CRAM­PO­NES

Oxigeno - - TECNICA -

Son mu­chas las oca­sio­nes en las que pe­ca­mos de con­ser­va­do­res o más bien di­ría yo de va­gos. Pa­ra un ra­ti­to no va­mos a sa­car los cram­po­nes ¿no? To­tal son po­cos me­tros. El eterno di­le­ma, ¿cuán­do he de po­ner­me los cram­po­nes? Siem­pre me­jor de­ma­sia­do pron­to que de­ma­sia­do tar­de. Si es­tás en una pen­dien­te desean­do lle­var los cram­po­nes la so­lu­ción la te­nías en tus ma­nos ha­ce es­ca­sos mi­nu­tos; aho­ra es­tás en un se­rio pro­ble­ma. An­ti­cí­pa­te y du­ran­te el apren­di­za­je o has­ta que ten­gas la ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te no dudes en po­ner­te los cram­po­nes a la mí­ni­ma du­da. Va­lo­ra el es­ta­do de la nie­ve, al igual que los cram­po­nes son muy úti­les en nie­ves du­ras, si to­pa­mos con nie­ves blan­das en las que se hun­de la pier­na has­ta la ti­bia, se­rá más con­ve­nien­te qui­tar los cram­po­nes pa­ra evi­tar cla­vár­nos­los. Hay tres ti­pos de pa­sos con los cram­po­nes.

si apo­yá­se­mos los can­tos del cram­pón co­mo ha­cía­mos con las bo­tas per­de­re­mos el apo­yo de la mi­tad de las pun­tas de és­te y só­lo las pun­tas más pró­xi­mas a la mon­ta­ña se cla­va­rán en la nie­ve que­dan­do las otras en el ai­re. Avan­zan­do así el equi­li­brio se­rá mí­ni­mo y la pro­ba­bi­li­dad de rom­per la nie­ve y caer au­men­ta­rán. Pa­ra apo­yar to­das las pun­tas y con­se­guir el cien por cien de la efi­cien­cia del cram­pón ten­dre­mos en cuen­ta va­rias pre­mi­sas: >Re­la­ja­mos to­bi­llos con el fin de man­te­ner siem­pre to­da la sue­la apo­ya­da en la su­per­fi­cie, po­si­ble­men­te y has­ta que nos acos­tum­bre­mos nos sea al­go do­lo­ro­so o mo­les­to. >Gi­ra­mos li­ge­ra­men­te la ca­de­ra y la pier­na in­fe­rior ha­cia la pen­dien­te, mien­tras que el pie su­pe­rior con­ti­núa apun­tan­do ha­cia la di­rec­ción que que­re­mos lle­var al igual que nues­tro tor­so. >En tra­ve­sías los pies man­ten­drán lí­neas pa­ra­le­las: el pie del va­lle apun­tan­do ha­cia la pen­dien­te y el de la mon­ta­ña ha­cia la di­rec­ción a se­guir, >En as­cen­so pa­sa­re­mos a ha­cer un pa­so cru­za­do co­mo su­ce­día con el pa­so sin cram­pón: el pie in­fe­rior os­ci­la por de­lan­te del pie de la mon­ta­ña y se si­túa por de­lan­te de és­te, es­pe­cial aten­ción a que en el nue­vo apo­yo con­ti­núe mi­ran­do ha­cia la pen­dien­te, y a que el mo­vi­mien­to sea acen­tua­do pa­ra evi­tar tro­pe­zo­nes con los cram­po­nes. Los pa­sos se­rán cor­tos pa­ra evi­tar po­si­cio­nes de des­equi­li­brio muy for­za­das. Una vez más, aun­que aho­ra con cram­po­nes pro­gre­sa­mos al­ter­nan­do equi­li­brio y des­equi­li­brio. Pa­ra ha­cer gi­ros o cam­bios de di­rec­cio­nes ac­tua­re­mos de la for­ma des­cri­ta en la téc­ni­ca de bo­ta. >Si la pen­dien­te se lle­ga­se a in­cli­nar mu­cho, la úni­ca for­ma de con­ti­nuar con la téc­ni­ca de to­das las pun­tas se­ría su­bir con pa­so cru­za­do en dia­go­nal, ca­si de es­pal­das a la mon­ta­ña y con los dos pies apun­tan­do pen­dien­te aba­jo. És­te se­rá un te­rreno idó­neo pa­ra pa­sar del pio­let bas­tón al pio­let es­co­ba, en am­bos ca­sos el pio­let só­lo se le­van­ta­rá du­ran­te la po­si­ción de equi­li­brio. Du­ran­te el des­cen­so de ca­ra al va­lle el jue­go de to­bi­llo se­rá más fá­cil y pa­sa­re­mos del pa­so de mar­cha al pa­so de pa­to se­gún ga­ne­mos in­cli­na­ción. La fle­xión de nues­tras pier­nas ha de ser co­rrec­ta y ma­yor cuan­to ma­yor sea la pen­dien­te. El tor­so ha de ade­lan­tar­se pa­ra ha­cer que el cen­tro de gra­ve­dad re­cai­ga so­bre nues­tros pies. La ten­den­cia en prin­ci­pian­tes es re­tro­ce­der el tor­so por la sen­sa­ción de va­cío que da el mi­rar ha­cia el va­lle en des­cen­so, y por lo tan­to a des­equi­li­brar­se con ma­yor fa­ci­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.