CAR­TA DEL DI­REC­TOR

PORT Magazine España - - SUMARIO - Mi­guel de San­tos, di­rec­tor.

Re­cuer­do que ha­ce más de 20 años que­dé gra­ta­men­te im­pre­sio­na­do por la lec­tu­ra de

El cuaderno ro­jo, de Paul Aus­ter. Tras ha­ber de­vo­ra­do Ciu­dad de cris­tal y Le­via­tán, el au­tor me ha­bía pre­dis­pues­to pa­ra ren­dir­le el cul­to que fue­ra ne­ce­sa­rio, ad­mi­ra­ción que aún hoy, y de ma­ne­ra más o me­nos es­ta­ble, le pro­fe­so. Aus­ter se sir­ve de ese ma­ra­vi­llo­so li­bri­to de po­co más de 60 pá­gi­nas pa­ra ex­pli­car­nos por qué él es un ca­za­dor de coin­ci­den­cias por obli­ga­ción mo­ral. Una su­ce­sión de re­la­tos que bien en­ca­de­na­dos ex­pli­can el idio­ma del azar, el idio­ma de la ca­sua­li­dad y el idio­ma de los en­cuen­tros for­tui­tos que se con­vier­ten en des­tino.

Re­cuer­do, tam­bién, que el día que re­ci­bí la lla­ma­da de Est­her [Ta­pia, di­rec­to­ra ge­ne­ral de re­vis­tas de Gru­po Ze­ta] bri­lla­ba el sol y me en­con­tra­ba de­gus­tan­do un ex­qui­si­to arroz ne­gro en una te­rra­za del pe­que­ño puerto de­por­ti­vo de San Jo­sé, en Al­me­ría. Me em­pla­zó a una reunión una se­ma­na des­pués pa­ra ha­blar­me de un asun­to que qui­zá me in­tere­sa­se. En ese en­torno, y en las me­jo­res con­di­cio­nes, la co­sa so­na­ba bien. La ci­ta tu­vo lu­gar unos días des­pués y en ella se me ofre­ció la po­si­bi­li­dad de li­de­rar la pues­ta en mar­cha de un pro­yec­to edi­to­rial sin du­da muy ape­te­ci­ble. Te­nía una se­ma­na pa­ra pen­sar­lo.

Por esos días, an­da­ba yo con la cu­rio­si­dad de vi­si­tar una vi­lla bur­ga­le­sa lla­ma­da Gu­miel de Izán. Ha­bía oí­do ha­blar de su des­co­mu­nal igle­sia pa­rro­quial de­cla­ra­da bien de in­te­rés cul­tu­ral y amal­ga­ma de es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos, al­go sin du­da digno de ser vis­to. Co­mo el pue­blo per­te­ne­ce a la Ri­be­ra del Due­ro, ve­nía al ca­so acer­car­se a Bo­de­gas Por­tia y vi­si­tar un edi­fi­cio em­ble­má­ti­co que re­pre­sen­ta­ba “el co­ra­zón de una flor con tres pé­ta­los”, en pa­la­bras del ar­qui­tec­to que lo ha­bía crea­do. Al día si­guien­te, lu­nes, que­ría con­tes­tar que sí a la ofer­ta de la edi­to­rial.

Lo de­más es música del azar, ese fino hi­lo invisible que ha­ce que al­gu­nas co­sas se pro­duz­can por una su­ce­sión de pe­que­ñas ca­sua­li­da­des que aca­ban con­for­man­do una reali­dad que, co­mo en es­te ca­so, hoy con­flu­ye en es­te pri­mer nú­me­ro de la edi­ción es­pa­ño­la de la re­vis­ta Port.

Mi obli­ga­ción mo­ral nun­ca ha si­do la de ser un ca­za­dor de coin­ci­den­cias, pe­ro re­co­noz­ca us­ted que no de­ja de ser cu­rio­so que el pri­mer con­tac­to se pro­du­je­ra en un puerto y que an­tes de to­mar la de­ci­sión de em­bar­car­me en una nue­va re­vis­ta yo vi­si­ta­se la úni­ca bo­de­ga que lord Nor­man Fos­ter ha pro­yec­ta­do en Es­pa­ña. Las co­sas es­ta­ban su­ce­dien­do sin yo sa­ber que es­ta­ban su­ce­dien­do y to­do apun­ta­ba en la mis­ma di­rec­ción.

Música del azar. Y, cla­ro, in­ten­sos días de tra­ba­jo pa­ra rea­li­zar la re­vis­ta que hoy us­ted tie­ne en­tre las ma­nos. No ha si­do fá­cil, pe­ro sí apa­sio­nan­te dar­le for­ma a es­te pro­yec­to que des­de un prin­ci­pio qui­si­mos de­cli­nar con una ga­le­ría de no­ta­bles, con lord Nor­man Fos­ter a la ca­be­za y en por­ta­da (otro día ha­bla­ré de las vi­ci­si­tu­des a la ho­ra de lle­var a ca­bo la en­tre­vis­ta y la se­sión de fotos en Lon­dres), con un con­jun­to de ar­tícu­los que in­vi­tan a la re­fle­xión, en­tre ellos un aná­li­sis pro­fun­do del mo­men­to de cri­sis de iden­ti­fi­ca­ción que vi­ve la sociedad don­de las mar­cas jue­gan un pa­pel de­fi­ni­ti­vo, con la in­tere­san­te en­tre­vis­ta a uno de los di­rec­to­res de ci­ne de más pres­ti­gio y con Ós­car de nues­tro país, Fernando True­ba, o con el in­tri­gan­te re­la­to del re­co­rri­do que el co­no­ci­do au­tor de via­jes Ri­chard Grant reali­zó por la Sie­rra Ma­dre me­xi­ca­na po­nien­do en jue­go su vi­da.

Mien­tras us­ted dis­fru­ta de nues­tro pri­mer nú­me­ro, yo se­gui­ré aten­to a la música del azar por si es­con­de al­gu­na sor­pre­sa que con gus­to le des­ve­la­ré en la pró­xi­ma edi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.