A LA PUER­TA DEL SAHA­RA

Oxigeno - - SUMARIO - Tex­to y fo­tos: David Mu­ni­lla

El Gran Sur ma­rro­quí sir­ve de puer­ta a los do­mi­nios del Saha­ra, una ba­rre­ra flan­quea­da por oa­sis, gran­des pal­me­ra­les y pe­que­ños pue­blos de ado­be. Un lu­gar pal­pi­tan­te pa­ra des­cu­brir a gol­pe de sue­la.

Son las puer­tas del gran de­sier­to, una ba­rre­ra flan­quea­da por oa­sis, gran­des pal­me­ra­les y pe­que­ños pue­blos de ado­be. El Gran Sur ma­rro­quí. Un lu­gar apa­sio­nan­te por des­cu­brir.

El de­sier­to del Sáha­ra es el más cá­li­do y el ma­yor are­nal del mun­do. Sus 9. 065. 000 km2, una ex­ten­sión ca­si tan gran­de como la de China, abar­can la ma­yor par­te de Áfri­ca del Nor­te, des­de el mar Ro­jo has­ta el océano Atlán­ti­co. Ma­rrue­cos en su zo­na sur le apor­ta va­rios are­na­les, como los de Ta­ta y Mer­zou­ga y la gran ha­ma­da –el de­sier­to de pie­dra– que los co­nec­ta con 500 km de ex­ten­sión.

El Erg Che­bi es uno de los con­jun­tos de du­nas más es­pec­ta­cu­la­res de Ma­rrue­cos, con elevaciones de has­ta 150 me­tros de al­tu­ra. Si­tua­do a unos 40 km al su­r­es­te de Er­foud y en­tre Has­si-La­biad y Mer­zou­ga -sus pe­que­ñas po­bla­cio­nes- es ho­gar de la ma­yo­ría de pas­to­res nó­ma­das, pro­ta­go­nis­tas in­dis­cu­ti­bles de la vida en las du­ras con­di­cio­nes que im­po­ne el cli­ma de­sér­ti­co. El are­nal tie­ne una lon­gi­tud apro­xi­ma­da de 22 km, de nor­te a sur, y 5 km de an­chu­ra. Rea­li­zar un pe­que­ño trek­king por su in­te­rior es un es­pec­ta­cu­lar mo­do de co­no­cer su mar de du­nas. El de­sier­to co­mien­za en Er­foud, al igual que la pis­ta 3461, que con 17 km de as­fal­to per­mi­te aden­trar­se por el pai­sa­je de­sér­ti­co de la ha­ma­da sin pro­ble­mas. Las du­nas apa­re­cen de so­pe­tón a unos 700 m de al­ti­tud, don­de se si­túan los po­bla­dos, al­ber­gues y ho­te­les. Es el pun­to pa­ra co­men­zar a ca­mi­nar. Ca­mi­nar por el de­sier­to tie­ne otros pa­rá­me­tros: are­na, tiem­po y orien­ta­ción. Por tan­to las jor­na­das se mi­den en fun­ción del tiem­po em­plea­do y el es­ta­do de la are­na. Lo nor­mal es rea­li­zar el trek­king con apo­yo de una meha­ri, una ca­ra­va­na de dro­me­da­rios al es­ti­lo tra­di­cio­nal que se en­car­ga­rá de lle­var el equi­pa­je más pe­sa­do, la co­mi­da y el agua. Con­tra­tar una meha­ri in­clu­ye lle­var un guía y po­der rea­li­zar una tra­ve­sía más se­gu­ra por el de­sier­to. Hay va­rios re­co­rri­dos en fun­ción de la du­ra­ción y del re­co­rri­do que que­ra­mos ha­cer. Lo nor­mal sue­len ser cua­tro jor­na­das.

