Lo que el tiem­po se lle­vó

PORT Magazine España - - THE PORTER -

La cé­le­bre Quin­ta Ave­ni­da de Man­hat­tan es aho­ra mis­mo una su­ce­sión de im­po­nen­tes ras­ca­cie­los y más bien cu­tres tien­das de sou­ve­nirs. Sin em­bar­go, en un pasado no tan le­jano, es­ta gran ar­te­ria neo­yor­qui­na te­nía mu­cho en co­mún con las ex­clu­si­vas y se­ño­ria­les Park La­ne de Lon­dres o Ave­nue Mon­taig­ne de París.

Du­ran­te la lla­ma­da Gil­ded Age [los años do­ra­dos], a fi­na­les del si­glo XIX, una al­ta bur­gue­sía ávi­da de con­so­li­dar­se co­mo la nue­va aris­to­cra­cia neo­yor­qui­na cons­tru­yó sus man­sio­nes en la Quin­ta Ave­ni­da a ima­gen y se­me­jan­za de las re­si­den­cias de la éli­te eu­ro­pea. La fa­mi­lia que más con­tri­bu­yó a esa pro­li­fe­ra­ción del lu­jo os­ten­to­so y de­ca­den­te fue la de los Van­der­bilt.

En un fre­né­ti­co pro­ce­so que arran­có en 1878, la fa­mi­lia fue cons­tru­yen­do pa­la­ce­tes ur­ba­nos que co­pa­ron la Ave­ni­da en­tre las ca­lles 51 y 57, en lo que pa­sa­ría a ser co­no­ci­do co­mo "el co­rre­dor de los Van­der­bilt". El más lu­jo­so de ellos, en el nú­me­ro 640 de la Quin­ta, sir­vió de ins­pi­ra­ción pa­ra la man­sión de Rhett Butler en Lo que el vien­to se lle­vó.

En 1914, Cor­ne­lius ‘Neily' Van­der­bilt III y su es­po­sa, Gra­ce, se con­vir­tie­ron en los in­qui­li­nos del nú­me­ro 640. Fie­les al es­pí­ri­tu de su fa­mi­lia, se em­bar­ca­ron en una am­bi­cio­sa re­for­ma que cos­tó me­dio mi­llón de dó­la­res (una for­tu­na en la épo­ca) y ati­bo­rró sus 70 ha­bi­ta­cio­nes de ex­qui­si­to mo­bi­lia­rio ver­sa­lles­co y ta­pi­ces pa­ri­si­nos.

Una vez re­for­ma­do su ho­gar, Gra­ce em­pe­zó a or­ga­ni­zar to­do ti­po de even­tos pa­ra con­so­li­dar­se co­mo la gran da­ma de la al­ta so­cie­dad neo­yor­qui­na. Su hi­jo Neil ase­gu­ra­ba que en la dé­ca­da de los fe­li­ces 20 la man­sión fa­mi­liar lle­gó a aco­ger una me­dia de 30.000 vi­si­tan­tes anua­les.

Sin em­bar­go, el es­pec­ta­cu­lar desa­rro­llo ur­bano de los años pos­te­rio­res al New Deal hi­zo que los pro­pie­ta­rios de es­tas ex­tra­va­gan­tes re­si­den­cias em­pe­za­sen a ven­der­las a pre­cios as­tro­nó­mi­cos y se tras­la­da­sen a ca­sas de cam­po le­jos de la ca­da vez más bu­lli­cio­sa y 'vul­gar' is­la de Man­hat­tan.

Gra­ce re­sis­tió, co­mo una or­gu­llo­sa úl­ti­ma mohi­ca­na del es­plen­dor aris­to­crá­ti­co per­di­do. Aca­ba­ría clau­di­can­do en 1945, tras la muer­te de su ma­ri­do, que la de­jó en­deu­da­da y de­pri­mi­da. La su­ya fue la úl­ti­ma man­sión Van­der­bilt re­du­ci­da a es­com­bros en la Quin­ta Ave­ni­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.