NA­CHO CA­NUT

PORT Magazine España - - SUMARIO -

La ca­ra B del mú­si­co es­pa­ñol mues­tra su fa­ce­ta co­mo fo­tó­gra­fo.

Na­cho Ca­nut, miem­bro del dúo Fan­go­ria y per­so­na­je esen­cial de la cul­tu­ra pop es­pa­ñol, de­bu­ta co­mo fo­tó­gra­fo con MX Ul­tra, un afor­tu­na­do in­ten­to de cap­tar la esen­cia del Mé­xi­co mo­derno. El mú­si­co va­len­ciano apro­ve­cha pa­ra com­par­tir con Port sus opi­nio­nes so­bre ar­te, ele­gan­cia y vi­da y su olím­pi­co des­pre­cio por la fal­ta de sen­ti­do del hu­mor y la co­rrec­ción po­lí­ti­ca.

Le con­tac­ta­mos por correo elec­tró­ni­co y em­pie­za mos­trán­do­se rea­cio a que le en­tre­vis­te­mos. Sin em­bar­go, la edi­ción de Mx Ul­tra (Ca­ni­che Edi­to­rial), su pri­mer li­bro de fo­to­gra­fía, es un pro­yec­to que le ilu­sio­na y es cons­cien­te de que ten­drá ma­yor re­per­cu­sión si ac­ce­de a pro­mo­cio­nar­lo. Así que una vez acep­tó ha­blar con Port, fue inevi­ta­ble pre­gun­tar­le so­bre sus re­ce­los. Sur­gió en­ton­ces la alar­ga­da som­bra de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. ”Si no voy a po­der opi­nar lo que opino, ni a po­der ha­cer lo que me gus­ta y no voy a po­der reír­me de quien me dé la ga­na, no me me­re­ce la pe­na es­tar pre­sen­te en la sociedad. Ca­da vez me cues­ta más ha­cer en­tre­vis­tas, ten­go que es­tar mi­dien­do mis pa­la­bras y no quie­ro que mi fu­tu­ro sea ese. Se ha per­di­do el sen­ti­do del hu­mor, to­do es un dra­ma”.

Era ne­ce­sa­rio el preám­bu­lo an­te­rior por­que no pue­des se­pa­rar a Ca­nut de su obra y es­ta, a su vez, es un to­do cohe­ren­te aun­que se ma­ni­fies­te en dis­ci­pli­nas dis­tin­tas. Su mi­ra­da so­bre el mun­do y las si­tua­cio­nes que en él tie­nen lu­gar ha da­do for­ma a las can­cio­nes de Fan­go­ria, el dúo que fun­dó con Alas­ka. Esa mi­ra­da en­tre war­ho­lia­na y ber­lan­guia­na, que le lle­va a con­ver­tir las en­tre­vis­tas en una ma­ni­fes­ta­ción más de su crea­ti­vi­dad, tie­ne aho­ra tam­bién su ex­pre­sión a tra­vés de la fo­to­gra­fía y so­bre eso, en esen­cia, gi­ra la si­guien­te en­tre­vis­ta.

Port: ¿Por qué un li­bro so­bre fo­to­gra­fía?

Na­cho Ca­nut: Pa­ra mí, ha­cer fo­to­gra­fías es un po­co co­mo ha­cer música. Me atrae to­do lo pop, co­sas que por su co­lo­ri­do pa­re­cen muy fa­ci­lo­nas pe­ro que lue­go tie­nen una do­ble lec­tu­ra. Pue­do ver pa­ra­le­lis­mos en­tre lo que ha­go a ni­vel mu­si­cal y mis fotos. En am­bas ac­ti­vi­da­des ha de ha­ber un te­ma que sir­va co­mo pun­to de par­ti­da. No soy de ir por la ca­lle ha­cien­do fotos de co­sas, no di­go “ay, mi­ra qué cu­rio­so”. He he­cho se­ries de fotos so­bre elec­tri­ci­dad, Be­ni­dorm, plu­mas, za­pa­tos. Cuan­do ha­go las can­cio­nes, pien­so en imá­ge­nes, en es­ce­nas. Ten­go men­te fo­to­grá­fi­ca, me re­sul­ta muy fá­cil sal­tar de un cam­po a otro.