La pri­me­ra jor­na­da tra­za una lí­nea rec­ta de nor­te a su­r­es­te por el in­te­rior del Erg. El co­mien­zo sue­le rea­li­zar­se des­de los ho­te­les o al­ber­gues que se ex­tien­den en el ar­co nor­te del are­nal y a los que se lle­ga por di­fe­ren­tes pis­tas de tie­rra que van sa­lien­do per­pen­di­cu­la­res al as­fal­to que con­du­ce a Mer­zou­ga. Las gran­des du­nas se en­cuen­tran en el in­te­rior del Erg y son las más com­pli­ca­das de ca­mi­nar, te­nien­do que aco­me­ter­se con las pri­me­ras y úl­ti­mas ho­ras del día, pues­to que la are­na se en­cuen­tra más com­pac­ta­da con la tem­pe­ra­tu­ra baja. En es­ta pri­me­ra jor­na­da se cru­za por al­gu­na de es­tas "gran­des cor­di­lle­ras" que per­mi­ten ob­ser­var el gran mar de are­na a nues­tros pies. Lo nor­mal es que en nues­tro ca­mino pa­se­mos por al­guno de los con­jun­tos de jai­mas per­te­ne­cien­tes a pas­to­res nó­ma­das que tras­la­dan al­go de ga­na­do a los oa­sis del in­te­rior del Erg. Al­gu­nas de es­tas jai­mas son tam­bién pe­que­ños cam­pa­men­tos-vi­vac en los que pa­san la no­che las ex­cur­sio­nes or­ga­ni­za­das de al­gu­nos ho­te­les, y lo nor­mal en una jor­na­da de tra­ve­sía por el de­sier­to es rea­li­zar en ellas una pa­ra­da lar­ga pa­ra co­mer y es­tar a res­guar­do las ho­ras cen­tra­les de sol. Lle­gan­do la tar­de se reanu­da la ca­mi­na­ta en fun­ción del lu­gar ele­gi­do pa­ra dor­mir, que sue­le ser una ho­ya o de­pre­sión ba­jo un con­jun­to de du­nas ele­va­das que pro­te­ge­rán del for­tui­to viento del de­sier­to o de una po­si­ble tor­men­ta de are­na. Se pue­de asis­tir al es­pec­tácu­lo de la caí­da del sol en fun­ción de la du­na que se es­ca­le. La no­che del de­sier­to es al­go má­gi­co y vie­ne acom­pa­ña­do de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras que ayu­dan a lim­piar el cie­lo que se mues­tra re­ple­to de es­tre­llas.

Enes­ta la­ti­tud ama­ne­ce bas­tan­te tem­prano y es nor­mal le­van­tar­se con el pau­sa­do al­bo­ro­to que for­man los ca­me­lle­ros ali­nean­do y co­lo­can­do las al­for­jas de la meha­ri pa­ra car­gar to­do tras el desa­yuno.

Si­la jor­na­da an­te­rior es­ta­ba mar­ca­da por una zo­na de gran­des du­nas con hoyas pro­fun­das, al­gún oa­sis y ma­to­rra­les ver­des, el primer tra­mo de hoy se ca­rac­te­ri­za por una mar­ca­da zo­na de du­nas me­no­res con un co­lor más ama­ri­llen­to que for­man mul­ti­tud de cuen­cos, lo que pro­vo­ca es­tar sor­tean­do con­ti­nua­men­te los ca­pri­chos de la ero­sión, ha­cien­do el ca­mino con le­ves cam­bios de des­ni­vel muy se­gui­dos. Es­ta ero­sión se ha­ce aquí más pa­ten­te al en­con­trar­se más abier­ta y ex­pues­ta al viento sur y su­r­es­te. Es fre­cuen­te en­con­trar las ca­rac­te­rís­ti­cas olas o ser­pien­tes de are­na ca­pri­chos de la ero­sión y muy fo­to­gé­ni­cas. En di­rec­ción no­res­te se al­can­za a la tar­de una zo­na de du­nas me­no­res, ro­ji­zas por la pro­xi­mi­dad a la ha­ma­da, que es el de­sier­to de ro­ca. En el pun­to ca­si fi­nal se atra­vie­sa el cur­so de un río o Oued que só­lo tie­ne agua tras pe­rio­dos de fuer­tes llu­vias. Tras su cru­ce se atis­ban cer­ca­nas al­gu­nas vi­vien­das ais­la­das unas de otras. Son pe­que­ñas, cú­bi­cas y de ado­be y per­te­ne­cen a pas­to­res nó­ma­das, que a pe­sar de su ori­gen tra­di­cio­nal­men­te nó­ma­da fi­jan su re­si­den­cia en es­te lu­gar cer­cano a ma­nan­tia­les. Los pue­blos más cer­ca­nos es­tán a unos 20 ki­ló­me­tros y los ni­ños ha­cen es­tos tra­yec­tos dia­rios en bi­ci­cle­ta pa­ra acu­dir a la es­cue­la. Al­gu­nas de es­tas ca­sas tie­nen ins­ta­la­das jai­mas gran­des de pe­lo de ca­me­llo que al­qui­lan como co­me­do­res a los gru­pos de trek­king. Mer­zou­ga y el res­to de pe­que­ñas al­deas cir­cun­dan­tes al Erg Cheb­bi fue­ron ocu­pa­das en los pri­me­ros años del si­glo XIX por la con­fe­de­ra­ción be­ré­ber Ait Atá, so­me­tien­do a los ksars ára­bes del Ta­fi­la­let. Nó­ma­das de siem­pre, cu­yos po­bla­dos no cre­cie­ron has­ta la lle­ga­da del tu­ris­mo.

