En el REINO del HIE­LO

Oxigeno - - KAYAK GROENLANDIA -

An­tes de en­trar al agua to­ca re­ci­bir las pri­me­ras no­cio­nes de se­gu­ri­dad bá­si­cas en la pi­ra­gua: no aba­lan­zar­se a por las co­sas que se caen al agua (aun a ries­go de per­der­las), có­mo usar la pa­la de con­tra­pe­so en ca­so de ries­go de vol­car, o có­mo qui­tar el cu­bre y sa­lir de la pi­ra­gua en ca­so de que pa­se… y por fin ¡al agua! En los pri­me­ros pa­leos mi guía apro­ve­cha pa­ra dar­me los pri­me­ros con­se­jos téc­ni­cos a la ho­ra de pa­lear, que me ayu­da­rán a ser más efec­ti­vo y can­sar­me me­nos: ro­ta­ción del tron­co, pa­leo por de­ba­jo de la al­tu­ra de los ojos… Pa­sa­mos cer­ca del pri­mer ice­berg del via­je ¡qué im­pre­sión!, mo­men­to que Mar­ta apro­ve­cha pa­ra ad­ver­tir­me de que nun­ca pa­sa­re­mos de­ma­sia­do cer­ca, ya que sus mo­vi­mien­tos son im­pre­de­ci­bles, y siem­pre hay un ries­go de que se rom­pan y nos cai­ga un tro­zo en­ci­ma, o que, en el ca­so de icebergs muy gran­des, la ola que ge­ne­re nos pue­da po­ner en pro­ble­mas. El so­ni­do de un trueno me des­co­lo­ca, has­ta que me doy cuen­ta de que pro­vie­ne de un ice­berg cer­cano que se ha ro­to, ¡ahí es­tá la prue­ba! Y efec­ti­va­men­te, la ola que ge­ne­ra nos po­dría po­ner en pro­ble­mas, so­bre a to­do a mí si hu­bie­se ido en un ka­yak in­di­vi­dual. Cru­zan­do el fior­do pa­so bas­tan­te ca­lor, el sol cas­ti­ga y rom­po a su­dar. Hay un di­cho de los ka­ya­kis­tas de paí­ses de aguas frías que di­ce: " vís­te­te con res­pec­to a la tem­pe­ra­tu­ra del agua, no la del ex­te­rior”. El agua es­tá a al­re­de­dor de 1º, me­nos en las zo­nas de icebergs en las que ba­ja de 0º. Pa­lea­mos has­ta al­can­zar una pe­que­ña bahía con apa­ci­bles aguas trans­pa­ren­tes con plan­tas y al­gas sub­ma­ri­nas de for­mas ca­pri­cho­sas, ro­dea­dos de pa­re­des de ro­ca y cas­ca­das. Se res­pi­ra paz, tran­qui­li­dad y so­le­dad ¡no hay na­die! La pa­ra­da del picnic la ha­ce­mos en una zo­na con agua ría, lim­pia, fres­ca y ac­ce­si­ble en un ria­chue­lo cer­cano. Me­nos mal que la abun­dan­cia de agua en to­das las zo­nas de acam­pa­da ha­ce que no ha­ya que por­tear­la. El picnic es muy com­ple­to: en­sa­la­das, bacalao ahu­ma­do, em­bu­ti­do, fru­tas ¡qué ham­bre da el ejer­ci­cio! Con fuer­zas re­no­va­das, cru­za­mos el fior­do con la co­rrien­te gol­pean­do de la­do. Es el mo­men­to más pe­li­gro­so y pro­cli­ve a vol­car, so­bre to­do si hay vien­to. Acon­go­ja pen­sar en vol­car jus­to en el me­dio del fior­do y no cer­ca de la cos­ta. Cuan­do se pa­lea cer­ca de la cos­ta se sien­te más la ve­lo­ci­dad, las re­fe­ren­cias cer­ca­nas van cambiando, mien­tras que en un cru­ce del fior­do el pa­leo se ha­ce más pe­sa­do, con la úni­ca re­fe­ren­cia de los ca­bos de las is­las al fon­do. El sol gol­pea sin pie­dad y el su­dor me cae por la ca­ra, las ga­fas de sol se em­pa­ñan ¡e in­clu­so ten­go que re­mo­jar­me va­rias ve­ces la nu­ca y el pe­lo con agua del fior­do! Una fo­ca aso­ma la ca­be­za pa­ra sa­lu­dar­nos, al­gu­nos pa­tos vue­lan a ras del agua, y en con­jun­to me pa­re­ce es­tar me­ti­do en una es­tam­pa dig­na de un do­cu­men­tal de na­tu­ra­le­za de La 2. Im­pre­sio­na com­pro­bar el ta­ma­ño de los icebergs bajo el agua. De he­cho, só­lo mues­tran so­bre el agua un ter­cio de su vo­lu­men. Mi guía me da más in­di­ca­cio­nes téc­ni­cas: las mu­ñe­cas, los hom­bros… y so­bre to­do me re­co­mien­da ba­jar el rit­mo, te­nien­do en cuen­ta que “hay que guar­dar fuer­zas pa­ra momentos en los que nos pue­dan ha­cer más fal­ta”. La pri­me­ra es la eta­pa más cor­ta, pa­ra ir ca­len­tan­do mo­to­res de ca­ra a eta­pas pos­te­rio­res más lar­gas. Las tra­ve­sías en la pi­ra­gua, tan­to de ma­ña­na co­mo de tar­de, os­ci­lan en­tre la ho­ra y las dos ho­ras, siem­pre en fun­ción de las con­di­cio­nes (vien­to, ma­reas), así co­mo del rit­mo de pa­leo o las pau­sas que se ha­gan. Fí­si­ca­men­te es un re­to bas­tan­te ac­ce­si­ble, eso sí, a per­so­nas acos­tum­bra­das al ejer­ci­cio fí­si­co. Al lle­gar a la bahía en la que acam­pa­re­mos, dis­tin­gui­mos unos cuan­tos ca­ri­bús en la ori­lla, que se ale­jan en cuan­to nos ven. La ma­yo­ría de los ani­ma­les ya nos tie­nen aso­cia­dos co­mo de­pre­da­do­res (y ade­más con ar­mas de fue­go), por lo que tan­to fo­cas co­mo ca­ri­bús no con­fían en ab­so­lu­to en no­so­tros. Una vez des­car­ga­do el ka­yak lo ata­mos por si la ma­rea sube más de la cuen­ta, y con el cam­pa­men­to ya mon­ta­do, es el mo­men­to de es­ti­rar los múscu­los con una se­sión de es­ti­ra­mien­tos y yo­ga, con los fior­dos y los icebergs de fon­do ¡pu­ra ins­pi­ra­ción! Por la tar­de apro­ve­cho pa­ra dar una ca­mi­na­ta por la zo­na has­ta una cas­ca­da cer­ca­na. Un pa­so lle­va a otro y fi­nal­men­te aca­bo ha­cien­do “ci­ma” en va­rios ce­rros y co­li­nas cer­ca­nas. Las

