HA­CIA LA AU­TO­RRES­PON­SA­BI­LI­DAD

Es­tu­dio y pre­ven­ción de ac­ci­den­tes en mon­ta­ña

Oxigeno - - SEGURIDAD -

Es­tre­na­mos sec­ción en la que Raúl Lo­ra del Ce­rro, Guía de Al­ta Mon­ta­ña UIAGM, ana­li­za­rá los ac­ci­den­tes ocu­rri­dos en nues­tras mon­ta­ñas con el ob­je­ti­vo de apren­der de los erro­res co­me­ti­dos y ayu­dar a nues­tros lec­to­res a ca­mi­nar por la sen­da de la au­to­rres­pon­sa­bi­li­dad. Si ha­béis te­ni­do una in­ci­den­te y que­réis que Raúl lo ana­li­ce man­dad un mail a oxi­[email protected] con­tán­do­nos vues­tra ex­pe­rien­cia.

¡LO QUE FA­LLA ES EL IN­DIO, NO LAS FLE­CHAS! En mu­chas oca­sio­nes buscamos la res­pues­ta a nues­tros erro­res en fa­llos del equi­pa­mien­to pe­ro, en la ma­yo­ría de ellas, so­mos no­so­tros mis­mos los que con nues­tras de­ci­sio­nes pro­vo­ca­mos el ac­ci­den­te. Cuán­tos de ellos po­drían ha­ber­se evi­ta­do man­te­nien­do una con­duc­ta más res­pon­sa­ble, es de­cir, rea­li­zan­do una bue­na pla­ni­fi­ca­ción, in­for­mán­do­nos con­cien­zu­da­men­te de las con­di­cio­nes y di­fi­cul­ta­des, eli­gien­do bien el ma­te­rial, for­mán­do­nos pre­via­men­te, etc. Sin em­bar­go, son po­cos los gru­pos que se reúnen an­tes de una ac­ti­vi­dad pa­ra ha­blar con ob­je­ti­vi­dad de có­mo y qué van a ha­cer. Más bien, so­le­mos de­jar­nos lle­var por ideas po­co o na­da con­tras­ta­das que he­mos oí­do o leí­do en in­ter­net. Por to­do ello, a par­tir de es­te mes, Oxí­geno ofre­ce una nue­va sec­ción de­di­ca­da al es­tu­dio y aná­li­sis de ac­ci­den­tes e in­ci­den­tes ocu­rri­dos en nues­tras mon­ta­ñas con el úni­co ob­je­ti­vo de apren­der de los erro­res co­me­ti­dos y ayu­dar a nues­tros lec­to­res a ca­mi­nar por el sen­de­ro más se­gu­ro: el de la au­to­rres­pon­sa­bi­li­dad. En otros paí­ses, so­bre to­do los de cul­tu­ra an­glo­sa­jo­na, el es­tu­dio por­me­no­ri­za­do de los ac­ci­den­tes es al­go bas­tan­te co­mún. Sin em­bar­go, en nues­tro país es di­fí­cil re­ca­bar in­for­ma­ción ob­je­ti­va so­bre ellos pa­ra ana­li­zar­los y ob­te­ner con­clu­sio­nes que nos ayu­den a que no se re­pi­tan. Os ani­ma­mos a po­ne­ros en con­tac­to con no­so­tros a tra­vés del mail oxi­[email protected] pa­ra que nos en­viéis in­for­ma­ción so­bre ac­ci­den­tes o in­ci­den­tes que ha­yáis su­fri­do pa­ra que, es­tu­dián­do­los siem­pre des­de un pun­to de vis­ta cons­truc­ti­vo, to­dos po­da­mos apren­der de ellos. Por úl­ti­mo, pa­ra que en los pró­xi­mos nú­me­ros que­de cla­ro a qué nos re­fe­ri­mos cuan­do use­mos de­ter­mi­na­dos tér­mi­nos, va­mos a co­men­zar ha­cien­do un bre­ve glo­sa­rio con al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes ex­traí­das del Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de la Len­gua (DRAE) y con­tras­ta­das con otras fuen­tes:

AC­CI­DEN­TE: su­ce­so even­tual que al­te­ra el or­den re­gu­lar de las co­sas. Nues­tro ob­je­ti­vo es es­tu­diar tan­to los ac­ci­den­tes que ge­ne­ren da­ños per­so­na­les y/o ma­te­ria­les como los que no los pro­duz­can ya que, de am­bos pue­den ex­traer­se con­clu­sio­nes in­tere­san­tes. MON­TA­ÑIS­MO VS AL­PI­NIS­MO VS SEN­DE­RIS­MO

Mon­ta­ñis­mo: De­por­te que con­sis­te en la as­cen­sión a las al­tas mon­ta­ñas.

Al­pi­nis­mo: De­por­te que con­sis­te en la as­cen­sión a las al­tas mon­ta­ñas. El DRAE es­ta­ble­ce es­tos tér­mi­nos como si­nó­ni­mos pe­ro, ade­más, otras fuen­tes con­sul­ta­das como el Real De­cre­to 318/2000 y el De­cre­to 55/2008 es­ta­ble­cen una re­la­ción cla­ra en­tre el vo­ca­blo “al­pi­nis­mo” y la uti­li­za­ción de he­rra­mien­tas téc­ni­cas como cram­po­nes, pio­let, cuer­das, es­quís u otros pa­ra des­pla­zar­se en las mon­ta­ñas.

Sen­de­ris­mo: Ac­ti­vi­dad de­por­ti­va o tu­rís­ti­ca que con­sis­te en re­co­rrer a pie ru­tas o sen­de­ros por el cam­po o la mon­ta­ña.

AL­TA MON­TA­ÑA. La Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­teo­ro­lo­gía (AE­MET) de­fi­ne al­ta mon­ta­ña como zo­na mon­ta­ño­sa por en­ci­ma de los 1.600 me­tros de al­ti­tud. Es­ta es la úni­ca de­fi­ni­ción ofi­cio­sa que he­mos en­con­tra­do de es­te tér­mino. No que­re­mos de­cir que en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca ten­ga­mos que es­ta­ble­cer como ba­rre­ra es­tric­ta en­tre la me­dia y la al­ta mon­ta­ña los 1.600 m. Nues­tra opi­nión es que es­ta co­ta pue­de va­riar li­ge­ra­men­te en fun­ción de la cor­di­lle­ra o ma­ci­zo mon­ta­ño­so. A pe­sar de ello, nos pa­re­ce muy re­le­van­te que la ins­ti­tu­ción que se de­di­ca al es­tu­dio de la me­teo­ro­lo­gía y, por tan­to, el re­lie­ve y la oro­gra­fía de la Pe­nín­su­la, mar­que esa al­ti­tud como re­fe­ren­cia cla­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.