Dark Souls: Remastered

Uno de los jue­gos más má in­flu­yen­tes de la dé­ca­da en­cien­de las ho­gue­ras ju­ga­bles de PS4 con u un re­mas­ter que me­jo­ra lo que pa­re­cía in­me­jo­ra­ble.

Playmania - - SUMARIO -

Ex­pli­car a es­tas al­tu­ras qué qu es Dar­kSouls o por qué es una jo­ya que se­rá ser re­cor­da­da du­ran­te mu­chí­si­mos años de­be de­be­ría ser po­co me­nos que un cri­men. Pen­san­do en có­mo c re­su­mir­lo pa­ra que to­dos pue­dan en­ten­der­lo só­lo se nos ocu­rre una fra­se: si nun­ca lo has ju­ga ju­ga­do, la en­vi­dia nos co­rroe, así que cóm­pra­lo ya m mis­mo y ten­drás la suer­te de des­cu­brir una de las l ju­ga­bi­li­da­des más in­flu­yen­tes de los úl­ti­mos tie tiem­pos. Es­ta re­mas­te­ri­za­ción in­clu­ye, inc co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, va­rias m me­jo­ras vi­sua­les y al­gu­nos de­ta­lli­tos ju­ga­bles. A ni­vel téc­ni­co, lo más im­por­tan­te es el nú­me­ro de c cua­dros por se­gun­do, que aho­ra es de 60fps to­ta to­tal­men­te es­ta­bles. El ori­gi­nal iba a 30 y los que los ju­ga­mos j en su día re­cor­da­mos lo in­su­fri­ble que era aque­llo, es­pe­cial- men­te en áreas co­mo la Ciu­dad In­fes­ta­da. Aho­ra to­do flu­ye co­mo en las con­ti­nua­cio­nes de la sa­ga, al­go que ha­blan­do de unos com­ba­tes tan exi­gen­tes re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra dis­fru­tar de las ba­ta­llas en to­da su ple­ni­tud. Ade­más, en PS4 mues­tra una re­so­lu­ción de 1080p, mien­tras que en Pro al­can­za los 4K re­es­ca­la­dos. El re­sul­ta­do es, en lí­neas ge­ne­ra­les, mu­cho me­jor, pe­ro las tex­tu­ras no son nue­vas, por lo que su au­men­to de de­fi­ni­ción al­gu­nas ve­ces ge­ne­ra as­pec­tos plas­ti­co­sos o un po­co ex­tra­ños. Otros de­ta­lles, co­mo la po­si­bi­li­dad de cam­biar de pac­to en las ho­gue­ras o de uti­li­zar va­rias ob­je­tos del mis­mo ti­po a la vez son cues­tio­nes que no su­po­nen una gran di­fe­ren­cia aun­que nos fa­ci­li­ten la vi­da. La uti­li­za­ción de ser­vi­do­res de­di­ca­dos, en lu­gar de la tí­pi­ca co­ne­xión P2P, me­jo­ra no­ta­ble­men­te los tiem­pos de es­pe­ra pa­ra in­va­dir,

ser in­va­di­dos y, so­bre to­do, pa­ra dis­fru­tar de las pe­leas com­pe­ti­ti­vas que, ade­más, aho­ra ad­mi­ten seis ju­ga­do­res en lu­gar de los cua­tro del ori­gi­nal. Por otra par­te, po­de­mos po­ner con­tra­se­ña a nues­tra par­ti­da pa­ra fa­ci­li­tar el jue­go coope­ra­ti­vo con los ami­gos, al­go sa­ca­do de en­tre­gas pos­te­rio­res.

El pro­ble­ma es que es­ta pues­ta al día vi

sual no tie­ne, ni de le­jos, la ca­li­dad y el mi­mo que he­mos vis­to en otras re­mas­te­ri­za­cio­nes re­cien­tes. Una aven­tu­ra de es­te ca­li­bre me­re­cía más un re­ma­ke que una re­mas­te­ri­za­ción de tres al cuar­to. Es es un pe­na, por­que sí, en lo de­más el jue­go si­gue sien­do una jo­ya ab­so­lu­ta­men­te in­con­tes­ta­ble.

Es­te re­mas­ter dis­ta de ser per­fec­to, pe­ro es una gran oca­sión pa­ra re­ju­gar­lo y la me­jor op­ción pa­ra pri­me­ri­zos.

Reen­con­trar­nos con es­ta di­fi­cul­tad en­dia­bla­da y tan bien ajus­ta­da, con es­te di­se­ño de ni­ve­les tan ma­gis­tral, con es­te ar­gu­men­to que son­sa­ca­mos con cuen­ta­go­tas, con es­te uni­ver­so tan ab­so­lu­ta­men­te em­bria­ga­dor o con es­ta di­rec­ción ar­tís­ti­ca tan imi­ta­da y sin em­bar­go nun­ca su­pe­ra­da es una ver­da­de­ra de­li­cia. Al­gu­nos di­rán, y se­gu­ra­men­te no les falte ra­zón, que l ter­ce­ra en­tre­ga de la sa­ga o el mis­mo Blood­bor­ne han su­pe­ra­do en mu­chos as­pec­tos a es­te pri­mer ca­pí­tu­lo de la tri­lo­gía, pe­ro pa­ra to­dos aque­llos que lo ju­ga­mos en su día es­te re­mas­ter es co­mo una con­mo­ve­do­ra reunión de an­ti­guos alum­nos en la que, ade­más, tus ami­gos no só­lo no es­tán más vie­jos, cal­vos y gor­dos sino que tie­nen un as­pec­to más lus­tro­so y has­ta pa­re­cen más sim­pá­ti­cos. Otra co­sa es que, tal y co­mo pe­na­li­za­mos en la no­ta de es­ta re­view, las me­jo­ras es­té­ti­cas no sean tan lla­ma­ti­vas co­mo de­bie­ran.

Dar­kSoul­sRe­mas­te­red nos ofre­ce la mis­ma ca­li­dad ju­ga­ble del ori­gi­nal y nue­vas me­jo­ras vi­sua­les.

El con­te­ni­do es cal­ca­do al jue­go ori­gi­nal, con la mis­ma di­fi­cul­tad en­dia­bla­da.

de ca­da ha­bi­ta­ción o ca­da pal­mo del ma­pa es ab­so­lu­ta­men­te so­ber­bia. Nos due­len las ma­nos de aplau­dir. La di­rec­ción ar­tís­ti­ca

Pa­ra so­bre­vi­vir en Lor­dran no nos que­da más re­me­dio que ha­cer el pe­rro a más no po­der y es­con­der­nos tras un mu­ro si es ne­ce­sa­rio.

Los je­fes fi­na­les nos re­ga­lan los mo­men­tos más de­ses­pe­ran­tes, in­ten­sos, ta­qui­cár­di­cos y sa­tis­fac­to­rios de to­da nues­tra aven­tu­ra.

Los de­ta­lles ju­ga­bles son im­pa­ga­bles, co­mo que­dar­se en cue­ros pa­ra co­rrer más y así es­ca­par al alien­to de fue­go de es­te dra­gón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.