Mi ex­tra­ña re­la­ción con el rea­lis­mo

Playmania - - OPINIÓN -

LA BA­LÍS­TI­CA REA­LIS­TA O UTI­LI­ZAR UN AR­SE­NAL CAL­CA­DO AL DEL EJÉR­CI­TO DE EE.UU. SON CUES­TIO­NES QUE SIM­PLE­MEN­TE NO ME IN­TERE­SAN LO MÁS MÍ­NI­MO.

El rea­lis­mo en la in­dus­tria de los vi­deo­jue­gos es uno de los mo­to­res que ha lo­gra­do que avan­ce a un rit­mo ful­gu­ran­te. La bús­que­da ob­se­si­va por ofre­cer siem­pre me­jo­res grá­fi­cos, por el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co cons­tan­te y por ofre­cer un as­pec­to ge­ne­ral lo más pa­re­ci­do po­si­ble a la reali­dad es al­go digno de ad­mi­rar. No voy a po­ner­me en plan pe­dan­te re­cor­dan­do que lo im­por­tan­te es la ju­ga­bi­li­dad y no los grá­fi­cos. Es cier­to, pe­ro tam­bién me gus­tan mu­cho los bue- nos grá­fi­cos. Se me ha­cen los ojos chi­ri­bi­tas vien­do el trái­ler de TheLas­to­fU­sPart II o so­ñan­do con có­mo se ve­rá Ghos­tof

Tsus­hi­ma, por po­ner dos ejem­plos de jue­gos fu­tu­ros. Me su­ce­de lo mis­mo, o más aún in­clu­so, con los mo­to­res de fí­si­cas. Me chi­fla ver agua rea­lis­ta, te­las que pa­re­cen de ver­dad o la me­le­na del hé­roe de turno al vien­to.

Sin em­bar­go, el rea­lis­mo en las

am­bien­ta­cio­nes o en las his­to­rias no me re­sul­ta na­da atrac­ti­vo. No lo pue­do evi­tar. Veo pro­pues­tas que me lla­man mu­cho la aten­ción, co­mo Ghos­tRe­con

Wild­lands o TheDi­vi­sion, dos tí­tu­los que me gus­ta­ron y a los que le de­di­qué bas­tan­tes ho­ras, pe­ro no se que­dan gra­ba­dos en mi me­mo­ria co­mo lo ha­cen otras aven­tu­ras más fan­tás­ti­cas. Por ejem­plo, ob­te­ner nue­vas ar­mas en TheDI­vi­sion só­lo me sir­ve pa­ra ha­cer más da­ño a mis enemi­gos, pe­ro no las sien­to co­mo una recompensa es­pe­cial­men­te in­tere­san­te. ¿Por qué? Pues por­que su as­pec­to es exac­ta­men­te igual al de mu­chas otras ar­mas que ya ten­go. Ló­gi­ca­men­te, no se pue­de ha­cer otra co­sa. Pe­se a que el vi­rus que des­tru­yó la ciu­dad de Nue­va York le da un to­que de postapo­ca­lip­sis fan­tás­ti­co a to­do, la am­bien­ta­ción es tre­men­da- men­te rea­lis­ta. Lo mis­mo me su­ce­de, to­do sea di­cho, con mon­to­nes de jue­gos más, co­mo la ma­yo­ría de Ca­llo­fDuty y otros jue­gos his­tó­ri­cos. Sin em­bar­go, cuan­do me su­mer­jo en un uni­ver­so de fan­ta­sía la co­sa es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Si es­toy ju­gan­do a un Mas­sEf­fect oa Des­tiny, por po­ner otros dos ejem­plos, y con­si­go una nue­va ar­ma­du­ra ar­ma, su as­pec­to, los efec­tos de par­tí­cu­las que ge­ne­ra al dis­pa­rar o has­ta los efec­tos so­no­ros son tan dis­tin­tos, que sí que me pa­re­ce ha­ber ob­te­ni­do to­do un te­so­ro. Lo mis­mo pue­do de­cir de los pro­pios es­ce­na­rios. ¿Me pa­re­ce fli­pan­te el pai­sa­je bo­li­viano de Ghost Re­con Wild­lands? Sí, sin nin­gu­na du­da, pe­ro me pro­du­ce más sa­tis­fac­ción des­cu­brir un nue­vo pla­ne­ta en

Mas­sEf­fect o una ciu­dad im­po­si­ble en un jue­go de rol, por ejem­plo. Va­mos, que me va la fan­ta­sía. Se podría re­su­mir así, pe­ro es que no es del to­do exac­to, por­que la ver­dad es que es al­go más pro­fun­do.

Hay jue­gos rea­lis­tas que, sin em­bar­go, me atra­pan en su uni­ver­so. Por ejem­plo, la sa­ga Ya­ku­za, Shenmue o Red Dea­dRe­dem­ption, en­tre otras mu­chas aven­tu­ras, no son fan­ta­sías. Más bien to­do lo con­tra­rio. La re­crea­ción de Ja­pón en los dos pri­me­ros ejem­plos es de lo más fi­de­dig­na y, aun­que no­ve­la­das, las aven­tu­ras de Mars­ton te­nía mu­cho de au­tén­ti­co Sal­va­je Oes­te. Sin em­bar­go, son jue­gos que lo­gran tras­la­dar­me has­ta lu­ga­res y si­tua­cio­nes que no podría vi­vir en mi vi­da nor­mal. Sí, es cier­to que tam­po­co podría vi­vir en pri­me­ra per­so­na la gue­rra contra los cár­te­les de la dro­ga o la su­per­vi­ven­cia tras un ho­lo­caus­to vi­ral, pe­ro son his­to­rias que pue­do es­cu­char a dia­rio en los te­le­dia­rios o que, sim­ple­men­te, es­tán de­ma­sia­do tri­lla­das. Pue­de pa­re­cer un gus­to per­so­nal poco cohe­ren­te y al­go ar­bi­tra­rio, pe­ro es mi gus­to, cla­ro. Me gus­tan los vi­deo­jue­gos, en­tre otras mu­chas co­sas, por­que me ha­cen vi­vir ex­pe­rien­cias im­po­si­bles, fan­ta­sías o vi­das que, aun­que re­sul­ten rea­lis­tas, no es­tán a mi al­can­ce de nin­gu­na for­ma. La ba­lís­ti­ca rea­lis­ta o uti­li­zar un ar­se­nal cal­ca­do al del ejér­ci­to de EE.UU. son cues­tio­nes que sim­ple­men­te no me in­tere­san lo más mí­ni­mo.

Bor­ja Aba­die @Bor­jaA­ba­die

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.