vis­tas des­de lo al­to son so­bre­co­ge­do­ras, con las al­tas monta­ñas de la Pe­nín­su­la de Nar­saq al fon­do (con al­tu­ras de al­re­de­dor de 1.300 m), los fior­dos sal­pi­ca­dos de icebergs, un águi­la pla­nean­do el cie­lo, pe­que­ños la­gos y ria­chue­los, flo­res mo­ra­das sal­pi­can­do el sue­lo que pi­sas… Es muy re­co­men­da­ble con­tras­tar el pai­sa­je des­de el ni­vel del mar mien­tras se pa­lea, con una subida a las “al­tu­ras” pa­ra ver­lo to­do des­de otra pers­pec­ti­va. Ade­más, el trek­king es una ac­ti­vi­dad que se com­ple­men­ta per­fec­ta­men­te con el ka­yak, tra­ba­jan­do así el tren su­pe­rior pa­lean­do, y el tren in­fe­rior ca­mi­nan­do y es­ti­ran­do las pier­nas que han es­ta­do me­nos ac­ti­vas du­ran­te el pa­leo. Los ci­rroes­tra­tos en el cie­lo me ha­cen pen­sar en un po­si­ble cam­bio a peor tiem­po. Una pe­que­ña fo­ga­ta y una ce­na ca­lien­te nos ayu­dan a en­trar en ca­lor, ya que se ha no­ta­do un cam­bio tem­pe­ra­tu­ra cuan­do el sol se ha ocul­ta­do de­trás de la pa­red de una mon­ta­ña cer­ca­na. Por en­ci­ma de ella, el in­lan­dis, que ya he­mos po­di­do ver a lo le­jos des­de el ka­yak y que es nues­tro des­tino en unos días. aDe mo­men­to, la jor­na­da si­guien­te es una eta­pa más lar­ga y du­ra, y se­gu­ra­men­te con peor tiem­po, co­mo nos con­fir­ma el apo­yo de tie­rra con el men­sa­je con el par­te me­teo­ro­ló­gi­co de los días ve­ni­de­ros. Aun­que cues­ta acos­tar­se con la luz que hay in­clu­so cer­ca de la me­dia­no­che, no tar­do en dor­mir una vez me­ti­do ya en el saco, con cier­to olor en la ro­pa a ca­ri­bú ahu­ma­do. Por la no­che re­fres­ca bas­tan­te y el frío se cue­la por las par­te del saco que he de­ja­do des­cui­da­da­men­te sin ce­rrar. Nos des­per­ta­mos co­mo un re­loj a las 4 AM (las ocho en Es­pa­ña), prue­ba de que el re­loj bio­ló­gi­co no en­tien­de de jet-lags… Unas ho­ras más de sue­ño y ama­ne­ce­mos con un día to­tal­men­te nu­bla­do, con los ris­cos es­cu­pien­do bru­mas ame­na­za­do­ra­men­te, pe­ro con una tem­pe­ra­tu­ra no de­ma­sia­do fría. Des­mon­ta­je del cam­pa­men­to, tras­la­do de en­se­res y car­ga del ka­yak. Es el mo­men­to de co­rre­gir erro­res de dis­tri­bu­ción y com­pen­sa­ción de pe­sos en la pi­ra­gua, ade­más de otros de­ta­lles im­por­tan­tes co­mo los re­po­sa­piés, que me ayu­da­rán a una postura de pa­leo más có­mo­da. Un po­co más abri­ga­dos co­men­za­mos una nue­va eta­pa de pa­leo con la vi­sión de nue­vo de los ca­ri­bús del día an­te­rior, aho­ra des­pi­dién­do­nos des­de otra pra­de­ra cer­ca­na al bor­de del ca­bo al que nos di­ri­gi­mos, an­tes de en­fi­lar el fior­do que re­co­rre­re­mos hoy. Mi guía me si­gue co­rri­gien­do gestos. Co­mo en to­do de­por­te, es di­fí­cil pres­tar aten­ción a tan­tos gestos téc­ni­cos dis­tin­tos. Po­nes aten­ción a uno so­lo, pe­ro des­cui­das otro… la unión de to­dos ellos en un úni­co ges­to co­rrec­to ¡só­lo lo da la prác­ti­ca!

