia. La es­truc­tu­ra del Ca­mino del Cid es una red de ru­tas te­má­ti­cas, que pue­den ser li­nea­les o cir­cu­la­res, en­tre­la­za­das unas con otras pa­ra com­ple­tar un via­je por co­mar­cas, pue­blos y cu­rio­sos es­ce­na­rios del mi­to cidiano en ocho pro­vin­cias del centro y

es­te pe­nin­su­lar. La pá­gi­na web ofi­cial del Ca­mino del Cid es ex­ce­len­te, con in­for­ma­ción cla­ra y pre­ci­sa pa­ra via­je­ros en co­che, sen­de­ris­tas y ci­clo­tu­ris­tas.

1. POR CA­MI­NOS Y SEN­DE­ROS

La ru­ta ci­dia­na po­see 1.400 km de sen­de­ros (des­de ca­mi­nos agrí­co­las a sen­das de mon­ta­ña, pa­san­do por la Vía Ver­de Ojos Ne­gros), di­vi­di­da en sie­te ru­tas con dis­tan­cias que os­ci­lan en­tre 47 km la más cor­ta (anillo de Ga­llo­can­ta) y 286 km la más lar­ga (El Des­tie­rro). Las eta­pas es­tán se­ña­li­za­das con las clá­si­cas ban­das ro­jas y blan­cas de los sen­de­ros de gran re­co­rri­do en las pro­vin­cias don­de el Ca­mino es­tá ho­mo­lo­ga­do co­mo GR, en Gua­da­la­ja­ra y Za­ra­go­za, y Te­ruel, que es­tá en pro­ce­so, con dos ban­das ro­jas en el res­to. Los téc­ni­cos del Con­sor­cio Ca­mino del Cid re­vi­san to­dos los años el itinerario com­ple­to, ac­tua­li­zan­do la ru­ta en los pun­tos don­de se de­tec­tan ne­ce­si­da­des de me­jo­ra. Es­tas re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas se tras­la­dan lue­go a las to­po­guías, con ma­pas a es­ca­la 1:25.000 y tracks en di­fe­ren­tes for­ma­tos, un ma­te­rial in­dis­pen­sa­ble de gran ca­li­dad que pue­de des­car­gar­se gra­tui­ta­men­te des­de la web. Las to­po­guías ac­tua­les es­tán pen­sa­das pa­ra los sen­de­ris­tas, pe­ro con­tie­nen ob­ser­va­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de gran uti­li­dad pa­ra los bi­kers, con ín­di­ce IBP, ob­ser­va­cio­nes de ci­cla­bi­li­dad y en su ca­so, al­ter­na­ti­vas ci­clis­tas. Y se si­gue tra­ba­jan­do en las guías, ma­pas y tracks de las sie­te ru­tas ex­clu­si­va­men­te pa­ra moun­tain bi­ke, que es­ta­rán en la nue­va web an­tes de fi­na­li­zar 2014.

2. POR CA­RRE­TE­RAS SE­CUN­DA­RIAS

El Ca­mino del Cid apues­ta tam­bién por el

ci­clo­tu­ris­mo de ca­rre­te­ra y ha di­se­ña­do se­duc­to­res iti­ne­ra­rios por mu­chos te­rri­to­rios se­cu­lar­men­te des­fa­vo­re­ci­dos en an­ti­guas zo­nas fron­te­ri­zas en la Edad Me­dia, mu­chas de las cua­les des­de en­ton­ces no han per­di­do la con­no­ta­ción ci­dia­na. Co­mar­cas ca­si des­po­bla­das, ho­ri­zon­tes in­fi­ni­tos y más de 140 po­bla­cio­nes del itinerario que no lle­gan al cen­te­nar de ha­bi­tan­tes, co­nec­ta­das me­dian­te una tran­qui­la red de ca­rre­te­ras se­cun­da­rias con mu­cho en­can­to. En Es­pa­ña ha cre­ci­do no­ta­ble­men­te el nú­me­ro de afi­cio­na­dos al moun­tain bi­ke pe­ro en Eu­ro­pa se man­tie­ne una arrai­ga­da tra­di­ción de ci­clo­tu­ris­mo de al­for­jas por ca­rre­te­ra. El Ca­mino del Cid, por el pro­pio per­so­na­je del Cid, tie­ne una vo­ca­ción in­ter­na­cio­nal y el itinerario cuen­ta con guías ci­clo­tu­ris­tas es­pe­cí­fi­cas, pu­bli­ca­das en la web a fi­na­les de 2013 con muy bue­na aco­gi­da. El con­te­ni­do ofre­ce ma­te­ria­les prác­ti­cos que los via­je­ros ci­dia­nos pue­den