P: ¿Y por qué ele­gió Mé­xi­co co­mo te­ma?

NC: Car­los Co­per­to­ne [edi­tor y fun­da­dor de Ca­ni­che Edi­to­rial] me su­gi­rió una se­rie so­bre Mé­xi­co, un país que se pres­ta mu­chí­si­mo a ser fo­to­gra­fia­do. Hay otros paí­ses que igual la gen­te los con­si­de­ra muy exó­ti­cos y que no me in­tere­san na­da; la In­dia, por ejem­plo, no me lla­ma na­da la aten­ción, no hay na­da que me gus­te y no ha­ría fotos a una per­so­na con un sa­ri.

“Mé­xi­co siem­pre me ha pa­re­ci­do un país que se pres­ta mu­cho a ser fo­to­gra­fia­do. Me in­tere­sa más que otros su­pues­ta­men­te exó­ti­cos, co­mo la In­dia”

P: ¿Qué es lo que tan­to le atrae de la ciu­dad de Mé­xi­co?

NC: Co­mo Be­ni­dorm o To­kio, es un lu­gar don­de hay un enor­me de­rro­che de vi­da. En Mé­xi­co hay mu­chí­si­ma; allá don­de mi­res hay al­guien ha­cien­do co­sas que di­ces “pe­ro bueno, ¿qué es­tá ha­cien­do?”. Al­guien ven­dien­do al­go, al­guien ves­ti­do ra­ro. Una ciu­dad en ebu­lli­ción con­ti­nua, tan exa­ge­ra­da que pue­de lle­gar a ser ago­ta­do­ra. Es­tá in­ven­tán­do­se en ca­da mo­men­to, to­do lo que vie­ne de fue­ra ellos lo co­gen y lo trans­for­man en al­go pro­pio. A la glo­ba­li­za­ción le cues­ta tra­ba­jo des­ta­car por­que, aun­que ha­ya un McDo­nald’s, que­da per­di­do en­tre tan­tas ta­que­rías. No es co­mo en la Gran Vía ma­dri­le­ña que tie­nes un Bur­ger King, un Za­ra, un Bersh­ka, un McDo­nald’s. Mé­xi­co es una mez­cla, pe­ro no de va­rias cul­tu­ras, sino de ele­men­tos muy dis­pa­res que con­for­man la cul­tu­ra me­xi­ca­na.

P: ¿El he­cho de ser eu­ro­peo in­flu­ye en esa mi­ra­da car­ga­da de fas­ci­na­ción?

NC: Hay un con­tras­te muy gran­de con Eu­ro­pa, que es un lu­gar de­ca­den­te, eso sí con mu­cha his­to­ria. Pa­re­ce que los eu­ro­peos vi­vi­mos per­ma­nen­te­men­te en un mu­seo, es­ta­mos to­dos ro­bo­ti­za­dos o di­se­ca­dos. El con­cep­to de lo eu­ro­peo es al­go muy afian­za­do y muy con­ser­va­dor, por­que sus ideo­lo­gías, un cier­to ti­po de ar­qui­tec­tu­ra, las to­rres de pi­sos de los si­tios de ve­ra­neo, ti­po Be­ni­dorm, o los apar­ta­men­tos de los 50, 60 y 70. Los edi­fi­cios an­ti­guos no me in­tere­san. Pa­ra fo­to­gra­fiar edi­fi­cios, lo me­jor es Be­ni­dorm.

P: Alas­ka, na­ci­da en Mé­xi­co, es­cri­be los pies de fo­to, ¿era inevi­ta­ble?

