Ru­ta por De­na­li

Oxigeno - - OSOS -

En el centro de Alas­ka, el sal­món no es tan abun­dan­te. La ma­yo­ría de los pe­ces que re­mon­tan los ríos desovan cer­ca de la desem­bo­ca­du­ra, por lo que son es­ca­sos y can­sa­dos los sal­mo­nes que lle­gan a las tie­rras del in­te­rior. Es por ello que aquí los osos par­dos no son tan gran­des co­mo en la cos­ta. Aquí se les lla­ma grizz­lies, por el co­lor del pe­lo en­tre­ca­no­so o pla­tea­do de su es­pal­da, y son más fe­ro­ces que cer­ca del mar. En el in­te­rior tie­nen que ali­men­tar­se de ba­yas sil­ves­tres, de pe­que­ños ma­mí­fe­ros (co­mo mar­mo­tas, ar­di­llas, pi­kas…) o de gran­des cier­vos, ca­ri­bús o in­clu­so al­ces. Unos au­to­bu­ses ver­des, en­ve­je­ci­dos de tan­to cir­cu­lar por las ma­las ca­rre­te­ras, re­co­rren los más de 130 ki­ló­me­tros ha­cia el in­te­rior del Par­que Na­cio­nal De­na­li has­ta Won­der Lake, bajo el De­na­li (tam­bién lla­ma­do Mon­te McKin­ley). Du­ran­te el via­je po­dre­mos ir vien­do có­mo va­ría el pai­sa­je a me­di­da que as­cen­de­mos. Los bos­ques ca­du­ci­fo­lios de­jan pa­so a las pí­ceas de la es­pe­sa tai­ga. Po­dre­mos ver en al­guno de los múl­ti­ples la­gos jun­to a la ca­rre­te­ra unos cuan­tos al­ces co­mien­do las al­gas que cre­cen en el fon­do, o po­dre­mos es­cu­char los be­rri­dos de al­gún cier­vo en­tre los ár­bo­les. El bos­que dejará pa­so a la tun­dra, una ca­pa de lí­que­nes y mus­gos que lle­na los on­du­lan­tes mon­tes has­ta lle­gar al gran ma­ci­zo del De­na­li. En Poly­chro­me Pass, uno de los co­lla­dos de mon­ta­ña que su­pera el ca­mino, el co­lor de las monta­ñas jue­ga a pa­re­cer­se al ro­ji­zo, na­ran­ja, ma­rrón y gris de los lí­que­nes, y es pa­ra­da obli­ga­to­ria pa­ra ad­mi­rar las be­llas vis­tas. Si te­ne­mos suer­te y pris­má­ti­cos qui­zá po­dre­mos ver al­gu­na ma­na­da de lobos si­guien­do un ras­tro. Aquí es tam­bién tie­rra de ca­ri­bús, que mi­gran en gru­po por la zo­na bus­can­do los me­jo­res si­tios pa­ra pas­tar. En las la­de­ras es­car­pa­das de las monta­ñas a ve­ces se dis­tin­guen unos pun­tos blan­cos tre­pan­do por ris­cos im­po­si­bles: son las ove­jas de Dall, em­pa­ren­ta­das con las ca­bras sal­va­jes. Es­con­di­dos en sus gua­ri­das aso­man la ca­be­za a me­nu­do las ar­di­llas ár­ti­cas, si­mi­la­res a pe­rri­llos de la pra­de­ra, pa­ra vol­ver a re­fu­giar­se rá­pi­da­men­te al me­nor pe­li­gro. Y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.