Ru­ta por Ko­diak

Oxigeno - - OSOS -

Don­de el sal­món es aún más abun­dan­te y los osos más gran­des es en la is­la de Ko­diak, de­lan­te de la pe­nín­su­la de Alas­ka. Aquí los sal­mo­nes son tan abun­dan­tes que la gran flo­ta pes­que­ra de la is­la vi­ve ca­si prin­ci­pal­men­te de su pes­ca (así co­mo de los can­gre­jos). Un ma­cho de la sub­es­pe­cie de oso pardo de la is­la, Ur­sus ar­ctos

mid­den­dorf­fi, gra­cias al con­su­mo de la gra­sa cor­po­ral del sal­món pue­de lle­gar a pe­sar ca­si mil ki­los, lle­gan­do a di­men­sio­nes si­mi­la­res a las de los osos po­la­res. Co­mo la zo­na ha­bi­ta­da por los osos que­da le­jos de la ciu­dad de Ko­diak, hay que des­pla­zar­se en hidroavión pa­ra lle­gar al Re­fu­gio Na­cio­nal de Vi­da Sal­va­je don­de vi­ven los apro­xi­ma­da­men­te 3.500 osos de es­ta sub

es­pe­cie. La frá­gil avio­ne­ta ame­ri­za al fi­nal de un fior­do des­pués de me­dia ho­ra de vue­lo y se que­da flo­tan­do a só­lo unos me­tros de la ori­lla. Es en­ton­ces cuan­do las bo­tas de go­ma se­rán úti­les pa­ra lle­gar a la cos­ta. No tar­da­mos en ver ras­tros de osos, unas pi­sa­das en la are­na de la pla­ya, gran­des co­mo pla­tos, que se di­ri­gen a un río cer­cano. Las se­gui­mos en si­len­cio. Va­mos jun­tos los cua­tro ocu­pan­tes de la avio­ne­ta. Los osos no se nos acer­ca­rán a no­so­tros si ven que es­ta­mos jun­tos, y es me­jor no in­ter­ac­tuar con ellos. No es­tá le­jos de aquí el si­tio en el que, en 2003, un oso ma­tó y de­vo­ró a Ti­mothy Tread­well y a su no­via. Des­de ha­cía años Tread­well, un ac­ti­vis­ta eco­lo­gis­ta, se de­di­ca­ba a fil­mar a los osos en su me­dio na­tu­ral, has­ta que se acer­có de­ma­sia­do. El do­cu­men­tal Grizzly Man de Wer­ner Her­zog de­ta­lla su vi­da. Dis­tin­gui­mos a un par jun­to al río, en­fras­ca­dos en per­se­guir los sal­mo­nes que re­mon­tan las aguas ba­jas. Les muer­den la es­pal­da pa­ra in­mo­vi­li­zar­los y se los lle­van unos me­tros tie­rra aden­tro, pa­ra co­mer­se to­da la gra­sa que aún acu­mu­lan bajo la piel. Es la par­te más nu­tri­ti­va y la que les ayu­da­rá a pre­pa­rar sus re­ser­vas pa­ra hi­ber­nar, así que cuan­do han ter­mi­na­do de co­mer de­jan al pez me­dio con­su­mi­do y van a bus­car otro pa­ra co­mer­se ex­clu­si­va­men­te la gra­sa. No nos ven o no quie­ren ha­cer­nos ca­so, y pa­san a só­lo tres me­tros de dis­tan­cia de don­de los es­ta­mos ob­ser­van­do. Un gru­po de ga­vio­tas ha lle­ga­do pa­ra apro­ve­char el fes­tín aban­do­na­do y pi­co­tean los pe­ces muer­tos mien­tras los osos pro­si­guen con su pes­ca. Co­mo si fue­ra la ho­ra de la co­mi­da, un par más de osos se acer­ca por la ori­lla. Son más gran­des. Da­mos un pa­so atrás, pe­ro tam­po­co se in­te­re­san por no­so­tros, só­lo por los sal­mo­nes. Cuan­do los osos ya es­tán har­tos, se sien­tan en­tre la ma­le­za o se duer­men bajo un ár­bol. Cuan­do des­pier­ten, vol­ve­rán a co­mer. En verano, cuan­do re­mon­ta el sal­món, hay que apro­ve­char­lo.

es tam­bién tie­rra de osos, don­de los ve­re­mos con más fa­ci­li­dad mien­tras an­dan pe­sa­da­men­te por las co­li­nas o jun­to a los ríos. En el Centro de Vi­si­tan­tes po­dre­mos pe­dir el per­mi­so pa­ra pa­sar una no­che en me­dio del Par­que. Es­ta va a ser la for­ma más...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.