Pa­leo y acam­pa­da

Hoy nos he­mos pro­pues­to pa­lear a un rit­mo más suave, pe­ro la ma­rea y el vien­to a fa­vor nos han he­cho ir a muy buen rit­mo ¡có­mo se no­ta la ayu­da! Un gru­po de fo­cas aso­ma las ca­be­zas, nos mi­ran, se su­mer­gen, vuel­ven a sa­lir ¡qué ani­ma­les más sim­pá­ti­cos! Al­gu­nos gran­des icebergs de for­mas an­to­ja­di­zas se nos apa­re­cen. Cuan­do nos de­te­ne­mos a ma­ra­vi­llar­nos con ellos ha­ce ac­to de pre­sen­cia… el si­len­cio. Un si­len­cio tan pro­fun­do que ha­ce que te pi­ten los oí­dos; só­lo ro­to por el mur­mu­llo del agua en las cas­ca­das que sur­gen de las pa­re­des del fior­do, o los in­quie­tan­tes true­nos de los icebergs al rom­per­se en la le­ja­nía, o al­gu­nos cu­rio­sos es­tor­ni­nos que pían mien­tras jue­gan volando a ras del agua. Mu­chos de los en­se­res que lle­va­mos es­tán ata­dos por fue­ra a la cu­bier­ta del ka­yak. Mu­chas ve­ces lo es­té­ti­co es­tá re­ñi­do con lo au­tén­ti­co. De vez en cuan­do mi­ra­mos el ma­pa plas­ti­fi­ca­do que lle­va­mos con no­so­tros pa­ra orien­tar­nos en­tre al­gu­nos is­lo­tes que va­mos en­con­tran­do. Cru­za­mos en­tre dos de ellos por un es­tre­cho pa­so en el que abun­dan­tes pá­ja­ros jue­gan y pa­re­cen sa­lu­dar­nos a nues­tro pa­so. So­mos el úni­co ele­men­to ex­tra­ño en un am­bien­te na­tu­ral en el que do­mi­na la quie­tud y la ar­mo­nía. El ka­yak es sin du­da una se­duc­to­ra for­ma de co­nec­tar con la na­tu­ra­le­za, de vi­vir el des­pla­za­mien­to en los fior­dos de una for­ma na­tu­ral, ¿có­mo es po­si­ble que los inuits lo ha­yan ca­si aban­do­na­do y cam­bia­do por los bar­cos a mo­tor? Lo cier­to es que la res­pues­ta es ob­via. To­da­vía hay co­mu­ni­da­des que si­guen pes­can­do y ca­zan­do pe­ces, fo­cas, e in­clu­so ba­lle­nas con ka­yaks, e im­pre­sio­na ver su de­li­ca­da y efec­ti­va téc­ni­ca de pa­leo con sus fi­nas y es­tre­chas pa­las de ma­de­ra, o su de­pu­ra­da téc­ni­ca de es­qui­mo­ta­je. Pe­ro, a día de hoy, el ka­yak pa­ra la ma­yo­ría de co­mu­ni­da­des y po­bla­cio­nes inuit, es un ele­men­to en sus vi­das más re­crea­ti­vo -e in­clu­so fol­cló­ri­co- que fun­cio­nal. Pa­sa­dos los is­lo­tes se abre an­te no­so­tros una mag­ní­fi­ca vis­ta, con un vie­jo gla­ciar de hie­lo ne­gro (en cla­ro re­tro­ce­so) ca­yen­do des­de el in­lan­dis, que se adi­vi­na in­men­so so­bre las monta­ñas. Mien­tras avan­za­mos las pa­re­des del fior­do se van agu­di­zan­do, y el mar en cal­ma nos pro­por­cio­na un plá­ci­do mo­men­to de pa­leo, con las on­das del agua re­fle­jan­do los bri­llos de la luz sol en un pre­cio­so jue­go de lu­ces que me re­cuer­da al del re­fle­jo del sol so­bre la nie­ve vir­gen. Es­ta­mos en un lu­gar en el que mi guía vio una ba­lle­na ha­ce un tiem­po. No me cues­ta ima­gi­nar lo espectacular que de­be ser ver una de cer­ca des­de un ka­yak. Mar­ta de­ci­de cam­biar el si­tio de la pa­ra­da pa­ra co­mer, y en­tra­mos en una bahía de se­re­nas aguas trans­pa­ren­tes con gran­des pa­re­des ver­ti­ca­les ro­deán­do­la. Atra­ca­mos en una re­co­gi­da pla­ya con una cas­ca­da cer­ca­na que nos da­rá de be­ber, con la sen­sa­ción de es­tar a los pies de un ibón de al­ta mon­ta­ña. ¡Qué lu­gar más in­creí­ble! De nue­vo me in­va­de la sen­sa­ción de so­le­dad y ais­la­mien­to que me acom­pa­ña­rá to­do el via­je, de es­tar vi­vien­do una ex­pe­rien­cia úni­ca e un es­ce­na­rio sal­va­je, y que di­fí­cil­men­te po­dré trans­mi­tir, ni si­quie­ra con la unión de pa­la­bras y fo­to­gra­fías, o in­clu­so ví­deos… En el picnic prue­bo el pan du­ro que uti­li­zan los pes­ca­do­res groen­lan­de­ses, que a pe­sar de su ru­de­za pa­ra re­sis­tir la hu­me­dad, no de­ja de ser sa­bro­so y com­bi­nar bien con al­gu­nas vian­das

