DUER­ME CA­LIEN­TE

Oxigeno - - EXTRA ACAMPADA -

1) El saco de dor­mir tie­ne la mi­sión de re­te­ner el ca­lor cor­po­ral, no de pro­du­cir­lo. Así que pa­ra dor­mir ca­len­ti­to lo pri­me­ro es en­trar ya ca­lien­te en él, ya sea in­gi­rien­do lí­qui­dos co­mo una in­fu­sión o so­pa, o ha­cien­do ejer­ci­cio fí­si­co (sal­tos o fle­xio­nes), pe­ro sin lle­gar a su­dar pa­ra ac­ti­var tu me­ta­bo­lis­mo y ge­ne­rar ca­lor.

2) A no de­jar es­ca­par el ca­lor te ayu­da­rá tam­bién la colchoneta ais­lan­te, que pue­de apor­tar has­ta un 50% de ca­lor.

3) Un tru­co pa­ra man­te­ner los pies ca­lien­tes en ca­so de con­di­cio­nes ex­tre­mas es lle­nar la mochila de hi­dra­ta­ción o la can­tim­plo­ra con agua ca­lien­te (sin lle­gar a her­vir), en­vuel­ta en una ca­mi­se­ta, y co­lo­car­la a tus pies en el in­te­rior del saco.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.