Vampyr

El di­le­ma del vam­pi­ro, que de­be ma­tar pa­ra vi­vir, ya tie­ne su jue­go de re­fe­ren­cia: Vampyr, una obra que sa­be ha­cer jus­ti­cia al mi­to.

Playmania - - SUMARIO -

El doc­tor Jo­nat­han Reid es la ma­la suer­te per­so­ni­fi­ca­da. Tras ser tes­ti­go de los ho­rro­res de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Reid es de­vuel­to a su ho­gar, Lon­dres, jus­to cuan­do la ciu­dad es­tá sien­do aso­la­da por la pla­ga de la Gri­pe Es­pa­ño­la. Por si fue­ra po­co, un mis­te­rio­so ata­que le ha con­ver­ti­do en un vam­pi­ro. Y así, el pro­ta­go­nis­ta de es­te RPG de ac­ción se en­fren­ta a un di­le­ma: ma­tar inocen­tes pa­ra ha­cer­se más fuer­te y com­ba­tir a sus enemi­gos, o bien ser fiel a sus prin­ci­pios y respetar to­da vi­da. evi­den­cia a la ma­yo­ría. Por pri­me­ra vez un jue­go sa­be plas­mar la esen­cia de es­te mi­to y su lu­cha cons­tan­te. El Lon­dres de Vampyr es una ciu­dad vi­va, po­bla­da por gran va­rie­dad per­so­na­jes, ca­da uno con una his­to­ria in­tere­san­te. Pe­ro en es­te mun­do se­mi­abier­to tam­bién hay ca­za­do­res de vam­pi­ros, no-muer­tos y otras cria­tu­ras que quie­ren aca­bar con Reid. Si que­re­mos pro­te­ger a la po­bla­ción y con­se­guir res­pues­tas, ne­ce­si­ta­mos ha­cer­nos más fuer­tes, y só­lo hay un mo­do po­si­ble: be­bien­do san­gre. To­do en el jue­go gi­ra en torno a es­te con­flic­to. Así, no po­de­mos so­bre­vi­vir en las zo­nas más pe­li­gro­sas a no ser que su­ba­mos de ni­vel; por otro la­do, ca­da vez que “sen­ten­cia­mos” a al­guien, Reid pa­ga las con­se­cuen­cias: la gen­te se vuel­ve más hos­til, se que­da sin alia­dos y po­co a po­co va per­dien­do su hu­ma­ni­dad. Dont­nod plan­tea

to­ma el di­le­ma mo­ral del vam­pi­ro y lo con­vier­te en una ex­pe­rien­cia ju­ga­ble irre­sis­ti­ble.

es­te di­le­ma tan bien, que la “ten­ta­ción” es cons­tan­te. Al cu­rar a al­guien o ayu­dar­le, su san­gre se vuel­ve mu­cho más be­ne­fi­cio­sa; y los po­de­res vam­pí­ri­cos más es­pec­ta­cu­la­res só­lo son ac­ce­si­bles si con­su­mi­mos gran can­ti­dad del lí­qui­do ro­jo.

Vampyr si­gue la fór­mu­la ha­bi­tual de los ac­tio­nRPG. Ex­plo­ra­mos una fan­tás­ti­ca re­crea­ción del Lon­dres de 1918; pe­ro tam­bién hay “craf­teo” de ar­mas, crea­ción de po­cio­nes mi­sio­nes se­cun­da­rias y, por su­pues­to, com­ba­tes. Un apar­ta­do que “cum­ple”, pe­ro que no es el pun­to fuer­te del jue­go. Tam­po­co lo es su par­ce­la téc­ni­ca: la re­so­lu­ción es más bien po­bre (in­clu­so en PS4 Pro), y las ani­ma­cio­nes fa­cia­les de ca­si to­dos los per­so­na­jes de­jan mu­cho que desear. Una pe­na, por­que te­ner más ex­pre­si­vi­dad hu­bie­se be­ne­fi­cia­do mu­cho a las lar­gas con­ver­sa­cio­nes de Vampyr. Y es que esa ahí don­de re­si­de la for­ta­le­za del jue­go: en su guión. Un ar­gu­men­to re­ple­to de ma­ti­ces, que cam­bia en fun­ción de nues­tros ac­tos, y en la que in­clu­so el in­di­vi­duo más se­cun­da­rio tie­ne una gran his­to­ria que con­tar­nos. Por tan­to, no acu­dáis a Vampyr si bus­cáis un RPG con ac­ción fre­né­ti­ca. Se tra­ta de un jue­go con un rit­mo muy pau­sa­do, cen­tra­do en desa­rro­llar su his­to­ria. Vampyr “be­be” de las gran­des no­ve­las gó­ti­cas y del ci­ne de vam­pi­ros, atra­pan­do al jugador po­co a po­co. Nues­tras de­ci­sio­nes son las de Jo­nat­han Reid, al igual que su con­flic­to mo­ral. Po­cos jue­gos pue­den pre­su­mir de ha­cer­nos em­pa­ti­zar tan­to con su pro­ta­go­nis­ta; pe­ro nin­guno lo ha­bía lo­gra­do an­tes con un vam­pi­ro.

exi­ge la san­gre de inocen­tes, pe­ro sus muer­tes tie­nen con­se­cuen­cias. Au­men­tar de po­der ±

del jue­go es es­te doc­tor con el ros­tro del ac­tor Pe­ter Cus­hing, que fue Van Helsing en el de la Ham­mer. Uno de los gui­ños ± Drá­cu­la

en el jue­go que nos po­nen las co­sas di­fí­ci­les, co­mo los Skals o los Vul­kons, ra­zas muy pe­li­gro­sas de vam­pi­ros. Hay otros mons­truos ±

nos des­ve­lan pis­tas so­bre otros per­so­na­jes, lo que des­blo­quea nue­vos re­tos y me­jo­ra la ca­li­dad de su san­gre. Las con­ver­sa­cio­nes ±

± de la Guar­dia de Pri­wen dan ca­za a Jo­nat­han. Son hu­ma­nos, pe­ro los de ni­vel avan­za­do pue­den ani­qui­lar­nos. Los ca­za­vam­pi­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.