lo­ca­les co­mo el bacalao ahu­ma­do o, me­jor aún, al­gu­nos em­bu­ti­dos y que­sos es­pa­ño­les. Char­lan­do so­bre na­ve­ga­ción, Mar­ta (ex­per­ta na­ve­gan­te en ve­le­ros) me cuen­ta so­bre lo ne­ce­sa­rio que es en esa zo­na de Groen­lan­dia con­tar con pa­tro­nes de bar­co lo­ca­les de la zo­na, ya que en día de nie­bla ce­rra­da hay que co­no­cer ca­da re­co­ve­co de los fior­dos co­mo la pal­ma de la mano. Y sí, me pue­do ima­gi­nar ¡lo di­fí­cil que de­be ser! Por la tar­de el vien­to nos gol­pea de ca­ra du­ran­te el pa­leo, pe­ro lo­gra­mos man­te­ner un buen rit­mo en la se­gun­da par­te de la jor­na­da. Los ca­bos sir­ven de re­fe­ren­cia, una vez lo pa­sas te fi­jas en el si­guien­te y, ca­da cier­to tiem­po nos de­te­ne­mos sim­ple­men­te pa­ra ad­mi­rar la quie­tud del pai­sa­je que nos ro­dea y dis­fru­tar del si­len­cio (y a la vez des­can­sar un po­co). Por el ca­mino se ha cru­za­do con no­so­tros un enor­me ban­co de am­mas­sats, unos pe­que­ños pe­ces -pa­re­ci­dos a los bo­que­ro­nes- que se mue­ven en gigantescos ban­cos y que for­man par­te de la gas­tro­no­mía groen­lan­de­sa, tan­to fres­cos co­mo se­ca­dos al sol (los co­men co­mo pi­pas). Un águi­la pes­ca­do­ra ha pa­sa­do por en­ci­ma de no­so­tros, se­gu­ra­men­te pa­ra fi­char­nos de cer­ca y com­pro­bar quie­nes éra­mos, la úni­ca no­ta dis­cor­dan­te de es­te enor­me es­ce­na­rio na­tu­ral por el que nos des­pla­za­mos. Se agra­de­ce ver cual­quier aso­mo de vi­da: ya sean pa­tos, ga­vio­tas o, co­mo nos ha pa­sa­do es­ta tar­de, un gru­po de fo­cas dán­do­se un fes­tín, se­gu­ra­men­te con un ban­co de am­mas­sats. Una vez lo­ca­li­za­do el cam­pa­men­to, he­mos da­do una vuel­ta en bus­ca de agua has­ta dar con un ma­nan­tial en el que un gi­gan­tes­co gru­po de mos­qui­tos me ha he­cho va­lo­rar mu­cho que no los ha­ya en es­ta épo­ca del año ¡qué mo­les­tos pue­den lle­gar a ser! He­mos te­ni­do que mon­tar el cam­pa­men­to bajo una li­ge­ra llo­viz­na; es in­có­mo­do pe­ro, ¿no es­tá pa­ra eso la ro­pa téc­ni­ca? Un es­que­le­to de un ani­mal gran­de no iden­ti­fi­ca­do (pien­so que un ca­ri­bú) de nue­vo me da la sen­sa­ción de es­tar en un lu­gar in­hós­pi­to. Se­gui­mos sin ver a na­die, ni si­quie­ra ras­tros de avio­nes en el cie­lo. La apa­ri­ción de un gran ice­berg en el fon­do del fior­do me ha­ce re­cor­dar que, aun­que a ve­ces pa­rez­can es­tá­ti­cos, ¡se mue­ven!, al­gu­nos muy len­ta­men­te, y otros mu­cho más de­pri­sa.

Al mal tiem­po...

