Oxi­gé­na­te

Oxigeno - - OXIGÉNATE -

La caí­da en una grie­ta es uno de los ma­yo­res ries­gos en los re­co­rri­dos por gla­ciar. Lle­var ma­te­rial pa­ra rea­li­zar po­li­pas­tos y co­no­cer las téc­ni­cas de iza­do es una precaución in­dis­pen­sa­ble. Pe­ro en ca­so de caí­da en una grie­ta, an­tes que na­da se de­be de­te­ner la caí­da del com­pa­ñe­ro, sin ser arras­tra­do uno mis­mo ha­cia el agujero. En cor­da­da de dos, uno só­lo de los com­po­nen­tes de­be­rá ha­cer de con­tra­pe­so. Es im­por­tan­te en­ton­ces te­ner to­do a pun­to pa­ra cual­quier even­tua­li­dad... LA DIS­TAN­CIA DE EN­COR­DA­MIEN­TO En ca­da una de las pun­tas de la cuer­da se en­cuer­da un com­po­nen­te. A con­ti­nua­ción se re­gu­la la dis­tan­cia de en­cor­da­mien­to me­dian­te ani­llos blo­quea­dos que se lle­van en ban­do­le­ra. En ca­so de caí­da, el ase­gu­ra­dor a me­nu­do ne­ce­si­ta avan­zar pa­ra en­ca­jar el pri­mer im­pac­to, y des­pués, se­guir avan­zan­do pa­ra fre­nar el mo­vi­mien­to y de­te­ner com­ple­ta­men­te la caí­da. La lon­gi­tud de cuer­da en­tre el ase­gu­ra­dor y la grie­ta es la que va a per­mi­tir es­te des­pla­za­mien­to. La lon­gi­tud de en­cor­da­mien­to no só­lo per­mi­te te­ner un úni­co com­po­nen­te ex­pues­to so­bre la grie­ta, sino tam­bién te­ner su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra la ma­nio­bra de de­ten­ción de la caí­da. Ca­da com­po­nen­te de­be con­ser­var una re­ser­va de cuer­da su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar un po­li­pas­to. NU­DOS PA­RA FA­CI­LI­TAR

EL FRE­NA­DO La ci­za­lla­du­ra del la­bio de la grie­ta por la cuer­da es im­por­tan­te pa­ra el fre­na­do de la caí­da. De­te­ner una caí­da en un la­bio de hielo du­ro es muy di­fí­cil. artículos a la van­guar­dia de la pro­tec­ción de la sa­lud de via­je­ros y de­por­tis­tas. Pres­ti­gio­sos equi­pos de res­ca­te de to­do el mundo con­fían en la mar­ca pa­ra com­ple­tar sus kits de pri­me­ros au­xi­lios. Y tie­nen bue­nas ra­zo­nes. Lo de­mues­tran kits como el Win­ter Sports Pro, pen­sa­do pa­ra los prac­ti­can­tes de es­quí o snow­board, in­clu­ye En un la­bio de nie­ve, la pre­sen­cia de nu­dos en la cuer­da es una ayu­da ines­ti­ma­ble pa­ra au­men­tar el fre­na­do. Rea­li­zar nu­dos ca­da 2 me­tros en la cuer­da (nu­do en ocho, co­la de va­ca, ma­ri­po­sa...). Aten­ción, los nu­dos en la cuer­da com­pli­can la ope­ra­ción de iza­do des­pués de una caí­da en una grie­ta.

mon­tar un po­li­pas­to con una cuer­da con nu­dos (con­sul­te el con­se­jo Caí­da en una grie­ta: po­li­pas­to con una cuer­da con nu­dos).

en­viar el ca­bo de cuer­da li­bre a la víc­ti­ma, pa­ra ello, de­be dis­po­ner de una re­ser­va de cuer­da su­fi­cien­te pa­ra mon­tar un po­li­pas­to sin nu­dos (por ejem­plo, pue­de ob­te­ner es­ta re­ser­va de cuer­da si an­tes ha uni­do dos cuer­das de 50 - 60 m). MAN­TE­NER LA CUER­DA

TEN­SA­DA Los com­po­nen­tes de la cor­da­da aco­mo­dan su pro­gre­sión pa­ra man­te­ner la cuer­da ten­sa­da, sin lle­var ani­llos en la mano. Si la cuer­da es­tá des­ten­sa­da, la víc­ti­ma de una caí­da se ace­le­ra­rá, su com­pa­ñe­ro de cor­da­da no po­drá de­te­ner­la y co­rre el ries­go de ser arras­tra­do tam­bién den­tro de la grie­ta. Más in­for­ma­ción: petzl.com

como dis­tin­tos ti­pos de ven­das, equi­po pa­ra cu­rar to­do ti­po de he­ri­das, ca­len­ta­do­res pa­ra las ex­tre­mi­da­des… To­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra afron­tar los im­pon­de­ra­bles ahí fue­ra. El kit

po­co pa­ra ser un ele­men­to que pue­de sa­car­nos de las si­tua­cio­nes más es­pi­no­sas. li­fesys­tems.co.uk

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.