El alien­to de la mon­ta­ña

El dios del trueno llo­ra so­bre Mé­xi­co

Oxigeno - - EDITORIAL -

La ci­ma de la mon­ta­ña ha en­lo­que­ci­do. Rom­pien­do el man­to ar­cano de la noche, las lla­ma­ra­das se pro­yec­tan ra­bio­sas al cie­lo, co­me­tas te­rre­na­les que acon­go­jan los co­ra­zo­nes de los es­pa­ño­les con­vo­ca­dos ba­jo el ru­gi­do del Po­po­ca­té­petl. Los in­dios tlas­cal­te­cas que acom­pa­ñan a la ex­pe­di­ción de Her­nán Cor­tés se mues­tran fre­né­ti­cos, ve­ne­ran­do el ful­gor cós­mi­co que em­pa­pa el cie­lo, vo­mi­ta­do des­de las en­tra­ñas de una tie­rra to­da­vía ex­tra­ña, col­ma­da de ma­ra­vi­llas, de te­rre­nos que no han co­no­ci­do la am­bi­ción de los hom­bres. Po­seí­do por ese de­mo­nio ex­tran­je­ro tan ca­paz de des­cu­brir co­mo de des­truir, Die­go de Or­daz no li­be­ra la pre­sa que han he­cho sus ojos. El za­mo­rano es víc­ti­ma del hechizo de una luz re­mo­ta, de un enig­ma ru­gien­te, que de­rra­ma lo que só­lo pue­de ser un cal­do de­men­cial pa­ra apla­car la sed de los dio­ses. En esa fe­cha de 1519, Or­daz con­fie­sa que su des­tino pa­sa por con­quis­tar la cum­bre del volcán y aso­mar­se a los con­fi­nes del te­ji­do es­pi­ri­tual co­no­ci­do. Car­ga­dos con ra­cio­nes de to­cino y pan, al des­pe­re­zar­se el sol de la ma­ña­na, el ca­pi­tán par­te con dos de sus hom­bres y dos guías, te­me­ro­sos de la bien­ve­ni­da que pue­dan dar­les las dei­da­des que mo­ran so­bre la mon­ta­ña. Pron­to al­gu­nas ví­vi­das len­guas de la­va se des­pa­rra­man en­tre la en­can­ta­do­ra ve­ge­ta­ción, és­ta ya es­ca­sean­do. A me­di­da que ganan al­tu­ra, Or­daz se re­be­la más enar­de­ci­do, usan­do su lan­za co­mo apo­yo en una mar­cha alu­ci­na­da, sin hur­tar la mi­ra­da de la cum­bre co­lé­ri­ca que co­di­cia. La pro­me­sa de re­com­pen­sas des­co­no­ci­das. Ho­llar mun­dos que se ol­vi­da­ron en la os­cu­ri­dad de los tiem­pos. No tar­dan en al­can­zar el úl­ti­mo re­fu­gio del hom­bre, le­van­ta­do pa­ra que los vie­jos sa­cer­do­tes im­preg­nen el ca­mino de fa­na­tis­mos. A pe­sar de sus ad­ver­ten­cias, con­ti­núan su as­cen­sión guia­dos por las pu­pi­las fe­bri­les de Or­daz, cu­ya ca­pa se va ti­ñen­do de pol­vo, ab­sor­bien­do el aro­ma áci­do del azu­fre. Pro­si­guen tam­ba­leán­do­se en­tre grie­tas, en los do­mi­nios som­bríos de la la­va atem­po­ral, has­ta que los guías, po­seí­dos por la su­pers­ti­ción, se re­ti­ran en si­len­cio, con­fun­dién­do­se con las som­bras de la jor­na­da que va mu­rien­do. Los sol­da­dos no desean aban­do­nar a su ca­pi­tán, pe­ro han ol­vi­da­do sus fuer­zas. El cal­za­do in­dis­tin­gui­ble, el frío de­mo­le­dor. El ai­re co­mo agu­jas que gra­vi­tan en los pul­mo­nes. Así Or­daz con­ti­nua só­lo, un hidalgo in­ca­paz de ren­dir­se, los oí­dos co­lap­sa­dos por la lla­ma­da de lo mag­ní­fi­co. En esa so­le­dad el es­pa­ñol en­cuen­tra re­no­va­das fuer­zas. Ca­mi­na so­bre la nieve me­lan­có­li­ca, des­pin­ta­da. Nue­vas tie­rras, nue­vas ci­vi­li­za­cio­nes, es­ce­na­rios mi­la­gro­sos los que se ex­tien­den a me­di­da que le ga­na te­rreno a la cum­bre. El há­li­to de la mon­ta­ña ca­da vez más no­ci­vo, re­ba­san­do el pa­ñue­lo con el que se cu­bre el ros­tro. Agonía. Ca­si as­fi­xia. La bo­ca del crá­ter al al­can­ce de las ye­mas… Y allí, en la cum­bre un si­len­cio opre­sor. Ago­ta­das las úl­ti­mas ener­gías, se aso­ma al es­pan­to­so abis­mo de las fau­ces de la mon­ta­ña, aba­jo fue­go anár­qui­co en ebu­lli­ción. La ara­ña que hila las re­des de su pen­sa­mien­to, re­pa­san­do una y otra vez la rai­gam­bre de unas pa­la­bras: “No vis­to por nin­gún ojo, ni oí­do por nin­gún oí­do. No com­pren­di­do por nin­gún co­ra­zón hu­mano”.

Lasz­ló Pas­suth.1939.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.