La ter­ce­ra jor­na­da po­ne rum­bo oes­te vol­vién­do­se a in­ter­nar en el co­go­llo del Erg y lle­gan­do a la zo­na que po­see las ma­yo­res du­nas de es­te de­sier­to. La pri­me­ra par­te no re­vis­te gran­des es­fuer­zos y se lle­ga sin mu­chos cam­bios de des­ni­vel has­ta un pe­que­ño oa­sis con pal­me­ra in­clui­da y al­gu­nos pá­ja­ros re­to­zan­do a su som­bra. Tras la pa­ra­da de ri­gor se ini­cia la zo­na con ma­yo­res al­tu­ras de la tra­ve­sía. En al­gu­nos pun­tos, la ca­ra­va­na de dro­me­da­rios de­be ha­cer gran­des ro­deos pa­ra evi­tar las aris­tas de las gran­des du­nas a las que hay que ir es­ca­lan­do una tras otra. Las aris­tas son en oca­sio­nes tan afi­la­das que no se pue­de ca­mi­nar por su fi­lo sin guar­dar un buen equi­li­brio. Ca­yen­do la tar­de se lle­ga a la de­no­mi­na­da "gran du­na", un mon­ta­ñón de are­na de 150 me­tros de al­tu­ra con una pro­nun­cia­da "s" que es mo­ti­vo de mu­chas pos­ta­les de la zo­na. Atrae mu­cho tu­ris­mo y de­ba­jo se en­cuen­tran va­rios cam­pa­men­tos de jai­mas. Tan­to al atar­de­cer como al ama­ne­cer la aris­ta de la "s" tie­ne mu­chos can­di­da­tos a la cum­bre pa­ra ver el es­pec­ta­cu­lar mar de are­na ti­ñén­do­se de to­nos mal­vas, anaran­ja­dos, ro­jos... Ha­cia el es­te el gran es­ca­lón y la fron­te­ra con Ar­ge­lia, y al oes­te las mon­ta­ñas del Je­bel Sa­gro y el an­ti Atlas.

El úl­ti­mo día es el más cor­to de la tra­ve­sía. Aun­que si he­mos que­ri­do ha­cer cum­bre en la gran du­na de Mer­zou­ga pa­ra ver ama­ne­cer, ha­bre­mos em­pe­za­do la jor­na­da so­bre las 5:30. Tras desa­yu­nar, los ca­me­lle­ros se pre­pa­ran y aún da tiem­po pa­ra com­prar al­gu­nas mu­ñe­cas de tra­po a las ni­ñas de Has­si Beid y Der­kaoua que se acer­can has­ta allí pa­ra ven­der es­tos pe­que­ños re­cuer­dos. La tra­ve­sía por un du­nar abier­to de lomas re­don­dea­das y de un co­lor que va pa­san­do del ama­ri­llo al anaran­ja­do des­cri­be un se­mi­círcu­lo has­ta dar con las ultimas du­nas que ocul­tan al­guno de los ho­te­les des­de los que se pue­de par­tir. La lle­ga­da al ho­tel, la pis­ci­na y la du­cha son un me­re­ci­do pre­mio. Lo de la cer­ve­za hay que pos­po­ner­lo.

OX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.