Ju­ras­sic World Evolution

Los di­no­sau­rios dino son cria­tu­ras in­creí­bles, pe­ro es­te jue­go de ges­tión de­mues­tra d que tam­bién cons­ti­tu­yen un gran ne­go­cio.

Playmania - - SUMARIO -

Hay dos co­sas co fun­da­men­ta­les que nos ha h en­se­ña­do la sa­ga de ci­ne Ju Ju­ras­si­cPark. Pri­me­ro, que los di­no­sau­rios di­no­sau­rio siem­pre “la lían par­da”. Y se­gun­da, que el afán lu­cra­ti­vo pue­de más que cual­quier c T-Rex, ya que es­tos bi­chos son una fuen­te inago­ta­ble de in­gre­sos. ing Al­go que po­de­mos com­pro­bar comp de pri­me­ra mano con es­te jue­go, que nos pro­po­ne crear una se­rie de par­ques ju­rá­si­cos y con­ver­tir­los en ne­go­cios mul­tim mul­ti­mi­llo­na­rios.

Co­mo di­rec­to­res del par­que

nues­tra la­bor es crear las ins­ta­la­cion ins­ta­la­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra su fun­cio­na­mien­to: des­de re­cin­tos re­cin de in­ves­ti- ga­ción has­ta zo­nas re­crea­ti­vas pa­ra los vi­si­tan­tes. El par­que tie­ne tres fa­ce­tas esen­cia­les: En­tre­te­ni­mien­to, Se­gu­ri­dad y Cien­cia. Re­ci­bi­mos con­tra­tos pa­ra po­ten­ciar da as­pec­to; des­de trans­por­te pa­ra el pú­bli­co a in­ver­tir en va­llas más se­gu­ras. La Cien­cia in­clu­ye la in­ves­ti­ga­ción de me­jo­ras pa­ra el par­que y, por su­pues­to, la crea­ción de di­no­sau­rios. De­be­mos en­viar por to­do el mun­do un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res en bus­ca de fó­si­les, de los cua­les ex­traer el ADN que nos per­mi­ta crear nue­vos “bi­chos”. De ese mo­do, al ha­cer ca­da vez más gran­de nues­tro par­que y cum­plir con­tra­tos, más in­gre­sos ob­te­ne­mos, que a su vez po­de­mos in­ver­tir en in­ves­ti­ga­cio­nes y di­no­sau­rios más ca­ros. ¡Pe­ro ojo! La ges­tión re­quie­re es­tar muy aten­to a to­do lo que su­ce­de en el par­que. Eso in­clu­ye la sa­lud y bie­nes­tar de los di­no­sau­rios, ya que pue­den en­fer­mar,

es un jue­go de ges­tión “fa­ci­li­to”, que tie­ne su me­jor ba­za en su va­rie­dad de di­no­sau­rios.

mo­rir o in­clu­so es­ca­par y “zam­par­se” a los vi­si­tan­tes. Evolution cons­ta de cin­co is­las en las que po­de­mos cons­truir nues­tro par­que, em­pe­zan­do por la más sen­ci­lla y, a me­di­da que avan­za­mos, des­blo­quean­do el res­to. Lo me­jor es que se pue­de “sal­tar” de una is­la a otra sin te­ner que em­pe­zar de ce­ro. Ade­más, las me­jo­ras des­blo­quea­das en un par­que sir­ven tam­bién pa­ra el res­to. Los di­no­sau­rios son el pun­to fuer­te de Evolution. Ade­más de te­ner un as­pec­to es­pec­ta­cu­lar, po­seen unos há­bi­tos bien de­fi­ni­dos. Así, el Ti­ra­no­sau­rio ne­ce­si­ta un re­cin­to pa­ra él so­lo; en cam­bio, el Di­plo­do­cus es más fe­liz si tie­ne com­pa­ñía. Des- cu­brir y crear nue­vas es­pe­cies “en­gan­cha”, al igual que “tras­tear” con su ADN pa­ra me­jo­rar su ge­né­ti­ca. Y por su­pues­to, ver­les pe­lear: el jue­go in­clu­so in­cen­ti­va que de­je­mos lu­char a dos es­pe­cies en­tre sí, pa­ra dis­fru­tar vien­do có­mo usan sus ata­ques ca­rac­te­rís­ti­cos. Es una pe­na que Frontier no ha­ya pues­to tan­to cui­da­do en el res­to de as­pec­tos de

Evolution: co­mo jue­go te­má­ti­co es al­go sim­ple, y ca­re­ce de la crea­ti­vi­dad que per­mi­ten otros tí­tu­los del gé­ne­ro. Es, ade­más, de­ma­sia­do in­dul­gen­te con el jugador: siem­pre le da fa­ci­li­da­des e indicaciones; ade­más, nin­gu­na de las si­tua­cio­nes de pe­li­gro tie­ne con­se­cuen­cias se­rias. Es evi­den­te que Ju­ras

si­cWorl­dE­vo­lu­tion no pre­ten­de re­vo­lu­cio­nar los jue­gos de ges­tión; pe­se a ello, es una bue­na for­ma de in­tro­du­cir­se en el gé­ne­ro, ap­to pa­ra to­do ti­po de ju­ga­do­res, pe­ro so­bre to­do pa­ra los fans de los di­no­sau­rios y la sa­ga en que se ba­sa.

de los di­no­sau­rios es im­pa­ga­ble, ca­si co­mo es­tar den­tro de la pe­lí­cu­la. Ob­ser­var la in­ter­ac­ción ±

po­de­mos so­li­ci­tar (pre­vio pa­go) que sea se­da­do, o bien ha­cer­lo no­so­tros mis­mos des­de un he­li­cóp­te­ro. Si un di­no­sau­rio es­ca­pa ±

es esen­cial pa­ra que los di­no­sau­rios so­bre­vi­van. Así, los Di­plo­do­cus ne­ce­si­tan com­pa­ñe­ros de es­pe­cie. Un há­bi­tat ade­cua­do ±

po­de­mos re­co­rrer to­do el par­que, ha­cer fo­to­gra­fías, re­po­ner co­mi­da... y por su­pues­to, ¡evi­tar que los “di­nos” es­ca­pen! En el jeep ±

son inevi­ta­bles, y el pro­pio jue­go las “pi­de”, co­mo es­te com­ba­te a muerte en­tre un Di­lop­ho­sau­rus y un Ve­lo­ci­rap­tor. Las pe­leas ±

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.