AS­SA­SIN'S CREED ODYS­SEY

Playmania - - RE­POR­TA­JE -

Tras re­co­rrer Egip­to, As­sas­sin’s Creed si­gue via­jan­do por las ci­vi­li­za­cio­nes cla­ve de la his­to­ria y aho­ra nos lle­va has­ta la An­ti­gua Gre­cia. El ver­da­de­ro via­je de es­ta en­tre­ga, sin em­bar­go, se­rá el re­co­rri­do que la sa­ga es­tá ha­cien­do pa­ra abra­zar las mie­les del rol.

As­sas­sin’sC­ree­dO­ri­gins fue un gran sal­to pa­ra la sa­ga, así que al sa­ber que es­ta vez no ha­bría des­can­so en­tre en­tre­gas nos echa­mos a tem­blar. Sin em­bar­go, Odys­sey se ges­tó en pa­ra­le­lo a Ori­gins des­de ha­ce tres años. Así, Ori­gins de­bía su­po­ner una gran evo­lu­ción pa­ra la sa­ga a ni­vel de mun­do abier­to, na­ve­ga­ción, mi­sio­nes, com­ba­tes, tec­no­lo­gía y ar­te, co­mo han con­fir­ma­do sus pro­pios crea­do­res. Por su par­te, Odys­sey co­ge­rá to­dos esos as­pec­tos y aña­di­rá un com­po­nen­te RPG mu­cho más mar­ca­do y me­jo­ras en la na­rra­ti­va. Uno de los ele­men­tos que más lla­ma la aten­ción al co­men­zar nues­tra aven­tu­ra en la An­ti­gua Gre­cia es que po­dre­mos to­mar elec­cio­nes ar- gu­men­ta­les, to­da una no­ve­dad pa­ra la sa­ga. En lí­neas ge­ne­ra­les la ex­pe­rien­cia pre­ten­de ser mu­cho más per­so­na­li­za­ble que nun­ca, de ahí que po­da­mos es­co­ger per­so­na­je mas­cu­lino, Ale­xios; o fe­me­nino, Kas­san­dra (que se­rá el per­so­na­je ca­nó­ni­co), al co­men­zar nues­tra aven­tu­ra. No es al­go que cam­bie de­ci­si­va­men­te el desa­rro­llo del jue­go, pe­ro se agra­de­ce mu­cho po­der es­co­ger al hé­roe que que­re­mos en­car­nar. Por su­pues­to, sí que no­ta­re­mos di­fe­ren­cias en los diá­lo­gos y en có­mo nos tra­tan de­ter­mi­na­dos per­so­na­jes. Nues­tro pro­ta­go­nis­ta, hom­bre o mu­jer, ha vi­vi­do exi­lia­do des­de su in­fan­cia y, cuan­do co­mien­za el jue­go, des­cu­bre que va­rios miem­bros de su fa­mi­lia po­drían se­guir vi­vos. Es más, po­dre­mos re­clu­tar a al­gu­nos de ellos pa­ra nues­tra

tri­pu­la­ción. Lo in­tere­san­te es que el ar­gu­men­to sí que irá cam­bian­do en fun­ción de nues­tras de­ci­sio­nes. Así, por ejem­plo, po­dre­mos ini­ciar ro­man­ces con al­gu­nos per­so­na­jes (re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les in­clui­das) y cam­biar el rum­bo de la his­to­ria, pu­dien­do con­tem­plar dis­tin­tos fi­na­les pa­ra la mis­ma. Es­to sí que se­rá una re­vo­lu­ción pa­ra la sa­ga, y no lo de aque­llos per­so­na­jes sin ca­ra en Asas­sin’s Creed Unity, por mu­cho que es­tu­vie­ra am­bien­ta­do en la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Va ser, en pa­la­bras de la pro­pia Ubi­soft, el As­sas­sin’s

Creed más gran­de y lar­go en la his­to­ria de la sa­ga. To­do re­cuer­da, y mu­cho, a las crea­cio­nes de BioWa­re. In­clu­so la par­te del ar­gu­men­to am­bien­ta­do en la ac­tua­li­dad, un clá­si­co de la sa­ga, ten­drá un pa­pel más im­por­tan­te que en Ori­gins.

