2

Oxigeno - - CANYON -

En el se­gun­do día de ata­que con to­do el equi­po al com­ple­to el ob­je­ti­vo era la aper­tu­ra de la par­te in­fe­rior del ba­rran­co. Pa­ra la apro­xi­ma­ción lle­ga­mos a un acuer­do con una em­pre­sa del sec­tor pa­ra que nos re­co­gie­ra y lle­va­ra con una lan­cha por el Dart Ri­ver y así aho­rrar­nos dos ho­ras de ca­mi­na­ta, con el con­si­guien­te aho­rro de ener­gía. Una vez nos de­jan en el pun­to acor­da­do, en el Bed­ford Bridge, co­mien­za otra in­cur­sión en el bos­que, dos ho­ras y me­dia de in­ten­sa as­cen­sión. Ya equi­pa­dos y en el pun­to de par­ti­da, dis­cu­ti­mos so­bre có­mo ha­cer al­gu­nas ma­nio­bras y es­ta­ble­cer al­gu­nos pa­rá­me­tros de co­mu­ni­ca­ción. Jus­to an­tes de ni si­quie­ra to­car el agua, nos abra­za­mos y desea­mos bue­na suer­te. Em­pe­zó muy abier­to, se po­día ver la ve­ge­ta­ción de al­re­de­dor y la es­ca­pa­to­ria era to­da­vía fá­cil, has­ta que des­pués de al­gu­nos rá­pe­les un tan­to de­li­ca­dos, fui­mos lle­gan­do a la zo­na más es­tre­cha del ba­rran­co. En­ton­ces, pu­di­mos ver lo que te­nía­mos de­lan­te: 20 m de rá­pel que nos lle­va­ban a la ca­be­ce­ra de los fas­ci­nan­tes 30 m que dis­cu­rrían por una gru­ta. En una com­pli­ca­da y pe­que­ña re­pi­sa, Mark y Ben ins­ta­lan unos an­cla­jes per­fec­tos. Al ra­pe­lar, sen­tías có­mo el agua te gol­pea­ba en el cas­co con tal fuer­za que pa­re­cía que se iba a par­tir. Una vez to­dos aba­jo, só­lo se veían ca­ras son­rien­tes y emo­cio­na­das al con­tem­plar la be­lle­za del lu­gar, y lo que só­lo nues­tros ojos y ma­nos ha­bían vis­to y to­ca­do por pri­me­ra vez. Es com­pli­ca­do ex­pli­car­lo con pa­la­bras. Avan­za­mos por el ba­rran­co y lle­ga­mos a lo que pa­re­cía un rá­pel sen­ci­llo, sin mu­cho com­pro­mi­so, pe­ro al fi­jar­nos bien ha­cia dón­de se di­ri­gía el agua, nos di­mos cuen­ta de que és­ta des­apa­re­cía en lo que se in­si­nua­ba co­mo “la es­qui­na de la muer­te”. Des­pués de la eu­fo­ria, se me en­cen­die­ron las alar­mas. Ben­ja­min li­de­ró el des­cen­so, ¡no le qui­ta­mos ojo de en­ci­ma! Nos hi­zo sa­ber que no era un si­fón lo de la es­qui­na y que si nos man­te­nía­mos fir­mes a un la­do y no de­ja­bas que el agua te em­pu­ja­ra, to­do iría bien. ¿Y si no…? Mi turno: me co­lo­co el ocho al mo­do clá­si­co, cie­rro la ros­ca del mos­que­tón, dos res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das y pa­ra aba­jo. Una vez al la­do de esa in­quie­tan­te es­qui­na, la mi­ré ca­ra a ca­ra y vi co­mo el agua da­ba vuel­tas al­re­de­dor de la ro­ca has­ta que des­apa­re­cía por ese agu­je­ro ame­na­za­dor. To­dos pa­sa­mos sin pro­ble­ma. Des­pués de es­te úl­ti­mo y ex­ci­tan­te rá­pel acor­da­mos que és­te se­ría el fi­nal de la úl­ti­ma par­te del ba­rran­co. El re­torno al puen­te es rá­pi­do. Mien­tras nos cam­bia­mos un ejér­ci­to de sand­flies o “mos­cas de la are­na” nos de­vo­ran sin pie­dad. ¡Nun­ca ha­bía co­no­ci­do in­sec­to tan mo­les­to! Trae­mos un ka­yak hin­cha­ble pa­ra des­cen­der por el río una vez ter­mi­na­do el ba­rran­co, con la in­ten­ción de ga­nar tiem­po. Nos echa­mos al río lo más rá­pi­do po­si­ble, por­que no nos que­dan mu­chas ho­ras de luz. El día de­ja pa­so a la noche. Re­cuer­do ir el primero en el ka­yak, sen­ta­do a hor­ca­ja­das con los pies to­can­do el agua y el fron­tal apun­tan­do al fren­te, agu­di­zan­do la vis­ta. Allí es­ta­ba en Dart Ri­ver con otros 4 fan­tás­ti­cos en una bal­sa de ka­yak. En oca­sio­nes mi­ra­ba a mi al­re­de­dor y sen­tía ver­da­de­ra emo­ción por lo que es­ta­ba vi­vien­do, y otras me inun­da­ba otra reali­dad muy pre­sen­te, can­san­cio, ca­lam­bres muy do­lo­ro­sos en am­bas pier­nas, frío des­pués de lle­var bas­tan­tes ho­ras en re­mo­jo… Tam­bién, co­mo no veía­mos prác­ti­ca­men­te na­da, nos des­pis­ta­mos y cho­ca­mos con­tra una ro­ca vol­can­do la bar­ca y ca­yen­do to­dos al agua fríay ca­si per­dien­do las mo­chi­las con el ma­te­rial. ¡Des­pués de lle­var to­do el día en re­mo­jo lo úl­ti­mo que ape­te­cía era pe­gar­se otro cha­pu­zón! Fi­nal­men­te, a las diez de la noche lle­ga­mos a los co­ches. Tras 3 ho­ras de des­cen­so, 6 de in­ten­sa aper­tu­ra, 2 y me­dia de as­cen­sión en la apro­xi­ma­ción y unos 20 mi­nu­tos con la lan­cha por el Dart Ri­ver… ha­bía­mos aca­ba­do muy sa­tis­fe­chos con la se­gun­da "eta­pa", y ya con la men­te pues­ta en el úl­ti­mo día, que pro­me­tía ser no me­nos ex­ci­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.