Y co­men­zó a llo­ver, y con ga­nas. Di­cen que “no hay mal tiem­po, sino ma­la ro­pa”. Y es to­tal­men­te cier­to. Con la llu­via, más que abun­dan­te, per­sis­ten­te, es cuan­do real­men­te se com­prue­ba la tec­ni­ci­dad de tan­ta ro­pa de mon­ta­ña. La vi­da en el cam­pa­men­to en jor­na­das de llu­via se re­du­ce a só­lo dos op­cio­nes: la tien­da o la llu­via. Pe­ro, ¡qué bien sien­ta una ce­na ca­lien­te al abri­go de la tien­da mien­tras llue­ve a cán­ta­ros en el ex­te­rior!. Por cier­to, to­das las ce­nas son ca­lien­tes: co­mi­das sim­ples, pe­ro que siem­pre sa­ben a glo­ria, por­que to­dos sa­be­mos que en el “cam­po” to­do sa­be me­jor, y el ejer­ci­cio fí­si­co, ade­más en el agua, ayu­da a abrir el ape­ti­to. Pas­ta, arro­ces, al­bón­di­gas, pu­rés… no es­pe­réis al­ta cocina, pe­ro sí agra­de­ci­das re­ce­tas “de acam­pa­da”. Otra op­ción muy au­tén­ti­ca, son las po­si­bi­li­da­des de pes­ca y re­co­lec­ción de co­mi­da: sal­mo­nes ár­ti­cos y ba­ca­laos, se­tas, arán­da­nos, me­ji­llo­nes… ¿no es gra­ti­fi­can­te co­mer lo que uno mis­mo con­si­gue por sus pro­pios me­dios? Car­gar el ka­yak ca­da ma­ña­na es una au­tén­ti­ca par­ti­da de Te­tris, que ade­más con la per­ma­nen­te llu­via se ha­ce un po­co más pe­sa­da y di­fí­cil, y que co­mo no­ve­dad nos hi­zo te­ner que usar la es­pon­ja pa­ra va­ciar de agua las ba­ñe­ras de la pi­ra­gua. Pos­te­rior­men­te com­pro­ba­ré que las pi­ra­guas son muy sen­si­bles a los cambios de pe­so en su in­te­rior, y por pe­que­ños que sean los cambios afec­tan a la

na­ve­ga­bi­li­dad y ma­nio­bra­bi­li­dad. Por otro la­do, con el pa­so de los días la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da nos ha­ce ca­da vez más fá­cil y rá­pi­do el pro­ce­so de car­ga. Gra­cias a la ro­pa téc­ni­ca de ka­yak pa­lear bajo la llu­via no es un pro­ble­ma, to­do lo con­tra­rio: es in­clu­so agra­da­ble avan­zar con las go­tas ca­yen­do so­bre las aguas cal­ma­das del fior­do, con el so­ni­do de las ga­vio­tas, cas­ca­das y “true­nos” más o me­nos le­ja­nos, que si­guen sor­pren­dién­do­me a pe­sar de que ya no su­pon­gan una no­ve­dad. Du­ran­te el pa­leo es di­ver­ti­do ju­gar a des­ci­frar las ca­pri­cho­sas for­mas de los icebergs: pe­rros, dragones, ya­tes, he­li­puer­tos, e in­clu­so “Mor­la”, la gi­gan­tes­ca tor­tu­ga de “La his­to­ria in­ter­mi­na­ble”, que nos sor­pren­dió a la vuel­ta de un ca­bo. Pa­lear en pa­re­ja en un ka­yak do­ble tie­ne cier­ta con­no­ta­ción de cor­da­da de mon­ta­ña. El pa­leo ha de ser coor­di­na­do, aun­que el