La li­ber­tad de ex­plo­ra­ción se­rá otro de los pun­tos cla­ve de es­ta nue­va aven­tu­ra. Co­mo en Ori­gins, po­dre­mos des­pla­zar­nos por los es­ce­na­rios a pie, en ca­ba­llo o in­clu­so en bar­co, al­go que da­das las ca­rac­te­rís­ti­cas is­le­ñas del país he­leno ten­drá más sen­ti­do que nun­ca. Así, po­dre­mos vi­si­tar is­las co­mo Mi­los, Hy­drea, De­los o Mi­ko­nos, ade­más de re­gio­nes más ex­ten­sas co­mo Ar­ca­dia, Áti­ca o La­co­nia en­tre otras mu­chas. Nues­tra aven­tu­ra es­ta­rá am­bien­ta­da 400 años an­tes de lo su­ce­di­do en la pa­sa­da en­tre­ga, en ple­na fun­da­ción de la An­ti­gua Gre­cia en el año 431 A.C. Co­mo en la pa­sa­da en­tre­ga, dis­pon­dre­mos de una gran can­ti­dad de ar­mas, que es­ta­rán di­vi­di­das en fun­ción de su ra­re­za y po­der. En­tre ellas es­ta­rá la es­pa­da de Leó­ni­das, una re­li­quia pre­cur­so­ra que per­te­ne­cía al mí­ti­co rey es­par­tano y que uti­li­za­re­mos a mo­do de ho­ja ocul­ta

pa­ra ase­si­nar a nues­tros enemi­gos cuer­po a cuer­po e in­clu­so pa­ra arro­jar­la co­mo un pro­yec­til des­de la dis­tan­cia.

A ni­vel ju­ga­ble nos en­con­tra­re­mos con una ba­se muy si­mi­lar a la de Ori­gins. Así, vol­ve­re­mos a con­tar con un águi­la pa­ra ob­ser­var los es­ce­na­rios, mar­car a nues­tros enemi­gos y pla­ni­fi­car nues­tra es­tra­te­gia. Las mi­sio­nes es­ta­rán es­truc­tu­ra­das en fun­ción de ni­ve­les de ex­pe­rien­cia, ha­brá ba­ta­llas na­va­les, ex­plo­ra- ción de los ma­res en bus­ca de te­so­ros, etc. Tam­bién vol­ve­rá la lu­cha y ca­za de ani­ma­les, con bes­tias le­gen­da­rias que ten­drán un com­por­ta­mien­to úni­co y que su­pon­drán un ver­da­de­ro re­to. Hay de­ta­lles que se han pu­li­do, co­mo el he­cho de que los enemi­gos su­birán de ni­vel pa­ra ajus­tar­se al nues­tro, así que ya no ha­brá zo­nas que se que­da­rán pa­ra siem­pre con enemi­gos de­ma­sia­do dé­bi­les. El ma­pa de jue­go es­ta­rá di­vi­di­do en va­rias re­gio­nes, do­mi­na­das por un de­ter­mi­na­do lí- der. El sis­te­ma, de­no­mi­na­do Po­der de la Na­ción, nos obli­ga­rá a ir com­ple­tan­do mi­sio­nes y ta­reas pa­ra dis­mi­nuir el con­trol de ca­da lí­der en una de­ter­mi­na­da re­gión, co­mo des­truir su­mi­nis­tros, ro­bar te­so­ros na­cio­na­les o aca­ban­do con sol­da­dos. Cuan­do ha­ya­mos mer­ma­do su do­mi­nio, po­dre­mos en­fren­tar­nos a ellos pa­ra to­mar el con­trol de la re­gión. Y aquí lle­ga­rá otra de las no­ve­da­des, por­que en un lu­gar de un sim­ple com­ba­te, ten­dre­mos que en­fren­tar­nos a ba­ta­llas mul­ti­tu­di­na­rias con de­ce­nas de enemi­gos, lla­ma­das ba­ta­llas de con­quis­ta, que pro­me­ten ser real­men­te épi­cas.

El vi­ra­je ha­cia el rol se­rá el cam­bio más sig­ni­fi­ca­ti­vo de es­ta en­tre­ga. Des­ta­ca­rá la to­ma de de­ci­sio­nes con dis­tin­tos fi­na­les.