NC: Ella sa­be por qué he to­ma­do esas fotos y no otras. En sus tex­tos cuen­ta lo que ella ve en esa fo­to; en al­gu­na es­ta­ba pre­sen­te cuan­do las to­mé, en otras no. Así en el li­bro, ade­más de mi vi­sión, es­tá la su­ya, co­sas vis­tas a tra­vés de mis ojos y a tra­vés de una ter­ce­ra per­so­na, dos vi­sio­nes su­per­pues­tas. Me in­tere­sa sa­ber lo que ha vis­to en ca­da ima­gen por­que, aun­que via­je con ella, no so­mos las per­so­nas más co­mu­ni­ca­ti­vas del mun­do y su vi­sión es to­tal­men­te dis­tin­ta a la mía, por­que ha vi­vi­do allí. in­clui­do el mar­xis­mo, son muy an­ti­guas.

P: ¿Se ins­pi­ra en al­gún fo­tó­gra­fo?, ¿re­co­no­ce al­gu­na in­fluen­cia?

NC: La ver­dad es que no, nun­ca he si­do es­pe­cial­men­te aman­te de la fo­to­gra­fía. Mi fa­vo­ri­to es Alberto García Álix. Me en­can­ta, pe­ro no as­pi­ro a ser co­mo él. Me mar­có el li­bro Be­fo­re and Af­ter, de Pen­nie Smith, pe­ro más a ni­vel ge­ne­ral, es una in­fluen­cia en lo que soy, en mi con­cep­to es­té­ti­co… No hay un fo­tó­gra­fo que me ha­ya in­fluen­cia­do en con­cre­to.

P: Co­mo es­pec­ta­dor ¿des­ta­ca­ría al­gún nom­bre en ese cam­po?

NC: Me gus­ta la fo­tó­gra­fa ca­ta­la­na Jua­na Biar­nés. Al fin ve­mos a al­guien que se preo­cu­pó de ha­cer fotos a per­so­na­jes pop de los años 60 y 70 en Es­pa­ña. Ella ha­cía fotos de Los Bra­vos, Los Brin­cos, de Íñi­go, de Car­men Se­vi­lla, Li­na Mor­gan, Ka­ri­na, Lan­da… Pa­re­cía que so­lo se re­tra­ta­ba a gen­te in­tere­san­te a par­tir de la mo­vi­da.

P: La ar­qui­tec­tu­ra es­tá muy pre­sen­te en sus imá­ge­nes.

NC: Me in­tere­san más las co­sas que las per­so­nas. Siem­pre me ha atraí­do

P: Co­mo re­pre­sen­tan­te de una cier­ta ele­gan­cia, ¿qué sig­ni­fi­ca ese con­cep­to?

NC: Es la na­tu­ra­li­dad. Ha­brá gen­te que pen­sa­rá que lo ele­gan­te no es na­tu­ral, pe­ro a mí la gen­te que va de na­tu­ral no me in­tere­sa. Por ejem­plo, los new ro­man­tics. Los ha­bía que se ves­tían co­mo si fue­sen dis­fra­za­dos, pe­ro era co­mo si hu­bie­sen na­ci­do con esa ro­pa. Los punks de 1976, Johnny Rot­ten y Johnny Ra­mo­ne, son ele­gan­tes. Boy Geor­ge es ele­gan­te. Car­los Ber­lan­ga era ele­gan­te se pu­sie­ra lo que se pu­sie­ra. Eduar­do Be­na­ven­te [miem­bro de Alas­ka y los Pe­ga­moi­des y fun­da­dor de Pa­rá­li­sis Per­ma­nen­te] era muy ele­gan­te, se po­nía co­sas que pa­re­cía que lo hu­bie­sen pa­ri­do ves­ti­do así. Hay gen­te que no, hay can­tan­tes que van dis­fra­za­dos, de Jim Mo­rri­son, por ejem­plo… La ele­gan­cia fa­ci­lo­na es ir de tra­je. Es más di­fí­cil re­sul­tar ele­gan­te sin ir de tra­je.

Es­ce­na ca­lle­je­ra de Ciu­dad de Mé­xi­co, un ejem­plo del gus­to por los con­tras­tes y las do­bles lec­tu­ras que Ca­nut bus­ca sus­ci­tar con sus fo­to­gra­fías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.