MAS­CÚN

Oxigeno - - 25 AÑOS DE PARQUE NATURAL -

La cuen­ca in­fe­rior del río Mas­cún es un valle gi­gan­te y so­lem­ne. Las pa­re­des del ba­rran­co for­man ele­gan­tes ca­te­dra­les de pie­dra y pun­tia­gu­dos mo­no­li­tos cal­cá­reos en un pri­vi­le­gia­do tem­plo na­tu­ral. La puer­ta de en­tra­da al reino del Mas­cún es Ro­de­llar, uno de los prin­ci­pa­les cen­tros de es­ca­la­da de­por­ti­va, ba­rran­quis­mo y sen­de­ris­mo en el par­que na­tu­ral. El ca­mino sa­le del ba­rrio de la Hon­gue­ra y ba­ja por el vie­jo em­pe­dra­do de la ve­re­da de Otín, mar­ca­do con las se­ña­les del iti­ne­ra­rio S-3 del es­pa­cio pro­te­gi­do. La ru­ta si­gue el le­cho pe­dre­go­so del ba­rran­co y pa­sa el ma­nan­tial del Mas­cún, an­tes de la bi­fur­ca­ción del ba­rran­co de An­dre­bod. En las cor­ni­sas su­pe­rio­res es­tán los ar­cos de Las Ven­ta­nas del Mas­cún y otros sec­to­res mí­ti­cos de es­ca­la­da de­por­ti­va. Uno de los ojos de pie­dra se co­no­ce po­pu­lar­men­te co­mo El Del­fín por la si­lue­ta de las ro­cas. El sen­de­ro si­gue el ba­rran­co del Mas­cún en me­dio de un pa­la­cio de to­rres cal­cá­reas y mu­ra­llas in­ter­mi­na­bles. An­tes de lle­gar a las agu­jas de La Ciu­da­de­la apa­re­cen los pos­tes del des­vío que sube al pue­blo aban­do­na­do de Otín. La subida tie­ne tra­mos em­pi­na­dos y unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de las agu­jas ro­co­sas, con el afi­la­do mi­na­re­te de la Cu­ca Bellostas en el cen­tro del san­tua­rio de pie­dra. La vie­ja ve­re­da tra­di­cio­nal lle­va al pue­blo de Otín en­tre que­ji­gos, ca­rras­cas, bo­jes, enebros y an­ti­guos ban­ca­les. La ru­ta de­ja el ca­se­río a la de­re­cha y em­pren­de el re­co­rri­do de vuel­ta por el tra­za­do del GR-1 o Sen­de­ro His­tó­ri­co, re­co­rrien­do los pas­ti­za­les de la Par­di­na de Vi­lla­núa, cu­bier­tos de eri­zo­nes y ar­bus­tos de boj y bue­nas vis­tas del Pi­ri­neo y las so­le­da­des más cau­ti­va­do­ras de Gua­ra. En el cru­ce de Na­sa­rre es­tá el ca­mino de en­tra­da al po­pu­lar ba­rran­co de Gor­gas Ne­gras y el dol­men de Lo­sa Mo­ra, an­ti­guo se­pul­cro me­ga­lí­ti­co don­de se en­con­tra­ron res­tos de dos adul­tos y dos ni­ños en unas ex­ca­va­cio­nes rea­li­za­das en 1934. La ru­ta si­gue de fren­te por el ca­rril pe­dre­go­so que ba­ja a la an­gos­tu­ra del Gra­di­llón de Se­ral y des­cien­de di­rec­ta­men­te al ba­rran­co del Mas­cún por el ca­ñón de An­dre­bod. En una hor­na­ci­na de pie­dra si­tua­da so­bre el ca­mino apa­re­ce un mon­tón de pie­dras arro­ja­das por los pas­to­res y ca­mi­nan­tes pa­ra pre­de­cir el des­tino. Los bue­nos o ma­los au­gu­rios de­pen­den del re­sul­ta­do de lan­zar tres pie­dras y me­jor que se que­den las tres col­ga­das en la re­pi­sa. El úl­ti­mo tra­mo de la ru­ta es el mis­mo ca­mino de sa­li­da, su­bien­do a Ro­de­llar por la ve­re­da de la zo­na de es­ca­la­da de­por­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.