El vi­ra­je ha­cia el rol se­rá el cam­bio más sig­ni­fi­ca­ti­vo. El ár­bol de ha­bi­li­da­des es­ta­rá di­vi­di­do en tres ra­mas: ca­za­dor, gue­rre­ro y ase­sino, por lo que po­dre­mos ir es­pe­cia­li­zán­do­nos en nues­tro es­ti­lo de jue­go fa­vo­ri­to o mez­clan­do ha­bi­li­da­des de las tres ra­mi­fi­ca­cio­nes. Ade­más, ca­da una de ellas ten­drá su pro­pio da­ño, con lo que po­dre­mos equi­par­nos con dis­tin­tas pie­zas de equi­po que au­men­ta­rán o dis­mi­nui­rán la can­ti­dad de da­ño que ha­re­mos en ca­da una de las tres ra­mas. Du­ran­te los com­ba­tes, dis­fru­ta­re­mos de nue­vos mo­vi­mien­tos, co­mo la mí­ti­ca pa­ta­da es­par­ta­na, per­fec­ta pa­ra ti­rar a nues­tros ri­va­les des­de lu­ga­res al­tos, o la po­si­bi­li­dad de arre­ba­tar el es­cu­do de nues­tros ri­va­les pa­ra evi­tar que se pro­te­jan de nues­tros gol­pes de for­ma con­ti­nua. Otra no­ve­dad se­rá un me­di­dor de per­se­cu­ción, que irá au­men­tan­do si no so­mos su­fi­cien­te­men­te si­gi­lo­sos. Y es que, por lo vis­to, el si­gi­lo pro­me­te vol­ver a ga­nar más pro­ta­go­nis­mo tras su

Ubi­soft ya ha con­fir­ma­do que no ha­brá AC en 2019, así que Odys­sey re­ci­bi­rá so­por­te y nue­vos con­te­ni­dos du­ran­te to­do el año.

tí­mi­da pre­sen­cia en la pa­sa­da en­tre­ga gra­cias a la ra­ma de ha­bi­li­da­des de Ase­sino. Po­dre­mos ir en­ca­de­nan­do muer­tes si­gi­lo­sas de enemi­gos de ba­jo ni­vel, lo que re­lle­na­rá un me­di­dor que nos per­mi­ti­rá ases­tar un gol­pe si­gi­lo­so y mor­tal a los enemi­gos de ma­yor ni­vel. Así, no siem­pre nos ve­re­mos obli­ga­dos a en­ta­blar un com­ba­te fron­tal con­tra los ri­va­les más du­ros. Den­tro de la ra­ma de Ca­za­dor, el uso del ar­co se­rá fun­da­men­tal, con un buen nú­me­ro de nue­vas ha­bi­li­da­des a nues­tra dis­po­si­ción. Así, po­dre­mos dis­pa­rar fle­chas a tra­vés de las pa­re­des, otras que pa­ra­li­za­rán a nues­tros ri­va­les (al­go que se­rá per­fec­to pa­ra de­jar a los enemi­gos in­ca­pa­ci­ta­dos y así po­der re­clu­tar­los pa­ra nues­tro bar­co) y has­ta una fle­cha que con­tro­la­re­mos no­so­tros mis­mos pa­ra lle­var­la has­ta la ca­be­za de al­gún in­cau­to. El otro ca­mino, el del Gue­rre­ro, nos per­mi­ti­rá cen­trar­nos en las pe­leas cuer­po a cuer­po con to­do ti­po de ar­mas. Por su­pues­to, tam­bién go­za­re­mos de ha­bi­li­da­des úni­cas, co­mo dar un pu­ñe­ta­zo en el sue­lo que de­ja­rá aton­ta­dos a los enemi­gos que nos ro­deen o ha­cer un ata­que es­pe­cial que ha­rá un 400% más de da­ño. Eso sí, no po­dre­mos te­ner to­das las ha­bi­li­da­des de las tres ra­mas des­blo­quea­das al má­xi­mo al mis­mo tiem­po. Sin em­bar­go, sí po­dre­mos reasig­nar los pun­tos de ha­bi­li­dad pa­ra cam­biar de es­ti­lo por com­ple­to.

