Mons­ter Boy y el Reino Maldito

Jus­to unos días an­tes de ter­mi­nar el año nos lle­ga uno de los me­jo­res jue­gos de ex­plo­ra­ción y pla­ta­for­mas en 2D de los apa­re­ci­dos en es­ta tem­po­ra­da.

Playmania - - NOVEDADES -

No es­pe­rá­ba­mos, a es­tas al­tu­ras de la tem­po­ra­da, en­con­trar­nos con uno de los me­jo­res jue­gos de aven­tu­ras y pla­ta­for­mas en 2D del año. Pe­ro eso es pre­ci­sa­men­te lo que nos brin­da la nue­va aven­tu­ra de Mons­te­rBoy, que se con­vier­te en una de las en­tre­gas más des­ta­ca­das de to­das las vin­cu­la­das a la clá­si­ca sa­ga Won­de­rBoy.

El ar­gu­men­to que da pie a la aven­tu­ra es real­men­te sen­ci­llo. El tío del pro­ta­go­nis­ta se vuel­ve lo­co y con­vier­te en ani­ma­les a to­da la al­dea... por lo que le to­ca a Jin (que así se lla­ma nues­tro hé­roe) des­ha­cer di­cho en­tuer­to. Una mera ex­cu­sa pa­ra dis­fru­tar de una aven­tu­ra pla­ta­for­me­ra co­mo las de an­tes, odi­sea que go­za de un desa­rro­llo tan ab­sor­ben­te co­mo va­ria­do... y más com­ple­jo de lo que pa­re­ce. Eso es por­que, le­jos de ser una aven­tu- ra más bien li­neal, en es­te ca­so dis­fru­ta­mos de un es­ti­lo en plan “me­troid­va­nia”. O lo que es lo mis­mo, que en lu­gar de te­ner que ir su­peran­do una can­ti­dad de­ter­mi­na­da de ni­ve­les en or­den, go­za­mos de bas­tan­te li­ber­tad pa­ra ex­plo­rar los fon­dos a nues­tro an­to­jo, sien­do ne­ce­sa­rio atra­ve­sar más de una vez ca­da de­co­ra­do pa­ra en­con­trar nue­vos se­cre­tos y ru­tas pre­via­men­te blo­quea­das. Una fór­mu­la de jue­go que ha si­do muy bien con­ce­bi­da, da­do que el di­se­ño de la es­truc­tu­ra del mun­do que de­be­mos re­co­rrer es bas­tan­te acer­ta­do en ge­ne­ral. ¿Y qué te­ne­mos que ha­cer du­ran­te es­te via­je? Pues ca­si de to­do. La ex­plo­ra­ción es una de nues­tras ta­reas pri­mor­dia­les, pu­dien­do vi­si­tar una vas­ta can­ti­dad de zo­nas cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­das, des­de fron­do­sos bos­ques a cue­vas gé­li­das o al­can­ta­ri­llas re­ple­tas de ra­tas. Es­tos úl­ti­mos ani­ma­li­tos no son los

La le­gen­da­ria y ve­ne­ra­da sa­ga Won­der

Boy re­ci­be una de las me­jo­res en­tre­gas de to­da su his­to­ria: ¡di­ver­sión to­tal!

úni­cos a los que es ne­ce­sa­rio en­fren­tar­se, da­do que las ba­ta­llas tam­bién jue­gan un pa­pel muy im­por­tan­te. ¡In­clu­so de­be­mos aca­bar con una ge­ne­ro­sa can­ti­dad de je­fes fi­na­les! Y cla­ro, a to­do es­to se aña­de el com­po­nen­te pla­ta­for­me­ro, muy pre­sen­te a lo lar­go de las 10 ho­ras apro­xi­ma­da­men­te que du­ra la aven­tu­ra... si no que­re­mos des­cu­brir­lo to­do, eso sí. Su­mad a es­to la ne­ce­si­dad de sol­ven­tar de­ter­mi­na­dos puz­les que sal­pi­can el desa­rro­llo del jue­go, un sen­sa­cio­nal to­que RPG, un gran sen­ti­do del hu­mor y de­más de­ta­lles y ob­ten­dréis una aven­tu­ra tan com­ple­ta co­mo apa­sio­nan­te. Con tan­to re­to de por me­dio, ¿con qué alia­dos cuen­ta el pro­ta­go­nis­ta? Pues con va­rios, co­mo la po­si­bi­li- dad de uti­li­zar ma­gias muy po­de­ro­sas, ir ha­cien­do aco­pio de ar­mas y equi­po ca­da vez más efec­ti­vos... y lo me­jor de to­do: ¡cam­biar de as­pec­to! Jin tie­ne la ca­pa­ci­dad de po­der asu­mir la apa­rien­cia de va­rios ani­ma­les dis­tin­tos (cer­do, ser­pien­te, ra­na, león....), y ca­da uno po­see una se­rie de atri­bu­tos ex­clu­si­vos que es ne­ce­sa­rio ir al­ter­nan­do pa­ra po­der avan­zar. Una ca­rac­te­rís­ti­ca que ha si­do muy bien in­te­gra­da en el jue­go y que do­ta al mis­mo de un en­can­to y per­so­na­li­dad úni­cos.

A es­to úl­ti­mo tam­bién con­tri­bu­ye el so

bre­sa­lien­te as­pec­to vi­sual del que ha­ce ga­la la aven­tu­ra, sien­do uno de esos jue­gos que en­tran por los ojos na­da más ver la se­cuen­cia ini­cial. Un fes­tín de co­lor y buen ha­cer al que se su­ma una ban­da so­no­ra ex­ce­len­te, po­nien­do la guin­da a una de las me­jo­res aven­tu­ras den­tro de su gé­ne­ro.

es uno de los más vis­to­sos y des­ta­ca­dos que he­mos vis­to en bas­tan­te tiem­po. El apar­ta­do ar­títs­ti­co ± nos per­mi­ten ir ad­qui­rien­do nue­vas ar­mas, re­po­ner nues­tra sa­lud y ma­gia y me­jo­rar par­te de nues­tro equi­po. Las dis­tin­tas tien­das es ma­ra­vi­llo­sa y, co­mo de­ta­lle, la ban­da so­no­ra pue­de ser es­cu­cha­da en in­glés y en ja­po­nés. La se­cuen­cia de in­tro­duc­ción ± ±

Los puz­les ± sal­pi­can to­da la aven­tu­ra y otor­gan a su desa­rro­llo de una ma­yor di­ver­si­dad. Sue­len ser bas­tan­te sen­ci­llos en ge­ne­ral.

nos per­mi­ten ir via­jan­do de una zo­na a otra del ma­pa, da­do que su di­se­ño glo­bal es en plan “me­troid­va­nia”. Es­tos por­ta­les ±

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.