PRI­ME­ROS AU­XI­LIOS EN MON­TA­ÑA

EN LOS AC­CI­DEN­TES DE MON­TA­ÑA

Oxigeno - - HAY UN MUNDO AHÍ FUERA -

Es fun­da­men­tal te­ner unos co­no­ci­mien­tos bá­si­cos de pri­me­ros au­xi­lios a la ho­ra de prac­ti­car nues­tro de­por­te fa­vo­ri­to en la na­tu­ra­le­za: pue­den sal­var nues­tra tan­to nues­tra vi­da co­mo la de nues­tros com­pa­ñe­ros.

A la ho­ra de prac­ti­car de­por­te en la na­tu­ra­le­za no es­ta­mos exen­tos de su­frir un ac­ci­den­te... Y en es­te ca­so, te­ner unos co­no­ci­mien­tos bá­si­cos de pri­me­ros au­xi­lios en mon­ta­ña pue­de sal­var nues­tra vi­da o la de nues­tros com­pa­ñe­ros.

Por MªAn­to­nia Ne­rín (1)(3) y Ma­nuel Váz­quez (2) (3) (1) Doc­to­ra en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía Ge­ne­ral. Es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na del De­por­te. Más­ter en Me­di­ci­na de Ur­gen­cia en Mon­ta­ña-CUEMUM. (2) Di­plo­ma­do Uni­ver­si­ta­rio en En­fer­me­ría. Más­ter en Me­di­ci­na de Ur­gen­cia en Mon­ta­ña-CUEMUM. (3) SOCIEDAD ES­PA­ÑO­LA DE ME­DI­CI­NA Y AU­XI­LIO EN MON­TA­ÑA (SEMAM)

In­fo­gra­fías: IKI

Las es­ta­dís­ti­cas ha­blan por sí so­las. Los ac­ci­den­tes de mon­ta­ña son una reali­dad a lo lar­go de to­do el año. Su in­ci­den­cia y pre­va­len­cia no han he­cho más que au­men­tar des­de los años 80 (ver grá­fi­ca en pá­gi­na 58). En los paí­ses del ar­co al­pino, los ac­ci­den­tes han au­men­ta­do un 65% en los úl­ti­mos 15-20 años. Mon­ta­ñis­mo, ba­rran­quis­mo y sen­de­ris­mo son las dis­ci­pli­nas con más afi­cio­na­dos en el ám­bi­to de los de­por­tes de mon­ta­ña y, ló­gi­ca­men­te, las que más ac­ci­den­ta­dos pre­sen­tan. La pa­to­lo­gía más co­mún es la trau­má­ti­ca, prin­ci­pal­men­te de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res, pe­ro tam­bién de las su­pe­rio­res, la ca­be­za y la co­lum­na. La pa­to­lo­gía mé­di­ca que se atien­de abar­ca to­dos los ám­bi­tos (neu­ro­lo­gía, car­dio­lo­gía, psi­quia­tría, di­ges­ti­vo…), ca­da vez más fre­cuen­te de­bi­do a que hay una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va de mon­ta­ñe­ros ma­yo­res de 55 años rea­li­zan­do ac­ti­vi­da­des de mon­ta­ña. Por tan­to, es fun­da­men­tal te­ner unos co­no­ci­mien­tos bá­si­cos de pri­me­ros au­xi­lios (PPAA) a la ho­ra de prac­ti­car nues­tro de­por­te fa­vo­ri­to en la na­tu­ra­le­za: pue­den sal­var nues­tra vi­da o la de nues­tros com­pa­ñe­ros. Cuan­do se pla­ni­fi­ca una ac­ti­vi­dad, lo ideal es con­tar siem­pre con un je­fe de gru­po (res­pon­sa­ble de la se­gu­ri­dad del gru­po y de la eva­cua­ción del he­ri­do en ca­so de ac­ci­den­te) y con un res­pon­sa­ble de so­co­rro (que ad­mi­nis­tra­rá los PPAA). Am­bos de­ben ase­gu­rar­se de que dis­po­nen el ma­te­rial adap­ta­do a la ac­ti­vi­dad que van a rea­li­zar, así co­mo el ma­te­rial de co­mu­ni­ca­cio­nes. En cual­quier sa­li­da a la mon­ta­ña de­be lle­var­se un pe­que­ño bo­ti­quín de gru­po. El con­te­ni­do y ta­ma­ño es­ta­rá en fun­ción del ta­ma­ño del gru­po, del ti­po de ac­ti­vi­dad, de los días que va­ya a du­rar y de lo ais­la­dos que es­te­mos de la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria. En es­te ar­tícu­lo va­mos a ver có­mo ac­tuar en ca­so de su­fir un ac­ci­den­te en la mon­ta­ña, pe­ro co­mo siem­pre, la lec­tu­ra no sus­ti­tu­ye a la re­co­men­da­ción de rea­li­zar un cur­so de pri­me­ros au­xi­lios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.