La ges­tión de nues­tro bar­co se­rá

otra no­ve­dad muy in­tere­san­te. Nues­tro bu­que se­rá siem­pre el mis­mo a lo lar­go de to­da la aven­tu­ra y ser­vi­rá co­mo ho­gar y ba­se de ope­ra­cio­nes de nues­tro hé­roe. Los lu­gar­te­nien­tes que va­ya­mos re­clu­tan­do irán en él, así co­mo Bar­na­bás y He­ro­do­tus. La ex­plo­ra­ción del mar se­rá muy am­bi­cio­sa, e in­clu­so po­dre­mos ca­zar ti­bu­ro­nes. Na­ve­gan­do, ade­más, nos po­dre­mos en­con­trar con Bar­cos Alp­ha, los na­víos más po­de­ro­sos de to­da Gre­cia. Lo me­jor es que, al de­rro­tar­los, ob­ten­dre­mos, en­tre otras mu­chas re­com­pen­sas, la apa­rien­cia de es­tos bar­cos, que lue­go po­dre­mos uti­li­zar pa­ra per­so­na­li­zar nues­tro na­vío. Pa­ra aca­bar con ca­da uno de ellos, eso sí, ha­brá que se­guir unas es­tra­te­gias de­ter­mi­na­das y no se­rán pan co­mi­do pre­ci­sa­men­te. Otra no­ve­dad se­rán el sis­te­ma de con­su­mi­bles, co­mo po­cio­nes u ob­je­tos de dis­trac­ción co­mo bom­bas de hu­mo, que fun­cio­na­rán co­mo ha­bi­li­da­des que po­dre­mos vol­ver a usar una vez pa­sa­do un tiem­po. Así, no ten­dre­mos que es­tar cons­tan­te­men­te sa­quean­do los es­ce­na­rios en bus­ca de ma­te­ria­les con los que lue­go crear es­tos con­su­mi­bles. Co­mo veis, es­ta odi­sea pro­me­te ser mu­cho me­jor que la de Ho­me­ro. Pue­de que a al­gu­nos no les ha­ga mu­cha gra­cia es­te vi­ra­je ha­cia el rol, pe­ro no­so­tros cree­mos que en­ri­que­ce­rá mu­cho la ex­pe­rien­cia y, ade­más, pa­re­ce que re­cu­pe­ra­re­mos gran­des do­sis de si­gi­lo, por lo que la esen­cia de la sa­ga per­ma­ne­ce­rá in­tac­ta.

1 La pa­ta­daes­par­ta­na se­rá una de las ha­bi­li­da­des más icó­ni­cas y úti­les del re­per­to­rio de nues­tro/a pro­ta­go­nis­ta.2 El si­gi­lo vol­ve­rá a ju­gar un pa­pel fun­da­men­tal du­ran­te la aven­tu­ra, con nue­vas op­cio­nes de ase­si­na­tos. 3 Las ba­ta­llas de con­quis­ta se­rán com­ba­tes mul­ti­tu­di­na­rios en los que se en­fren­ta­rán dos ejér­ci­tos pa­ra ha­cer­se con el con­trol de una de­ter­mi­na­da re­gión de Gre­cia. 4 La lis­ta de per­so­na­jes his­tó­ri­cos in­clui­rá nom­bres tan co­no­ci­dos co­mo el fi­ló­so­fo Só­cra­tes.5 La ca­ce­ría nos obli­ga­rá a lu­char con ani­ma­les le­gen­da­rios y has­ta con cria­tu­ras mi­to­ló­gi­cas.

6 Pa­ra ex­plo­rar los es­ce­na­rios po­dre­mos uti­li­zar nues­tro bar­co, ir a pa­ta o, có­mo no, mon­tar a ca­ba­llo. 7 La ra­ma de Gue­rre­ro del ár­bol de ha­bi­li­da­des nos con­ver­ti­rá en una má­qui­na de la lu­cha cuer­po a cuer­po. 8 La to­ma dede­ci­sio­nes se­rá uno de los ejes ju­ga­bles. No só­lo cam­bia­re­mos el des­tino de nues­tro hé­roe, tam­bién po­dre­mos man­te­ner ro­man­ces con va­rios per­so­na­jes. 9 La es­ca­la de los es­ce­na­rios vol­ve­rá a ser im­po­nen­te y nos re­ga­la­rá es­tam­pas tan be­llas co­mo és­ta. 10 El sal­to es­par­tano se­rá una de las ha­bi­li­da­des más es­pec­ta­cu­la­res y efec­ti­vas pa­ra co­men­zar una ba­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.