guía en po­pa es el que go­bier­na el ti­món con los pe­da­les (y el que si­gue la ca­den­cia de pa­leo de su com­pa­ñe­ro en es­tri­bor). Se di­ce que en las pa­re­jas y amis­ta­des cur­ti­das el si­len­cio de­ja de ser in­có­mo­do. Y tras dos días pa­lean­do con mi guía sien­to que es­toy a gus­to por­que no su­po­ne nin­gún pro­ble­ma dis­fru­tar del si­len­cio sin sen­tir­nos in­có­mo­dos, y real­men­te es un lu­gar y una ac­ti­vi­dad pa­ra dis­fru­tar del si­len­cio. Mar­ta con­ti­núa con sus con­se­jos téc­ni­cos: hoy to­ca­ba ima­gi­nar una ca­ja en el cu­bre ba­ñe­ras que mi pa­la no pue­de to­car en su mo­vi­mien­to, ¡son tan­tas in­di­ca­cio­nes! Es tre­men­da­men­te di­fí­cil vol­car un ka­yak do­ble, pe­ro a ve­ces es inevi­ta­ble pen­sar en qué ha­ría­mos si pa­sa jus­to en el me­dio de un cru­ce de cos­ta a cos­ta del fior­do, y en­ci­ma llo­vien­do. Mar­ta me ex­pli­ca que hay dis­tin­tas téc­ni­cas de res­ca­te, con una o va­rias pi­ra­guas im­pli­ca­das, y los guías es­tán per­fec­ta­men­te en­tre­na­dos por si ocu­rre, aun­que la can­ti­dad de ve­ces que ha ocu­rri­do es anec­dó­ti­ca. Te­ner que pa­lear con la ca­pu­cha pues­ta li­mi­ta mu­cho el cam­po de vi­sión, y el efec­to tú­nel ha­ce que ca­da vez que me la qui­to pa­ra ob­ser­var me­jor lo que me ro­dea, me em­be­le­se con la nue­va pa­no­rá­mi­ca. Cuan­do se cru­za el fior­do, la sen­sa­ción de pe­que­ñez del ka­yak se acen­túa. No pue­do de­jar de ima­gi­nar­me un plano aé­reo en el que se vea la in­men­si­dad de la na­tu­ra­le­za que nos ro­dea, y lo pe­que­ña e in­sig­ni­fi­can­te que es la man­cha ro­ja de nues­tra pi­ra­gua en es­te ma­jes­tuo­so de­co­ra­do. Al fon­do se adi­vi­na en­tre las nu­bes un gla­ciar ti­tá­ni­co. Cuan­do es­ta­mos cer­ca me qui­to la ca­pu­cha y la pa­no­rá­mi­ca me em­bau­ca: son tres len­guas gla­cia­res las que nos ro­dean, con unas co­lo­sa­les pa­re­des de hie­lo de las que se des­pren­den de vez en cuan­do enor­mes tro­zos, que ya en el agua se con­vier­ten en icebergs y co­mien­zan su más o me­nos bre­ve an­da­du­ra por los fior­dos o in­clu­so por el mar. Las tres len­guas, aho­ra se­pa­ra­das en­tre sí y con abun­dan­tes “cal­vas” de ro­cas en­tre me­dias, ha­ce po­co más de una dé­ca­da es­ta­ban uni­das en un mis­mo fren­te gla­ciar, pe­ro ¡sor­pre­sa! el ca­len­ta­mien­to glo­bal si­gue su inexo­ra­ble curso, y pa­re­ce que en Groen­lan­dia se es­tá ce­ban­do, o por lo me­nos es uno de esos lu­ga­res en el mun­do en el que los efec­tos son -por lo me­nos vi­sual­men­te- más ob­vios.

