Re­gre­sar por orien­te

Oxigeno - - GUÍA EXPLORER -

En los es­ter­to­res del si­glo XV, la pu­jan­za de las na­cio­nes eu­ro­peas po­si­bi­li­ta­ba que el ser hu­mano con­quis­ta­se ha­za­ñas que an­tes ape­nas se ha­bían ima­gi­na­do. Era un tiem­po en que los ma­pas y el pro­pio hom­bre eran mu­chos más os­cu­ros. Los tra­ta­dos so­bre la geo­gra­fía y los se­cre­tos del mun­do iban a cam­biar ra­di­cal­men­te. Es­to uni­do al desa­rro­llo de las téc­ni­cas náu­ti­cas de­ja­ba al al­can­ce de las ve­las to­do un nue­vo aba­ni­co de ru­tas co­mer­cia­les y de co­mu­ni­ca­ción. Una de ellas, la que co­nec­ta­ba los océa­nos Atlán­ti­co y Pa­cí­fi­co por el sur, se­ría la ob­se­sión de un no­ble por­tu­gués que, fi­nan­cia­do por la co­ro­na es­pa­ño­la, lo­gra­ría no so­lo des­cu­brir y car­to­gra­fiar por pri­me­ra vez el pa­so en­tre los dos océa­nos; ade­más los li­bros de his­to­ria abrían de re­co­ger es­ta ex­pe­di­ción como uno de los mo­men­tos es­te­la­res de la hu­ma­ni­dad. Fer­nan­do de Magallanes, jun­to a Juan Sebastián El­cano, ob­ten­dría la pri­me­ra de­mos­tra­ción em­pí­ri­ca de que la tie­rra es re­don­da.

Magallanes no so­bre­vi­vi­ría pa­ra com­ple­tar los 80.000 ki­ló­me­tros al­re­de­dor del glo­bo con los que su ex­pe­di­ción se em­bol­sa­ba ade­más la pri­me­ra cir­cun­na­ve­ga­ción com­ple­ta de la Tie­rra. Ase­si­na­do de una lan­za­da in­dí­ge­na du­ran­te una re­yer­ta en la is­la de Mac­tán (Fi­li­pi­nas), se­ría El­cano quién se pu­sie­se al man­do del Vic­to­ria en un ca­la­mi­to­so pe­ri­plo al que so­lo so­bre­vi­vi­rían 17 hom­bres y 385 sa­cos de es­pe­cias, que des­em­bar­ca­ban en el puer­to de San­lú­car de Ba­rra­me­da tras una aven­tu­ra cu­ya mag­ni­tud so­bre­pa­sa los desafíos geo­grá­fi­cos, le­gan­do el co­no­ci­mien­to de in­cal­cu­la­bles nue­vas es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les, dan­do un im­pul­so fe­roz a la bo­tá­ni­ca me­di­ci­nal, amén de cam­biar pa­ra siem­pre nues­tra con­cep­ción del mun­do.

Hay un di­cho que se atri­bu­ye al ge­ne­ral ro­mano Cneo Pom­pe­yo Magno que, oye, vie­ne muy al ca­so: Na­vi­ga­re ne­ces­se es­te, vivere non est ne­ces­se. Na­ve­gar es ne­ce­sa­rio, vi­vir no lo es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.