des­car­gar­se des­de su or­de­na­dor e im­pri­mir en A4. El Con­sor­cio con­si­de­ra que las ca­rre­te­ras se­cun­da­rias son tam­bién un atrac­ti­vo im­por­tan­te y por eso ha bus­ca­do las ca­rre­te­ras del Ca­mino del Cid más sin­gu­la­res y pin­to­res­cas en ca­da pro­vin­cia, rea­li­zan­do pa­ra ca­da una de ellas una pro­mo­ción y di­vul­ga­ción es­pe­cí­fi­ca.

La úl­ti­ma no­ve­dad que nos han co­men­ta­do los pro­mo­to­res del Ca­mino del Cid es el lan­za­mien­to

de una nue­va pá­gi­na web, dis­po­ni­ble a fi­na­les

de es­te año, mu­cho más in­tui­ti­va pa­ra que el via­je­ro cidiano en­cuen­tre la in­for­ma­ción

con­cre­ta que ne­ce­si­ta en po­co tiem­po. La nue­va dis­tri­bu­ción vir­tual dis­tin­gui­rá prin­ci­pal­men­te la ma­ne­ra de via­jar: en co­che, a pie, en bi­ci de mon­ta­ña, de “rue­da fi­na” por ca­rre­te­ra o hí­bri­da. Ca­da for­ma de via­je es di­fe­ren­te y tie­ne dis­tin­tos ti­pos de se­gui­do­res y afi­cio­na­dos al ocio ac­ti­vo y el tu­ris­mo ru­ral, por lo que la nue­va pla­ta­for­ma ofre­ce­rá tam­bién in­for­ma­ción di­fe­ren­te y es­pe­cí­fi­ca.

EL SAL­VO­CON­DUC­TO DEL VIA­JE­RO CIDIANO

El Sal­vo­con­duc­to del Ca­mino del Cid se so­li­ci­ta al ini­ciar el via­je, es gra­tui­to y se con­si­gue en las Ofi­ci­nas de Tu­ris­mo del Ca­mino del Cid. El do­cu­men­to- es la cre­den­cial del via­je­ro cidiano y sir­ve pa­ra es­tam­par los se­llos de las lo­ca­li­da­des por don­de pa­san los via­je­ros ci­dia­nos. En la ac­tua­li­dad exis­ten 400 pun­tos de se­lla­do en 160 po­bla­cio­nes, prin­ci­pal­men­te en las Ofi­ci­nas de Tu­ris­mo y los alo­ja­mien­tos. Los se­llos es­tán di­se­ña­dos por Ju­lián de Ve­las­co To­bar, di­bu­jan­te y uno de los me­jo­res in­fo­gra­fis­tas de nues­tro país. Ca­da se­llo mues­tra una ima­gen que re­pre­sen­ta un mo­nu­men­to, un re­cur­so na­tu­ral,

una his­to­ria o una le­yen­da de esa po­bla­ción, y son muy apre­cia­dos por los via­je­ros. El es­ti­ma­do Sal­vo­con­duc­to es un cu­rio­so y en­tra­ña­ble re­cuer­do del via­je, evo­ca el do­cu­men­to usa­do en la Edad Me­dia pa­ra fa­ci­li­tar el trán­si­to de via­je­ros y ofre­ce des­cuen­tos de al me­nos un 10 por cien­to en los dos­cien­tos alo­ja­mien­tos ad­he­ri­dos, dis­tin­gui­dos con una pie­za de ce­rá­mi­ca en la fa­cha­da que mues­tra una cor­ne­ja, sím­bo­lo de bue­na suer­te pa­ra los via­je­ros me­die­va­les. El Cid sa­lió de Vi­var ca­mino del des­tie­rro y el pri­mer día con­tem­pló el vue­lo de una cor­ne­ja, in­ter­pre­tó la vi­sión co­mo signo de buen au­gu­rio y co­men­zó una aven­tu­ra que ins­pi­ró el ma­yor can­tar de gesta de la li­te­ra­tu­ra eu­ro­pea, se­gui­do aho­ra por los via­je­ros del si­glo XXI en bus­ca de emo­cio­nes y ex­pe­rien­cias inolvidables a lo­mos de una bi­ci­cle­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.