Fle­ta­nes

Al igual que ocu­rre en la mon­ta­ña, en la que mu­chas ve­ces in­tui­mos nues­tro des­tino de­trás de ca­da co­lla­do o de ca­da pi­co que ve­mos en el ho­ri­zon­te, con el ka­yak las re­fe­ren­cias tras la que de­sea­mos en­con­trar re­fu­gio son los ca­bos que, sin em­bar­go, a ve­ces se re­pi­ten uno tras otro y tras otros sin que pa­rez­ca que va­ya­mos a lle­gar nun­ca. Cuan­do lo ha­ce­mos, una am­plia pla­ya fren­te al gla­ciar nos es­pe­ra - to­da­vía bajo la llu­via- con la ma­rea al­ta: per­fec­to pa­ra des­em­bar­car cer­ca del cam­pa­men­to que se­rá nues­tro re­fu­gio las dos pró­xi­mas no­ches. Se no­ta un des­cen­so de la sen­sa­ción tér­mi­ca. Las len­guas gla­cia­res que nos ro­dean crean una sen­sa­ción de ne­ve­ra, y la hu­me­dad en nues­tro cuer­po (so­bre to­do en las ma­nos) acen­túa la des­agra­da­ble sen­sa­ción. La des­car­ga y trans­por­te de in­ten­den­cia se ha­ce pe­no­sa con el frío, la hu­me­dad y el can­san­cio, pe­ro la sor­pre­sa del día, el cam­pa­men­to “Fle­ta­nes”, com­pen­sa

Pri­me­ra no­che de acam­pa­da fren­te al fior­do

Pri­me­ras pa­lea­das del día fren­te a una de las len­guas del Gla­ciar Qa­le­ra­liq

A pe­sar de la in­ten­sa ac­ti­vi­dad dia­ria, no fal­tan los momentos de con­tem­pla­ción de una na­tu­ra­le­za pro­di­gio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.